lunes, 16 de septiembre de 2019

Cuestión de matemáticas (y otras cosas)

Lo dicho, el meollo de todo está en Irán. Es el desencadenante de todo lo que está ocurriendo en los últimos meses y, muy probablemente, en los próximos años. Está resultando un hueso muy duro de roer y las bravuconadas, amenazas y otras especies que vemos por ahí no son más que eso, bravuconadas. Cuando Alí Jamenei dijo que Irán no iba a abandonar nunca a sus aliados en Irak, Siria, Líbano y Yemen "porque son esenciales para la seguridad nacional" [de Irán], no hablaba por hablar. Lo demostró Hizbulá hace menos de un mes al responder (y atemorizar) a Israel y ahora lo acaban de hacer los hutíes al atacar refinerías sauditas.

Está claro que Irán no ha sido el atacante, pero también está claro que son los aliados de Irán quienes están actuando en la guerra asimétrica que estamos viendo desde que EEUU decidió retirarse del acuerdo nuclear, hace año y medio, y que cuando Irán dice que nadie venderá petróleo si ellos no lo pueden hacer no habla en vano tampoco.

El ataque ha puesto de manifiesto varias cosas y dejado en el aire alguna pregunta.

La primera cosa que ha puesto de manifiesto es que 70.000 millones de dólares son menos que 15.000 dólares. Habrá que revisar el concepto de las matemáticas. La primera cifra es lo que gasta anualmente Arabia Saudita en armamento, todo estadounidense. La segunda, lo que cuesta uno de los drones utilizados para el ataque.

La segunda es que se vuelve a constatar la absoluta falacia de la superioridad armamentística occidental. Los misiles estadounidenses "Patriot" son una inmensa estafa, ni son capaces de derribar los artesanales misiles que dispara la resistencia palestina ni son capaces de derribar los drones yemeníes. Para curiosidades, solo tenéis que comparar la eficacia del armamento ruso en Siria, los S-300 (aún no utilizados) y los "Pantsir" (sí utilizados) que han logrado hacer impermeable la base de Hmeimin a los ataques con drones de la "contra" siria. Se puede argumentar que son más artesanales que los yemeníes, pero entonces comparad con los palestinos y volvemos a lo mismo: la ineficacia del armamento de EEUU-OTAN. Hoy por hoy, tanto rusos (sobre todo) como chinos están muy por delante en calidad, que no en cantidad.

La tercera es que esos drones sí tienen, sin duda, componentes iraníes. Irán no ha negado que proporciona asistencia técnica a los yemeníes. Por lo que el derribo del avión espía estadounidense es algo más que una simple anécdota: pone de relieve la capacidad militar de Irán. Y si ya entonces eran unos cuantos quienes se tentaban la ropa, ahora son muchos más quienes se preguntan qué pasaría en un hipotético caso de ataque a Irán.

La cuarta es que los hutíes, o sea, los aliados de Irán, han encontrado con facilidad el talón de Aquiles de Arabia Saudita. Y, por elevación, del mundo. Por eso EEUU, la UE y los vasallos habituales han salido en tromba a condenar el ataque. La magnitud de lo sucedido no puede ocultarse, como ocurrió en ataques precedentes y que se zanjaron con la ocultación y la minimización. Aunque los sauditas dicen que la producción de petróleo se recuperará en unos días, no parece probable que lo pueda ser antes de varias semanas. La guerra de agresión contra Yemen lleva ya cuatro años y hasta ahora todo el mundo miraba para otro lado. Ya no es posible.

En cuanto a las preguntas, solo hay que hacerse una: a quién beneficia, más allá de los yemeníes. Yemen es hoy un territorio en ruinas, con una hambruna gigantesca y con epidemias sanitarias a gran escala. Este no ha sido el primer ataque contra instalaciones petrolíferas del país agresor, pero sí el más devastador y determinante. Yemen está ahora encima de la mesa.

Siendo malo, que lo soy, uno de los beneficiarios es Rusia. Habiendo quedado de forma palmaria la ineficacia de los "Patriot" estadounidenses, imagino a todos los países del mundo haciendo cola para comprar el S-300 y/o el S-400 ruso. Vamos a ver dentro de poco cómo no son solo Irán, China, India o Turquía quienes lo compran, sino otros países considerados "amigos" de EEUU. Cuestión de eficacia y no solo, que también, de matemáticas.

Otro de los beneficiarios es el régimen fascista de Israel. Si el sádico Netanhayu anunció la anexión de Cisjordania en caso de ganar las elecciones, ahora este plan se convierte en objetivo prioritario porque no puede dejar que se fortalezca aún más el vínculo entre Hamás e Irán. No hay más que leer los medios de propaganda sionistas para ver una ecuación simple: Irán=Hizbulá, Irán=hutíes, Hizbulá=Hamás. Aunque los sionistas insisten en que los drones no han salido de Yemen sino de Irak, se afirma que "esta operación lleva la firma del general iraní Qassem Soleimani", el gran enemigo. Por lo tanto, hay que darse prisa para anular el margen de maniobra que pueda tener Irán con los palestinos, de ahí que se haya anunciado tanto esa anexión de Cisjordania como que se haya publicado lo que sería el mapa de Palestina según el famoso, y truncado por ahora, "acuerdo del siglo" diseñado por EEUU a instancias de Israel. Lo blanco serían las colonias y carreteras, que quedarían en manos de Israel en Cisjordania. Así que aquí tenemos la ecuación para los palestinos: o anexión total o que acepten las migajas.

Más beneficiarios: la moribunda UE, aún incapaz de sustraerse a las presiones de EEUU y sin poner en marcha el famoso INSTEX (supuestamente operativo desde julio pero que aún no ha realizado operación alguna), el acuerdo que permitiría las transacciones financieras con Irán. Arabia Saudita acaba de demostrar su debilidad, así como EEUU, por lo que cada vez es más imperativo buscar o asegurar un suministro alternativo. Hay que recordar que Irán ha dado un nuevo plazo de dos meses para no dar nuevos pasos para alejarse del acuerdo nuclear, algo que ya ha hecho en tres ocasiones y siempre apegándose a la letra de dos artículos de ese mismo acuerdo.

Por supuesto, Irán. Está demostrando una firmeza y una dignidad sorprendente, algo que no ha pasado desapercibido para China ni para Rusia. Los dos acaban de firmar sendos acuerdos comerciales con los persas y eso supone un importante colchón de seguridad para Irán. Del acuerdo con China ya os hablé, del acuerdo con Rusia hay que mencionar dos por un equivalente a 1.800 millones de dólares (que no será en esta moneda, sino en rublos) en la industria energética y otro que se está negociando por un equivalente de 10.000 millones más en el sector petrolero.

E, incluso, EEUU se verá beneficiado porque el aumento del precio del barril de petróleo, como ha ocurrido, implica un aumento sustancial del dólar. Esta es la clave del por qué tanto Trump como Pompeo han intentado militarizar rápidamente la cuestión amenazando a Irán y anunciando grandilocuentemente que ponen a disposición del mundo sus reservas de petróleo para paliar la pérdida que supone en barriles sauditas el ataque. Cuanto más amenaza haya de guerra, más sube el barril y más se valoriza un dólar de capa caída.

El Lince

martes, 10 de septiembre de 2019

O alguien más cuerdo o más loco

No hay término medio. Trump se ha deshecho del psicópata por excelencia, John Bolton, el Consejero de Seguridad Nacional de EEUU. Habrá que ver a quién nombre ahora, porque...

Hay que achacar a muchos factores esta decisión. Basta un pequeño recordatorio para ello, desde China a Rusia pasando por Irán, Venezuela, Corea del Norte, Siria, Afganistán... Todos sonoros fracasos en la política exterior de EEUU.

Sin embargo, hay que hacer mención a Irán como uno de los factores desencadenantes de esta decisión, si no ha sido el determinante. La campaña de presión máxima contra Irán está recibiendo una respuesta iraní que no esperaba EEUU y no solo en el Golfo Pérsico. El derribo del avión espía, la decisión de ir desligándose progresivamente del acuerdo nuclear -utilizando las palancas que le permite ese mismo acuerdo- en virtud de los incumplimientos de la moribunda Unión Europea, el enfrentamiento directo con Gran Bretaña por el petrolero, el llevar ese petrolero a Siria para dejar todo su cargamento, etc., son cuestiones no pequeñas. Si además se tiene en cuenta que los aliados de Irán están muy activos en Yemen, y no digamos el caso de Hizbulá, el papel de Bolton solo puede considerarse como un fracaso.

Un fracaso al que añadir Venezuela (Bolton, junto a Pompeo, ha sido el principal valedor del títere Guaidó) y Corea del Norte, donde Bolton fue quien se cargó las posibilidades de acuerdo en la reunión de Hanoi al insultar directamente a Kim Jong-un. Por no hablar de Afganistán o de Siria, países donde siempre se ha opuesto a la retirada de tropas que le gustaría a Trump.

Porque el legado de Bolton, y el de Pompeo, que no faltará mucho para que siga su camino, es espectacular, especialmente en lo que respecta a Irán: China se ha convertido en el principal socio comercial de Irán firmando un lucrativo acuerdo por valor de 400.000 millones de dólares que no será en dólares sino en renminbis, yuanes. Esto, dicho así, ya es bastante: desdolarización a gran escala. Pero es que el pilar central de este acuerdo es la inversión del equivalente a 280.000 millones de dólares en los sectores de petróleo, gas y petroquímicos. Luego ¿sanciones, qué sanciones? El resto, o sea, esos 120.000 millones restantes, es para la mejora de la infraestructura del transporte básicamente. En otras palabras: Nueva Ruta de la Seda a tope.

Junto a ello, China esta comprando petróleo iraní a precios más que apetecibles, con descuentos que van desde el 12% hasta el 20%. Se dice que las sanciones estadounidenses al petróleo iraní han hecho que la producción diaria haya bajado de 3'8 millones de barriles diarios a 2'2, de los que exportaría unos 700.000 aproximadamente y que de esa cantidad China estaría comprando unos 220.000. Sea cierto o no, lo que sí es cierto es que Irán vende y China compra, por lo que EEUU no puede vanagloriarse, como lo viene haciendo, de que está impidiendo el comercio de petróleo iraní.Y resulta que ese comercio tiene un principal comprador, que no es un cualquiera: China, que desafía abiertamente a EEUU.

No solo eso, sino que China está mediando con los países árabes hasta ahora más beligerantes con Irán, como es especialmente el caso de los Emiratos Árabes Unidos y, de rebote, con Arabia Saudita, para normalizar las relaciones con Teherán.

Así que bien por el legado de Bolton, no cabe duda. Bueno, una duda sí: si Trump decide nombrar en su puesto a alguien más cuerdo o más loco.

El Lince

martes, 3 de septiembre de 2019

Cambia, todo cambia

Eso decía la genial Mercedes Sosa en una de sus más emblemáticas canciones. Y es cierto, todo cambia. Cambia Asia, cambia África, cambia América Latina, cambian las FARC-EP... cambia, en definitiva, el mundo. Sobre todo, Oriente Próximo y Lejano. Y aquí hay un país que lo ha puesto todo patas arriba: Irán. Con la inestimable colaboración de China y de Rusia.

Si todavía seguís con Hong Kong olvidaos del tema. China nuca va a dejar que la ex colonia vuelva a ser colonia, ni siquiera económica. Hasta ahora está manejando a la perfección el tema, por mucho que el ruido de los propagandistas habituales intente imponer otra cosa. Y si alguna vez tiene problemas reales que nadie olvide que China tiene una bomba nuclear que mandará a la mierda a EEUU y sus vasallos: sus ingentes reservas de dólares, por encima de los tres billones de dólares. Solo con que se deshaga de un tercio de ellas, la recesión de EEUU y del mundo dolarizado sería de tal calibre que la crisis de 2008 sería un juego de niños. Y eso lo sabe todo el mundo, incluido EEUU.

Así que a lo que voy, al papel de Irán en el cambio que se está produciendo en todo Oriente Próximo y Lejano que, para mí, tiene una gran importancia porque pone de manifiesto dos cosas: la debilidad de EEUU y la renovada fortaleza de China y Rusia en el ámbito diplomático.

Veréis. El derribo del avión espía estadounidense a mediados de junio de este año puso de manifiesto dos cosas: que la guerra no es tan fácil para los matones cuando hay determinación de resistir (el ejemplo de Vietnam sigue muy presente, al que hay que añadir ahora Siria) y que los países árabes que pensaban que iba a ser fácil doblegar a los iraníes tras las sanciones estadounidenses nunca pensaron que la resistencia iraní podía debilitar, y mucho, su propia estabilidad. Claro que ello ha sido posible porque Irán no está solo.

Con el derribo del avión espía estadounidense quedó claro para los países árabes visceralmente anti-iraníes (Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos) que EEUU es una superpotencia en declive. Porque no sólo se vio incapacitado para atacar sino que, en paralelo, el ayatolá Alí Jamenei hizo un discurso que marcó la línea diplomática y militar de Irán: "no abandonar nunca a los aliados de Irán en Irak, Siria, Líbano y Yemen porque son esenciales para la seguridad nacional” [de Irán]. Así que dicho y hecho. Irán ha reconocido oficialmente al movimiento hutí de Yemen -hasta ahora no lo había hecho- y eso ha provocado un vuelco en la guerra en este país, hasta el punto de que los antiguos aliados (Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos) ahora están enfrentados entre ellos.

Pero no sólo. Aunque parezca una fantasía, la mención a “no abandonar nunca a los aliados” ha puesto de los nervios a Arabia Saudita porque piensa que Irán puede iniciar una campaña de “empoderamiento” de la población shií de la provincia donde se encuentran las mayores reservas de petróleo y gas y donde los shiíes son mayoritarios. Eso se suma a algo más que nervios cuando los sauditas ven que los Emiratos Árabes Unidos no solo se retiran de Yemen sino que se acercan a Irán, con acuerdos incluidos en temas marítimos, de seguridad y bancarios. Por lo tanto, Arabia Saudita se ve sola y está obligada a hacer lo mismo: acercarse a Irán, aunque sea de forma muy lenta y muy oculta. 

Y aquí surge la sorpresa porque hay un país que está haciendo de mediador en este acercamiento a Irán de sauditas y emiratíes: China. Mejor dicho, dos países porque Rusia también está poniendo su granito de arena. Así, los diplomáticos chinos cimentaron el camino para que una “delegación de paz” emiratí llegase a finales de julio a Irán para hablar de cuatro cosas: un acercamiento en las relaciones diplomáticas, el régimen de seguridad en el Golfo Pérsico, las fronteras marítimas entre los dos países y la situación en Yemen. Incluso se fue un poco más allá cuando los Emiratos aceptaron que dos de sus bancos hiciesen transanciones financieras con Irán (prohibidas por EEUU).

Es evidente que todo lo que conocemos en Oriente Próximo está cambiando, que las monarquías árabes están moviéndose, conscientes de que su tiempo se acaba, mientras que Irán gana cada vez más autoconfianza debido a su decidida actitud de resistencia. 

Incluso está cambiando un poco la moribunda Unión Europea. Un poco, y de la mano del presidente francés Macron que claramente se está aprovechando de la debilidad física y política de Ángela Merkel en Alemania para intentar poner a Francia como el nuevo adalid europeo. Francia está en negociaciones directas con Irán para intentar salvaguardar el acuerdo nuclear y que funcione de una vez el famoso sistema de intercambio económico y financiero, INSTEX, creado hace un par de meses y que aún no se ha estrenado. Ahora parece que la cosa se ha acelerado un poco y el propio Irán reconoce que las negociaciones sobre la propuesta de Francia no van mal.

Francia propone, en síntesis, un acuerdo de "congelar por congelar", o sea, que EEUU abre un poco la mano con las sanciones (como permitir que algunos países compren cuotas reducidas de petróleo iraní por valor de 15.000 millones de dólares) e Irán no da más pasos para incumplir su parte en el acuerdo nuclear (y el 5 de septiembre ya ha anunciado que dará otro pasito si la UE no cumple). El reloj avanza, pero ahora parece que Irán puede pararlo en el último momento.

El modesto cambio de postura de la UE, hegemonizado por Francia, tiene mucho que ver con algo que ocurrió al primeros de junio y que pasó desapercibido: el acuerdo entre Rusia y China para desdolarizar no sólo sus relaciones económicas bilaterales sino las de aquellos países con los que se relacionan.

Para ello ambos países tienen que hacer una cosa de forma prioritaria: negociar con los principales productores de petróleo (entre los que están Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos… e Irán) para sustituir el petrodólar por otra canasta de monedas alternativa. Los chinos tienen funcionando el petroyuan desde hace un año y medio y ya controlan el 14% del mercado de petróleo con esta moneda, pero no quieren imponerla por la fuerza. Quieren que sean los propios productores quienes se vayan convenciendo de que la dependencia del dólar es perjudicial y por ello China ha aceptado la propuesta de Rusia de incluir al euro, además del yuan y del rublo, en su comercio petrolero. Con ello se pretende ir alejando a la Unión Europea del vasallaje de EEUU. El uso de estas tres monedas, sobre todo el yuan y el euro, permitiría a los vendedores y compradores de petróleo sortear las sanciones y cuotas impuestas por EEUU. 

Como obras son amores, y no buenas razones, Rusia ya ha dado el primer paso operativo en esta dirección: la petrolera estatal Rosneft ha anunciado públicamente que a partir de este mes de septiembre todos los contratos petroleros que realice con países terceros (no incluye a China, puesto que ya los chinos compran petróleo ruso en rublos) serán en euros y dejará de utilizar el dólar. Y dado que Rusia es uno de los grandes productores y vendedores de petróleo, esa decisión es muy tentadora para la UE y más en unos momentos en los que la recesión vuelve a notarse. Esta es la gran razón que hay detrás del cambio de postura de Macron y el por qué ha dicho, además, que no hay que insistir en aislar a Rusia. 

Y como todo está cambiando, hay un jugador que no quiere que nada cambie: Israel. Así hay que interpretar todo lo que está ocurriendo en los últimos dos meses, con ataques sionistas en Irak, Siria y Líbano. Es un intento desesperado de provocar una respuesta de Irán y que se vaya todo al garete, pero nada está saliendo como había previsto. Sobre todo, porque ha aparecido otro jugador que hay que tener muy en cuenta: Hizbulá. Este movimiento político-militar ha sido capaz de paralizar al régimen fascista de Israel durante dos semanas y lo ha hecho de una forma muy simple: con una aparición de su secretario general, Hassán Hasralá, en televisión y lanzando dos misiles antitanque contra un vehículo militar sionista. Suficiente por ahora, porque ya nada será igual e Israel tendrá que medir muy mucho los pasos que da. Ya no tiene impunidad, y lo sabe. Entre otras cosas, porque el mundo está cambiando y sus aliados árabes, con los que se las prometía muy felices en su histeria antiiraní, ahora están dando la vuelta.

Volviendo a "la Negra", cambia, todo cambia. Como dentro de poco se cumplirán 10 años de su muerte, vaya esta canción como homenaje. Y fijaos en el detalle del pañuelo.


El Lince

miércoles, 21 de agosto de 2019

El olor a podrido del incienso

Hong Kong, "puerto fragante", "puerto de incienso", "puerto rojo". De estas tres maneras se podría traducir el nombre chino. Porque el chino, como todos los idiomas asiáticos, es un idioma tonal y eso significa que una palabra tiene cuatro tonos de pronunciación por lo que dependiendo del tono en el que se diga significa una u otra cosa. Y, además, en Hong Kong la mayoría de la población habla el chino cantonés, no el chino mandarín. Porque en mandarín, Hong Kong es Xianggang.

Ni qué decir tiene que fueron los colonizadores británicos quienes decidieron qué nombre era el que había que usar, y ni qué decir tiene que son los neocolonizadores quienes están impulsando las revueltas al igual que hicieron con las famosas "primaveras" árabes. El que en esas revueltas aparezcan con profusión las banderas coloniales británicas (al igual que ocurrió en Siria, donde la bandera del protectorado francés es la que enarbolan los muy democráticos "luchadores por la libertad" yihadistas que tanto gustan en Occidente) o estadounidenses es algo que debe llamar la atención. Al menos para quienes estén algún rato con los ojos abiertos, lo que no suele ser habitual en Occidente.

Por si esto no es suficiente, otro dato debería estar bien presente. El muy "democrático" movimiento es la expresión de los intereses de las grandes corporaciones financieras, protegidas por Gran Bretaña y aceptadas por China cuando se produjo el acuerdo que permitió la vuelta de este enclave colonial británico a China. Porque lo que recibe el eufemismo de Región Administrativa Especial no es más que la perpetuación de los intereses de estas grandes finanzas que, además, son el principal foco de delitos financieros en China y más allá.

El capitalismo extremo, siguiendo la expresión más usual en HK, es quien manda en realidad. Porque el sistema político, impuesto por Gran Bretaña y aceptado por China en ese acuerdo de 50 años firmado en 1997, establece que la mitad de los escaños del parlamento -sí, habéis leído bien, la mitad- pertenecen por ley a los intereses comerciales. Literalmente, a "sectores de la economía o a grupos de intereses especiales". Es decir, HK está gobernado, de hecho, por una mafia empresarial cada vez más peligrosa. Porque desde hace tiempo China viene advirtiendo del aumento vertiginoso de delitos económicos y transacciones financieras sospechosas sin que se haya hecho mucho caso en Occidente. Tanto que, según los datos chinos, entre 2013 y 2017 hubo un aumento de 33.000 a 93.000 (en números redondos) de operaciones de este tipo. Pero como en HK no se aplica la ley china, por eso del régimen administrativo especial, sólo una persona -sí, habéis leído bien, una persona- ha sido condenada por estos hechos con condena de seis años de cárcel.

Ante esto, China presionó para que el gobierno local de HK aprobase una ley de extradición que permitiese la entrega a China de este tipo de delincuentes financieros. Y entonces se lio. El argumento es el consabido: "derechos humanos", "democracia", miedo a que se extradite a China a estos "valientes luchadores", etc. Me sorprende que los estúpidos habituales no estén hablando de "revolución" como hicieron en Siria o en otros lugares. Porque la ley lo que pretendía, sobre todo, es que los delincuentes financieros chinos (o sea, no de HK) que se refugian en HK puedan ser devueltos a China. Es decir, una ley de extradición vulgar y corriente. Pero no.

La mafia económica que gobierna HK vio el peligro y rápidamente movió sus peones. Primero, en el parlamento. Segundo, en el exterior (con rápida recepción en EEUU y Gran Bretaña). Tercero, en la calle. El argumento: "socaba la libertad económica". Pero como eso no era ni suficiente ni creíble, se apeló a lo de siempre: ""democracia". Y se argumentó el temor a que los "defensores de los derechos humanos" fuesen extraditados a China.

El parlamento cedió e hizo cambios en la ley, como por ejemplo que sólo las condenas de más de siete años (y no ha habido ninguna en estos 22 años de Región Administrativa Especial) fuesen objeto de extradición. Pero eso fue considerado insuficiente. Y el gobierno local se plegó y lo retiró. Pero ni aún así, porque entonces entró en escena EEUU.

EEUU es consciente que ha perdido la guerra comercial desatada por Trump. China ha fortalecido su alianza estratégica con Rusia, ha convertido a Argentina y a Brasil en sus principales fuentes suministradoras de soja (en detrimento de los agricultores estadounidenses, base tradicional de Trump) y está poniendo en marcha un plan de sustitución de HK como foco financiero mundial (que, por otra parte, ya no tiene la significación que tenía en 1997) impulsando la creación de una alternativa justo enfrente, geográficamente, de HK: Shenzhen.



Shenzhen será la alternativa no solo financiera, sino ideológica. El Comité Central del Partido Comunista de China ha aprobado un documento demoledor para HK: "Shenzhen será un área de demostración experimental del socialismo con características chinas". O sea, la antítesis. Y hay fechas.

La primera, el 2025. Para entonces Shenzhen se convertirá en una de las principales ciudades del mundo en términos de fortaleza económica y de calidad del desarrollo. Su inversión en investigación y desarrollo, capacidad de innovación industrial y la calidad de sus servicios públicos y ambiente ecológico serán de primer nivel en el mundo, agrega el documento.

La segunda, el 2035. Ese año Shenzhen se habrá convertido en un modelo nacional de desarrollo de alta calidad, así como en un centro de innovación, espíritu emprendedor y creatividad con influencia internacional.

HK tiene unos 7 millones de habitantes. Shenzhen, 13 millones. El producto interno bruto de una y otra son muy similares, estando Shenzhen (2'42 billones de yuanes) un poco por delante de HK (2'40 billones de yuanes). Luego está claro por dónde van las cosas. Y eso lo sabe la mafia financiera de HK, y por eso las protestas: está intentando preservar su poder y su influencia porque lo que se le viene encima es su muerte virtual a medio plazo. Y eso va también para EEUU. Porque el documento que cito no es más que la continuación de un plan, publicado en febrero, para fusionar HK y Macao (otra ex colonia) con Shenzhen y Guangzhou para formar la "Gran Bahía". Y en ella, HK pierde poder.

Pero hay más, mucho más. Mientras que en HK los niveles de pobreza son cada vez más altos, en Shenzhen, considerado "área de demostración para el socialismo chino" según el documento, habrá "significativas mejoras en los servicios sociales para los trabajadores", de forma específica en la sanidad y en la educación. 

Lo que no se sabe es que en HK hay una tasa de pobreza creciente, que ya está en el 20% de la población porque HK es la ciudad del mundo donde la brecha entre riqueza y pobreza es cada vez el mayor. Tanto que Oxfam, ya hace un año (septiembre de 2018) emitió un documento de 60 páginas en el que pedía al gobierno de HK que destinase más fondos a servicios sociales y, de forma especial, "a la atención de personas de más de 45 años" porque "una de cada de tres personas ancianas vive por debajo del umbral de pobreza". Oxfam establecía en seis grupos de pobreza la realidad de HK: "residentes de viviendas subdivididas, trabajadores de bajos ingresos, mujeres, niños, ancianos y minorías étnicas". Y eso porque el dinero público destinado a estos sectores es exactamente el mismo que... ¡en 2003!

La mafia financiera de HK no tiene el menor interés en el "capitalismo compasivo" que se podría ver en alguna otra parte. Los salarios llevan 10 años estancados, los alquileres han aumentado un 300% en ese tiempo. Mientras que en su espejo, Shenzhen, los salarios han aumentado un 80% en ese tiempo y se han construido un millón de viviendas públicas.

No obstante, en el plan relativo a Shenzhen no se abandona a HK, pero pone de relieve que ha dejado de ser para China el único centro financiero. Muy lejos está ya ese año de 1995 cuando HK era considerado "el mejor ejemplo de una economía libre de mercado". El declive económico de HK va en paralelo al ascenso del resto de China. HK ha pasado de representar el 27% del Producto Interno Bruto de China en el momento de la anexión, en 1997, a un escaso 3% en la actualidad. 

Como veis, solo abordo una cuestión. Si es necesario, lo haré con otras los próximos días porque hay otras cuestiones relevantes, tanto o más que esta, como el hecho de que Irán ha demostrado lo que se puede hacer con determinación y firmeza: ha derrotado al viejo imperio colonial británico obligando a la liberación del petrolero retenido en un acto de piratería en Gibraltar. Y el que capturó en represalia aún sigue retenido. Y eso ha obligado a todo el mundo, dentro y fuera del Golfo Pérsico, a movimientos inesperados de acercamiento al país persa.

El Lince

lunes, 19 de agosto de 2019

Experimento divertido

Bueno, descanso acabado. Mientras me pongo un poco a día, aunque sí he seguido algunas cosas, os dejo con un experimento divertido de cómo los medios de propaganda occidentales tratan los temas. Es esclarecedor, por si alguien aún anda por ahí creyéndose determinadas tonterías relativas a los "valores democráticos" occidentales.



La primera es una foto de una manifestación en Rusia.

La segunda es una foto de una manifestación en Estados Unidos.

El experimento de la primera está aquí.

El experimento de la segunda está aquí.

La conclusión de ambos, aquí.

Sacad vuestras propias conclusiones. Pero si después de ello consideráis que es posible dedicar más de un segundo a los medios de propaganda de la burguesía, y a creer una sola palabra de lo que dicen o publican, haceos mirar la cabeza.

El Lince





viernes, 2 de agosto de 2019

Vitalidad y compromiso

Desde el rock radical vasco de la década de 1980-1990 no ha habido en el estado español un fenómeno cultural y musical de masas como el que hoy representa la banda catalana Txarango. Vitalidad, ilusión, solidaridad, compromiso, fuerza... Txarango es bajar a los barrios, es recuperar la música popular revistiéndola de sonidos reagge, rockeros, latinos y africanos. De todo.

Txarango es espectáculo en sí mismo, es una cooperativa musical que suele donar la recaudación de sus conciertos y el 50% de lo que generan sus discos a diferentes causas. Por ejemplo, a la Plataforma Anti Deshaucios o a la economía solidaria del barrio de Sant Cosme, del que son originarios varios de sus componentes. Pasando por Palestina o por los numerosos colectivos de apoyo a los refugiados.

Si tenéis un par de horas quedaos viendo este concierto, increíble de principio a fin. Y disfrutad.


Por cierto, esto viene a cuento porque estaré unos días descansando y sólo lo romperé si ocurre algo realmente relevante. Como siempre, os dejo con un poco de autobombo sobre cómo va esta página y lo que más se ha leído desde que comencé esta aventura.






Con un agradecimiento profundo a quienes lo leéis y que según las estadísticas sois, y por este orden, del Estado español, EEUU, México, Perú, Argentina, Chile, Rusia, Colombia, Uruguay y Francia de forma preferente y masiva. Estos son los países que recogen las estadísticas, pero sois más y de muchos otros lugares. Gracias de nuevo y hasta dentro de unos días.

Por si no veis el concierto entero, para mí una de sus canciones más emblemáticas es la que os pongo a continuación. Habla de la esperanza activa, de no esperar los sueños sino de ir a por ellos, de luchar por ellos.






El Lince

lunes, 29 de julio de 2019

El vuelo de los osos

Entretenidos en las minucias y miserias locales tendemos a perder de vista que el mundo gira, y que con esos movimientos desde hace un tiempo el mundo se ha desplazado de su eje habitual. El eje occidental se resquebraja, está roto y nada ni nadie lo va a poder arreglar. Y eso es lo que ha provocado que como el mundo se mueve, se esté moviendo ya sobre otro eje. Por partes.

1.- Irán está siendo el país sorpresa de los últimos tiempos. Su resistencia, su buen hacer y su determinación a hacer frente a los piratas y facinerosos occidentales es digna de alabanza. Hace un mes derribó un sofisticado avión espía de EEUU. Hace casi dos semanas capturó un petrolero británico en evidente represalia por el acto de piratería realizado por Gran Bretaña al hacer lo mismo con un petrolero iraní en Gibraltar. Piratería por piratería.

Pero estas dos acciones han servido para mostrar su determinación y obligar a Francia, Alemania, Gran Bretaña, Rusia y China tanto a volver a defender al acuerdo nuclear, roto unilateralmente por EEUU, como a acelerar la aplicación del sistema INSTEX, los acuerdos comerciales con Irán, que lleva un mes en funcionamiento y que aún no ha realizado ninguna operación. En la reunión de este pasado fin de semana, en Viena, se acordó darle el empujón final si hay que hacer caso a los iraníes y a los rusos, los únicos que han hablado sobre ello. Veremos porque la sumisión y el vasallaje de Europa hacia EEUU es cada vez mayor y Gran Bretaña se resiste a cualquier acuerdo. Pero los británicos están en minoría y pronto ejecutarán el Brexit, por lo tanto no cuentan.

Si finalmente Francia y Alemania dan el paso, la grieta con EEUU va a ser determinante a medio plazo y ahora mismo, con Francia amenazada de sanciones y Alemania bajo el fuego por el gasoducto Corriente del Norte 2, hay alguna posibilidad de que sea así. Sobre todo, porque Rusia ha mostrado el caramelo: dice que si se pone en marcha el INSTEX, se adherirá al mismo. Y eso que tiene su propio sistema. Y ese caramelo es muy goloso para Europa, sobre todo para Alemania porque, otra vez, su patronal está presionando al gobierno para que levante de una vez las sanciones a Rusia como ha reconocido Klaus Ernst, presidente del Comité Económico del Bundestag (Parlamento alemán).

2.- Al calor de eso, o porque Irán hace lo que hace porque recibe los calores de otros, hay dos países que cada día que pasa hacen más fuerte su alianza: Rusia y China, o China y Rusia. Esta semana ha ocurrido un hecho relevante como nunca, emocionante como nunca y profundo como nunca: los dos países han realizado su primera patrulla aérea conjunta en Asia-Pacífico. Y no con aviones cualquiera, sino con las estrellas: los bombarderos estratégicos, capaces de transportar misiles de crucero y, en el caso de los rusos, de los misiles hipersónicos ya probados.

Estos bombarderos son el histórico Tupolev 95MS soviético y su versión china, modernizada, el H-6K. Al Tupolev ruso la OTAN lo denominó "El Oso" durante la época soviética por su poder, porque amedrentaba a la OTAN dado que su poderío es absoluto: tiene potestad tanto para vigilar como para atacar barcos, submarinos y objetivos en superficie, siendo también capaz de portar bombas termonucleares. O sea, es el avión completo. Y si esto era así con la URSS, ahora se incrementa su poderío son las armas hipersónicas.

Y su versión china no se queda atrás, puesto que parte de la misma base y estructura pero muy modernizada. Tanto, que el Pentágono ha dicho que sus bases en la zona están en peligro porque tiene "capacidad de ofensiva de largo alcance".

De manera imperceptible para los muy ignorantes medios de propaganda occidentales, y más imperceptible aún para los "expertos" en política exterior de los mal llamados partidos "progres", todavía obsesionados con Europa, Rusia y China, o China y Rusia, están profundizando sus relaciones geoestratégicas y transformando el mundo. Comenzando por Asia. Porque "el vuelo de los osos" tuvo lugar sobre el Mar de Japón y el Mar de China Oriental. Es decir, que Rusia y China, China y Rusia, han mostrado por primera vez su determinación de actuar de forma conjunta, de elevar el nivel de interacción de sus fuerzas armadas y de dejar patente que están en una fase de fortalecimiento de la estabilidad estratégica global según sus parámetros.

Rusia y China, China y Rusia, han realizado su primera patrulla conjunta en una zona de hipotético conflicto con dos vasallos de EEUU, Corea del Sur y Japón, además del mismo EEUU, por lo que es claramente una respuesta a la publicación (mayo) del informe del Pentágono sobre su nueva estrategia del Indo-Pacífico en la que se califica a China de "poder revisionista" y a Rusia de "actor maligno revitalizado". Así que Rusia y China, China y Rusia le están diciendo a EEUU "¿miedo, quién dijo miedo?".

La coordinación estratégica de Rusia y de China, de China y de Rusia, acaba de subir un nuevo escalón. Militar, en este caso. Porque la semana pasada subió otro, económico: por primera vez, el comercio entre los dos países en dólares bajó del 50% del total, y eso supone, como os adelanté, que la era del dólar está terminando. Y muy rápidamente. Porque la desdolarización de la economía mundial supone reducir drásticamente la capacidad de EEUU de imponer sus políticas, con o sin sanciones, en todo el mundo.

El Lince