viernes, 21 de julio de 2017

Los estados resistentes y la vuelta a lo mismo

"La culpa de la decadencia de Occidente y de la primacía estadounidense la tienen los estados resistentes" (sic), aunque no sólo. Esto es lo que dice el informe del Pentágono sobre cómo "el orden internacional establecido por EEUU después de la II Guerra Mundial se está deshilachando e, incluso, puede colapsar lo que lleva a EEUU a perder su posición de primacía en los asuntos mundiales".

Estos "estados resistentes" a la hegemonía estadounidense son cuatro, y por este orden: China, Rusia, Corea del Norte e Irán. Lo dos primeros son considerados "una creciente amenaza para los intereses de los EEUU. Aunque el Pentágono también incluye en esta pérdida de hegemonía cuestiones como la llamada "primavera árabe". Sin embargo, a la hora de entrar en detalles sobre esos países y acontecimientos como los de Oriente Próximo, la lectura del informe trae varias sorpresas.

La primera es que en lo referente a Corea del Norte e Irán no se considera a estos países como amenazas nucleares sino únicamente como "amenazas al orden mundial liderado por EEUU" puesto que "están resueltos a reemplazar este orden localmente con un nuevo conjunto de reglas dictado por ellos".

La segunda es un reconocimiento en toda regla de que se ha llegado a esta situación por "la arrogancia del liderazgo de EEUU y su incesante intromisión en los asuntos exteriores", lo que ha generado "una serie de adversarios que ya no están dispuestos a inclinarse ante los intereses estadounidenses". Se centra en los países mencionados, pero también pone como ejemplo el giro dado por otros países, como Filipinas, que ha iniciado un acercamiento tanto a Rusia como a China en detrimento de sus tradicionales relaciones con EEUU.

No obstante no hay que hacerse muchas ilusiones de un cambio de actitud en su tradicional comportamiento de fondo sino que apuesta, en cierto modo, sólo por modificar las formas.

Este es el documento y algunas de sus páginas. Y doy las gracias al amigo anónimo estadounidense que me lo ha enviado.







Un apunte de honestidad: no he tenido tiempo de leerlo con detenimiento, por lo que lo que apunto aquí no son más que unas primeras impresiones de las 145 páginas de que consta y de algunos apartados que sí he leído. Por ejemplo, el relato de la naturaleza esencialmente imperial del mundo unipolar que hemos vivido desde la desaparición de la URSS. "El orden y sus partes constituyentes, surgidos desde la II Guerra Mundial, se transformaron en un sistema unipolar con el colapso de la Unión Soviética y han estado dominados por EEUU y sus principales aliados occidentales y asiáticos. Las fuerzas del status quo se sienten cómodas con su papel dominante, dictar los términos de los resultados de la seguridad internacional y resistir la aparición de centros rivales de poder y autoridad" (...) "Pero esta era ha terminado. El orden mundial basado en reglas que EEUU construyó y sostuvo durante siete décadas está bajo enorme tensión" (...) "EEUU ya no puede contar con la posición inabarcable de dominio, supremacía o preeminencia de la que gozó durante los mas de 20 años transcurridos desde la caída de la URSS".

EEUU está tan debilitado que "ya no puede generar automáticamente una superioridad militar local consistente y sostenida".

Es aquí donde aparecen los grandes peligros, las "potencias en competencia" (sic) como China y Rusia. Lo curioso del tema es que no son vistos tanto como amenazas militares sino como "porque socavan el dominio estadounidense". China y Rusia "son fuerzas revisionistas que se benefician del orden internacional dominado por EEUU pero que se atreven a buscar una nueva distribución de poder y autoridad proporcional a su surgimiento como rivales legítimos de la dominación estadounidense". Y este atrevimiento lo llevan hasta el extremo: "están comprometidos en un programa deliberado para demostrar los límites de la autoridad, voluntad, alcance, influencia e impacto de los EEUU"

China y Rusia (nunca hay que olvidar que este es el orden que pone el propio informe) "buscan reordenar su posición en el statu quo existente en formas que, como mínimo, crean circunstancias más favorables para alcanzar sus objetivos básicos (...) a expensas directas de los EEUU y de sus principales aliados occidentales y asiáticos". Y como son taimados y pérfidos lo hacen "mediante el uso de técnicas de zonas grises, que implican medios y métodos que están muy lejos de una provocación y un conflicto sin ambigüedad o abierto". 

Aquí, en estas "zonas grises" sitúa también a Corea del Norte e Irán, aunque estos dos países no tienen la vinculación global "para los intereses y la seguridad de EEUU" que tienen los otros dos sino que lo hacen en un ámbito regional. 

Se extiende en el poder de la información, que están perdiendo sobre todo desde la aparición de personajes como Chelsea Manning y Edward Snowden al descubrir las formas de manipulación y espionaje que utiliza EEUU, y las formas de revertir ese golpe y que ha supuesto "perder la guerra de la propaganda".

Y establece una curiosa clasificación: "información incómoda para los hechos", es decir, "detalles que socavan la autoridad legítima y erosionan las relaciones entre los gobiernos" (o sea, la proporcionada por Snowden sobre el espionaje a gobiernos amigos); la "información peligrosa" que son "las fugas de seguridad nacional exponiendo información altamente clasificada" (de nuevo Snowden y Manning) porque supone "acelerar la pérdida de una ventaja táctica, operativa o estratégica"; y la que denomina "información tóxica" o "verdades expuestas fuera de su contexto que envenenan los discursos políticos" y que "pueden degenerar en disturbios civiles (...) a través o dentro de las fronteras y entre los pueblos".

Esto hay que combatirlo para que no vuelvan a ocurrir casos semejantes. Eso se traduce en más vigilancia, más propaganda y más manipulación.

Por ello -y recuerdo que es sólo una lectura superficial- hay que volver a lo de siempre: "recuperar la supremacía militar como única opción de recuperar el terreno perdido". Si esperabais golpes de pecho más duros, o allgún viso de racionalidad después de esa introducción tan alentadora del colapso en que se encuentra EEUU y su pérdida de hegemonía, olvidaos. El informe el Pentágono vuelve a lo de siempre: "Si bien EEUU sigue siendo un gigante político, económico y militar mundial ya no goza de una posición inatacable frente a sus competidores" por lo que "EEUU tiene que tener una fuerza militar tan poderosa que pueda preservar la máxima libertad de opción y permitir a EEUU dictar o mantener una influencia significativa sobre los resultados de las disputas internacionales"

Todas aquellas personas que olvidan lo que supone la OTAN deberían tener en cuenta ésto. Sobre todo cuando se aboga por "asegurar que EEUU y sus socios internacionales tengan libre acceso al aire, al mar, al espacio, al ciberespacio y al espectro electromagnético para asegurar su seguridad y prosperidad" haciendo frente a los "estados resistentes" porque, en caso contrario, "el fracaso o las limitaciones de la capacidad de EEUU para entrar y operar en regiones clave del mundo, por ejemplo, socavan la seguridad de los EEUU y de sus socios". 

Si ésto no se logra, "el marco internacional se reestructurará definitivamente de manera inhóspita y a menudo hostil al liderazgo estadounidense" al tiempo que se acentuará "la proliferación, diversificación y atomización de una resistencia eficaz contra los EEUU" y una "resurgente, pero transformada, gran competencia de poder" frente a la que EEUU "no está preparado salvo que actué en la línea descrita para hacer frente a estos escenarios emergentes". 

El Lince


miércoles, 19 de julio de 2017

Los más simpáticos del mundo

Tenía previsto dejar el tema de la decadencia de Occidente pero no va a ser posible a corto plazo, a lo que se ve. Hay mucha tela que cortar en otras partes: en el Estado español (España, para otras latitudes) con la autoinculpación colectiva de la CUP -que ya sabéis es la única formación política que cuenta con mis respetos- como organización política de todos los actos y acciones que se hagan en pro del referéndum del día 1 de octubre en Catalunya; en el Donbás con la declaración de independencia respecto a Ucrania (porque eso es el anuncio de la creación de Malorossiya o Pequeña Rusia); en Siria, donde los refugiados vuelven a las zonas que controla el gobierno y aumenta la producción agrícola (según datos de la FAO, el organismo de agricultura de la ONU); en Venezuela, donde todo apunta a un intento de golpe de Estado con la ayuda de los de siempre...

Imposible. De nuevo el pánico está haciendo que se hable una y otra vez de Eurasia: que si Putin y Trump se reunieron en secreto, que si Corea del Norte tiene más de lo que dice y EEUU no tiene margen de maniobra, que si Japón está entrando en recesión, que si China...

China, siempre China. Ayer hubo no uno, sino tres nuevos movimientos alrededor de Eurasia y, en concreto de China.

Comienzo por el más sorprendente.

1- "China parece ser la superpotencia más simpática del mundo" (sic). Es la conclusión a la que llega The Atlantic (medio de propaganda de EEUU) tras una macroencuesta en todo el mundo sobre qué país cae más simpático y lo compara con las giras que han realizado Trump y Li Keqiang (primer ministro chino) por Europa. Trump fracasó en todo, Li triunfó en todo. Para este medio de propaganda "esto es inconcebible puesto que EEUU es una democracia estable (sic), con un sistema de alianzas sano y desarrollado (sic), con décadas de experiencia en intervención global (sic) y con una orgullosa tradición de defender los derechos humanos (sic) y China no es ninguna de esas cosas" (más sic, doble sic). Y se lamenta: "China, después de despojar a EEUU de sus aliados, actualmente parece estar ganando la batalla mundial por los corazones y las mentes" (super sic).

Y sigue: "los aliados y naciones amigas han comenzado a pensar al menos en las alternativas a EEUU". Y pone el énfasis en Alemania, donde Merkel reconoce (lo dijo en la cumbre del G-20, que os comenté) que "estamos viviendo en tiempos de incertidumbre global", y en Australia o Corea del Sur que "a veces imperceptiblemente y otras no tanto, se están alejando de EEUU".

La alarma es de tal calibre que añade: "Beijing está proporcionando marcos de actuación para que todas estas naciones se conecten al orden mundial chino, entre el que el más destacado es el llamado "Un cinturón, una carretera" [la popularmente llamada Nueva Ruta de la Seda] que también apoya Putin". Y ya entrando en carrera desenfrenada continúa: "China está aumentando su influencia sobre los marcos existentes como la ONU, donde ahora es el segundo contribuyente al presupuesto de las fuerzas de paz".

Ni qué decir tiene que Beijing "no sólo está aceptando todos estos cálidos saludos de las naciones que se sienten rechazadas por EEUU, sino que está trabajando activamente para afirmar su poder" (...) "especialmente en Asia, donde vemos una región que huye de Donald Trump". ¿Fin? No: "China tiene ahora intereses legítimos políticos y económicos en todos los países del mundo, Washington debería reconocer esa nueva realidad", concluye, si es que se quiere evitar un enfrentamiento que sería catastrófico para EEUU y el mundo.

2.- Ahora resulta que el Banco Asiático de Desarrollo (la instancia subsidiaria del Banco Mundial para Asia, encabezada por Japón y EEUU) anuncia que está "listo para cooperar con el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructuras", creado a instancias de China y que está en funcionamiento desde enero de 2016. Este anuncio bomba se produjo ayer en lo que es una rendición en toda regla frente a las nuevas estructuras mundiales alternativas a las instituciones vinculadas a Bretton Woods (FMI y BM).

El BAD ha reconocido que el BAII es "el rival más agresivo" al que se enfrenta y que, por lo tanto, llega el momento de cooperar, inicialmente en pequeños proyectos en régimen de cofinanciación, en países como Pakistán o Bangladesh. ¿Y por qué? Pues porque "el BAII cuenta con personal y tiene procedimientos que le permiten procesar y financiar sus propios proyectos independientemente de otros Bancos de Desarrollo [está hablando de él mismo y del BM] por lo que una dimensión más competitiva podría complicar la relación". Se entiende que eso de "complicar la relación" va por ellos, que se irían perdiendo en el sumidero de la historia.

Pero como todo no puede ser tan bonito, y al igual que el medio de propaganda de antes que hablaba de los simpáticos chinos no podía evitar una mención a Putin -y es que el malo siempre tiene que aparecer en todas las películas- también ahora para el BAD hay un punto que le desagrada en su oferta de colaboración con el BAII: el importante papel que tiene Rusia en el mismo, puesto que es el tercer país (después de China e India) en porcentaje de participación.

Rusia rechazó expresamente formar parte del BAD tras la desaparición de la URSS y eso no se perdona tan fácilmente. Y el simple hecho de que tenga un papel importante, y decisorio, en el BAII pone de los pelos a las instituciones subsidiarias de Occidente. Vienen a decir: ya nos cuesta tragar y ceder con China cuando más con el malo malísimo. Rusia sí está en el FMI, pero no en el BAD. La razón es bien simple: en el FMI, aunque esté dominado por EEUU, había que estar mientas que en el BAD no era necesario ni imprescindible. La apuesta le salió bien a Rusia y ahora tiene el BAII y tiene un beneficio directo e inmediato con la Nueva Ruta de la Seda que va a pasar por gran parte de su territorio.

3.- El Pentágono reconoce que "EEUU tiene que despertarse ante el colapso de la primacía estadounidense y la rápida desintegración del orden internacional creado por el poder estadounidense después de la II Guerra Mundial".

Un amigo anónimo me ha hecho llegar el documento y en él se habla de que "el orden internacional establecido por EEUU después de la II Guerra Mundial se ha deshilachado (sic) e, incluso, puede colapsar (sic) lo que lleva a EEUU a perder su posición de primacía en los asuntos mundiales". No me negaréis que es jugoso. Pero esto tiene la suficiente enjundia para tratar exclusivamente de ello en la siguiente entrega.


El Lince

lunes, 17 de julio de 2017

Entre la tozudez y el miedo

La reiteración ayuda a comprender mejor el mensaje, pero corre el riesgo de aburrir. Así que voy a dejar, por ahora, lo de la decadencia de Occidente pero lo voy a hacer a lo grande.


¿Qué es? preguntaréis. Pues es el indicativo más claro de que eso de la decadencia de Occidente es tan real como que hay noche y día.

Dice Toxo que quiere que Occidente deje de manejar el mundo, pero que no quiere que la alternativa sean Rusia y China. Pues lo siento doblemente: primero, porque si quiere que Occidente deje de manejar el mundo debería hacer todo lo posible porque así sea, incluyendo un cuestionamiento claro de cuáles son sus valores. Dudo que lo haga.

Occidente no conquistó el mundo por la superioridad de sus valores, sino por su superioridad a la hora de imponer la violencia organizada. Es decir, la superioridad militar. Desde Roma así ha sido a lo largo de la Historia. El único vestigio que le queda a Occidente hoy en día, y al que se aferra como a un clavo ardiendo, es la OTAN. Rechazar la OTAN es vital para que ello sea así. No vale con cuestionar, ni criticar. No. Eso ya no vale para nada. Hay que rechazarla de plano porque la OTAN es hoy la soga que tienen los pueblos europeos sobre su cuello. Os recuerdo el documento que aprobó la OTAN en julio del año pasado en el que se dice que la OTAN y la Unión Europea son "complementarias y se refuerzan mutuamente" no sólo en los ámbitos políticos sino, de forma especial, en los militares. En ese documento se dice también que hay una "asociación estratégica entre ambas" y que "la UE sigue siendo un socio único y esencial para la OTAN". Leedlo porque es muy instructivo. Y os recuerdo que en el Estado español (España, para otras latitudes) hubo un referéndum en el que se aceptó la pertenencia a la misma pero excluyendo la participación en su estructura militar. Esa voluntad popular se la pasó por el forro el PSOE, ese que tanto gusta ahora a los progres, y que estos mismos progres ni se plantean sacar a relucir el tema no vaya a ser que pierdan cacho (ahora que están pillando).

Supongo que es sabido que la OTAN está intentando cercar a Rusia, que se está intentando expandir por el Pacífico para hacer lo mismo con China y que incluso tiene planes para hacer lo mismo en América Latina (el caso de Colombia es el más paradigmático). Así que, querido Toxo, si de verdad no quieres que Occidente mangonee y tienes miedo de que lo hagan Rusia y China sólo tienes una opción: demuéstralo impulsando, allá donde te muevas, el rechazo frontal a la OTAN y a cualquier otra estructura militar en la que se encuadre o impulse Occidente. Y, de rebote, rechazando a quienes de forma tan timorata como tú muestras con Rusia y China se callan ante la fragante violación de la voluntad popular expresada en ese referéndum. Te voy a poner un ejemplo para que lo entiendas: el referéndum que ha hecho la llamada oposición venezolana no es vinculante legalmente, pero todo el mundo en el Estado español está diciendo que "el pueblo venezolano ha dicho no a Maduro" y que, por consiguiente, se tiene que ir. Pues si eso, que no es vinculante, vale para Venezuela, también lo vale para el Estado español la no pertenencia a la estructura militar de la OTAN puesto que lo decidió el pueblo español en un referéndum que legalmente tampoco era vinculante -pero lo fue en la parte que le interesó al PSOE- y quienes lo defienden en el caso venezolano lo niegan en el caso español.

Segundo, porque según está hoy el mundo sólo hay dos polos sobre los que va a pivotar: el occidental tradicional, en franca decadencia, y el que está surgiendo con fuerza y que no es otro que Eurasia. Y vuelvo al mapa que os he puesto más arriba.

China es el país del mundo donde las nuevas tecnologías están arrasando. En China ya es casi inexistente el uso del papel moneda e, incluso, de la moneda misma. Casi todo el mundo -sobre todo en las ciudades- está utilizando el teléfono móvil para pagar cualquier cosa. En los restaurantes los camareros te preguntan si quieres pagar con moneda, con tarjeta o con WeChat o Alipay, que son las dos opciones que hay en China para el pago por teléfono. Y son muy pocos quienes utilizan la moneda y la tarjeta.

Pero no sólo China, sino Rusia, India, Indonesia, Vietnam...

Esto ha puesto de los pelos a Occidente, sobre todo a EEUU. Mastercard fue quien dio la señal de alarma con el no uso de sus tarjetas en el mundo porque, y cito, "las grandes economías desarrolladas de Occidente están siendo dejadas muy atrás puesto que otras economías en desarrollo siguen los pasos de China".

Las implicaciones que tiene todo eso son fáciles de adelantar si seguís lo que he venido publicando sobre las cosas tan trascendentales que están haciendo tanto China, sobre todo, como Rusia y que van desde tener sus propias tarjetas de pagos (eliminando tanto de China como de Rusia casi totalmente el uso de las tarjetas occidentales tipo Visa, Mastercard, etc.) y sus propios sistemas de pagos en transacciones internacionales hasta los los precios de referencia del oro y, ahora, del petróleo alternativos a Occidente. Esto tiene implicaciones de largo alcance para un reequilibrio de poder total, incluyendo el económico.

Si habéis observado con atención el mapa -elaborado por una instancia occidental con gran alarma por los resultados- veréis que Eurasia destaca sobremanera en nuevas tecnologías y en el no uso de tarjetas y sí del pago por el teléfono móvil (junto con algunos países latinoamericanos) y que hay dos, Turquía e India, que se suman al carro chino-ruso de forma decidida. Es decir, que son los BRICS quienes llevan la delantera y no habría que sorprenderse de que al mismo grupo se incorporasen otros como Indonesia o la misma Turquía; que hay un resurgimiento casi mundial (y casi una rebelión, por pequeña que sea) que deja fuera de juego a Occidente, y que Occidente se apaga como el pabilo de una vela que lleva ya mucho tiempo encendida. Demasiado.

El mundo está en una transformación completa, en todos los sentidos. El pivote está claro dónde está, por mucho que no le guste a Toxo: en Eurasia. Por mucho miedo que dé a los más pusilánimes, los datos son cada vez más tozudos. Y lo único que se echa en falta es, otra vez, gente como Fidel Castro, o Gamal Abdel Nasser, o Tito para encontrar otro mundo en el que los pueblos tuviesen un mejor acomodo. Pero ya no está, lamentablemente, ninguno de ellos. Ya os dije que extrañaba a Fidel Castro. Nunca con mayor razón.

El Lince

sábado, 15 de julio de 2017

Debéis acostumbraros

Si, ya lo sé. Como europeos, como occidentales, como ombliguistas es imposible ver otra cosa que no sea lo que decimos y hacemos. Todos los demás tienen que seguir a pies juntillas lo que digamos. Esto es algo parecido a la frase por la que comienzan los cuentos infantiles: "Érase una vez..."

Érase una vez occidente gobernando el mundo. De eso hace ya unos años, no muchos. Pero Occidente sigue como si fuese hoy. Debéis acostumbraros a que no, a que hay que romper ese corsé mental que os comprime el cerebro e impide que llegue al mismo el oxígeno salvador. Mientras no lo hagáis estaréis en coma y cuando despertéis os encontraréis otro mundo, el real y no el de los cuentos.

Debéis acostumbraros a que el mundo ya no es el mismo, a que Occidente (entendiendo por tal no sólo la cuestión geográfica, sino a aquellos países que comparten los "valores occidentales" como pueden ser los latinoamericanos o los asiáticos como Japón o Corea del Sur) ya no tiene la hegemonía y la poca que aún tiene se va evaporando como un charco de agua en un día caluroso.

Si en la última entrega os hablaba de que China ha anunciado que a lo largo de este año va a establecer su propio precio de referencia del petróleo y que el precio se podrá pagar en dólares y en yuanes, ahora hay que hablar de que China ha advertido a Japón (y, de rebote, a EEUU y a Taiwán) que debe ir acostumbrándose a las patrullas aéreas chinas sobre el Mar del Japón, el Mar del Sur de China y el Pacífico Occidental.

Y aquí tenemos a los cuentacuentos habituales diciendo eso de "érase una vez en que nuestros aviones sobrevolaban los territorios chinos y no pasaba nada, era nuestro derecho..." y ahora lamentándose por lo que consideran "peligrosa provocación". Cuando ellos lo hacían, China emitía protestas formales que eran sistemáticamente desoídas por los cuentacuentos. Ni siquiera se dignaban a responder a las quejas chinas. Ahora es Japón (y, de rebote, EEUU) quien protesta.

Todo comenzó el jueves por la noche, cuando Japón emitió una declaración de protesta por el paso "inusual" por aguas pretendidamente japonesas de varios aviones bombaderos chinos patrullando la zona.

El Ministerio de Defensa de China respondió de inmediato (nunca lo hicieron los países occidentales, especialmente EEUU, que sobrevolaban las zonas chinas) diciendo que las maniobras eran "legales y apropiadas" y rechazó la queja japonesa diciendo: "el lado pertinente no debe hacer un escándalo por nada o sobre-interpretar esas maniobras; por el contrario, estaría bien que se acostumbrase a ellas". ¡Guau! El tradicional lenguaje chino, sutil y diplomático, ha saltado por los aires, nunca mejor dicho. Eso pone de relieve el hartazgo chino con un Occidente que no asume su decadencia por las buenas y que sólo lo va a hacer por las malas.

Aprovechando la protesta japonesa, EEUU ha dicho que también ellos han sido espiados por China y que un buque espía del país asiático ha sido visto a menos de 150 kilómetros de Alaska cuando estaban realizando pruebas para la interceptación de un misil balístico -se supone que de los que podría lanzar Corea del Norte- y que es la primera vez que un buque chino de estas características se aproxima tanto a las costas estadounidenses. No es la primera vez que los barcos chinos hacen jugarretas a EEUU, pero sí el que se hayan situado tan cerca. Bien es cierto que al estar el barco chino en aguas internacionales EEUU se la ha tenido que envainar.

Ya sabíamos que Rusia es muy mala, ¿pero China? Después del buen rollito que hubo entre Trump y Xi en la visita de éste a EEUU...

Occidente está actuando como un pelele: no se cae del todo, pero da tumbos de un lado a otro intentando encajar los golpes. Porque golpe, lo que se dice golpe, le acaba de proporcionar Rusia al convertirse oficialmente en el primer país que utiliza la bolsa de oro de Shanghai -en la que China pone su propio precio de referencia- para realizar una transacción de 200 kilos de oro. La bolsa lleva un año en funcionamiento y está siendo utilizada por particulares, pero no por estados. Hasta ahora. Rusia ha marcado el camino y que a nadie le quede duda alguna que será seguido por otros países.

Dos bancos rusos, el Sberbank y el VTB ya son socios de la bolsa de Shanghai y el movimiento ruso se produce no sólo después de la cumbre del G-20, que ya os comenté, sino después de una visita a Beijing del jefe adjunto del Banco Central de Rusia de la que salió la firma de un compromiso entre China y Rusia para facilitar las transacciones de oro entre los dos países en lo que supone la aceleración de los planes para utilizar el oro en las transacciones comerciales e ir prescindiendo del dólar y otras monedas occidentales como el euro, el yen o la libra esterlina.

Me encanta el papanatismo occidental y la cara de tontos que se les va a quedar a quienes aún sueñan con los cuentos cuando se den cuenta que son eso, cuentos, y que no es la realidad. Occidente declina a marchas forzadas, tanto que cuando China, siempre tan discreta, se presenta en Siria y anuncia que va a impulsar la reconstrucción del país de la mano del gobierno de Bashar al-Assad y que Siria va a tener un papel importante dentro de la Nueva Ruta de la Seda se está certificando la muerte de toda la estrategia occidental sobre Siria y su futuro.


Como ser agradecidos es de bien nacidos, Siria respondió de inmediato diciendo que "China, Rusia e Irán tendrán preferencia sobre cualquier otro en cuanto a los proyectos de inversión y reconstrucción una vez haya concluido la guerra". Una guerra que cada vez va peor para Occidente y sus patrocinados de la "contra".

El crucial paso dado por China anticipa directamente el final y apunta de forma clara a quién es el vencedor. Eso de "Assad se debe ir" que érase una vez Occidente decía ya no se sostiene y quien se está yendo es el mismo Occidente.

Está claro que Occidente aún puede enredar en Siria algo, pero ni punto de comparación con la fuerza que tenía sólo hace ocho meses, antes de la liberación de Alepo por las fuerzas gubernamentales. En este tiempo la guerra ha dado un vuelco espectacular y la "contra" está retrocediendo en todos los terrenos y esos terrenos que controla son cada vez menos.

Así que debéis acostumbraros a que lo que esta ocurriendo en todo el mundo es tan trascendental que si no lo veis es que necesitáis una revisión de los ojos. Y de la mente, por supuesto.

El Lince

miércoles, 12 de julio de 2017

La realidad del futuro

Mucha gente había puesto sus ojos en la cumbre del G-20, entre ellos yo. Pues nada, ha sido un fracaso total. O un éxito total, según se mire.

Fracaso porque ha evidenciado que la división entre los países occidentales es de tal calibre que ya nada será igual para ellos. Hasta ahora se resistían a reconocer la realidad, que no es otra que su protagonismo y hegemonía está desapareciendo a un ritmo cada vez más rápido. Ahora ya no pueden ocultar que el futuro va a ser muy penoso para ellos.

Éxito porque ha dejado en claro que hay un nuevo equilibrio de poder en el mundo y ese equilibrio está decantándose cada vez mas rápido hacia Eurasia como concepto geopolítico y hacia China y Rusia como entidades reales.

En forma muy resumida:

- El G-20 son eso, veinte países que se reúnen y pretenden tener legitimidad para hablar en nombre de los 200 países que conforman los pueblos de la Tierra. Se supone que esos veinte países aglutinan el 85% del Producto Interior Bruto mundial, por lo que son los que pintan, pinchan y cortan. Eso, que era así hasta septiembre del año pasado, como se evidenció en la cumbre que se celebró en Hanzhou (China), ahora ya no lo es. Ahora el G-20 son tres G: Occidente (EEUU, Canadá, Europa, Japón), los BRICS y quienes fluctúan entre ambos aunque se decantan cada vez con mayor nitidez por unos o por otros, como pueden ser Turquía, Arabia Saudita o incluso Corea del Sur.

- El G-20 quería ser el adalid del libre comercio y precisamente los desacuerdos más sustanciales se han producido en torno a eso. La Organización Mundial del Comercio ya no es el sancta sanctorum que rige el mundo. Si Europa y EEUU han estado enredando con la OMC en contra de China (que si no es una economía de libre comercio y cosas así) ahora ya no podrán hacerlo porque lo que ha quedado en claro en esta reunión es que la OMC ya no es la biblia del neoliberalismo: ahora es interpretable. China gana por goleada porque EEUU ha utilizado su discurso para defender las posturas proteccionistas de Trump y ha impuesto que sí, que hay que mantener los mercados abiertos y reconocer el papel de la OMC pero que cada país puede "utilizar, si es necesario, instrumentos legítimos de defensa comercial" (sic).

- Visto por donde iban las cosas, los diversos grupitos del G-20 se han dividido, a su vez, aunque quien más divisiones ha tenido ha sido Occidente. Y dentro de Occidente, Europa. Y dentro de Europa, Alemania. Porque Alemania era el país anfitrión y el que más tiene que perder con lo que está pasando. Así que hemos visto a Merkel adhiriéndose con entusiasmo al proyecto chino de Nueva Ruta de la Seda; criticar a EEUU por su intento de boicotear la construcción del gasoducto Corriente del Norte 2 (directo desde Rusia a Alemania a través del mar Báltico) y reunirse con Putin para frenar la rebelión de los grandes empresarios alemanes que presionan para que se levanten las sanciones contra Rusia...

Pero no sólo.

Hemos visto a Putin en plan gran estrella acaparando todas las reuniones, siendo solicitado y requerido por todos: EEUU, Japón, Corea del Sur, Arabia Saudita, Alemania, como ya he dicho...

Hemos visto a Xi Jinping arrastrando multitudes y adhesiones a su Nueva Ruta de la Seda.

Un dato: el presidente del Corea del Sur se ha reunido con los de China y Rusia. ¿Qué pinta Rusia en todo el barullo con Corea del Norte? Pues que Rusia se está convirtiendo en el gran jugador en la sombra y en el gran mediador del futuro para llegar a un acuerdo en la península coreana.

Hemos visto la realidad del futuro, en definitiva.

Y China, que siempre ha considerado el G-20 casi como el gobierno del mundo, al mismo nivel que la ONU, como dejó patente en la cumbre del año pasado, ha decidido que ante la imposibilidad de ir de la mano con Occidente tiene que asumir el papel de vanguardia y de dirigir el mundo según sus propios valores. China defiende una "nueva globalización" y entiende por tal el fin de la hegemonía neoliberal de corte occidental puesto que ya no son los valores occidentales, ni sus instrumentos derivados de Bretton Woods (FMI y Banco Mundial), quienes dominan el mundo. Si en las vísperas de la cumbre del G-20 del año pasado China decidió abrir su propia bolsa de oro -ya operativa-, tras la de este año y habiendo visto lo que ha ocurrido ha ido algo más allá y acaba de anunciar que va a fijar su propio precio de referencia del petróleo. Aunque no hay fecha, el anuncio establece que será "seguro" a lo largo de este año 2017.

Y ahora viene lo mejor, aunque lo de antes ya es suficientemente bueno: China lo va hacer en dólares y en yuanes. Es decir, que ahora sí estamos en el principio del fin del petrodólar. Y ya han salido los de siempre a decir que eso lleva "preocupación" a los mercados.

Os recuerdo que China ya tiene su propio sistema interbancario de pagos internacionales, al igual que Rusia, por lo que los pagos se pueden hacer a través de esa vía con lo que se reduce aún más el papel de Occidente hasta casi quedar en un recuerdo histórico.

Pues si están preocupados los de siempre, o sea, Occidente, aún tienen más motivos: China también ha anunciado de forma oficial la construcción de una base naval en Djibuti (un país africano). Ya lo había hecho hace tiempo, pero ahora la diferencia es que ha partido hacia ese país el destacamento encargado de su construcción. Va a ser la primera base militar fuera del territorio de China y va a estar en una zona sensible, el golfo de Adén. Es decir, en pleno meollo de la guerra de Yemen. La razón oficial es la piratería, pero la extraoficial es romper el cerco marítimo que EEUU quiere imponer a China.

Esta reunión del G-20 ha servido para que todos reconozcan que se acabó el mundo unipolar, que hay varias estrellas que guían el camino y que ese camino conduce, inevitablemente, a Eurasia.

El Lince

lunes, 10 de julio de 2017

¿Quién es el nuevo jefe de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos en Irán?*

Michael D’Andrea: Es un experto en contraterrorismo y agente de la CIA, que ingresó a dicho servicio de inteligencia en 1979; nació en Florida, Estados Unidos.

El señor Mike D’Andrea se convirtió al islam. En su hoja de servicios aparece como el organizador del programa de acondicionamiento a través de la tortura y creador de la cárcel secreta de Salt Pit –en Afganistán–, donde supervisó los experimentos a los que fueron sometidos Abu Zubeydah, Abd al-Rahim al-Nashiri y Khalid Sheikh Mohammed.(Supuestos autores intelectuales del 11-S).

Mike D’Andrea, tiene la reputación de ser extremadamente inteligente y violento, e inspiró al personaje designado como «El Lobo» en el film estadounidense Zero Dark Thirty.

En el 2006, el agente Michael D’Andrea, inició el programa estadounidense de drones asesinos.

En 2008, Mike D’Andrea organizó el asesinato, en Damasco, del jefe militar del Hezbollah Imad Mugniyeh. También dirigió hasta el año 2015 el programa estadounidense de drones asesinos.

Quiero plantear las siguientes interrogantes: ¿Qué motiva a un devoto seguidor de Mahoma para ser el organizador del programa de acondicionamiento a través de la tortura y creador de la cárcel secreta de Salt Pit –en Afganistán?

¿Qué motiva a un agente de la CIA para ser el cerebro que ideó el programa estadounidense de drones asesinos?

¿Patriotismo?, ¿Orgullo?

NO… los servicios de inteligencia occidentales tienen intereses y objetivos , para lograr dichos intereses y objetivos: los servicios de inteligencia occidentales no tienen escrúpulos.

Quiero decir esto: los servicios de inteligencia occidentales tienen un accionar, muy similar a 1984 (novela) escrita por George Orwell entre 1947 y 1948 y publicada el 8 de junio de 1949. La teoría del Gran Hermano describe muy bien cómo los gobiernos del mundo utilizan a los servicios de inteligencia occidentales, y cómo los servicios de inteligencia occidentales muestran su lado más oscuro.

Para mí, éstas prácticas de la CIA: se parecen mucho a las prácticas de las Caravanas de la muerte y las prácticas de la Escuela de Mecánica de la Armada; durante la dictadura de Videla en Argentina en los años 70: el programa de acondicionamiento a través de la tortura y creador de la cárcel secreta de Salt Pit –en Afganistán y el programa estadounidense de drones asesinos.

Operaciones de "falsa bandera" de la CIA en Irán

Los atentados del pasado miércoles (07-06-17) en Teherán, que causaron 17 muertos y fueron reivindicados por el grupo Estado Islámico, estos ataques contra el Parlamento y el mausoleo del imán Jomeiní en Teherán pueden ser el pretexto para que las potencias occidentales busquen iniciar un nuevo conflicto en el Golfo Pérsico, en el marco del pragmatismo en las relaciones internacionales: la Monarquía de Qatar busca apoyo político, y militar en el gobierno de la República Islámica de Irán: Quiero señalar la que la Monarquía de Qatar es sunnita, y la mayoría de la población de este Estado del Golfo Pérsico es chiita, y las demás monarquías del Golfo Pérsico; buscan el aislamiento de Qatar: principalmente, Arabia Saudita supuestamente , por el apoyo de Qatar al grupo terrorista ESTADO ISLÁMICO. Pero, 

la verdadera razón del conflicto, es la alianza Irán-Qatar.

Para concluir mi artículo… quiero citar este versículo del Corán: “Si alguien mata a una persona, sería como si matase a toda la humanidad: y si alguien salva una vida, sería como si hubiera salvado la vida de toda la humanidad” (Sagrado Corán 5:32)

¿Qué motiva a un hombre como Michael D’Andrea? La hipocresía…

Ramiro Gómez


*Este artículo ha sido enviado expresamente por su autor para su publicación en esta página. Hecho. Si consideráis interesante hacer llegar alguna aportación, bienvenida. Las iré publicando, tal vez una o dos al mes. (El Lince)

sábado, 8 de julio de 2017

El "haka"

Tal vez sepáis que existe un deporte denominado rugby en el que hay un país, Nueva Zelanda, que suele comenzar sus partidos con el baile tradicional maorí llamado "haka". En realidad el "haka" es cualquier baile, pero se ha identificado como una danza de guerra puesto que el equipo neozelandés de rugby así la plantea. Pero no. Es un baile de guerra cuando tiene que ser de guerra, pero también de festejo por grandes logros o por grandes ocasiones.

Tras el éxito de Corea del Norte con el lanzamiento de su misil balístico estamos viendo a EEUU y a sus vasallos bailar un "haka" con muchos insultos, amenazas, golpes de pecho, gestos amenazantes y posturas belicosas (acaba de enviar dos bombarderos estratégicos a Corea del Sur). Pero también estamos viendo que en Corea del Norte se está bailando el "haka" porque lo correcto es lo correcto, es decir, hacer frente a las constantes amenazas del imperialismo y defender un país y un sistema propio no sólo político, sino social, cultural y económico. A fin de cuentas no es otra cosa que el cumplimento fideligno de la Declaración sobre la Concesión de Independencia de los Países y Pueblos Coloniales (14 de diciembre de 1960).

Su artículo 1 dice textualmente: “la sujeción de pueblos a una subyugación, dominación y explotación extranjera constituye una denegación de los derechos fundamentales, es contraria a la Carta de las Naciones Unidas y compromete la causa de la paz y cooperación mundiales”. El artículo 2 va un poco más allá: “todos los pueblos tienen derecho a la libre autodeterminación, en virtud de este derecho determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural”. Dos elementos merecen destacarse de esta Declaración: el artículo 1 va mucho más allá de su enunciado al no limitar subyugación, dominación y explotación extranjera al dominio colonial de viejo cuño; el artículo 2 deja bien claro que la denegación de los derechos fundamentales incluye todos esos derechos y no sólo los civiles y políticos: hace hincapié en los de índole económica, social y cultural. 

Los países occidentales se dieron perfecta cuenta de qué significaba esta declaración y comenzaron a utilizar el discurso que tanto les gusta cuando no están cómodos con la legislación internacional: no es vinculante. Cierto, pero si no lo es, como ninguna declaración de la Asamblea General de la ONU, tampoco lo es la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 que con tanta insistencia defienden.

Así que se puede vestir como se quiera, pero la razón la tiene Corea del Norte sí o sí. Lo demás no es otra cosa que un "haka" de gestos amenazantes y gestos belicosos. Pero por mucho que se haga el "haka" luego hay que ir a la guerra, y ahí se puede ganar o perder. Es como en el rugby, donde Nueva Zelanda también pierde pese a sus "haka".

Y da toda la impresión de que EEUU si va a la guerra la puede perder.

Corea del Norte ha querido dejar bien claro en un día muy señalado que no se deja amedrentar. Cuando Trump acababa de tomar posesión del despacho oval en la Casa Blanca dijo en uno de sus famosos tuit que el lanzamiento por parte de Corea del Norte de un misil intercontinental "nunca sucedería". Primer ridículo, puesto que ha sucedido. ¿Y ahora, qué?

Las razones del lanzamiento son claras: no va a haber ningún otro Irak o Libia, ni siquiera Siria. Cualquier atisbo de ello será respondido en propiedad y EEUU se verá afectado, tanto directamente como indirectamente en las bases que tiene en sus países vasallos como Corea del Sur o Japón. Es una actitud defensiva sin duda, pero al mismo tiempo de una firmeza impresionante en lo que se haría en caso de acometer una aventura similar a la de los países citados.

Y se produce en unos momentos en los que la Asamblea de la ONU vota una resolución en contra de la proliferación nuclear. Una resolución que no fue apoyada por los países de la OTAN, por ejemplo, por lo que no tiene mucho sentido que se insista en la desnuclearización de Corea del Norte y no del resto. ¿Corea del Norte ha desarrollado armas en desafío de las normas internacionales? Sí, con matices puesto que son medidas defensivas aunque estén en contra de las resoluciones de la ONU. Pero también lo hace Israel desde hace décadas y nadie protesta. Si Israel esgrime que son para su defensa, y es apoyado en ello por Occidente en pleno ¿por qué el argumento no vale para Corea del Norte?

El G-20 ha protestado contra Corea del Norte y ha venido a pedir más sanciones. No va a ser tan fácil porque ahora todas las bazas están en manos norcoreanas. Occidente no tiene ninguna solución a la vista. Ni siquiera la militar. El Pentágono está noqueado. Esperaba que Corea del Norte fuese de farol y que, en cualquier caso, no fuese hasta 2020 cuando tuviese la tecnología que ha revelado tener y ha reconocido que "no podemos estar seguros al 100% de que una guerra en la península coreana no se extenderá hasta Hawai o Alaska".

Corea del Norte avanza rápido en este sentido. Acaba de demostrar que tiene capacidad de disuasión y tengo claro que ese es su objetivo inmediato: un mensaje no sólo a EEUU, sino también a China. Eso lo ha entendido China -ahí está el comunicado conjunto con Rusia para probarlo- pero no EEUU (todavía). Sin embargo, me ha sorprendido ver a militares estadounidenses diciendo que si EEUU fue capaz de "confrontar" a la URSS en el pasado sin ir a la guerra, lo mismo se puede hacer ahora con Corea del Norte.

Es decir, que comienza a haber partidarios de una "guerra fría" pero no caliente, por lo que el "haka" de Trump y sus vasallos no es otra cosa que insultos y amenazas que no van a pasar de ahí. Sé que apuesto muy alto, pero no creo equivocarme. Si me equivocase -y en Washington están locos- esta claro que no podríamos hacer planes para el futuro porque no lo habría.

Por el contrario, los norcoreanos pueden estar orgullosos de su "haka" de celebración por el logro alcanzado.



El Lince