jueves, 15 de noviembre de 2018

Más de la mitad del mundo en cinco años

Hay aniversarios que pasan desapercibidos, y más desde Occidente. Y más cuando esos aniversarios ponen de relieve que Occidente es cada vez más pequeño y con menor presencia en el mundo. Hay que seguir manteniendo la ficción colonial, pero no. No es así ni mucho menos.

El aniversario es el quinto de "Un cinturón, una carretera". O dicho por el nombre más coloquial, la Nueva Ruta de la Seda china. Oficialmente, ese aniversario fue ayer.

Es el proyecto del siglo XXI, un proyecto transcontinental de un billón de dólares que empequeñece casi hasta la insignificancia a Occidente y la razón que hay detrás de la estrategia loca de EEUU de sancionar a todo bicho viviente en su desesperado, e inútil, intento de continuar manteniendo la hegemonía global. Pero no. Ni mucho menos lo conseguirá.

La Nueva Ruta de la Seda es como un pájaro y sus dos alas: el cuerpo es China, Eurasia si se quiere ampliar el concepto, y las alas son el cinturón marítimo y la carretera terrestre. La carretera conecta el sudeste asiático, el sur asiático, el occidente asiático (o sea, Eurasia) con Oriente Próximo y, desde aquí (y también desde Rusia), con Europa. El cinturón es la ruta marítima que une Asia, África y Europa.

Desde que se puso en marcha, desde Occidente se ha hecho todo lo posible y lo imposible por desprestigiarlo, especialmente con acusaciones como "imperialismo" para referirse a la política china en África. Ya lo dice el dicho: "piensa el ladrón que todos son de su condición". Occidente siempre ha actuado igual y piensa que todos actúan como él. Pero no. Ni mucho menos.

No todo es color de rosa, por supuesto, y en unos sitios está saliendo mejor que en otros. Pero cinco años después ya se pueden hacer unas primeras valoraciones, empezando por las visuales. Como ésta.


Es el mapa de las inversiones chinas en estos cinco años en el marco de la Nueva Ruta de la Seda, aunque no solo. Veréis que la parte del león se la lleva África, sin duda alguna el continente del futuro. Y resulta que en África se desoye sistemáticamente la acusación, hipócrita, por otra parte, occidental de "imperialismo" de China con un argumento simple: "China no sólo financia proyectos, sino que también los construye siendo más barato y más rápido trabajar con China que con los donantes tradicionales como el Banco Mundial, y China impone menos condiciones, como los requisitos para privatizar el proyecto una vez construido" (que es lo que hace Occidente).

Y resulta que los africanos, que es a quienes hay que escuchar -y aquí sale de nuevo la vena colonial de los occidentales cuando no lo hacen- dicen que los proyectos chinos "reducen la desigualdad mejor y más rápido que los proyectos occidentales". Sobre todo, por una cosa, vital: "los chinos crean una infraestructura de conexión, es decir, cosas que conectan a las personas de un lugar a otro, como carreteras, puentes, ferrocarriles y puertos; está distribuyendo el crecimiento económico en las áreas rurales de manera más equitativa que los programas de desarrollo occidentales tradicionales".

Quien habla así es Jacqueline Muna, asesora del Banco Central de Zambia y también lo fue del Banco de Uganda. Y da un toque de atención (que, como siempre, no entra en los oídos sordos occidentales): "No es suficiente mirar las cifras de crecimiento económico porque no cuentan adecuadamente la historia; es en el nivel micro y el compromiso diario con la pobreza. A eso ayudan las inversiones chinas".

Me he centrado en África, pero la historia se repite en todos los países y continentes donde están presentes los chinos, con más o menos aproximación. Cinco años después, la Nueva Ruta de la Seda abarca a 100 de los 193 países que forman parte de la ONU. No todos los proyectos que se han puesto en marcha en estos países se enmarcan dentro de la estrategia de la NRS, pero sí en su mayoría. Al igual que esos proyectos, sobre todo los de inversión, están asociados a la infraestructura y han sido ejecutados principalmente por las empresas estatales de China. Una importante diferencia, y nada despreciable, con Occidente.

Y aunque me haya centrado en África, por ser el continente desconocido, es en el continente asiático donde están los beneficiarios importantes -porque también es un camino de dos direcciones, desde China y hacia China- en India, Pakistán, Bangladesh y Myanmar como los principales. Aquí se ha volcado el 47% de todo el dinero invertido en la NRS.

Lo he dicho y lo reitero: Eurasia es el eje sobre el que pivota, ya, todo el siglo XXI. Y casi todo el mundo está mirando hacia allá mientras Occidente se comporta como los niños cuando se tapan la cara para no ver las cosas. Pero Occidente no lo hace por ingenuidad, lo hace por prepotencia.

Además, y por si fuese poco, esta semana se ha celebrado en Singapur la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), donde se ha decidido avanzar en una "asociación económica regional integral" a propuesta de China y sin EEUU, aunque sí ha estado el FMI. Los tiempos cambian, que decía Bob Dylan.

El Lince

viernes, 9 de noviembre de 2018

Más vivo que muerto

El tema de las elecciones en EEUU daba y da para hablar mucho, pero no en la tónica que lo vienen diciendo los medios de propaganda europeos cuando alaban el ascenso de mujeres y de los demócratas. Quienes se atreven con la audacia hablan con arrebato de que han triunfado "las minorías" y "las estrategias innovadoras". Incluso hay quien dice que sólo se eligió a un tercio de los candidatos apoyados directamente por Trump como una forma de decir que Trump fracasó. Para nada. Las elecciones han dicho que Trump está más vivo que muerto. Mucho más.

Como a mí me gusta ir contra corriente, me tomo la molestia de dejar pasar unos días y hurgar un poco. Y lo que encuentro es que la clase obrera, sí, la clase obrera, ha votado en masa a los republicanos. Es decir, EEUU sigue la estela neofascista de todo el resto del mundo y, de forma especial, de Europa. Mirad este mapa.


Lo que veis es una concentración del voto clara y, lo más sorprendente, que fuera de las franjas costeras y de los enclaves negros e hispanos, el voto ha sido masivamente republicano. Es decir, que ha sido un voto blanco y lumpen en su gran mayoría. Lumpen en el sentido de que ya no son personas marginadas o marginales, desarraigadas socialmente -como en la significación original utilizada por Marx- sino personas que tienen miedo a perder su trabajo o que lo han perdido. Fueron ellos y ellas quienes elevaron a Trump y son quienes le están sosteniendo. Además, se constata que el voto rural ha sido republicano y el urbano, demócrata. 

Marx hablaba de la importancia de la clase obrera como la más dinámica del sistema capitalista y la que iba a llevar a cabo la transformación revolucionaria. Eso se llevó a cabo en Rusia en 1917. Aunque hablaba del lumpenproletariado, no lo veía como importante en ese proceso pero sí que podía actuar de forma reaccionaria si la clase obrera llevaba a cabo esas acciones revolucionarias contra el sistema. Pues es lo que está pasando. Hoy triunfa el neofascismo porque no hay clase revolucionaria alguna y el lumpenproletariado es muy fácil de intrumentalizar con el odio y el miedo, siempre a mayor gloria de esa lucha de clases que los "progres" dicen que no existe.

Hoy son las "profesiones liberales" quienes han apoyado a los demócratas estadounidenses, mientras que son los obreros quienes lo han hecho a los republicanos. La propaganda sobre el robo de empleos por los extranjeros (China, por ejemplo) y los inmigrantes está calando muy fuerte en todo el mundo occidental y es lo que da alas al fascismo.

En lo que atañe a la geopolítica, el triunfo de los demócratas en el Congreso no es alentador precisamente. Porque son tan o más rusófobos que ese sector republicano que se ha enredado al cuerpo de Trump como una serpiente. Y tan o más chinófobos que los republicanos.

Malos tiempos para la lírica. Aunque, por otra parte, chinos y rusos ya han llegado a la conclusión de que no hay nada que hacer con EEUU. Puede que China y EEUU firmen una paz honorable en el tema de los aranceles, pero no será más que una tregua en lo realmente importante: fortalecer y avanzar en sus posiciones, sobre todo por parte de China que tiene ahora más recursos que EEUU. Y lo mismo en el caso de Rusia. Puede que Rusia y EEUU firmen una paz honorable en alguna zona de Siria (como Al-Tanf, por ejemplo), pero todo seguirá igual en Ucrania y en las sanciones. Y los dos países siguen preparándose para cualquier eventualidad, sin prisas, sin pausas y sin miedo.

China acaba de presentar en sociedad dos grandes avances innovatorios que ponen de los nervios a EEUU: drones aéreos y marítimos. El dron aéreo tiene alas desplegables, por lo que puede ser lanzado desde portaaviones (y esa es la novedad) a través de lanzaderas de un tipo similar a los misiles y sin que se requiera para ello base terrestre alguna. El dron marítimo tiene capacidad para disparar cuatro misiles-torpedos y hace que China sea el primer país que da el paso de los barco-drones en unos momentos en los que está muy calentito el Mar de China.


Rusia, por su parte, acaba de anunciar el despliegue de sus misiles hipersónicos, que estarán plenamente operativos a finales del año 2019. Dos regimientos estarán "listos para la batalla" el año que viene, seis en 2027. EEUU tiene que correr mucho si quiere igualar a rusos y chinos, porque eso de su "superioridad militar" es ya muy cuestionable.

El Lince

martes, 6 de noviembre de 2018

El apagón que enciende la luz

Día 1 de las sanciones de EEUU contra Irán, especialmente las petroleras, ilegales según el derecho internacional pero ¡a quién le importa el derecho internacional! Desde luego, no al muy democrático Occidente. Ese zombi que es la Unión Europea aún no ha movido un dedo después de anunciar, a bombo y platillo, que crearía un "vehículo especial" para proteger el comercio con Irán. Las sanciones están, el vehículo ese  no.

La única Europa posible que hay es saliendo de ella. Los mal llamados "progres" ni lo entienden ni quieren entenderlo, por eso crece el fascismo.

Pero mientras, en otras partes del mundo, cada vez hay más movimiento. Contra Occidente, contra EEUU, contra Europa. Contra todo lo que representan. Contra años de colonialismo. Contra años de estupidez.

Dicen los bien pensantes, quienes aún se creen las tonterías europeas, que el inicio de las sanciones acercará a Europa, a Rusia y a China y que abrirá nuevas vías de cooperación entra ambos. Lo dudo. Para ello, lo primero que tendría que hacer Europa es levantar las sanciones a Rusia y aceptar a China como un socio comercial sin restricciones. Lo segundo, renunciar al dólar como moneda de transacción financiera. Es de chiste que el 80% del comercio europeo se haga en dólares. No son los europeos quienes defienden el euro -que tomen nota los mal llamados "progres"- sino otros países como forma de desdolarizar la economía.

En este día 1 hay un movimiento importante y una cuestión a recordar. El movimiento importante es que Irán ha desconectado a sus petroleros del sistema mundial de seguimiento, por lo que será imposible -salvo espionaje de todos y cada uno de esos petroleros, lo cual es imposible- saber dónde están y en qué puertos recalan. Es la primera vez que Irán lo hace y solo con satélites situados encima de todos y cada uno de los petroleros será posible saber dónde están y qué hacen. Por ejemplo, Irán ya lo hizo de forma experimental en el periodo más álgido de las sanciones antes del acuerdo nuclear y sólo se pudo hacer el seguimiento de 10 de los 30 petroleros iraníes sólo en el área del golfo Pérsico. Mal asunto para EEUU. Las exportaciones de petróleo iraní se reducirán, pero no será una reducción excesivamente problemática.

Este movimiento iraní es importante porque da la casualidad de que Irán comparte propiedad con otros países de 26 yacimientos, por lo que nunca se sabrá si esos petroleros desconectados de los geolocalizadores trasladan petróleo iraní o de esos otros países. Azerbaiyán, Turkmenistán, Qatar e, incluso, Arabia Saudita son algunos de los países que comparten yacimientos con Irán y que suponen entre el 20% y el 30% de toda la producción iraní.

La cuestión a recordar es que la Unión Soviética estableció el trueque para evitar las sanciones estadounidenses en el período más álgido de la guerra fría, por lo que las evitó con bastante facilidad. ¿Está Europa dispuesta a desafiar a EEUU utilizando el trueque con Irán? Lo dudo. Irán ha ofrecido vender petróleo en euros, pero Europa aún no ha respondido.

Y Europa no lo hace porque de hacerlo tendría que colocarse, definitivamente, contra EEUU. Asumiendo los sistemas ruso y/o chino alternativos al SWIFT, el sistema que regula las transacciones financieras mundiales en dólares. Como os anuncié, China y Rusia el pasado mes de octubre decidieron vincular sus sistemas de pagos bilaterales, el China Unión y el Karta Mir, para eludir el dólar. La moribunda UE teme dar el paso, de ahí su inacción pese a las peroratas y a los discursos. Bajo presión de EEUU, el SWIFT ya ha dicho que ha desconectado de su sistema a "ciertos bancos iraníes".

La UE, como buen vasallo, sabe que dar un paso en ese sentido es abrir una enorme grieta en el entramado del dólar y, por lo tanto, en la hegemonía de EEUU. Y si cae EEUU, cae Europa.

Sin embargo, EEUU no tiene piedad con sus vasallos. Está en una posición de debilidad, y por eso actúa como actúa, con aparente dureza. Pero no. Y como no es así, ha tenido que anunciar que ocho países están exentos (temporalmente, dice) de las sanciones por comerciar con Irán: Corea del Sur, Taiwán, Turquía, Japón, China, India, Grecia e Italia. Que sólo dos países europeos estén en la lista indica cuál es el sentimiento sobre Europa de EEUU. EEUU protege a sus súbditos asiáticos y no se atreve con China -ni con India-, pero no protege a sus súbditos europeos. Y Europa sin moverse, aceptando los latigazos, como buena vasalla.

Y, casualidad o no -y en esto no hay casualidades- Rusia, India, Azerbaiyán e Irán acaban de anunciar (el pasado 1 de noviembre) la puesta en marcha de un proyecto ferroviario y marítimo de largo alcance que hace inútil el canal de Suez y reduce en un 40% el tiempo de los intercambios comerciales.


Mal asunto para EEUU. El agua se le escapa de las manos cada vez más rápidamente. Irán está recibiendo ayudas, de una forma mucho más clara que hace cuatro años con las sanciones pre-acuerdo nuclear. E Irán ahora puede dar el paso definitivo que no dio entonces: romper relaciones diplomáticas con EEUU. Ahora se está jugando al gato y al ratón, pero lo que viene ya no será un juego e incendiará toda la zona, sin duda alguna.

El Lince

jueves, 1 de noviembre de 2018

Breves

1.- Sobre Brasil y el triunfo del fascismo, no os voy a repetir lo dicho pero sí os dejo una cita de José Martí que quienes defienden el hacer actual y pasado de los "progresistas" (tipo PT) deberían tener en cuenta: "Puesto que erramos por propia voluntad, paguemos por nuestro error". Mucho me temo que en el futuro actuarán exactamente igual. Así que más de lo mismo.

2.- Sobre el Estado canalla español, ahora que comienza el juicio contra los presos políticos catalanes. Es sólo la punta del iceberg represivo, la más visible, pero lo que hay debajo es una represión a gran escala contra todo, contra todos, contra todas. Contra lo que se mueve. Son ya casi 200 personas, ciudadanos y ciudadanas de Catalunya, de todas las edades, a quienes se les pide cárcel por acciones pacíficas. Todos, todas, bajo la acusación de formar parte de los Comités de Defensa de la República (CDR).





3.- Siguiendo la historia de la desdolarización, ayer Rusia y la India llegaron a un acuerdo para que los indios paguen en rublos la compra de los misiles S-400, junto a una partida de tanques Armata T-14 y dos fragatas de misiles guiados. En total, el equivalente a 5.400 millones de dólares que no van a ser en dólares. India da un paso más a su decisión de comerciar en otras monedas que no sean el dólar ya anunciada con anterioridad.

El Lince

viernes, 26 de octubre de 2018

Constatación doble

Estaba cantado. Cuando Putin hizo su histórico discurso de marzo sobre las armas supersónicas que tenía Rusia os dije que se iniciaba una "guerra de las galaxias" al revés. Si en los años 80 del siglo pasado la URSS se volvió loca con eso, y supuso su desastre -junto a la esclerotización del Partido Comunista- ahora la situación es al revés: es EEUU quien va hacia el desastre. Consciente de su propia inferioridad militar, Trump ha dado el mismo paso en falso que dio la URSS: entrar en el bucle de la guerra armamentística.

Se puede discutir si EEUU tiene más recursos que los que tenía la URSS (y aquí hay que recordar cómo está decayendo el dólar como moneda de reserva mundial) y si Rusia va a entrar al trapo o no, pero lo que es indiscutible es que si hace medio año todo el mundo se sonreía con el anuncio de Putin y se decía que no, que bla, bla, bla, ahora adquiere carta de naturaleza: el abandono por EEUU del Tratado de Misiles Intermedios se hace porque los avances de Rusia en misiles hipersónicos ha dejado atrás a EEUU de manera irreversible.

La OTAN está realizando unas maniobras en Noruega como nunca se han visto antes. Es el estertor del agónico, un intento de demostrar a su clac que aún sirve para algo y que amenaza a alguien. Para nada. Aunque Rusia diga que esas maniobras con "amenazantes" y que tomará medidas, es parte del guión, también para consumo interno. Putin lo ha dicho ya varias veces, así que hay que hacerle caso: no hace mucho volvió a insistir en el peligro creciente de una guerra nuclear y dijo que Rusia se iba a llevar por delante al mundo entero si era atacada.

Putin es, en este caso, como Nasralá, el secretario general de Hizbulá: no habla por hablar. Lo hizo cuando en Siria la cosa se asienta, cuando en Corea en Norte y el Sur se dan de besos y cuando sólo hay un foco potencial, y menor, de crisis: Ucrania. Luego, aparentemente, la situación en el mundo se tranquiliza un poco. Pero no. La decisión de EEUU de retirarse de ese tratado de misiles pone todo patas arriba, otra vez.

Patas arriba relativamente. Mirad. No hace mucho os hablaba de Petra Kelly, fundadora de Los Verdes alemanes. Era encantadora. Ella y su gente fueron cruciales en la batalla contra las armas nucleares en Europa (nada que ver con sus sucesores, cómodamente instalados en gobiernos tanto con la Merkel como con los socialdemócratas, o sea, chupando de unos y de otros y defendiendo su política exterior de sumisión total a EEUU).

Petra Kelly, a quien conocí, me dijo que la URSS había firmado el tratado porque estaba débil (lo firmaron Reagan y Gorbachov en 1987) y que EEUU tenía una ventaja abrumadora en cuanto a las armas de precisión no nucleares que en aquella época eran capaces de atacar misiles estratégicos soviéticos dentro del primer ataque masivo no nuclear. Es decir, que EEUU tenía capacidad para resolver sus problemas estratégicos sin usar misiles de alcance intermedio, pero Rusia no. Al impulsar el tratado, EEUU dejaba aún mucho más débil a la URSS.

Y la URSS desapareció, y con ello todo el mundo dio por hecho que seguía su inferioridad en ese campo. Pero el sorprendente desarrollo y modernización del ejército ruso ha supuesto un vuelco total. Porque Rusia, sin violar técnicamente ese tratado, ha logrado superar en calidad de armas a EEUU. Es decir, invierte la situación de hace 30 años. Esta, y no otra, es la razón del paso dado por EEUU.

Por lo tanto, volvemos a la misma situación que hace 30 años aunque con una diferencia: entonces el movimiento antinuclear y antiguerra era muy fuerte en Europa y ahora es inexistente. Porque los nuevos misiles que fabrique o modernice EEUU se van a instalar en Europa de la mano de la OTAN. En los años 80 los misiles de EEUU que apuntaban a la URSS (y a China, en menor medida) estaban en Europa, Japón y Corea del Sur. El deshielo coreano hace resbaladizo ese terreno, como lo hace resbaladizo la recomposición de relaciones entre Rusia y Japón y China y Japón. Por lo tanto, sólo queda un lugar: Europa. No sé si pilláis que son misiles de alcance intermedio, es decir, que tienen que estar cerca de Rusia. Y salvo que yo sea muy malo en geografía, EEUU no está cerca de Rusia. Así que pensad.

Alemania e Italia, otra vez (como en los 80), Polonia y Rumanía son los lugares donde se instalarán esos misiles. Europa, otra vez, demuestra que no es nadie en política exterior y que es muy buena vasalla de EEUU.

Es una doble constatación, que EEUU ha perdido tal vez de forma definitiva su superioridad militar y que Europa no es nadie, ni lo será nunca, siempre sumisa a los deseos de su patrón.

Sin embargo, esto tiene otra historia a desarrollar: va a unir aún más a Rusia y China. Os lo contaré otro día.

El Lince

martes, 23 de octubre de 2018

Entretenimiento

Ensimismados en el macabro entretenimiento del asesinato de un reaccionario saudita por otros sauditas aún más reaccionarios, perdemos de vista la perspectiva de lo que está ocurriendo. Entretenidos con el espectáculo de los muy democráticos países occidentales y sus "valores democráticos", otra vez, sobre este caso perdemos de vista el hecho de que Occidente se deshace como un azucarillo en una taza de café. Occidente es una mierda y retoza en su propia mierda. Y en medio del espectáculo, el resto de países está haciendo lo posible y lo imposible por evitar la mierda occidental (muy democrática ella, por cierto).

El último en hacerlo, pero habrá más, es India que acaba de anunciar que va a crear un mecanismo de comercio de rupia/trueque con países como Rusia, Irán y Venezuela para el petróleo. Adiós al dólar, otra vez. Este anuncio, aunque aún tarde unos meses en materializarse, se produce en un momento de debilidad claro de EEUU por su timorata postura frente a Arabia Saudita y en unos momentos claves para la implementación de las sanciones totales contra Irán. Porque India es el tercer comprador de petróleo del mundo y, por si fuese poco, el segundo mayor consumidor de petróleo proveniente de Irán después de China.

Pero es que a ese anuncio con Rusia, Irán y Venezuela se suma otro: la disposición de crear un mecanismo de pago en rupias/yuanes para comerciar con China. Adiós al dólar, aún más.

¿Os acordáis de lo que os decía en septiembre sobre el acuerdo entre Rusia y China para comerciar en sus propias monedas, evitando el dólar? Pues lo acordado entonces entre Putin y Xi ahora ya tiene cuerpo escrito y han comenzado a conocerse las cifras. La historia comenzó hace cuatro años, de forma experimental, y ese comercio en rublos y yuanes, sin dólares, fue del 2% en 2015, del 9% en 2016 y del 15% en 2017. Es muy probable que la cifra se eleve a una cantidad muy cercana al 20% este 2018. Aunque os parezca poco, el porcentaje es muy alto en solo cuatro años y sin una decisión firme, legal, para entendernos. Ahora la hay así que preparaos para lo que viene. Si se tiene en cuenta que el comercio entre los dos países alcanza los 100.000 millones de dólares y que para el 2024 está previsto que sean 200.000 millones, imaginaos la cantidad de dólares de menos que hay y habrá en el mercado mundial. Entenderéis aún más y mejor la paranoia de EEUU contra todos los países mencionados.

El dólar baja como moneda de reserva mundial, como la libra esterlina británica y el franco suizo; por el contrario se recupera con fuerza el euro y el yen japonés y el yuan chino suben y suben. Estas son las monedas consideradas divisas internacionales por el FMI, así que id sumando.



Y lo que hay que sumar es que aprovechando todo el espectáculo del reaccionario saudita asesinado por otros sauditas más reaccionarios, el Banco Central de Rusia ha hecho un anuncio sorprendente: "está actualizada la alternativa rusa a la red de pagos internacionales dominada por EEUU, el SWIFT". Y eso lo dice cuando EEUU pretende que el SWIFT bloquee a Irán a partir del 1 de noviembre. Es decir, le está diciendo al mundo, y a Irán, hacia dónde hay que mirar. El SWIFT tiene su sede en Bélgica y dice ser "neutral", pero ni lo es ni nunca lo ha sido puesto que está controlado efectivamente por la Reserva Federal de EEUU dado que controla todos los pagos en dólares.

El SWIFT es Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales. El sistema ruso se llama SPFS, Sistema para la Transferencia de Mensajes Financieros y es ya el sistema con el que trabajan gigantes energéticos como Gazprom y Rosneft. O sea, que Irán tiene una salida fácil cuando se apliquen las sanciones estadounidenses. A ver si adivináis qué países ya han mostrado su interés en conectarse al SPFS. Caliente, caliente. Casi adivináis porque hay uno que no ha sido mencionado y que es importante: Turquía.

Y aunque los chinos están muy calladitos en medio del entretenimiento, en lo que a estos aspectos se refiere, también ellos tienen otro sistema alternativo en funcionamiento, el Sistema de Pago Interbancario Transfronterizo (CIPS).

Estamos a un pelo de que los rusos obliguen a sus compradores de petróleo y gas a utilizar su sistema, así como los chinos ya lo están haciendo para sus compras de petróleo en petroyuanes a través de estos sistemas.

Pero, mientras tanto, sigamos entretenidos con el espectáculo de un reaccionario saudita asesinado por otros sauditas más reaccionarios aún. Un tipo que escribía no hace mucho cosas como ésta.

Que hay una lucha de poder dentro de Arabia Saudita es evidente. Que eso le ha costado la vida al susodicho, también. Que no tiene nada que ver con la libertad de expresión ni tonterías occidentales similares, también. Que Occidente no es más que un inmenso montón de mierda, también. Especialmente EEUU. Y que sus valores son nauseabundos, está de más decirlo (además de verlo tanto en este caso con Arabia Saudita como antes, y siempre, con el régimen fascista de Israel). Pero son expertos en una cosa: en entretener para que la gente vea el espectáculo y se olvide de otras cosas. Y es lo que están haciendo. Pero mientras, el mundo se mueve, eppur si muove, como dijo Galileo.

El Lince

martes, 16 de octubre de 2018

Sobre los avances que importan

Os comenté que eran importantes las elecciones en Baviera (Alemania) para saber el recorrido del fascismo en Europa. Y ha subido, pero no ha llegado al 15% (se ha quedado en el 11%) que todo el mundo temía. Los medios de propaganda de la burguesía, y los llamados alternativos, que de alternativos tienen muy poco, han centrado el foco en la subida de Los Verdes, como si esta gente no fuese otra cosa que una formación centrista y neoliberal, eso sí, con florecitas. ¡Qué tiempos aquellos de Petra Kelly!

Los Verdes están aliados en el gobierno con el partido de Merkel en un par de lands, lo que os da una idea de qué tipo de "verdes" son. Pero están siendo jaleados, apoyados y alentados por todos los medios de propaganda de la burguesía. Pues lo mismo, exactamente lo mismo, acaba de suceder con Bélgica.

Cuando la burguesía te da cobijo y te alienta es que algo estás haciendo mal (bien para ella, por supuesto). Es decir, que no eres ningún peligro para su status quo. También el domingo hubo elecciones comunales y municipales en Bélgica, y aquí es donde la burguesía se pone a temblar. Porque allí sí hay alguien que da miedo: el Partido del Trabajo. Ya os avisé hace tiempo de lo que podía pasar.

Pues bien, todos los medios de propaganda que hablan del avance de los verdes belgas (que son un poco más verdes que los alemanes, por cierto) ocultan que ha sido muy superior el avance del Partido del Trabajo. El partido de las florecitas, Ecolo, que es como se llama, ha subido una media del 4-5% en todas las zonas, pero el Partido del Trabajo lo ha hecho con una media del 10-11%. El avance del PT es espectacular en Valonia y no tanto en Flandes, siempre mucho más conservadora.

Por daros unos cuantos datos: en Bruselas el PT ha pasado del 1'56% al 11'58%, en Anderlecht ha subido del 1'69% al 14'61%; en Charleroi ha subido del 3'42% al 15'73%; en Lieja del 6'41% al 16'32%; en Gante del 2'91% al 7'10%...

No os voy a aburrir más con datos así. El PTB se proclama abiertamente marxista-leninista y es claramente la fuerza política de izquierdas belga, ya al mismo nivel que Ecolo en Valonia (Groen, en Flandes, aunque aquí sí están por encima del PTB) y otras expresiones modositas al estilo de las que conocemos por aquí. Pero ya las otras expresiones de la derecha, como la socialdemocracia, están echando las redes a los "ecologistas" para "aislar" (sic) al PTB.

Al contrario que en otros lugares, en Bélgica sí hay mimbres para un avance claro ligado a la resistencia social. El PT ha pasado de ser una formación radicada en las ciudades a tener representación en todo el país, triplicando su número de concejales y representantes comunales.


El Lince

jueves, 11 de octubre de 2018

Neoliberalismo con rostro humano

Vamos a ver, almas cándidas: todo lo que hizo o hace la mal llamada "izquierda" no es otra cosa que liberalismo con rostro humano. Y eso por ser cauto en el calificativo de toda esta gente. No hay ni pizca de autocrítica en esta gente. Ni la hay ni la habrá: todo está bien, es lo más que se puede hacer, etc. Siempre encontrarán justificaciones para su pereza intelectual e ignorancia política.

Se sigue defendiendo a Lula, como si Lula fuese un santón a quien hay que defender. Que si sacó a 30 millones de brasileños de la pobreza, que si... Lula, Dilma, todo el PT brasileño es el más claro exponente del viejo dicho "Roma no paga traidores". Hicieron su papel, lo cumplieron a conciencia y la recompensa es un golpe de Estado (a Dilma) y un encarcelamiento (a Lula). Casi lo mismo que ocurrió con las FARC colombianas. Todavía recuerdo cuando Raúl Reyes viajaba por Europa con emisarios de la patronal y del gobierno colombiano tras las conversaciones de El Caguán y luego lo asesinaron. ¿Reyes era un traidor? ¿Lo eran otros dirigentes de las FARC también asesinados? No, pero no calibraron lo que significaban sus renuncias y la fuerza que daban con ello al enemigo. ¿Hugo Chávez era un traidor? No, pero si un cristiano convencido en que se podía apelar al "humanismo" de la oligarquía. Craso error que, también, le costó la vida y a Venezuela la situación de ahora.

Pero con Brasil es otra historia porque ni siquiera hubo el menor intento de cambiar las cosas. El PT hizo exactamente como Syriza: "política de bellas frases", como me dijeron los indígenas. Porque una cosa fue lo que dijo, entonces y lo que ha dicho ahora, y otra cosa lo que hizo y hace. Ya se está hablando de una "alianza de centro-izquierda" para hacer frente al fascismo de Bolsonaro. Es decir, poner tiritas, otra vez. Francia, otra vez, Macron en estado puro.

Porque lo que hizo el adorado Lula fue poner tiritas... según le dictaba el gran médico, el FMI. Conozco Brasil, como os he dicho, así que no hablo de oídas. Desde el mismo momento del triunfo del PT todos los "izquierdistas" se volcaron con Lula sin tener en cuenta que Lula ya había abrazado todas las políticas del FMI y no solo, sino también de Wall Street. Pregunta: ¿a quién puso de gobernador del Banco Central y, por lo tanto, diseñador de toda la política macroeconómica? Buscadlo  por ahí y luego veréis si seguís pensando lo mismo. No fue una victoria contra el neoliberalismo, como interpretaron -por ignorancia y pereza mental- los mal llamados "progres", sino que fue una adaptación del neoliberalismo a la nueva realidad: mantener la misma política económica, manteniendo las mismas estructuras económicas dando una pátina de "rostro humano". Chávez daba miedo (y por eso le dieron un golpe de Estado, que derrotó pero al que no se atrevió a aplastar) y había que readecuarse a la nueva realidad que se estaba gestando en América Latina.

La elección de Lula fue saludada por el movimiento antiglobalización y fue entonces cuando se acuñó la famosa frase "otro mundo es posible". Curiosamente, eso mismo dijo el entonces director gerente del FMI Heinrich Koeller: "estoy entusiasmado con Lula, impresionado..., entiendo que la reforma de las pensiones, la reforma fiscal es una prioridad en la agenda, y esto es correcto..., trabajar duro para combinar el crecimiento y la política orientada a la equidad social". ¿A que es bonito? Pues esto era el 2003 y ese mismo FMI ha ido a degüello contra Dilma poco después por hacer lo mismo, incluso bastante menos de lo mismo.

¿Por qué dijo eso el FMI entonces? Porque Lula puso al frente de la política económica a un tipo del FMI y de Wall Street. ¿Habéis buscado lo que os he dicho, y seguido el hilo de ello? Luego se podría jugar más o menos desde "la izquierda", pero siempre dentro de los límites marcados por el capital. Por si hubiese duda alguna, Lula fue invitado estrella de Davos y allí hizo una declaración de intenciones: cumplir todos los compromisos financieros internacionales de Brasil "y no como Argentina" (sic) -era la época de Kirchner y su pelea con el FMI-. ¿Os vais situando? Uno peleaba, el otro asumía. Pero el que peleaba era criticado y el que asumía era ensalzado.

El tan alabado "Programa Hambre Cero" fue un programa asistencial, caritativo, en la misma línea que las Misiones Bolivarianas de Chávez. Y eso hay que enmarcarlo dentro de la estrategia del FMI y del Banco Mundial favorables a reducir la pobreza extrema, es decir, hacer "rentable" la pobreza (en tanto en cuanto evita la explosión social) mientras se reducen todo tipo de presupuestos sociales que abogan por cambios estructurales. ¿Os acordáis de aquello de los Objetivos del Milenio de la ONU para el año 2000, cuando se hablaba de "reducir la pobreza" y un poco tiempo después se readecuaron a "reducir la pobreza extrema"? Pues es donde hay que incluirlo. Porque es aquí donde comienza la ofensiva del FMI y del BM (como estamos viendo en Europa tras la famosa crisis de 2008) contra las políticas educativas, sanitarias... en beneficio del pago de la deuda. Incluyamos aquí la política, tan alabada por los "progres" españoles del Banco de Alimentos (y viendo a la oligarquía actuar de forma "solidaria" con ellos a lo mejor sacamos algunas conclusiones no muy agradables).

A ver, almas cándidas, haced un simple ejercicio matemático: contad los votos del fascista Bolsonaro y del petero Haddad, a ver dónde están los 30 millones a los que sacó de la pobreza el PT y a quién han votado. Al no cambiar las estructuras económicas, sino apuntalarlas, el PT no hizo pedagogía alguna y lo que hizo fue alimentar el lumpenproletariado. ¡Qué palabro, totalmente en desuso y anacrónico para los "progres"!

Que se ha vivido mejor esos años que los anteriores, por supuesto. ¡Sólo hubiese faltado que no hubiera sido así tras todos los esfuerzos del FMI por sostener al gobierno del PT y evitar que se saliese de la ortodoxia económica! Pero eso es el equivalente a la vieja discusión sobre si la paz tiene un componente negativo y otro positivo. Porque lo tiene. El negativo es "ausencia de conflicto". Eso es siempre la meta de la oligarquía si se ve abocada a ello. El positivo es "solución de las causas que originan el conflicto". Eso lo rechaza siempre la oligarquía porque es cuestionar las razones de la explotación y de la pobreza. Si hay que hacerse una pregunta es ¿dónde se sitúan los "progres"? La respuesta es más que evidente: en la primera de hecho (y de derecho), en la segunda de boquilla.

En el Brasil de Lula, y hasta cierto punto de Dilma, hubo "paz social" por el asistencialismo caritativo y eso sirvió para que la oligarquía respirase tranquila durante muchos años, se reconstruyese y fortaleciese y ahora esté donde está. Todo eso ya no es necesario, como no lo es el PT y de ahí lo que ha pasado en las elecciones. Lo dicho: "Roma no paga traidores".

Sólo hay un haber en el gobierno del PT: la incorporación a los BRICS. La burguesía industrial (recalco lo de industrial, que es donde aún el PT tiene algunos asideros) brasileña sabe lo que se está jugando en el mundo y no quiere perder su espacio. Eso mismo lo ha entendido Temer (el que dio el golpe a Dilma), que ha mantenido a Brasil dentro de los BRICS. Y supongo que lo mismo hará Bolsonaro si gana. Puede que proteste, que diga, que... pero, al igual que está haciendo Modi en la India (otro que tal baila) estrechando lazos con Rusia pese a la presión de EEUU, hay que saber de dónde sopla el viento y este no es favorable a EEUU.

Brasil está en América Latina y no en Asia, es más influenciable por EEUU que India, pero el dinero es el dinero y los intereses brasileños en los BRICS son bastante altos y me sorprendería que Bolsonaro se deshiciese de ellos. Estamos ante una situación, hipotética puesto que aún no ha ganado del todo, similar a la de Italia o Austria: gobiernos neofascistas manteniendo una política exterior diferente, buscando alianzas con Rusia, por ejemplo, sin por ello romper con EEUU pero alejándose un tanto de la tradicional sumisión.

El Lince

martes, 9 de octubre de 2018

¿Sorprendente? Para nada

El fascismo está en auge en todo el mundo. El papanatismo "progre", el constante hacer el juego al sistema, las constantes renuncias, el contentarse con las migajas..., la teoría de la conciliación de clases (Chávez dixit) es el caldo de cultivo del fascismo. Hubo un tiempo en que la oligarquía estaba tocada, Chávez se negó a hundirla y desde entonces ha ido a toda máquina: Paraguay, Honduras, Guatemala, Chile, Argentina, Colombia... solo queda Bolivia como una isla en América Latina (y veremos lo que hace López Obrador en México). Ucrania, Francia, Austria, Hungría, Polonia, Italia, Alemania... están marcando el camino del fascismo en Europa.

Brasil ha sido el último exponente, por ahora. Pero con ser importante, Brasil no es nadie comparado con Alemania. Y este domingo hay elecciones en un estado clave: Baviera. Ahora el partido de Merkel tiene la mayoría absoluta (casi el 50%). El resultado del fascismo allí será determinante para el rumbo definitivo de Europa y, de rebote, del resto del mundo. Y lo será porque todos están haciendo una especie de campaña común, implícita, contra Alternativa para Alemania. Si este partido fascista consigue más del 15% será un fracaso absoluto para el resto y su espaldarazo definitivo.

Brasil no es Alemania, pero sí es América Latina (junto con México). Al igual que Alemania es Europa (pese a Francia), aunque hoy Europa no sea más que un zombi, un muerto aparentemente vivo.

El triunfo de un fascista en Brasil, aunque haya segunda vuelta, ha sido calificado de sorprendente por sesudos comentaristas "de izquierda" brasileños. ¿Sorprendente? Para nada. Creo conocer algo Brasil y he venido contando algo. He sido siempre el Pepito Grillo, el tipo raro, el "radical"... Los "progres" me han llamado de todo. Criticar a Lula era como mentarles a la madre. Al igual que criticar a Chávez. Pero de esos polvos vienen estos lodos. A mí no me ha sorprendido el auge del fascismo. Lo esperaba. Y aún suponiendo que ocurriese en Brasil lo mismo que en Francia, que todo el mundo se unió alrededor de Macron para impedir el triunfo de Le Pen, es decir, que todo el mundo se una alrededor de Haddad para impedir el triunfo de Bolsonaro, va a ser un gobierno tan escorado a la derecha que tendrá tintes cuasi fascistas. Aquí no hay bueno, todo es malo. Mirad el espejo francés.

El exponente de lo que es la pretendida izquierda en Brasil lo ha dado el hecho de que Dilma Rousseff, la inefable Dilma, esa ex-guerrillera que pactó con los terratenientes que escupían en la cara de los indígenas y les llevó a su gobierno, ni siquiera ha sido elegida para el Senado.

La pretendida "izquierda" brasileña representada por el PT está hundida, aunque algunos exponentes muy particulares puedan salvar la cara en una o dos alcaldías de relieve. Ya se habla de reconstruir la izquierda, pero reconstruir con los mismos mimbres y sobre los mismos parámetros es más de lo mismo. Es cierto que hoy es muy difícil volver a coger un fusil, pero también es cierto que si no hay desobediencia no hay nada que hacer. Por eso es importante el ejemplo catalán, con la calle muy activa. No basta con salir a la calle, hay que desobedecer. Y en Brasil sí hay una izquierda, que no es el PT, que está en ello.

El PT se dedicó a hacer política asistencial y caritativa, huyó deliberadamente de hacer cualquier cambio estructural, cooptó a los movimientos sociales (y se dejaron cooptar) y les convirtió (y se convirtieron) en gentes imprescindibles de la política de reparto de las migajas que aceptaba dar la oligarquía. Ahora están recogiendo los frutos de su estupidez, aunque durante unos años hayan vivido muy bien; tal vez hasta se hayan asegurado una pensioncilla.

El PT ha sido en América Latina lo mismo que Syriza en Europa: dos referentes para la pretendida "izquierda" que han abonado el camino hacia el desastre. Pronto volveré a hablaros de Syriza, que es lo mismo que hablaros de cualquier otra formación "de izquierda moderada" -¡que estupidez!- y que no es otra cosa que derecha, la izquierda de la derecha.

El Lince


jueves, 4 de octubre de 2018

¿Interferir? ¿Reconocer? Historias sobre los valores de Occidente

Hablando del poder de la calle llego a Macedonia. Son dos ejemplos cercanos en el tiempo: Catalunya salió masivamente a la calle, Macedonia se quedó masivamente en casa. Los politicastros habituales, nuevos y viejos, claudicantes siempre, hicieron lo posible por que en el primer caso la gente tragara con sus renuncias y en el segundo que la gente tragara con las imposiciones. Dos fracasos. Pero la historia de lo ocurrido en Macedonia es tan curiosa que os la voy a contar.

Macedonia es un país de dos millones de habitantes producto de la fragmentación de Yugoslavia tras la guerra de agresión de la OTAN, tan democrática ella, en 1999. Que fuese una guerra no solo contra Yugoslavia sino contra el derecho internacional es lo de menos. Es la norma clásica del muy democrático Occidente y sus valores. Lo que fue válido entonces, con Kosovo como  máximo exponente, no lo es ahora con Catalunya, por ejemplo. Hipocresía en estado puro e hipócritas todos, nuevos y viejos politiquillos, quienes defienden el sistema en el que se sustenta dicha hipocresía y que tiene unos tan confortables sillones.

Veréis: Macedonia es crucial para los planes de EEUU (y, por lo tanto, de la OTAN) para cortar el suministro de gas ruso hacia Europa. La principal razón de la guerra en Siria fue evitar que el gas ruso-iraní llegase por allí, por lo que se planteó una alternativa del gas qatarí-saudita. Eso es ya historia tras la victoria de Al-Assad con el apoyo ruso-iraní y sin despreciar a Hizbulá. Para lograr ese objetivo con Macedonia, había que solucionar el último escollo, el nombre del país, puesto que Grecia se oponía dado que Macedonia es históricamente una zona griega. Desde la guerra contra Yugoslavia y la desmembración del país, Macedonia es conocida como Antigua República Yugoslava de Macedonia.

Durante casi 20 años Grecia se negó a acuerdo alguno en el cambio de nombre. Llegó Syriza, esa "izquierda radical" que hizo las delicias de todos los "progres" europeos que acudieron en tromba a Atenas a solidarizarse y a empaparse de discursos y métodos. Syriza tardó ocho meses en desdecirse de todo lo que había dicho y hoy es el siervo más dócil de la moribunda Unión Europea: aceptó las imposiciones de Bruselas, de la OTAN, de EEUU. La sumisión llegó incluso al debate con Macedonia y aceptó el cambio de nombre para el país, una condición imprescindible para que pudiese ser miembro de la UE y de la OTAN. El nuevo nombre que se acordó fue Macedonia del Norte.

El domingo pasado hubo un referéndum para que la gente votase el cambio de nombre y ese cambio era vital, es vital, para la UE, para la OTAN y para EEUU.

Tan es así que quienes no interfieren nunca en los asuntos internos de otro país, y no como los rusos (es sabido que hasta lo hicieron en Catalunya) o ahora los chinos (Trump dixit), han hecho lo siguiente:
- EEUU destinó 8 millones de dólares a la campaña en favor del cambio de nombre (reconocido por Mattis).
- Varios diplomáticos europeos y estadounidenses (con Kurt Volker como paradigma) acudieron al país para alentar a la ciudadanía a "no dejar que los rusos se salgan con la suya en Macedonia" (sic).
- Merkel visitó el país para "reforzar al gobierno" durante la campaña.
- Stoltenberg, el secretario general de la OTAN hizo lo mismo y dijo que era "vital para la contención de la amenaza rusa".
- Morgherini, jefa de la política exterior de la UE, visitó el país durante la campaña.
- Gran Bretaña, el tradicional siervo de EEUU en Europa, destinó una cuantía de dinero aún no conocida a "apoyar al gobierno [macedonio] en el referéndum".

Estos democráticos representantes de los valores occidentales, quienes nunca interfieren en otros países (y no como los rusos y ahora también los chinos), buscaban "asegurar a los macedonios que su seguridad y prosperidad futuras serán mejores con una integración completa en las estructuras occidentales".

La gente ha dicho que se vayan a la mierda todos ellos, y lo que representan, y no ha ido a votar con lo que todo queda de nuevo en el aire. Es una derrota para la UE, para la OTAN y para EEUU. En virtud de sus propias leyes, el referéndum no es válido porque sólo fue el 34% a votar y se necesitaba el 50% más un voto.

Pero les da igual. La UE ya ha animado al gobierno a "seguir adelante" con el cambio de nombre "porque la gran mayoría de los que ejercieron su derecho de voto dijeron 'sí' al acuerdo sobre el nombre y la forma europea" (sic). El gobierno macedonio dice que está en ello, llegando a decir que "se votó con los pies y no con la cabeza" (sic). El inefable Stoltenberg "da la bienvenida a la votación e insta al gobierno a usar esta oportunidad histórica" (sic). EEUU (Departamento de Estado) "acoge con satisfacción los resultados porque los ciudadanos expresaron su apoyo a la membresía de la OTAN y de la UE al aceptar el acuerdo entre Macedonia y Grecia" (sic).

Otras votaciones, en otros sitios, con porcentajes similares son rechazadas por "no representativas". Por no ir a América Latina me quedaré en Europa. En el año 2016 en Hungría hubo un referéndum sobre las cuotas de inmigrantes establecidas por la UE. Como en Macedonia, la legislación húngara establece que para tener validez tiene que votar el 50% más un voto. Acudió a votar el 44% de la población y mayoritariamente se rechazó esas cuotas de la UE. Desde la UE se dijo que no era legítimo (sic) debido al bajo número de votantes requerido por la ley. Dos ejemplos: la representante oficial de la UE dijo entonces que "si se reconociera que el referéndum se ha realizado, reconoceríamos sus resultados, pero el referéndum falló" (sic). El entonces presidente del Parlamento Europeo, el socialdemócrata Martin Schutz, dijo que "agradecía públicamente al pueblo húngaro el haberse quedado en casa y no ir a votar" (sic).

Valores, valores occidentales y lecciones de democracia en estado puro.

La opinión de la gente importa una mierda si no es la que pretenden, como es habitual. Luego, como en Catalunya, la gente se harta, sale a la calle y ya es "violencia". O sea, que ni en casa pensando por sí mismos, ni en la calle, actuando por sí mismos: en el redil. Simples borregos siguiendo el silbato del pastor. Eso es lo que quieren quienes mantienen la estupidez de las "instituciones" y los "valores occidentales". Por eso, entre otras cosas, tampoco quieren referendos ni nada que se le parezca. Y en el caso de Macedonia, lo que hay que hacer es sancionar a esa gente que se quedó en casa y hacer que desaparezca el nombre de macedonia hasta en el postre. ¡Que desaparezca la macedonia de frutas!

El Lince

martes, 2 de octubre de 2018

El poder de la calle

Catalunya, otra vez. El aniversario del 1 de octubre del año pasado ha servido para demostrar el poder de la calle. Y esa demostración de poder tiene a todos nerviosos. A los siervos del régimen monárquico y neofranquista del 78 y a los siervos de la burguesía catalana. Y callados y silenciosos a quienes aparecieron hace pocos años pretendiendo "asaltar los cielos" y lo único que han asaltado son los felpudos del poder donde están cómodamente instalados. La calle asusta, sobre todo cuando demuestra que ni hay ni puede haber medias tintas. Y la calle es de los Comités de Defensa de la República. Y los CDR están agudizando las contradicciones en el mejor sentido leninista.

Los CDR plantaron cara a los matones uniformados, siervos del régimen monárquico y neofranquista del 78, que acudieron a Barcelona a provocar; plantaron cara a los matones uniformados que la burguesía catalana mandó para proteger a los otros matones (y les tiñeron de colores, demostrando que fuera de su negrura hay vida)...


... volvieron a cortar carreteras y trenes como hace un año y como mejor se escenifica es con esta imagen de jubilados en sillas de rueda, protegiendo a sus menores y haciendo su trabajo, un trabajo que no es otro que defender y mantener la dignidad. Eso me recuerda cuando siendo yo un jovencito y estando en una barricada, llegó la policía y nos enfrentamos a ella. De pronto salió de un portal una mujer mayor, se puso a nuestro lado y dijo: "resistiremos mientras podamos, y cuando no sea posible os marcháis y yo me quedo; yo ya he vivido, vosotros tenéis que vivir. ¡Viva la República!". Otro compañero de aquello y yo volvimos a buscarla varios días después. La encontramos y nos enseñó dos golpes de porra que le dieron los esbirros de la muy democrática policía monárquica y neofranquista del régimen del 78. Esa mujer tenía entonces 72 años. Los policías de hoy vuelven a golpear a viejecillos como entonces, el régimen monárquico y neofranquista del 78 sigue haciendo lo mismo hoy que hace casi 40 años. Estos dignos viejecillos catalanes me han recordado aquello. Eran una veintena y lo decidieron en asamblea, demostrando que siempre hay gente que lucha hasta el final.


Se han recuperado las plazas, las escuelas, los centros cívicos... todos aquellos lugares donde se expresó hace un año la voluntad de acabar con el régimen monárquico y neofranquista del 78 impulsando la República de Catalunya.

Se han recuperado las calles, los estudiantes han parado los campus... se ha constatado que hay dignidad frente a la indignidad de los políticos. El camino hacia la desobediencia se está recorriendo deprisa y sin pausa.

Ha sido una victoria popular. La demostración de que hay determinación, firmeza, solidaridad, resistencia y desobediencia. La hubo nace un año y la han intentado marchitar los siervos de la oligarquía catalana. Pero el desafío al poder sigue, está ahí. Lo saben, lo ven. Y les da miedo. La acción política se está sacando fuera de las sacrosantas instituciones y está siendo llevada a la calle, convirtiéndose en el centro de gravedad político de ahora. Por eso no hay que desfallecer. Por eso hay que felicitar a quienes estos días han mantenido la movilización, la dignidad y la decencia. Lo han dicho muchos y muchas, de muchas maneras, pero un africano ejemplar, Thomas Sankara, lo dijo de una forma muy clara: "sólo la lucha libera".

El Lince

lunes, 24 de septiembre de 2018

El resultado de la bronca

Euroasiáticos contra euroatlánticos. Por esta vez, ganan los primeros. El enfrentamiento entre las dos grandes corrientes existentes en Rusia, entre la élite rusa, acaba de saldarse con una victoria de los euroasiáticos. Hasta ahora quien se llevaba la palma eran los euroatlánticos, bien asentados en los ministerios económicos mientras que los otros lo están en ministerios como el de Industria o en el de Defensa, por ejemplo.

Estos días de silencio los he aprovechado para recurrir a mis amistades rusas y ver cómo se ha asistido a un nada soterrado enfrentamiento entre ambas ramas, muchas veces utilizando la televisión. Los debates tras el derribo del avión ruso en Siria tras el ataque israelí, el viaje relámpago de éstos para justificarse y rogar que todo siguiese igual (es decir, que Rusia siguiese haciendo la vista gorda) ha sido seguido de una forma inusitada por la población y por las élites. El que EEUU haya aprovechado para imponer nuevas sanciones a Rusia, las sextas en seis años, no ha ayudado precisamente a los euroatlánticos.

Y, además este domingo ha habido una segunda vuelta en las elecciones municipales y a gobernadores en aquellos sitios donde hubo mucha igualdad y si en las de hace dos semanas RU ya recibió un varapalo ahora los resultados han sido mucho más desalentadores para Rusia Unida, el partido de Putin. Por ejemplo, en la gobernación de Primorie, cuya capital es Vladivostok, el triunfo era para el Partido Comunista. Digo era porque en un pucherazo de última hora, cuando ya se llevaban escrutados el 98% de los votos y era imposible dar la vuelta a los resultados, de repente todo cambió y se otorgó el triunfo a RU. El escándalo ha sido mayúsculo y de tal calibre que, aunque a trancas y barranccas, ha obligado a la comisión electoral a suspenderlas y volverlas a convocar dentro de tres meses.

Perder aquí hubiese sido mortal para RU. Vladivostok es la tercera ciudad de Rusia, donde se acaba de celebrar el Foro Económico Oriental del que os hablé y en cuyas estepas han tenido lugar las mayores maniobras militares, con participación de China y Mongolia, desde 1981. Vladivostok es un emblema que RU no podía perder, de ahí que en vez de reconocer el pucherazo y otorgar el triunfo al PC se haya optado por dar algo de oxígeno a RU y permitirle ganar dentro de tres meses.

RU ha perdido las gobernaciones de Vladimir, Jabarovsk, Jakasia y Primorie, aquí con la salvedad que os he comentado.

Cuento ésto porque el ambiente era muy enrarecido para Putin y ha dejado claramente a los euroatlánticos a la defensiva. Es el momento que han aprovechado los euroasiáticos para dar un puñetazo encima de la mesa porque, otra más, el sábado EEUU impuso sanciones a China por la compra de aviones de combate y misiles a Rusia. Eso ya es inaceptable de todas todas tanto para China, que ha retirado a sus representantes en las negociaciones sobre los aranceles en EEUU, como para los militares rusos, hartos ya de forma clara. Los artículos de opinión de militares, en activo y en la reserva, son significativos de ese malestar.

Por eso a Putin no le ha quedado otra que tragar. Y a lo grande. Rusia va a suministrar los famosos S-300 a Siria dentro de dos semanas, va a entregar sistemas avanzados de gestión de defensa aérea a Siria y -tal vez lo mas importante- va a utilizar sus capacidades de guerra electrónica para suprimir la navegación por satélite, los sistemas de radar a bordo de barcos y aviones y las comunicaciones de ambos si se acercan para atacar territorio sirio. Quien ha hecho el anuncio del envío de misiles y otro material ha sido el ministro de Defensa, el mismo que dijo que el derribo del avión era responsabilidad absoluta de Israel y que se había quebrado la confianza, palabras que luego matizó Putin aunque los militares siguieron hablando de "negligencia criminal de Israel". Esta es una de las pruebas de los radares rusos que indican que el régimen fascista de Israel ha mentido a la hora de hablar de lo ocurrido. Y de ahí la reacción de los militares rusos que ha acabado arrastrando a Putin.



Esto, de hecho, y siempre que Putin no dé marcha atrás y si los militares se mantienen firmes, significa lisa y llanamente, que se ha establecido una zona de exclusión aérea de facto en una parte importante de Siria. Eso no quiere decir que estén prohibidos los vuelos pero sí que serán los rusos quienes decidan qué, quién y para qué va a volar sobre Siria.

Leer los medios de propaganda israelíes es sonreír porque están en estado de pánico. Por primera vez, alguien les para los pies o tiene potestad para hacerlo. El matón de pueblo, más conocido como EEUU, dice que supone una "escalada significativa" (?) no se sabe en qué, salvo en la defensa de Siria contra todos sus agresores y EEUU es uno de ellos, junto a Israel.

Mis amistades rusas me indican que ya hay al menos un destacamento de S-300 en la base rusa de Jemeimin y que hay una gran actividad de aviones rusos de transporte hacia allá. Irán está facilitando el paso por su territorio, así como Turquía (en menor medida). Esto, a su vez, refuerza a los dos estados contrapartes de Rusia en los acuerdos de Astaná.

No descarto alguna otra bravuconada de los matones habituales (EEUU e Israel) para comprobar realmente si Rusia va en serio o no. El paso dado es mucho más que un gesto simbólico, es claramente de escenificación del malestar. Pero aún está por ver cómo se actúa más allá de todo ello. Tal vez lo que se haya querido decir es que "quien avisa no es traidor". O tal vez haya sido sólo un movimiento dado en un momento de debilidad interna que no tendrá más repercusiones. Solo el tiempo lo dirá.

El Lince

martes, 18 de septiembre de 2018

Tanto va el cántaro a la fuente...

Un avión militar ruso derribado en Siria. Derribado por Siria mientras atacaba el régimen fascista de Israel que utilizaba el avión ruso como señuelo. Tanto va el cántaro a la fuente que termina rompiéndose. El régimen fascista de Israel ha atacado Siria cuando le ha apetecido. Rusia siempre ha mirado para otro lado. Ahora ya tiene su ración. Su torpe reacción cuando se produjo el ataque de EEUU, Francia y Gran Bretaña ha alentado todo lo demás. No respondió entonces. No lo va a hacer ahora.

Os dije que el envío de barcos y submarinos al Mediterráneo no significa nada si no hay intención de usarlos. Ni las había ni las hay. Putin no va a pasar de las palabras, otra vez. Acaba de decir que "ha sido una cadena de eventos aleatorios trágicos". Rusia, otra vez, va a aceptar la humillación. Como hace seis meses, como con el asesinato de Zajarchenko en el Donbás. Putin sigue con esa estupidez de "nuestros socios occidentales" aunque, por otra parte, refuerce su relación con China. Putin sigue tambaleándose como los borrachos, una vez sobre una pierna y otra sobre otra. Ahora mismo no hay un rumbo fijo en el Kremlin. Salvo que el derribo del avión ponga las cosas en su sitio.

Afortunadamente para Putin esto ha ocurrido tras las elecciones municipales y a gobernadores donde ha sufrido un fuerte revés, aunque haya ganado. El ascenso del Partido Comunista ha sido considerable, aunque todavía insuficiente (por ahora). Pero en aquellos lugares donde hay que ir a una segunda vuelta, la derrota de Rusia Unida, del partido de Putin, está ahora asegurada.

Putin ya no despierta pasiones en Rusia. Su aureola comenzó a declinar con la decisión de aumentar la edad de jubilación. Ahora va a acelerar su caída. Porque Rusia, que tiene una ocasión inmejorable para parar los pies al régimen fascista de Israel (y, de rebote, a Occidente) no lo va a hacer. Putin ya ha dicho, con eso de la "cadena de eventos trágicos", que no va a haber represalia alguna. Dice, eso sí, que Rusia "tomará medidas que todos notarán". Lo dudo. Palabrería, simple palabrería.

El Lince

lunes, 17 de septiembre de 2018

Desdolarización acelerada

Han pasado muchas cosas estos días: la concesión a Turquía sobre la provincia siria de Idlib, el nuevo ataque del régimen sionista de Israel a Siria, las maniobras ruso-chinas (con la también participación de Mongolia) que deja al descubierto la precariedad de la OTAN por mucho que ladre, el infame Almagro pidiendo una guerra con Venezuela (¿qué hacen todavía en la OEA países como Bolivia, el México "progre" de López Obrador, aunque aún no haya tomado posesión de forma oficial, la Nicaragua de ese no-sandinista que es Ortega, o El Salvador de Cerén?), los nuevos aranceles contra China, las nuevas sanciones estadounidenses contra China y Rusia por Corea del Norte...

Pero sin la menor dura lo relevante, para el ahora y para el futuro, es lo que ha ocurrido en el Foro Económico Oriental que acaba de terminar. No busquéis información en los medios de propaganda occidentales, que no la encontrareis. Pero lo que ha ocurrido allí es determinante.

No sólo han participado delegaciones de 60 países (es decir, unos pocos menos de los que integran el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras, la alternativa clara el FMI) sino porque se han firmado 175 acuerdos comerciales por un valor total equivalente a 4.300 millones de dólares. Y digo equivalente porque lo relevante es que la práctica totalidad de ellos se ha hecho sin tener en cuenta al dólar.

El dólar controla hoy casi el 70% de todas las transacciones comerciales. O controlaba. El euro el 20% y el resto se distribuye entre las otras monedas que están en la canasta de divisas del FMI: libra esterlina, yen y yuan. Esto ya ha pasado a la historia. El declive del dólar es ya imparable y aunque el ritmo aún es lento, se puede hablar sin miedo alguno de que asistimos a una desdolariación acelerada de la economía mundial.

Veréis por qué ha sido determinante este Foro Económico Oriental para ello. Además de la firma de contratos y acuerdos comerciales, se han producido procesos de fusión de empresas que van a dejar pequeñas a las mayores multinacionales occidentales. Por ejemplo, Rusia y China han llegado a un acuerdo para la creación de una empresa conjunta, que fusiona dos chinas y una rusa, para la extracción de gas licuado de los yacimientos rusos de Chukotka y la inversión en proyectos agrícolas en los países asiáticos. Al mismo tiempo, y para reforzar el flanco del gas, la rusa Rosnett y la China CNPC han establecido una empresa conjunta para la explotación petrolera. Es decir, China se vuelve prácticamente invulnerable en cuanto a su suministro energético y el cerco marítimo que esta intentando hacer EEUU se queda en esfuerzos baldíos. Rusia, por su parte, se asegura que el principal comprador de petróleo del mundo refuerza su posición como principal suministrador.

Occidente no tiene otra opción que patalear, otra vez. Insultar, atizar la rusofobia y la chinofobia en los medios de propaganda. Hacer ruido, en definitiva. Mucho ruido y pocas nueces, aunque siempre queda el margen de locura de los estadounidenses y sus vasallos europeos (sobre todo, los británicos) que pueden desencadenar un enfrentamiento directo para no perder lo que les queda de hegemonía que se escurre de sus manos cada segundo que pasa.

Putin y Xi se reunieron, por tercera vez este año, y lo que acordaron es para que Occidente se ponga a temblar: el comercio entre los dos países está creciendo a un ritmo espectacular (un incremento del 30% respecto al del año pasado, sólo en lo que va de 2018) por lo que se llegará a los 100.000 millones de dólares este año. Es decir, al equivalente a 100.000 millones de dólares porque el acuerdo es "expandir el uso de las monedas nacionales en acuerdos bilaterles (...) sin las condiciones de riesgo de los mercados globales". La estupidez occidental es proverbial: hay que dar gracias a las sanciones y, ahora, a los aranceles.

El año pasado Rusia suministró a China 30 millones de toneladas de petróleo, en lo que va de año ya son 52 millones. La construcción del oleoducto "Poder de Siberia" va tan rápido que Putin y Xi anunciaron su terminación a finales de 2019, por lo que a partir de esa fecha China será prácticamente invulnerable a las presiones energéticas. Adiós, Arabia Saudita. Bienvenido Irán. Porque este país también entra en el juego ruso-chino. Añadid lo que os he comentado del gas licuado y entenderéis mejor lo que pasa, que no tiene nada que ver con lo que nos cuentan. Al mismo tiempo, Rusia está a punto de convertirse en el principal suministrador de carbón y tecnología nuclear a China. Dos de los pre-contratos firmados fueron para la construcción de dos centrales nucleares. Aunque aún no son firmes, que a nadie le quepa duda de que el año que viene serán oficiales.

Otro de los acuerdos significativos, y que tiene que ver con los aranceles estadounidenses a China, es que Beijing deja de comprar trigo a EEUU y lo hace a Rusia. La venta de trigo ruso (que es el principal productor mundial) a China se ha incrementado un 50% desde que en marzo Trump impusiese los primeros aranceles. Eso ha supuesto que en lo que va de año los rusos hayan vendido a los chinos 656.000 toneladas de trigo más que en el 2017. Lo mismo se puede decir de la carne y de los productos lácteos.

¿Aún más? Pues sí. Aprovechando la coyuntura, muchos países están dando la espalda a Occidente, a sus monedas, al dólar y al euro. Y lo hacen acudiendo al yuan. La "yuanificación" de la economía mundial está creciendo de forma visible gracias a la bolsa de petróleo de Shanghai, que está aumentando, mes tras mes, su participación en los mercados de petróleo. Ya está en el 14'4% de todo el petróleo que se vende o intercambia en el mundo. Recordad lo que os decía hace poco tiempo, que los chinos están haciendo camino al andar. Por si queréis datos, ahora mismo el petróleo WTI tiene una cuota de mercado del 56'7% y el Brent del 28'9%. Recordad que la bolsa de petróleo de Shanghai  sólo lleva operando desde finales de marzo.

La desdolarización avanza y nadie la puede parar, salvo una guerra. Es una tendencia que está cobrando impulso en todo el mundo, con China y Rusia liderando el movimiento. Y también os recuerdo que en julio los BRICS se pusieron a la labor. Insisto, también: hay que dar las gracias a Trump.

El Lince


miércoles, 12 de septiembre de 2018

Demostración de fuerza

De nuevo Catalunya en la calle. De nuevo el clamor por la independencia. De nuevo la gente mostrando una firmeza de la que carecen sus políticos burgueses, esos que se asustaron hace un año tras el referéndum y que dejó en la estacada a quienes habían recibido estacazos. Catalunya ha vuelto a hacer una demostración de fuerza pero que se quedará en un simple atrezzo teatral, con un gran número de figurantes, si no se da un paso más: la desobediencia. ¿No es eso lo que, a fin de cuentas, se reclamaba al exigir a los partidos políticos timoratos "ni un paso atrás"?

El pueblo sigue cumpliendo son su deber, los políticos no. Y cuando el pueblo consiente esos políticos, su esfuerzo y su generosidad no sirven de nada. Se clamó por los presos políticos, pero éstos tienen una baza en su mano que, sorprendentemente, no han jugado: la huelga de hambre. Una decena de presos de ese calado en huelga de hambre sería una imagen insoportable para el régimen neofranquista y monárquico del 78. Cuando se aproxima el juicio contra ellos no se puede pretender reeditar un caso como el "juicio de Burgos" de 1970, cuando los militantes de ETA pusieron contra las cuerdas al franquismo. Ese momento ya pasó. Entonces el franquismo estaba solo, hoy su sucesor está apoyado por Europa, como viene quedando claro desde el referéndum del 1 de Octubre del año pasado al avalar la represión ejercida desde entonces. Es, por lo tanto, el momento de otro tipo de medidas, más radicales y más audaces.

La CUP volvió a ser el revulsivo, organizando su propia manifestación al final de la convocatoria oficial de la Diada, a la que también acudió. Es la única formación que garantiza que las camisetas y las banderas no van a quedar arrumbadas en un armario hasta la próxima representación donde se necesiten figurantes.


El Lince

lunes, 10 de septiembre de 2018

A medias

Ayer se celebraron las elecciones municipales y a gobernadores en Rusia. El desgaste de Putin y su partido, Rusia Unida, ha sido considerable aunque ha ganado. A medias, pero ha ganado. El avance del Partido Comunista de la Federación Rusa ha sido a medias, con algunos logros notables. En síntesis, y a la espera de más datos, la cosa ha sido así:

- Moscú (12 millones de habitantes), gana Rusia Unida con el 69'48%, segundo el PCFR con el 11'71%. Lo más significativo fue la abstención al alcanzar el 69'72%.

- Ulianovsk (700.000 habitantes), ciudad de nacimiento de Lenin, gana el PCFR con el 36'24%, segundo Rusia Unida con el 33'96%. Aquí la llave la tienen, por una parte, los neoliberales nacionalistas (Partido Liberal Democrático, no pro-occidental) con un 13'51% y los Comunistas de Rusia con un 5'83%. Los primeros son claramente de derechas, los segundos están más a la izquierda del PC. Pero ambos se oponen a la subida de la edad de jubilación, como ocurrió en la Región Autónoma Judía y es probable que apoyen al PCFR. Con algunas variaciones, lo mismo se puede decir en otras localidades.

- Toliatti (Togliati, 800.000 habitantes), ciudad que lleva el nombre del histórico dirigente comunista italiano, gana el PCFR con el 35'91%, segunda Rusia Unida con el 28'56%. El PLD tiene el 15'02%.

- Irkutsk (700.000 habitantes), gana el PCFR con el 33'99%, segundo Rusia Unida con el 27'88%. El PLD tiene el 15'8%.

- Sizran (200.000 habitantes), gana el PCFR con el 36'16%, segundo Rusia Unida con el 34'60%. El PLD tiene el 15'54%.

- Kaliningrado (500.000 habitantes), gana Rusia Unida con el 40'09%, segundo el PCFR con el 22'48%.

- Nóvgorod (300.000 habitantes), gana Rusia Unida con el 47'34%, el segundo es el PCFR que tiene el 22'32%.

- Sarátov (900.000 habitantes), gana el PCFR con el 45'35%, Rusia Unida tiene el 12'94% quedando por debajo del PLD que tiene el 16'01%.

- Tver (500.000 habitantes), gana Rusia Unida con el 36'21%, el segundo es el PCFR tiene el 20'82%.

Aún falta mucho para poder desbancar a Putin y su partido, pero el camino se está comenzando a transitar con mucha fuerza. Los porcentajes del PCFR son notables y el ascenso es espectacular en muchos lugares, aunque insuficiente (por ahora) para derribar la política neoliberal de Putin y su gente. Pero Putin es muy astuto y, refiriéndose a las elecciones, ya ha dicho que "toma nota" de los resultados y aprieta a Rusia Unida para que implemente políticas sociales y "se centre en la mejora de las condiciones de vida de las comunidades".

Estas elecciones han sido un aviso claro de lo que está pasando en Rusia. A nivel interno Putin ha logrado salvar los muebles, a medias, pero queda el desafío de la política externa. Aunque aquí cuenta con el apoyo de casi todo el mundo, una vacilación dará al traste con toda su popularidad, que ahora ha recibido un importante mordisco. Y, por cierto, los liberales pro-occidentales tipo Navalny, esos que aparecen siempre en los medios de propaganda, son inexistentes y con porcentajes casi ridículos allá donde se han presentado. En muy pocos sitios han logrado el 5%.

Una aclaración: en el Kremlin hay dos tipos de neoliberales, los euroatlánticos (Medvedev) y los euroasiáticos (Putin). La pelea está entre ellos, sin duda. Fuera están los no pro-occidentales (Zirinosvski, del PLD) y los sí pro-occidentales (Navalny). Tener esto en cuenta, al menos de forma simple, es fundamental a la hora de hablar de Rusia. Tened cuidado a la hora de hablar de ovejas: hay churras y merinas, ambas son ovejas, pero no son iguales. Lo mismo pasa con los neoliberales rusos.

El Lince

jueves, 6 de septiembre de 2018

Jeroglífico

¿Iniciar las represalias o aceptar las humillaciones? Esta es la gran incógnita en Rusia hoy, a nivel de política exterior y de geoestrategia. Tras el asesinato de Zajarchenko en Donetsk, Rusia tiene que actuar. Es una obligación porque el malestar es cada vez más evidente, dentro y fuera del Donbás. Recupero un cartel soviético de 1921 que dice "Donbás, el corazón de Rusia". Se refiere, básicamente, a la riqueza minera, imprescindible para alimentar la industrialización que comenzaba entonces en la URSS.


Mañana se celebra la crucial reunión entre Rusia, Irán y Turquía (el grupo de Astaná) para decidir la ofensiva final del gobierno sirio sobre Idlib. EEUU y sus vasallos europeos siguen insistiendo en que no y alientan, otra vez, el espantajo del "ataque químico" como amenaza para atacar a Damasco y proteger a los yihadistas (esos "revolucionarios" que tanta simpatía despiertan en los mal llamados "progres"). Rusia ha movido barcos y submarinos al Mediterráneo, junto a los aviones y misiles que tiene en Siria, pero eso no indica nada si no hay voluntad de utilizarlos. Dejo un gráfico sobre lo que ese despliegue podría (condicional) hacer.


Putin está en una encrucijada. Este mes hay elecciones municipales y a gobernadores en Rusia. La elevación de la edad de jubilación está pasando factura a su gobierno y a su partido. Titubear en política exterior sería la puntilla. Este es el jeroglífico ahora para el Kremlin (y para nosotros).

El Lince

lunes, 3 de septiembre de 2018

El final de la etapa romántica

Comencé a escribir estos análisis en julio de 2014 hastiado de la inacción de los mal llamados "progres" con el golpe nazi del Maidán ucraniano y la guerra de agresión lanzada contra el Donbás cuando los habitantes de esta zona se negaron a aceptar el nazismo. Fue el comienzo de dos cosas sobre los mal llamados "progres": la constatación de la mediocridad en política interna e ignorancia en política exterior y su estupidez a la hora de considerar como "revolución" cualquier cosa que se mueva aunque sea más que sospechosa. "Revolución" de la que, por cierto, abominan aquí y que cuando se produce, como en Catalunya, huyen despavoridos para refugiarse en los cómodos sillones del sistema.

Mientras estos mal llamados "progres", que no son otra cosa que la izquierda de la derecha, defendieron a los nazis, criticaron a los antifascistas del Donbás. Y les dejaron a su suerte repitiendo, una vez más, el discurso de "títeres de Putin" como luego hicieron con el gobierno sirio. Eso fue lo que me llevó a comenzar a escribir aquí.

Durante mucho tiempo seguí casi al día lo que acontecía en el Donbás y desde hace un tiempo, un año exactamente, no publico nada. Ahora hay que hacerlo porque ha sido asesinado Alexander Zajarchenko, el principal dirigente de la Republica Democrática de Donetsk.

Zajarchenko era el hombre de Moscú, por lo que su asesinato deja en muy mal lugar al Kremlin. Entre otras cosas, por la más que deficiente protección. En unos momentos en los que los neonazis ucranianos se están preparando para romper los acuerdos con Rusia firmados tras la desintegración de la URSS, con las provocaciones en el Mar Negro (con detenciones de pesqueros rusos) y con el evidente incumplimiento de los Acuerdos de Minsk, mantener la ficción de que todo sigue igual es otra estupidez de los neoliberales de Putin, a quienes arropa. Todavía siguen hablando de "nuestros socios occidentales" y dando oportunidades a los neonazis como hizo recientemente Putin en su reunión con Merkel dando garantías sobre el mantenimiento del tránsito del gas por Ucrania.

Si en EEUU hay un "estado profundo" que está engullendo a Trump, en Moscú también lo hay y son los neoliberales quienes están rodeando, como una anaconda, toda la política, apretando y apretando cada vez más haciendo que el cuerpo no deje de mirar a Occidente. Los Acuerdos de Minks fueron la última oportunidad de poder negociar con Occidente de una forma civilizada. Desde entonces, uno tras otro, los más significados dirigentes, claramente antifascistas, han sido asesinados uno a uno: Mozgovoi, Motorola, Givi y ahora Zajarchenko. Con él muere la etapa romántica del antifascismo. Ninguna de las muertes se ha aclarado, ni se hará. Unas son claramente achacables a los servicios secretos ucranianos, otras a ajustes de cuentas (como ocurrió con Mozgovoi) porque se negaba a aceptar el retorno de los clanes oligárquicos al Donbás.

Zajarchenko no era ajeno tampoco a esto. Él protegió los intereses de uno de los principales oligarcas, Ajmetov, y más recientemente a otro, Kurchenko. El antifascismo se fue diluyendo para caer en lo de siempre, pese a que se rehabilitasen los monumentos soviéticos destruidos por los neonazis y se reinstalasen las estatuas de Lenin. El antifascismo quedó en una simple fachada de cara al neonazismo de Kiev. La gente esperaba cambios, económicos y políticos, pero no fue así.

Es cierto que ha habido una política mejor que en Kiev, manteniendo ciertas ayudas sociales y controlando los precios, por ejemplo, pero poco más. Cuatro años después, no se ha avanzado ni un milímetro en la unificación con Luganks (aunque Zajarchenko ayudó a derrocar al corrupto primer ministro Plonitsky) y la famosa Malorossiya (Pequeña Rusia) que Zajarchenko se comprometió a proclamar este pasado mes de julio duerme el sueño de los justos.

Sin embargo, Zajarchenko era el último símbolo de esa etapa romántica antifascista. Era el exponente más claro del rechazo al nazismo del Maidán. Eso facilita, también, una nueva iconografía, un nuevo escenario tanto para los neonazis de Kiev como para Moscú. Zajarchenko era uno de los firmantes de los Acuerdos de Minsk, por lo que ahora hay que darlos formalmente por rotos. Si Moscú sigue insistiendo en ellos no solo cometerá otro error -como el reconocer el gobierno de Poroshenko- sino que estará dando validez a toda esta estrategia de asesinatos. La tibia reacción de Moscú tras el asesinato de Zajarchenko es una buena pista. Estamos en algo parecido a lo de Siria, o iniciar las represalias o aceptar las humillaciones. Llevándolo un poco más lejos, es una clara provocación a Rusia en unos momentos en los que está centrada en Siria. Es como reactivar de nuevo otro frente. Y Putin arropando a los neoliberales. Pues muy bien, ya tiene otra buena muestra del buen hacer de Occidente.

Además, según esos acuerdos, el estatus especial del Donbás que se aprobó, con muchos recortes, en la Duma ucraniana, expiran dentro de dos meses, por lo que o bien se prorrogan o se incumplen definitivamente. Eso lleva a un nuevo escenario en el que Zajarchenko era fundamental: se oponía a la presencia de tropas de "mantenimiento de la paz" en el Donbás. Esa era inicialmente una propuesta rusa, luego descartada y retomada por los neonazis.

Se entra, por lo tanto, en una etapa de desestabilización evidente y en el que la gente tiene que reaccionar, tanto contra las amenazas externas como contra las internas. Tiene que volver el antifascismo original, la lucha contra los oligarcas y dar un puñetazo encima de la mesa del Kremlin. Porque la impresión es que Rusia está relajando su política en el Donbás. Cuando te golpean el silencio no es una opción, hay que responder. Por ejemplo, diciendo al Kremlin que si no puede parar los asesinatos tiene que reconocer a las repúblicas del Donbás.



El Lince

viernes, 31 de agosto de 2018

Se la juega

Putin se la juega. Por primera vez desde el año 2000, está a la defensiva. Ha tenido que salir en televisión para defender el aumento de la edad de jubilación haciendo alguna pequeña concesión. Pero la gente no traga. El que haya sido él y no su primer ministro indica cómo están las cosas. Sólo él tiene la suficiente popularidad como para hacerlo, aunque desde que se anunció ese aumento de la edad de jubilación, en mayo, la disminución es evidente y sólo ahora, al salir en televisión, ha recuperado algo: ahora está en el 70%.

Por el contrario, su gobierno está absolutamente desprestigiado, con niveles de desaprobación altísimos que cada vez van a más: el 71% lo rechaza.

La Duma, el parlamento, no sale mejor parado: el 68% dice que no aprueba su labor.

Como veis, el rechazo no hace más que subir con la excepción de Putin, que parece haber recuperado algo de resuello.

Tal vez haya que aplicar a los rusos el viejo dicho de que sarna con gusto no pica si en las elecciones del mes que viene vuelven a apoyar a Rusia Unida. Putin ha hecho un llamamiento a "o yo o el caos" y, sobre todo, ha hecho un llamamiento al voto femenino ofreciendo una rebaja de tres años en el aumento de la jubilación de las mujeres, que de los 63 previstos pasa a los 60 años, al tiempo que utiliza el reclamo de los hijos para añadir un poco más de sal: para las mujeres con tres hijos la jubilación sería a los 57, para las de cuatro a los 56 y para las de cinco se mantendría en los 55 años actuales. Para los hombres queda igual, un aumento desde los 60 actuales a los 65 previstos.

Ayer, en un nuevo intento de evitar la catástrofe, el gobierno anunció que las pensiones más bajas serán del 70% del salario mínimo. Eso supone un aumento del 25% respecto a los mínimos actuales y con ello esperan revertir una situación que se les empieza a ir de las manos. Con esto dice el gobierno que se cumple una de las promesas de Putin en marzo, una verdad a medias y que ha tenido que producirse tras las movilizaciones de rechazo al aumento de la edad de jubilación. También ha anunciado un aumento de las inversiones en sanidad y educación, aunque sin concretar.

Son movimientos a la desesperada tanto de Putin como de su partido, y no se descartan nuevos movimientos que "suavicen" la ley antes de las elecciones. Putin no cumplió su promesa de renovar el gobierno tras las elecciones presidenciales de marzo. Al contrario, lo que hizo fue reforzar a los neoliberales. Ahora está pagando las consecuencias.

El Lince