lunes, 22 de enero de 2018

El precio de la sumisión a EEUU

Olvidaos del movimiento kurdo. Es inexistente salvo en una cosa: su absoluta sumisión a los intereses de EEUU. Mucha autogestión, mucho comunalismo, mucho heroísmo... para nada. Desde hace casi dos años la potencialidad transformadora de Rojava no es más que humo, una expresión "progre" del protectorado estadounidense. Los kurdos podían haber aprendido algo de historia, de Tito, por ejemplo, cuando en plena guerra contra los nazis alemanes aceptó consejos y ayuda de Gran Bretaña, pero dejando muy clarito que eran ellos, los partisanos, es decir, el Partido Comunista de Yugoslavia, quien decidía qué, cuándo, cómo y cuál iba a ser su práctica durante la guerra y después de la guerra. Los kurdos han dicho "amén" a todo lo que quiere EEUU. La agresión turca de Afrín es el precio de su irracional sumisión.

Supongo que sabéis que conozco algo el movimiento kurdo, sobre todo la zona turca. Estuve allí hace un poco más de cinco años, con ellos. Mantengo contacto habitual con amigos turcos y kurdos y algo puedo saber de lo que está pasando. Interesado, sin duda, pero alejado de la propaganda habitual (y los kurdos son tan buenos en eso como cualquier otro). Y lo que está ocurriendo es un absoluto error en los análisis geopolíticos, en la interpretación de lo que está ocurriendo en el mundo y en el autoconvencimiento de que sólo de la mano de EEUU van a conseguir algo parecido a un Estado.

Pero el giro dado en los últimos dos años es tan espectacular que ni ellos mismos son capaces de articular, racionalmente, un discurso sólido. Y ahora vuelven a hacerlo culpando a Rusia del ataque turco. Son prepotentes, autistas y, sobre todo, nada autocríticos consigo mismos.

Me cuentan mis amigos que desde octubre del año pasado Rusia ha venido insistiendo a los kurdos sobre la alianza con EEUU y cómo iba creciendo la ira turca. Me cuentan que la "actitud displicente" del PYD, así como su convencimiento de que EEUU les apoyaría en Afrín, llevó a Siria y a Rusia a considerarles poco menos que una causa perdida.

Os dije que la semana pasada había habido dos reuniones con el gobierno sirio con Rusia como intermediaria. En ellas tanto el gobierno sirio como los rusos ofrecieron varias alternativas a los kurdos para evitar el ataque turco. Lo que se ofreció por parte sirio-rusa fue:
a) Restablecimiento de las instituciones estatales sirias y acceso de la guardia fronteriza siria para el control de la frontera con Turquía. Guardia fronteriza, no ejército. Esto es relevante.
b) Reintegro de varios campos petrolíferos y gasísticos (no todos) controlados por las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias en Deir Ezzor. No tengo constatación exacta de cuáles, pero mis amigos me dicen que se solicitó la entrega al gobierno de Damasco de los campos de gas de Jufrá y Chiján, así como los petrolíferos de Rumaila y Shaddadi. Es poco menos de la cuarta parte de los que controlan ahora las llamadas FDS.
c) Presencia kurda en las conversaciones que se van a celebrar en Sochi los días 30 y 31 de este mes, aunque no a nivel de organizaciones sino a título de "representantes de la comunidad kurda". Es decir, que los integrantes del PYD podrían acudir sin problemas, pero sin emblemas.

Esta es la razón por la que, primero, Siria aceptó que transitasen por el territorio bajo su control varios cientos de combatientes kurdos, con tanques y otro material, para reforzar la defensa de Afrín en caso  de ataque turco y, segundo, que dijese que derribaría los aviones turcos si violaban el espacio aéreo sirio. 

Los kurdos rechazaron todas esas propuestas.
a) Sólo ofrecieron aceptar la presencia "simbólica" de militares sirios en la base aérea de Menag, donde se asentaban las tropas rusas que ahora se han retirado a otra localidad llamada Nubul, en zona bajo control del gobierno sirio, mientras que un pequeño contingente se mantiene en Afrín cerca de la citada base aérea.
b) En el caso de los campos, hay que decir que inicialmente, cuando se capturaron tras la retirada de los mismos del llamado Estado Islámico (y hay vídeos y fotos satelitales de Rusia en las que se aprecia elementos del EI con EEUU y FDS en buena armonía cuando se entregaron sin daños, en contraste con lo ocurrido en la otra parte de Deir Ezzor, donde se destruyeron casi todos), los kurdos hicieron buenas promesas al gobierno sirio, de las que se desdijeron bajo presión de EEUU como vino a reconocer el entonces portavoz de las llamadas FDS y hoy fugado a Turquía. Mis amigos cuentan, sea verdad o no, pero cuando el río suena, agua lleva, que los kurdos dijeron que "ese retorno no lo permite EEUU".

El enojo de los rusos fue tan evidente que aceptaron la reunión militar que venía solicitando Turquía hace casi tres semanas. Aquí, presumiblemente, los turcos presentaron a Rusia su plan para invadir Afrín. Los rusos, presumiblemente, debieron decir que los kurdos son ahora niños en brazos de EEUU y que hiciesen lo que quisieran. Y deben estar frotándose las manos al ver a un aliado de la OTAN bombardear a un protegido de la OTAN. Y al más que evidente distanciamiento, otro poco más, de Turquía respecto a EEUU.

Bienvenidos al mundo real.

La incógnita aquí, para mí, es el gobierno sirio. Es evidente que no está satisfecho con los kurdos, pero mucho menos tiene que estar viendo con agrado la injerencia turca que tiene un tono muy diferente a la anterior de Jarablús. Me gustaría saber cuál es la contraoferta que habrá hecho Rusia a Damasco por su silencio militar, más allá de las condenas habituales.

Hay quien dice que hay un acuerdo a tres-cuatro bandas (incluyen a Irán) y que Turquía puede estar buscando una cierta reconciliación con Siria tanto "para contrarrestar al enemigo común" o sea, los kurdos, como para "normalizar de cierta manera las relaciones" y asegurar una zona a la que puedan volver los refugiados sirios que hay ahora en Turquía.

Sería una ironía que fuese así. Al igual que sería una ironía lo que acaban de declarar los representantes kurdos ante EEUU, Nobahar Mustafá y Sinam Mohammmed, sobre que se van a formar nuevas alianzas con Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Egipto para "combatir al régimen" (sirio). Esto no es la primera vez que lo dicen, por cierto.

Lo dicho, los kurdos hace mucho tiempo que aceptaron el beso de la muerte por parte de EEUU. Buenos vasallos de su señor.

Podemos hablar de anti-imperialismo. Podemos hablar del histórico plan estadounidense para derrocar a Assad y que viene de 2004. Podemos hablar, seis años después, de la "revolución democrática" iniciada en 2011. Podemos hablar de lo que queráis, pero la naturaleza pro-imperialista de las fuerzas que se apoyan en EEUU es innegable. No son otra cosa que la expresión, o la herramienta de EEUU para intentar afirmar su dominio imperialista en una zona que todavía sigue siendo un punto importante en el mundo por su petróleo y su gas. No tanto como hace años, pero esos recursos todavía juegan un rol importante. Y para debilitar al eje de la resistencia contra Israel.


El Lince

viernes, 19 de enero de 2018

La maldición de Malinche en kurdo

Tendré que dejar para mejor ocasión lo de Irán porque las cosas van muy deprisa en otras partes. En Siria, por ejemplo.

El histórico error de los kurdos al echarse en brazos de EEUU lo van a pagar caro, muy caro. Los nerviosos movimientos kurdos de las últimas horas ponen de relieve lo tarde, muy tarde, que se han dado cuenta de su enorme error. Hoy el PYD (PUD en castellano, Partido de la Unión Democrática) ha ofrecido al gobierno sirio que la bandera del país ondee en los edificios oficiales del cantón de Afrín, y restaurar las instituciones estatales sirias, para evitar el ataque turco. El gobierno de Damasco lo ha rechazado si ello no va aparejado de la entrada en el cantón del ejército sirio (incluyendo en control de la frontera con Turquía) para evitar que se repita lo ocurrido en Hasaka, donde los kurdos rompieron el acuerdo previo y atacaron a las fuerzas gubernamentales hace un par de años.

No obstante, las conversaciones entre sirios y kurdos se mantienen, con los rusos como intermediarios. Se han producido dos encuentros de este tipo en lo que va de semana (uno de ellos en Damasco) , lo que indica que los kurdos están buscando ahora algún tipo de acuerdo con el gobierno de Damasco.

Uno de esos acuerdos alcanzados es el permiso del gobierno sirio para que varios cientos de combatientes kurdos accedan a Afrín a través del territorio bajo control de Damasco, movimiento que ha ido en paralelo con el anuncio del gobierno sirio de que derribará los aviones turcos si participan en la anunciada invasión de ese territorio.

La situación es ciertamente confusa por ahora, puesto que mientras los turcos anuncian que han llegado a un acuerdo con los rusos para que éstos retiren a sus fuerzas de Afrín, los sirios lo niegan y los propios rusos se mantienen en silencio. Esta es la gran incógnita puesto que Afrín está relativamente cerca de la base rusa de Hmeimim y, por lo tanto, totalmente dentro del radio de acción de los sofisticados misiles S-400 desplegados allí. El hecho de que haya sido Siria quien ha anunciado que no permitirá los ataques aéreos indica que los rusos quieren mantenerse al margen de lo que ocurra aunque, por otra parte, subrayan una mayor confianza en la capacidad operativa aérea siria.

Mientras estos movimientos kurdos se producen en Afrín, los de la otra parte del protectorado de Rojava siguen con sus estupideces habituales de sumisión absoluta a EEUU. Riad Darrar, quien se hace pasar por "presidente conjunto del Consejo Democrático Sirio" dice que "los intereses de EEUU son similares a los nuestros" (sic) y coinciden en "detener las expansiones coloniales turcas e iraníes" (sic). EEUU dice ahora que permanecerá en Siria, ilegalmente, "hasta que Assad se haya ido" mientras los kurdos de Afrín piden ayuda a Assad. Los kurdos de Rojava, sin voz ni voto, asumen dócilmente los intereses de EEUU y hacen de intérpretes ante otros kurdos de lo que dicen los estadounidenses. Se está demostrando que los amigos de los kurdos, EEUU, son más importantes que los intereses de los kurdos

Si se produce el ataque de los turcos y sus vasallos locales (y ya hay combates, lo que hace falta saber es la envergadura) asistiremos al fin del Kurdistán. Si no lo hay, los kurdos le deberán una al gobierno sirio de cara a la negociación final.

Todo lo que se podría haber conseguido tras el paso dado por Rusia al abrir la oficina del PUD en Moscú hace unos años se ha arrojado a la alcantarilla al haber optado los kurdos por vender su postura por el brillo de los espejos estadounidenses, oro por cuentas de vidrio. La nueva maldición de Malinche en tierras del Oriente Próximo, esta vez con acento kurdo. Los mexicanos y las mexicanas saben de qué estoy hablando. Para quienes no lo sepan os dejo una de las canciones más emblemáticas de todos los tiempos en América Latina, con un recordatorio especial para la entrañable Amparo Ochoa.


El Lince


martes, 16 de enero de 2018

Hacia lo inevitable

Estaba preparando lo prometido sobre Irán cuando, de nuevo, alguien se mueve para preparar lo inevitable: Alemania acaba de anunciar que agrega el yuan o renminbi a sus reservas de divisas. Es el primer país europeo, y no uno cualquiera, que sigue los pasos dados en diciembre del año pasado por el Banco Central Europeo de incluir la moneda china en su canasta de divisas. Así que, a partir de ahora, y sin que se haya especificado el porcentaje exacto, Alemania se suma a un carro que va a arrastrar al resto de países europeos. No es descartable en absoluto que el próximo movimiento venga de Francia.

Hasta ahora, los países de la moribunda Europa sólo tenían dos monedas ajenas al euro: el dólar y el yen japonés en su canasta de divisas. Tras el paso dado por Alemania, el resto irá en cascada y refleja el creciente papel de la moneda china en el sistema financiero mundial y el declive de las otras, lo que va en paralelo con el declive de la hegemonía occidental.

Alemania hace este anuncio a dos días del lanzamiento del petro-yuan, como os he venido anunciando.

Para ayudar al petro-yuan, China acaba de proporcionar otro golpe a EEUU: su agencia de calificación crediticia, Danong, de la que no habéis oído hablar porque lo que no es occidental (tipo Standard and Poor's, Morgan Stanley, Fitch, Moody's y similares) no interesa a nadie occidental, acaba de rebajar la calificación soberana de EEUU. Es decir, que debilita de forma clara la base de pago de la deuda que EEUU tiene con China, lo que ha enfurecido a Trump que lo ha calificado en uno de sus tuits como "inaceptable". O sea, lo de siempre. Que lo hagan los piratas habituales occidentales con otros países es lo justo, al revés no.

Pero China es China y en su bajada calificadora a EEUU ha dicho que "la creciente dependencia de EEUU de la deuda [externa] erosiona su solvencia". Y es que la deuda de EEUU es de 20 billones de dólares.

Es decir, simplificando, que China pone a EEUU al mismo nivel que a Perú o Colombia en su calificación de solvencia financiera de países, por ejemplo.

La guerra está abierta y vamos a ver cómo en los próximos días estas agencias van a contraatacar con algo parecido o bien afirmando que EEUU es lo más de lo más y lo mejor de lo mejor. Si no lo hacen es que la debilidad de EEUU es patente, de nuevo.

Volviendo a Europa, hay más movimientos que indican que hay pequeñas fisuras respecto al vasallaje tradicional europeo respecto a EEUU. Es lo que tiene el invierno, que hace frío y Europa no tiene otro medio de calentarse que el gas... ruso. Alemania sigue adelante con la construcción del gasoducto Corriente del Norte 2 y ha involucrado a una compañía noruega en su construcción. Lo interesante del caso es que esta compañía es mixta, pública y privada, por lo que el estado noruego es otro país que se suma a su construcción aunque sea de forma indirecta.

Noruega tiene gas, pero no en las cantidades de Rusia y, por lo tanto, no puede suministrar lo que necesita Europa. Así que la participación noruega en este oleoducto, que no quieren la mayoría de países para "no depender de Rusia", deja fuera de juego a los rusófobos europeos que están encabezados por Polonia, Suecia y Dinamarca.

EEUU está impulsando nuevas sanciones contra Rusia para impedir esa construcción, incluyendo la posibilidad de que se pueda sancionar también a las empresas que participen en ella. Eso pone a la moribunda UE en una tesitura clara: o con EEUU o contra él, aunque sea un poquito. Ese poquito ya se ha visto con la postura francesa oponiéndose a las sanciones contra Irán por las protestas y afirmando que el pacto nuclear funciona, en contra de lo que dice Trump.

Y reíros, pero hasta Ucrania ha tenido que comerse su histeria anti Rusia y ha tenido que levantar la prohibición de comprar carbón a los rusos para paliar el frío este invierno. Y ¿por qué? Pues porque la situación es tan dramática que en Odesa, por ejemplo, la universidad ha decidido suspender el curso hasta el 26 de marzo, es decir, durante todo el invierno, "ante la imposibilidad de calentar las aulas".

Es decir, que aquí sólo aparecen dos ganadores claros. China y Rusia. Si la UE vuelve a su vasallaje tradicional muchos países volverán a ver que sólo China y Rusia son los referentes del nuevo orden geopolítico que está surgiendo. Si la UE hace un pequeño gesto de rebeldía, la tan proclamada "unidad occidental" ya no lo será tanto y China y Rusia sólo tienen que seguir hurgando para ampliar la fisura.

Cada vez es más inevitable la decadencia occidental y los movimientos que estamos viendo van  preparándose para ello.

El Lince


jueves, 11 de enero de 2018

El cuarto elemento

Ya ha desaparecido el interés por Irán, ¿no? Buscad algo por ahí a ver qué encontráis. Lo que no encontraréis son los movimientos de Pakistán, mucho más importantes geopolíticamente en estos momentos que los de Irán. Estamos en lo de siempre: lo que no existe para los medios de propaganda occidentales no existe para los occidentales.

Las protestas en Irán hay que entenderlas, también o sobre todo, como el intento de EEUU de debilitar o romper lo que considera el eslabón más débil del nexo trilateral que se está montando en Asia y sobre el que va a pivotar todo el siglo XXI: China, Rusia e Irán. Os recuerdo que el próximo día 18 China va a poner el marcha el petro-yuan y que el mes que viene Irán se va a incorporar a la Unión Económica Euroasiática. Y os adelanto que es más que probable que este verano Irán sea admitido como miembro de pleno derecho de la Organización de Cooperación de Shanghái.

Abordaré los motivos de las protestas, internos y externos, un poco más adelante, pero quiero terminar esta pequeña trilogía sobre la decadencia occidental con el penúltimo golpe y que tiene ese mismo protagonista desconocido para nosotros, occidentales mira-ombliguistas: Pakistán.

Ayer este país dio un paso más en su enfrentamiento con EEUU y dijo que ya no son aliados. ¡Toma ya! Lo dijo su Ministro de Asuntos Exteriores, una voz autorizada. Al mismo tiempo, Pakistán está "reconsiderando" la negativa inicial a que China establezca su propia base naval en Gwadar. En septiembre del año pasado técnicos chinos, pakistaníes e iraníes mantuvieron reuniones con la finalidad de vincular el puerto de Gwadar con el iraní de Chabahar. Este último puerto se inauguró el 3 de diciembre con presencia oficial pakistaní entre los invitados.

Pero hay más, mucho más. Resulta que Pakistán e Irán han mantenido conversaciones formales, a nivel de ministros de Defensa, sobre el papel de EEUU en la región y han establecido una estrategia "creciente" de cooperación militar. No ha faltado quien haya dicho que los dos ministros hablaron de ambos puertos y de coordinar aspectos de inteligencia sobre ellos, al tiempo que se dieron garantías mutuas de "no colaborar en iniciativas que socaven los intereses de ambas naciones". Y eso el día 5 de enero, en plenas protestas en algunas ciudades iraníes.


Si se tiene en cuenta que Pakistán ha sido un aliado incondicional de Arabia Saudita en su "coalición antiterrorista", estas cuestiones dan otra dimensión a su enfrentamiento con EEUU.

EEUU sigue teniendo poder, pero ya no asusta tanto. Es otra muestra del imparable fin de EEUU como "superpotencia global indiscutible" y del fin de la hegemonía occidental (Europa incluida).

A EEUU solo lo queda una baza que jugar, aparte de la desestabilización interna de gobiernos como lo buscó en Rusia con las sanciones de 2014 (que se mantienen) y ahora en Irán: intentar enfrentar a los vecinos. Pakistán e India son enemigos irreconciliables y lo único que puede hacer ahora EEUU es fortalecer a India.

Cuando digo lo único es que es lo único, porque no hay que olvidar que India y Pakistán son desde el verano del año pasado miembros de pleno derecho de la Organización de Cooperación de Shanghái y, por lo tanto, mantienen un vínculo mucho mayor ahora con China y Rusia.

Por primera vez en la historia de la OCS se admitía a dos países al mismo tiempo, uno a iniciativa de Rusia (India) y otro de China (Pakistán). Rusos y chinos llevan años pretendiendo acabar con esa rivalidad que mina el futuro de Asia. Los esfuerzos de EEUU en estos momentos, tras los movimientos de Pakistán, están dirigidos a "asustar" a India, tanto con China (y hay que recordar el histórico enfrentamiento fronterizo que mantienen los dos países, que volvió a tensionarse brevemente este verano) como con Pakistán con la finalidad de que se vaya desligando de la OCS o limitando al mínimo su pertenencia a ella.

Veremos lo que pasa, pero EEUU ahora mismo no es capaz más que de amenazar a una cada vez mayor lista de países desafiantes a su hegemonía.

Pakistán se ha convertido de forma clara en el cuarto elemento a tener en cuenta de esa tríada China-Rusia-Irán. El pasado martes el ministro de Planificación pakistaní dijo que era "imprescindible diseñar un bloque económico con esos tres países para crear una comunidad de prosperidad compartida". Por el momento no son más que declaraciones, pero indican ya una voluntad clara de hacia dónde se está moviendo Pakistán y bajo qué parámetros que se podrían denominar diplomacia económica, regionalismo y multilateralismo. Y lo más importante: fuera de la influencia occidental, especialmente la estadounidense.

El Lince

lunes, 8 de enero de 2018

Dos movimientos, un mismo aviso

Empecinados en Soros, en oros o en copas, lo que hay es otra cosa que nuestro eurocentrismo (o sea, el mirarse el ombligo una y otra vez) nos impide ver: Occidente declina cada segundo que pasa. Eso no quiere decir que decline el capitalismo, pero sí el capitalismo que conocemos. Hay otro en marcha, con un diseño que aún está por perfilar pero del que China ya dio una pista no hace mucho.

Recordad lo que os dije que ocurrió el día 1 con la apertura del oleoducto entre Rusia y China. Este anuncio ha puesto a temblar a todo ese zombie que es la Unión Europea. ¿Por qué? Pues porque se manifiesta la nueva tendencia rusa de centrar, o fortalecer, su suministro de petróleo a China en vez de a la UE. En una palabra: menos petróleo para Europa (que ahora recibe un promedio de 3'7 millones de barriles diarios de Rusia) y este continente va a tener que buscar de forma precipitada nuevo suministrador. Así hay que interpretar la postura de Francia, por ejemplo, con Irán, alejándose de la postura de EEUU y diciendo en la ONU que las protestas son "un asunto interno" y negándose a que se discutiese en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La UE ha renovado por otros seis meses las sanciones a Rusia por la anexión de Crimea y el apoyo al Donbás. Y Rusia está respondiendo de una forma cada vez más dolorosa para la UE. Sobre todo, porque está ofreciendo a China unos precios que están dos dólares por debajo de lo que cobra a la UE (es para entendernos puesto que el comercio entre Rusia y China ya es en sus respectivas monedas, en una proporción que se acerca al 9% y con la intención de que este año 2018 sea ya del 11%). Encontrar un suministrador alternativo no es tan fácil como parece y en estos momentos el 70% de todo el comercio petrolífero de la UE es con Rusia.

Si Rusia se centra en China, como parece, al petróleo le va a seguir el gas y este sí es el talón de Aquiles europeo. Está previsto que para el 2019 entre en funcionamiento un gasoducto, Poder Siberiano, que bombeará, de golpe, un 19% más de gas hacia China de lo que se hace en la actualidad. Según el contrato, por una duración de 30 años, todo el norte de China estará cubierto con este suministro. Si se tiene en cuenta que toda esta zona tiene frecuentes restricciones, el futuro es más que halagüeño pues el suministro será de 7'25 millones de metros cúbicos diarios en una primera fase.

Eso hace irrelevante el chantaje habitual de Ucrania, por el que pasa la práctica totalidad del gas ruso hacia Europa y eso supone que otro de los grandes, Alemania, tiene que apostar por acelerar la construcción del gasoducto Corriente del Norte 2, que llevará gas directamente desde Rusia a Alemania sin tocar tierra puesto que se está construyendo a través del mar Báltico y al que se oponen todo el resto de países europeos.

Rusia y China se van deshaciendo progresivamente de Occidente y Europa, de forma muy tímida, casi imperceptible, está empezando a moverse sin EEUU -sobre todo Francia y Alemania- y hacia esos dos países, sobre todo a China. Aún sigue la UE la estela de EEUU, y la señal de si esos mínimos movimientos van a más o son solo espasmos de agónicos, será dentro de seis meses, cuando se renueven o no las sanciones contra Rusia.

Y lo mismo ocurre con otros países, como Pakistán del que ya os conté que prescinde del dólar en su comercio con China en beneficio del yuan. Pues ahora pone en otro aprieto a EEUU: acaba de dar un plazo de 30 días para que el millón y medio de refugiados afganos que hay en su territorio vuelvan a Afganistán. Otro movimiento contra EEUU, puesto que Trump tuiteó que Pakistán daba refugio a los terroristas y entonces han dicho, pues te los devuelvo. EEUU siempre ha considerado a estos refugiados como "una amenaza potencial para la seguridad" al considerarlos muy próximos a los talibanes.

Estos refugiados llevan en Pakistán, con altibajos, desde 1979 aunque de forma masiva desde la invasión de Afganistán por EEUU en 2001. No hace falta ser muy hábil para saber que Afganistán no tiene la menor capacidad de integrar a estos refugiados, por lo que en su inmensa mayoría van a pasar a engrosar las filas de los talibanes, que ya controlan de facto el 50% de Afganistán.

Estos dos movimientos dan el mismo aviso: la hegemonía Occidental es equiparable a cuando se intenta retener el agua con las manos, parece que sí pero el agua, inevitablemente, se escurre entre los dedos. Y un dato que tal vez ayude a comprender mejor a Corea del Norte: Pakistán se atreve a hacer estos movimientos anti EEUU porque tiene armas atómicas, lo que limita, y mucho, el margen de maniobra estadounidense. Id tomando nota.

El Lince

jueves, 4 de enero de 2018

No miréis al dedo, mirad el sol

Todo el mundo está mirando a Irán. Error. Queda bien, pero desvía la atención. De nuevo los de siempre nos dicen que hay que mirar al dedo cuando lo que hay que ver es el sol.

Entretenidos con Irán no hemos visto que el Banco Central Europeo ha vendido 500 millones de dólares "para agregar al yuan chino a sus reservas extranjeras". Es un cantidad pequeña, exactamente el 1% de las reservas del BCE. Pero es la primera vez que se hace y es un reconocimiento claro del papel cada vez más importante del renminbi o yuan a nivel internacional. Esto no quiere decir que la moribunda Europa desaloje al dólar como moneda de reserva principal a corto plazo, pero sí que la puerta se ha abierto y se ha marcado el camino para que otros países hagan lo mismo, con lo que la diversificación de reservas pone otro clavo en el ataúd de la hegemonía occidental, en este caso la económica.

El BCE hace este movimiento justo dos semanas antes de que China ponga en funcionamiento el petro-yuan, que se hará el próximo día 18 en Shanghái. China es, en estos momentos, el principal importador de petróleo del mundo, por lo que esta medida va a permitir a los compradores chinos fijar los precios del petróleo y pagar en moneda local.

China lleva trabajando en este sistema, que a largo plazo será mortal para el dólar, desde el año 2012 y va en paralelo con la conversión del yuan en oro en los mercados de divisas de Shanghái y Hong Kong. Es decir, que desde el día 18 de enero China evitará totalmente el dólar estadounidense en sus transacciones de petróleo.

China va a contar con el apoyo de Rusia (principal suministrador de los chinos) y de otros países como Venezuela... e Irán. Este es uno de los componentes a tener en cuenta a la hora de hablar de lo que ocurre en este país y el por qué del entusiasmo de EEUU, Israel y Arabia Saudita con las protestas. Y os recuerdo que en diciembre se anunció que el próximo mes de febrero Irán entrará a formar parte de la Unión Económica Euroasiática.

De hecho, este año 2018 comenzó con una noticia espectacular: Rusia y China anunciaron el día 1 que se había comenzado a exportar a China petróleo a través del oleoducto Siberia-Pacífico. Este oleoducto sólo atraviesa tierras rusas y chinas, por lo que no es posible boicotearlo.


A través de él van a llegar a China un total de 220 millones de barriles de petróleo al año, que se procesarán en refinerías chinas. Esto afianza aún más el papel de Rusia como suministrador principal de petróleo de China, muy por encima de Arabia Saudita y de Angola. Si la situación ya era clara el 2017, ahora lo será aún más.


En EEUU se habla ya de forma abierta de "recesión geopolítica" porque "el mundo está palpitando con varias corrientes que ponen en riesgo el orden dominado por EEUU", como viene a reconocer la nueva Estrategia de Seguridad Nacional de Trump.

No suelo hacer caso a las tonterías de los propagandistas estadounidenseses, pero sí queréis entreteneros con lo que se piensa del declive de EEUU, pinchad aquí.

Anexo: Lo anterior lo publiqué el día 4. Hoy, 5 de enero, lo amplío porque es el día en que Pakistán acaba de anunciar que reemplaza el dólar por el yuan en su comercio con China. Acaba de calificar a Trump de "líder de una superpotencia declinante" tras un tuit de este en el que dice que se va a reducir sustancialmente la ayuda que presta a Pakistán por su "apoyo a los terroristas" afganos. Pakistán era bueno cuando apoyaba a los afganos contra los soviéticos, ahora es malo. Pero eso tiene un costo: el fin del dólar.

Pakistán estaba dando largas a los chinos para el lanzamiento formal del Corredor Económico China-Pakistán, planteado por los chinos el mes de noviembre del año pasado. Ahora tiene luz verde y eso se traduce, en cifras, en 50.000 millones de dólares que ya no serán en dólares sino en yuanes. Hay que dar las gracias a Trump, otra vez, por cómo está acelerando el fin de la hegemonía occidental. Y a toda esa purrela de estúpidos, como la UE, que aún siguen la estela de EEUU aunque hagan pequeñísimos movimientos como el de introducir el yuan en su moneda de reservas extranjeras.

El Lince