lunes, 14 de junio de 2021

El brillo del parloteo

Los modernitos y las modernitas no están de enhorabuena: eso de la transversalidad, de que ya no nay derechas ni de izquierdas, ni siquiera arriba y abajo, es como ellos, simples pompas de jabón muy efímeras. El brillo de un momento.

En México las diferentes expresiones de las derechas se han sumado para erosionar al partido de López Obrador y un poquito sí lo han logrado, un poquito solo. Lo interesante: una significativa bajada en la paticipación electoral y un descenso generalizado de todos los partidos aunque el Movimiento de Renovación Nacional de López Obrador duplica a sus rivales.

En Chile las diferentes expresiones de las derechas se han sumado para impedir el triunfo de una izquierda un pelín más izquierda que en otros sitios y se han hecho, por ejemplo, con el gobierno de la región de Santiago de Chile en manos de la Concertación de siempre, esa que pactó con el pinochetismo y cuyos exponentes son gentes como Lagos o Bachelet. Lo interesante, que la participación apenas ha sido del 20%. ¿Recordáis eso de que en Venezuela la baja participación invalidaba las elecciones? ¡Ah, qué tiempos aquellos!

En Perú las diferentes expresiones de las derechas se han sumado para arropar a Fujimori e impedir la rebelión de los de abajo, de los de siempre. Si en alguna parte asistimos a una expresión de rebeldía popular (circunscrita al voto, eso sí) antioligárquica es aquí. Y si se quiere ver cómo actúa la oligarquía es aquí donde hay que mirar con detenimiento. Ya habrá tiempo de hablar de Castillo y de lo que representa, así como de lo que ha prometido y lo que va  a hacer (y sus renuncias ya son más que preocupantes). Pero la reacción popular es algo a tener muy presente y muy en cuenta.

Sin embargo no es aquí donde me voy a detener sino en la reunión este fin de semana de las viejas glorias coloniales y a quienes es conoce como G-7. El viejo consenso de los "amos del mundo" en los inicios de la globalización neoliberal, esos que incluyeron a Rusia (G-8) porque se las prometían muy felices con Yeltsin tras la desaparición de la URSS (aunque luego la expulsaron por Crimea) y que brindaban por las agresiones a países que alguna vez se habían definido como "no alineados" (Yugoslavia, Libia, Afganistán, Irak, Somalia, Siria...) vuelve a aparecer con un nuevo discurso: el mundo libre y democrático frente al autoritarismo: ¿Nuevo? Bueno, a fin de cuentas hay que pulir el pensamiento único otra vez.

Este grupo de países, que cuando desapareció la URSS representaba el 80% del PIB mundial hoy apenas llega al 40%, pero quiere seguir actuando como si no pasara nada, como si su "fortaleza económica" fuese la base del "peso político". Cualquier medio de propaganda burgués un poco decente (y no es fácil encontrar decencia entre ese mundo) lo tiene claro. Como lo tiene claro el FMI, pero mentir se les da muy bien no vaya a ser que la gente se ponga a pensar y eso no es conveniente.

 
 Ya no tienen ni una cosa ni otra, ni fortaleza económica ni peso político, pero tienen la imagen. Y eso es lo que han querido vender porque en unas sociedades como en las que vivimos lo único interesnte es el brillo del parloteo. Mirad los programas de vuestras televisiones respectivas y lo veréis gráficamente.

Pero esta vez la reunión se había convocado explícitamente para reafirmar el pacto euroatlántico, erosionado por Trump, y fijar el nuevo rumbo del conflicto contra China. Duro hueso de roer, sin duda. Lo curioso, que a su vez es lo interesante, es una comunicación beligerante contra China (prácticas comerciales desleales, derechos humanos, Hong Kong y toda esa retahíla de recursos de los demócratas habituales) con una ausencia de proyectos concretos por mucho que se haya hablado de contrarrestar la Nueva Ruta de la Seda.

Primero, llegan tarde. China les lleva mucha ventaja en eso. Segundo, porque no tienen dinero. Hablan de un proyecto de más de 40 billones de dólares que a ver de dónde lo van a sacar. Tengo la vieja costumbre de leer toda esta sarta de estupideces: "los países del G7 y otros socios se coordinarán para movilizar capital del sector privado en cuatro áreas de interés -clima, salud, tecnología digital e igualdad de género-, con inversiones provenientes de las respectivas instituciones financieras para el desarrollo".

Os lo voy a traducir: no tienen dinero y lo reconocen, por eso, y como para el G-7 el Estado es irrelevante, prometen dar un impulso sólido a la "colaboración público-privada" en la que lo público solo es la coartada porque solo habrá aspectos privados. Algún cerebro mínimamente instalado en los cuadros medios se ha dado cuenta de todo ello, de que alguien podía ponerse a algo tan simple como hacer cuentas y vería que no hay dinero. Por lo tanto, de inmediato, se apostilla: "a la espera de que el proyecto catalice los esfuerzos convenientes, nos comprometemos a impulsar cientos de millones de dólares en inversiones en infraestructura durante los próximos años". Buena rebaja, de billones a cientos de millones. Parece mucho, pero es muy poco. No es más que el brillo del parloteo.

La Nueva Ruta de la Seda que viene impulsando China desde hace años cuenta con financiación garantizada por el Estado chino, es decir, por un gobierno que no está condicionado por las grandes empresas sino que las guía. Eso hace que sea constante y decisiva. Justo lo contrario de lo que proponen los viejos colonialistas. 

Aquí añado un tercer elemento: el G-7, más allá de la foto, es un grupo de países con distintos porcentajes económicos, cada uno con diferentes relaciones económicas con China (y formalmente Italia forma parte de la Nueva Ruta de la Seda aunque Draghi ya ha dicho que va a congelar esa participación) y con una importante red empresarial con grandes vínculos con China. Muchas empresas, tanto europeas como estadounidenses, llevan tiempo "diversificando" sus inversiones, sus centros de producción, tanto en EEUU como en Europa y en China, como para que ahora se vean desplazadas por guerras comerciales o aduaneras. Y en un mundo capitalista como el que vivimos, donde la importancia de los Estados ha desaparecido en Occidente mientras que se ha vuelto dominante el poder de las multinacionales, eso es determinante. 

Sobre todo, porque China dio el golpe de gracia a los viejos colonialistas aprobando justo antes (el jueves) de su reunión (que comenzó el viernes) una ley crucial: prohibir a las empresas que implementen sanciones extranjeras. Eso le da al Estado chino poder para lanzar contramedidas inmediatas, así como confiscar y congelar los activos de una empresa sancionada e impedir comerciar y cooperar con la entidad extranjera sancionada. Este es el anuncio de la aprobación de la ley. Fijaos en la fecha y en la hora.

Ese hatajo de drogadictos que son los viejos colonialistas, adictos a las sanciones, tienen su antídoto ahora. China ha respondido al ojo por ojo: si los viejos drogadictos buscan castigar a entidades o países de terceros por tratos directos y/o indirectos con una China sancionada, ellos harán lo msimo.

"Empresas occidentales conmocionadas", es uno de los titulares de los medios de propaganda ante esa ley.

El G-7 está tan muerto como sus patrocinadores, es una actitud de "retaguardia dañina", en palabras de un diplomático italiano, "con una obsesión por defender un orden mundial que se desmorona y con propuestas más afines al psicoanálisis para combatir la ansiedad que para la política internacional".

 El Financial Times, la referencia capitalista, no puede ocultar su desasosiego: "los pocos que se toman la molestia de leer el comunicado es poco probable que encuentren un mapa de ruta claro". Lo que ha quedado no es otra cosa que el brillo del parloteo.

Porque ¿alguna vez habéis visto alguna autocrítica de estos viejos drogadictos? ¿algún arrepentimiento? ¿alguna responsabilidad? Los malos son China y Rusia, por supuesto, y sus "actividades malignas" junto a la de los sospechosos habituales (Irán, Corea del Norte, Venezuela, Siria...) pero ni una miserable palabra sobre por qué las "grandes democracias occidentales" están fallando a sus pueblos con políticas que no solo generan enormes disparidades socioeconómicas. Décadas de políticas neoliberales que han destruido la sanidad pública (privatizada), los servicios sociales (privatizados) y demás serán culpa de China, de Rusia y de los sospechosos habituales, digo yo. Y el costo humano y social en las "grandes democracias occidentales", también. Eso por hablar de ellos y no del resto de países a quienes tratan como esclavos.

Por eso el retrato más acertado que se puede hacer del G-7 es este.

 

Es espléndido: mirad el pastel con el mapa chino, mirad lo que está haciendo cada país. EEUU imprimiendo dólares en papel higiénico; Italia levanta las manos como oponiéndose o, al menos, diciendo algo así como "vamos a ver eso"; Japón está vertiendo en las copas algo verde (agua radiactiva de Fukushima); Francia como si estuviese en otra parte; Alemania mira con interés pero sin decidir; Gran Bretaña y Canadá siempre atentas a lo que diga el patrón; Australia (invitada a la reunión), siempre sumisa, cogiendo el dinero de mierda; India (también invitada) con goteo por coronavirus. 

Pero aún creen que pueden gobernar el mundo.

El Lince

viernes, 4 de junio de 2021

 Elementos preocupantes que preocupan un poco más

Sabéis que me gusta seguir los temas y que no queden en lo de siempre, algo fugaz, así que termino esta trilogía de África con esa nueva línea que dicen en Francia y que se ha incendiado un poco esta semana mostrando el conflicto geopolítico que hay en este continente (como en otros sitios).

En la entrega del otro día os comentaba que la ministra de Defensa de Francia ya había dicho que "Rusia es un ejemplo preocupante" por su constante "penetración en África" y cómo ese hecho "afecta a la seguridad de la UE ". La ministra se refería, en concreto, a la República Centroafricana que, si os fijáis en el mapa que ponía, está al sur de Chad. Y Chad, como os comentaba, es la niña bonita de los ojos de Francia (y, por consiguiente, de la UE) pese a todos los desmanes que se comenten en este país. Entre otras cosas, Chad es la fuerza motriz de las "misiones de paz" de la ONU en países como Malí, por ejemplo, como antes lo fue de los cascos azules que hubo en la República Centroafricana. Siempre, claro está, de la mano de Francia.

Pues Chad y la República Centroafricana están en un conflicto diplomático en estos momentos. Resulta que el pasado fin de semana hubo un choque militar entre los dos países en una zona fronteriza. No está claro quién empezó primero, pero el hecho terminó con la muerte de varios soldados de Chad.

No hubiese pasado nada más si, de inmediato, no hubiese aparecido Francia en escena. El inefable "rey sol", o sea, Macron, rápidamente acusó a "mercenarios rusos" de haber participado o instigado el incidente diciendo que "los mercenarios se han apoderado de las minas y del sistema político de la República Centroafricana" y añadiendo que "los sentimientos antifranceses que prevalecen actualmente en África Central son obra de estos mercenarios depredadores que ahora están en al cúspide del Estado, teniendo como rehén al presidente". La acusación a Rusia de estar detrás de todo es evidente, así como de hacerse con el control del país a través de estos "mercenarios".

Tras esta diatriba, rápidamente desde Chad se acusó a la República Centroafricana de agresión y de crímenes de guerra.

Como la cosa se calentaba, desde la República Centroafricana se intentó encontrar una solución política y no echar más leña al fuego enviando una delegación oficial a Chad para presentar una disculpa. Chad se negó a recibirla en un primer momento, aunque la mediación de "países amigos africanos" (este hecho es significativo porque deja, aparentemente, fuera a Francia), hizo que los chadianos diesen marcha atrás y aceptasen la delegación. Se llegó al acueerdo de que se abra una investigación internacional, imparcial e independiente por parte de la ONU y otros organismos regionales. 

Quién tuvo la culpa no se sabe, habrá que esperar a ver qué da de sí ese acuerdo. Para Chad fueron los centroafricanos, para estos fueron los chadianos por dar apoyo a los rebeldes, que se habrían refugiado en territorio chadiano. Hasta aquí, todo más o menos normal. Pero el factor determinante, y al que se agarra Francia, es que las tropas centroafricanas cuentan con instructores rusos que, según Francia, estaban presentes en el enfrentamiento. Esos instructores son "contratistas privados" en lenguaje ruso, y "mercenarios" en el francés. Lo cierto es que hay un acuerdo oficial entre los ministerios de Defensa de la República Centroafricana y Rusia, presentado ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que avala esta presencia. Y que, por cierto, es lo mismo que está haciendo EEUU en Afganistán porque, a pesar de repetir que sus tropas dejarán el país este año, habrá unos 16.000 contratistas que seguirán allí en virtud de un acuerdo similar entre los ministerios de Defensa de los dos países. Pero esa es otra historia.

Lo cierto es que entre Chad y la República Centroafricana hay un viejo conflicto como consecuencia de la participación de los chadianos en una misión de la ONU en ese otro país africano "en apoyo al proceso de transición" en 2014 que ya os he mencionado. Las tropas de Chad tuvieron que abandonar la República Centroafricana dos años después tras constatarse que utilizaban a la población como escudos humanos (reconocido por la ONU como "comportamiento inapropiado") ante los ataques que sufrían. Desde entonces hay una animadversión clara contra Chad que se acrecienta ante el apoyo de este país a la Coalición de Patriotas por el Cambio de la República Centroafricana, formada por seis grupos que se oponen al gobierno central y que mantiene una estructura armada que controla una zona fronteriza con Chad considerada estratégica por su riqueza en tierras raras y oro, principalmente. De la extracción y venta de oro se financia la CPC que cuenta, también, con el apoyo de Francia.

La CPC ha incrementado sus ataques desde que en diciembre del año pasado fuese reelegido el presidente del país y eso es lo que ha llevado a la situación actual. Esas elecciones no fueron del gusto francés, aduciendo que no se había cumplido a cabalidad un acuerdo de la ONU sobre ellas, y anunció que suspendía las ayudas económicas mientras no hubiese unas "elecciones justas". Supongo que os suena el discurso, que siempre es el mismo de la mafia occidental. Si ganan los suyos todo está bien, en caso contrario todo es antidemocrático y autoritario.

Pero no todo lo que reluce es oro, nunca mejor dicho, puesto que en esas elecciones se presentaron 15 candidatos opositores, lo que facilitó la reelección del presidente en unas elecciones que estaban avaladas por Francia, Rusia, la ONU, la UE y el Banco Mundial.

Para clarificar un poco más el tema, en Malí andan de golpe en golpe, solo que el protagonismo no lo tienen los militares, como aparece por ser los protagonistas, sino los civiles que son, profundamente, antifranceses. Desde agosto del año pasado ya van dos (a finales de mayo fue el nuevo) y los dos son claramente un rechazo al colonialismo francés en el país. Porque la principal fuerza que apoya a los militares que han dado los golpes es el Partido Socialista, el principal partido de una coalición, el Movimiento 5 de Julio-Agrupación de Fuerzas Populares, que es hipercrítico con Francia y su papel no solo en Malí sino en África.

Francia no ha tardado en mover a sus peones, reproduciéndose lo que ya ocurrió en agosto del año pasado por parte de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental y la OUA. Para que entendáis un poco mejor la cosa, ved este gráfico.

Estos son los países que la componen y, como véis, siguen manteniendo como lengua oficial la de las metrópolis que los colonizaron. Y la mayoría fueron colonias francesas.

Francia ya no quiere saber nada de colaboraciones "antiterroristas" con el ejército maliense. Ya véis, la prioridad en Chad para apoyar a un sátrapa y a su sucesor era esa, pero en Malí no porque el nuevo golpe también es antifrancés o, mejor dicho, refuerza ese rechazo a Francia. 

La CEDEAO, cuyo papel es básicamente económico, suspendió a Malí de todas sus funciones mientras no se nombrase a un primer ministro civil. Pues hoy lo han nombrado y es, precisamente, un alto dirigente del Movimiento 5 de Julio-Agrupación de Fuerzas Populares. 

Va a estar interesante la cosa porque Francia tiene dos elementos de los que preocuparse, y mucho.

*****

Como es lógico, habrá que prestar atención a las elecciones de México y Perú del domingo.

El Lince

martes, 1 de junio de 2021

Unos de los nuestros

Por seguir en África tras el acuerdo entre Alemania y Namibia sobre el pago por alguno de los desmanes de la colonización, hay una cuestión no conocida pero muy relevante: la Unión Europea está ampliando su participación militar en el mundo, en este caso en el continente africano, de la mano de Francia. 

Aquí hay dos cosas a tener en cuenta: la primera, que Francia tiene un tratado con Alemania donde dejan bien claro que son los dos países que cortan el bacalao en la moribunda UE y el resto no son más que vasallos; la segunda, que esto se acelera cuando ya Francia no tiene un contrapoder militar (Gran Bretaña) con el que pelear por la supremacía dentro de la UE y que, como consecuencia, y como antigua potencia colonial en la zona, está ampliando sus esferas de influencia en el contiennte africano.

África no es Bielorrusia, por supuesto. Por lo tanto, no hay nada que contar en los medios de propaganda y entre los demócratas habituales. Sin embargo cualquier salida de tono en Bielorrusia no llega ni a la suela de los zapatos a lo que ocurre en países como Sudán o Chad, por mencionar solo dos, especialmente el último, por lo que luego diré. Lo que pasa es que en Bielorrusia los occidentales (léase EEUU y sus vasallos europeos) no se comen un colín y en los países africanos tienen unos grandes intereses económicos. ¡Ah, los "valores democráticos" cuánto dan de sí! Lukashenko, tío, aprende.

De la mano de Francia, la moribunda UE  apoya en África a cualquier tipo de personaje que tenga como preocupacion fundamental impedir la posibilidad de procesos verdaderamente democráticos en sus países. Es el caso de Malí y lo que hizo Francia allí no hace mucho con un golpe popular que fue, principalmente, antifrancés. Luego los demócratas habituales se sorprenden de que sus famosos "valores" no sean escuchados por las nuevas generaciones y reaccionen con hostilidad no solo hacia los políticos corruptos pro-franceses (lo que es igual a pro-occientales) sino hacia los intereses económicos occidentales en la zona y que explica, en parte, la facilidad con que penetran países como Rusia o China. Es la reacción normal.

Está claro que estos dos países lentamente están "desestabilizando los equilibrios africanos históricos" (sic, lenguaje de la UE) y que (esto no lo dice la UE) han sido trazados por un modelo de desarrollo neocolonial que ha beneficiado a una parte muy pequeña de la población únicamente, que ha agotado la renta de importantes recursos hacia las antiguas metrópolis coloniales (materias primas sobre todo), que ha impuesto la servidumbre monetaria (como el franco centroafricano, que utilizan 15 países y que deja a Francia la última palabra) y todo ello solo se sostiene por el apoyo político y militar de las potencias coloniales.

Mirad este mapa.


La UE va, como un perrito faldero, de la correa de EEUU a Afganistán y se tiene que retirar con el rabo entre las piernas cuando se va su amo, hace lo mismo en Irak y el ridículo en casi cualquier parte. Para que luego EEUU le eche la bronca. No hombre, no, la UE tiene que demostrar un poco más de valor, y de decidir dónde va solita a la guerra. Y dónde mejor que en África, donde como véis en el mapa ya tiene misiones militares aunque es Francia quien lo monopoliza.

Como sé que la memoria es muy frágil, os recuerdo que el 4 de junio del año pasado ese zombi que es la UE aprobó de tapadillo 8.000 millones de euros, cantidad renovable cada cuatro años y con el propósito básico de "financiar operaciones militares en países extranjeros". Ya os lo conté y añadía que la mano de Francia en sus antiguas colonias de África estaba bien a la vista. Pues ahora mucho más.

El 22 de marzo de este año, la UE ha adoptado el Fondo Europeo de Apoyo a la Paz para entrenar a militares de todo el mundo y equiparlos con armas letales. ¿A que mola el nombre? Este fondo (dotado inicialmente de 5.000 millones de euros) sustituirá a varios otros de política exterior, como en Fondo Africano de Paz, que financia la asistencia de seguridad y otras operaciones militares en países africanos, como Somalia y la región del Sahel que veis en el mapa. Sin embargo, el FEAP se diferencia de sus predecesores. En primer lugar, su mandato es global, o sea, que aunque está centrado en África va más allá. En segundo lugar, y de manera crucial, abre la puerta para que la UE financie "equipo letal". Se da un salto cualitativo en la articulación de las políticas coloniales en África. Traducido, en lenguaje francés; "más poder duro" para la UE y, así, "influir en los conflictos internacionales".

¿Os acordáis lo que decía Macron sobre la "muerte cerebral" de la OTAN y de que la UE tenía que tener "autonomía estratégica"? Pues aquí tenéis un primer movimiento. Y lo hacen en "tierra segura" porque África es zona que han colonizado durante mucho tiempo y conocen bien.

Hay muchas cosas curiosas que rodean todo esto. Lo primero, la muerte del presidente del Chad no hace mucho, en abril, y que causó mucha preocupación en la UE. Quién era este tipo, un cleptócrata como la copa de un pino, es lo de menos. La condesa agraviada recordó su memoria como un "aliado en la lucha contra el terrorismo". Quién era este tipo, reelegido por quinta vez un poco antes de morir -tras un ataque de los rebeldes-, super duro contra adversarios civiles, partidario de la violencia policial sin límites (Lukashenko, eres es un bendito), con candidatos presidenciales vetados y así, es lo de menos. Josep Borrell, jefe de política exterior europea, elogió a una "figura política histórica cuyos esfuerzos por mantener la seguridad regional han sido duraderos y sólidos". Lukashenko, tío, deberías haber nacido en Chad. Porque en Bielorrusia sí, democracia y derechos humanos y eso, pero en Chad... Aquí están Macron y Borrell llorando por su amigo y gran demócrata en el funeral.

 


Pero Borrell ha sido un poco más audaz que su patrón francés: al hablar del FEAP ha alabado la lógica de las armas como solucionador de conflictos. Ya querrían haber oído lo mismo los palestinos, por ejemplo. Porque Borrell dijo: "para detener las armas, siento decirlo, necesitamos armas porque no detendremos a los terroristas simplemente siendo morales". Rayos y truenos, ¿está hablando un demócrata habitual? Pues sí, y dice "necesitamos capacidades militares y esto es lo que debemos proporcionar para ayudar a nuestros amigos africanos". Dicho y hecho: sus amigos de Chad mataban a varios manifestantes una semana después del funeral en el que tan compungidos estaban Macron y Borrell. ¿Habéis oído hablar de sanciones, boicot a líneas aéreas o similares, o habéis visto a los embajadores demócratas habituales llevar flores a los sitios donde fueron asesinados los manifestantes? ¡Pero qué tonterías estoy diciendo! Lukashenko, tío, mira que eres blando y aún así eres malo malísimo para los demócratas habituales. Deberías ser como los chadianos o Iván Duque en Colombia: serías amigo y te dejarían tranquilo dándote, además, algún fondo de esos de "paz" (de los cementerios). En definitiva, serías, como dice la mafia, "uno de los nuestros" para la UE.

Y ahora, mirad este otro gráfico, un par de años viejo pero que sirve para entender las cosas algo mejor.


 Poderoso caballero es don dinero, sin duda. Mucho más poderoso que los "valores democráticos".

Al igual que Obama fue Premio Nobel de la Paz (razón de más para rechazar los Premios Nobel) en 2009, la UE lo fue en 2012. Nunca entenderé a los "progres" cuando insisten en esta historia de proponer a tal o cual para el Nobel. En fin, soy un irreductible, qué lo voy a hacer. Y sobre todo cuando Borrell justifica lo anterior añadiendo que la UE es "habitualmente un valle de lágrimas, incapaz de influir en los acontecimientos globales". Buen Premio Nobel de la paz, sin duda.

La UE está ampliando sus objetivos militares y comienza a dar gusto a EEUU, que ha esperado mucho tiempo este hecho. El siguiente paso va a ser Ucrania, sin duda (y por eso es tan activa con Bielorrusia). Pero, volviendo a África, la ministra francesa de Defensa ya está marcando una nueva línea diciendo que Rusia es un ejemplo preocupante de cómo se afecta a la seguridad de la UE porque ha sido capaz de introducirse en la República Centroafricana, un lugar tradicional de influencia de Francia.

Un dato, ahora que los "progres" de todo el mundo mundial, y en especial los españoles (Colau dixit, y Errejón), siguen el modelo de los verdes alemanes: estos simpáticos muchachitos y muchachitas, tan del gusto del capital alemán, han votado a favor del FEAP en el Parlamento Europeo. Lo único que han criticado ha sido su falta de transparencia. Claro que todo es por la seguridad europea y que esto es una forma de estabilizar países (asegurando negocios), faltaría más. Porque, para más recochineo de quienes van por ahí de "progres", los verdes alemanes dicen que "si se deja un lugar vacío, pronto otros lo ocupan", en clara referencia a Rusia y China. Esto solo tiene un nombre: neocolonialismo verde.

Item más: los verdes alemanes acaban de pedir públicamente armar a Ucrania frente a Rusia. "No se puede rechazar la entrega de armas defensivas a Ucrania", ha dicho su presidente en un encuentro con empresarios armamentísticos alemanes -en un acto electoral, dado que las elecciones están al caer-  en donde ha ido un poquito más lejos: "hay que tener una estrecha cooperación con la Administración Biden y comprometer la pertenencia de Alemania a la OTAN".

Pues nada, queridos y queridas "progres", a seguir impulsando la "alternativa". A fin de cuentas, también sois "uno de los nuestros" para la mafia de la UE. Vestidos de verde, eso sí.

El Lince

viernes, 28 de mayo de 2021

Una disculpa, pero sin respeto

En estos tiempos en los que el pidoperdonismo está de moda, Alemania acaba de subir el listón. Llevamos un tiempo oyendo a López Obrador, presidente de México, exigiendo al Estado canalla (más conocido como España) que pida perdón por la colonización y ese mismo tiempo -al menos dos años- a España diciendo que nanai y, por el contrario, lanzando una ofensiva diplomática para que México deje de insistir en ese tema. Otros países, como Venezuela, también lo han hecho pero sin insistir mucho en ello y, sobre todo, sin presionar.

A la chita callando, esta semana dos países han pedido perdón por su pasado. Pero de aquella manera, como si pidiendo perdón se corriese un tupido velo sobre la historia, pasada y presente. Han sido Francia, reconociendo su responsabilidad en el genocidio de Ruanda, y Alemania. En este país me voy a detener por ser quien es y porque ese perdón ha sido negociado con la cartera. Y eso, con la cartera muy pequeña.

Hoy los gobiernos de Namibia y Alemania han firmado un acuerdo por el que Alemania reconoce oficialmente el exterminio de los pueblos Herero y Nama durante unos pocos años (1904-1908) de la colonización del país africano, calificandolo como genocidio y se va a indemnizar a los descendientes. Han sido 5 años de negociación y Alemania considera que con este acuerdo "se encuentra un camino común hacia la reconciliación genuina en memoria de las víctimas".

Es un avance, desde luego, porque ha sido negociado entre los dos países pero donde el más poderoso, la antigua metrópoli, ha hecho doblar la cerviz (otra vez) al menos poderoso. 

Según el acuerdo, Alemania va a destinar 1.100 millones de euros para la reconstrucción y desarrollo de Namibia durante 30 años (poco más de 36 millones al año) y básicamente en las zonas Herero y Nama para cuestiones de agricultura, suministro de agua y formación profesional.

Pero... Alemania se ha asegurado que el acuerdo cierre todas las futuras peticiones de indemnización por los desastres de la colonización que vayan más allá de estos dos pueblos. Satisfacer lo pequeño para evitar lo grande, esa es la conclusión de todo. Disculparse, pero sin respeto. 

El meollo de todo está en la palabra genocidio. Para Alemania, este término no implica ninguna obligación legal sino moral. En una palabra: no existe obligación para las "reparaciones económicas", es decir, indemnizaciones. Y esta es la clave. Es cierto que Alemania fue una más de las potencias coloniales europeas y que no fue la única que reprimió hasta casi el exterminio a los colonizados. Pero también es cierto que con este acuerdo ha marcado un camino claro para otros países colonialistas y si es que alguna vez están dispuestos a revisar y reparar su pasado colonial (cada vez más presente en sus actuaciones).

Para los antropólogos, este es el primer genocidio del siglo XX. Los historiadores tardaron mucho tiempo en hacer suyo el calificativo. Fueron decenas de miles los herero y namas asesinados, muertos por desnutrición, enfermedades y trabajos esclavos (a lo mejor os suena en otras latitudes). El acuerdo se limita a solo cuatro años de los 30 que Namibia fue colonia alemana. Y se centró en los dos pueblos que encabezaron, y casi sostuvieron ellos solos, la rebelión anticolonial. No se sabe con certeza, pero se calcula que al menos 70.000 de ellos murieron.

Parte del monumento a las víctimas de la lucha anticolonial en Windhoek, capital de Namibia.







El Lince

lunes, 24 de mayo de 2021

Los ofendiditos

Los malos malísimos atacan de nuevo los sacrosantos "valores democráticos". Los demócratas habituales se ofenden de nuevo y hacen lo que saben hacer muy bien: amenazar (y sancionar). 

La historia es de las que se leen a gusto con un par de cervezas. Resulta que un avión comercial que iba a Lituania sobrevolaba Bielorrusia y fue obligado a aterrizar escoltado por un caza. Bielorrusia dice que hubo una amenaza de bomba en ese avión. Aquí hubo dos secuencias: la primera, registro infructuoso del avión en busca de la supuesta bomba; la segunda, registro de los pasajeros. Aquí es cuando se detiene a un presunto periodista opositor. Consiguientemente, escándalo mayústulo de los ofendiditos.

Si hay que hacer caso a los bielorrusos, este "periodista opositor" había pedido el asesinato de significados empleados de las estructuras de poder del país como espoleta para acelerar el derrocamiento del gobierno de Lukashenko. Si hay que hacer caso a los demócratas de toda la vida, es un acto más de las violaciones de los derechos humanos que se producen en Bielorrusia, además de un "acto de terrorismo sin precedentes" por "secuestrar un avión civil".

Juanita Calamidad no ha tardado en pedir a la OTAN una "zona de exclusión aérea" sobre Bielorrusia. El secretario general de la OTAN dice que es "un incidente peligroso que debe ser examinado por una consulta internacional". El presidente del Consejo Europeo habla de "sanciones inmediatas" contra Bielorrusia. En Italia se habla de "violación inaceptable de las reglas internacionales de navegación aérea". Grecia (país desde donde salió el vuelo) habla de "secuestro estatal". No tengo ni idea, aunque lo he buscado, de lo que han dicho ni Francia ni España más allá de que "el vuelo pueda seguir libremente su itinerario".

¿Por qué menciono a estos países? Pues por que hay que contar unos cuantos cuentos y en el principal son actores importantes.

Érase una vez (2013) el presidente de Bolivia, Evo Morales, que en el avión presidencial volvía de una visita a Rusia cuando los ofendiditos (en este caso España, Francia, Italia y Portugal) denegaron el vuelo por su territorio a dicho avión. Tuvo que aterrizar en Austria porque nadie más le autorizó a ello (y porque se quedaba sin combustible). Se argumentaba que dentro del avión iba Edward Snowden, el ex agente de inteligencia de EEUU que acababa de denunciar, entre otras muchas cosas, el espionaje que realiza la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU sobre millones de ciudadanos y el acceso a los principales servidores de internet de las grandes compañías para ese espionaje. EEUU le había acusado de traición. Buena parte de los documentos proporcionados por Snowden sobre dichas prácticas de espionaje fueron publicadas por Wikileaks (tomad nota de esto). Las autoridades austriacas (y varios de los ofendiditos, como el embajador español en Viena, físicamente) hicieron varios intentos de registrar el avión (unos dicen que se hizo, otros que no) en busca de Snowden. El avión presidencial de quien sea tiene inmunidad, pero a los ofendiditos les salió la vena colonial, qué se le va a hacer. 

Érase una vez (2015) que Turquía obligó a un avión sirio de pasajeros, escoltado por un caza, a aterrizar en Ankara porque suponía que en su bodega iba "un cargamento de armas para el régimen".

Érase una vez (2016) que Ucrania obligó a un avión bielorruso de pasajeros, escoltado por un caza, a aterrizar en Kiev porque en él iba un significado militante anti-Maidán (o sea, anti nazi).

¿Los ofendiditos? En estos casos se mantuvieron callados.

¿Y quién es este simpático y abnegado "periodista opositor"? Pues como casi todo se sabe, ya están comenzando a salir cosas. Por ejemplo, que desde 2017 trabajó en la emisora anticomunista Radio Free Europe/Radio Liberty, financiada por el gobierno de EEUU desde 1949. Y que se ha fogueado como militante del batallón nazi "Azov" en el Donbás ucraniano desde el 2014 hasta que comenzó su etapa "periodística". El batallón nazi "Azov"envió varias cajas con cabezas de milicianos del Donbás a sus familiares siguiendo el ejemplo de los yihadistas sirios. Pero antes de entrar en el batalón nazi "Azov", a este simpático y agradable "periodista opositor" ya le gustaba cortar cabezas. Aquí está con la de Lenin en Kiev ese año 2014.

Seguro que los ofendiditos lo saben. Y por eso se ofenden con su detención.

Adenda del día 25.- La foto del simpático y abnegado "periodista opositor" en el batallón nazi "Azov" 


Y otra de sus simpatías y valores, los mismos que defienden los ofendiditos.

 Como es lógico, a medida que pasen los días la cosa irá a más porque estas las proporcionan los resistentes anti-nazis del Donbás ucraniano.

El Lince

viernes, 21 de mayo de 2021

La Espada de Jerusalén

Alto el fuego. Israel se rinde. Palestina entra en una nueva era. Me siguen sorprendiendo los "progres" cuando al referirse a la enésima agresión a Gaza han hecho referencia al modo en que los israelíes han llamado a la misma, "Guardián de los Muros", sin haber hecho la menor referencia a cómo han llamado los palestinos a su resistencia: "Espada de Jerusalén". No hay manera de que hurgen un poquito, que lean a los propios palestinos, solo a los medios de propaganda de la burguesía. Una y otra vez. En fin.

El alto el fuego simultáneo, estipulado por el vigor de la resistencia palestina, se hace teniendo el dedo en el gatillo. O lo que es lo mismo, blandiendo la espada que se levantó para defender una Jerusalén por la que no ha hecho nada de nada la mal llamada "Autoridad Palestina". Cierto es que los palestinos han sido presionados por Egipto y que Israel lo ha sido por EEUU. Pero lo cierto es que Israel, que hace dos días dijo que "mantendría la ofensiva hasta cumplir los objetivos" se la ha tenido que tragar. Las pérdidas para el régimen fascista eran ya imposibles de soportar. Como dijo el periódico Yedioth Ahronoth, en su edición del 18 de mayo, el montante económico de las pérdidas para Israel era de 34 millones de dólares diarios añadiendo que son “casi iguales a las pérdidas de 51 días de guerra en Gaza en 2014”. O sea, Israel ha perdido en un día lo mismo que perdió en 51 días hace siete años. Basta una simple multiplicación para ver algo de las enormes pérdidas que ha sufrido y de las que algo ya os comenté.

Israel dice que el alto el fuego ha sido "sin condiciones". Los palestinos de Gaza (la mal llamada "Autoridad Nacional", al igual que la OLP son irrelevantes ya) lo vienen a reconocer cuando afirman que es Egipto quien está haciendo de mediador entre las dos partes y que por su mediación se acordarán "las medidas posteriores que mantendrán la estabilidad de la situación de forma permanente". Pero de inmediato se añade: "hemos informado, en un texto, de forma clara, explícita, que cualquier acción tomada por la ocupación contra la mezquita de Al-Aqsa y el barrio de Sheikh Jarrah y lo que llevó al reciente enfrentamiento significa un regreso a la batalla de la Espada de Jerusalén".

 Mas claro, imposible.

Aquí hay que hacer una precisión tan importante como curiosa: Egipto ha adquirido un papel que no tuvo en las otras agresiones. La limpieza étnica que Israel pretende en Jerusalén Este ha llevado a este país a levantar un poco la voz "por el intento de cambiar la realidad demográfica" expulsando a los palestinos de uno de sus barrios. Porque, si hay que hacer caso a lo que publica la prensa egipcia, "Egipto y los países árabes lo no permitirán, porque nos hace retroceder décadas y socava cualquier intento de normalización popular”. Tómese nota: "socava cualquier intento de normalización popular". Es decir, que la gente está más que harta de la "normalización" con Israel y las ondas de la piedra lanzada por la resistencia de Gaza están agitando las aguas árabes. Os dije que habría que ver cómo reaccionaba la gente. Esta es una prueba.

Puede, tal vez, que este movimento egipcio esté coordinado con EEUU y que, a la postre, sirva para imponer más restricciones a Gaza. Pero eso, hoy por hoy, no es más que una hipótesis. Que habrá una mayor presión árabe hacia Hamás es evidente porque quien paga, manda. Y el dinero para la reconstrucción va a venir de países que ya lo han hecho en el pasado. Qatar está en todas las miradas. Y Egipto ya ha dicho que va a destinar 500 millones de dólares a la reconstrucción de Gaza. Porque según el Ministerio de Obras Públicas de Gaza, el número total de viviendas dañadas por la agresión alcanzó las 16.800, de las cuales 1.800 son inhabitables y 1.000 quedaron completamente destruidas.

También está claro que Israel ha perdido la iniciativa. Nadie esperaba lo que hizo la resistencia en Gaza. Esto por sí solo representa la dirección principal de la crisis en Israel. La crisis política, militar y de inteligencia. Primero, porque la resistencia ha atacado cuando dijo que lo haría. Desde Gaza, asediada y bloqueada desde el año 2007, resistiendo la presión de la mayoría de los gobiernos del mundo (incluidos los árabes) que no han hecho nada contra el bloqueo. Segundo, por el agravamiento -consecuencia de lo anterior- de la crisis económica que vive con el 70% de paro y el hacinamiento. Tercero, porque pese a todo ello han aparecido nuevas armas con mayor capacidad de hacer daño y con más alcance. 

En una palabra: Israel ha perdido el elemento sorpresa derivado de su superioridad en el inicio de las agresiones y/o guerras. Por eso, al contrario que en otras ocasiones, no hay significados dirigentes políticos y militares de la resistencia muertos. Y el fracaso de Israel a la hora de detener el lanzamiento masivo de cohetes (unos 200 diarios) no es más que una muestra de ello.

Y otra cosa importante: la reacción de los palestinos fuera de Gaza ha ido más allá de la solidaridad ceremonial y va a poner en serios aprietos a la mal llamada "Autoridad Nacional" porque ha tenido una participación directa, con enfrentamientos (que han costado muertos) y huelga general masiva.  

Israel se ha enfrentado a dos crisis: la militar y la política porque la mal llamada "Autoridad Nacional" no se ha atrevido a ejercer su tradicional represión en ayuda al ocupante. Esto también ha pesado en el debe de Israel y le ha obligado a aceptar el alto el fuego. Seguir con la agresión supondría el descrédito final de los colaboracionistas. La "Espada de Jerusalén " sigue pendiendo sobre sus cabezas.

El Lince

lunes, 17 de mayo de 2021

Lo que no se ve es lo que importa

En la sociedad del espectáculo todo, absolutamente todo, tiene que ver con lo que se ve. Pero eso no es lo que importa. Lo que importa es lo que no se ve. Como en la nueva agresión del régimen fascista israelí contra Gaza (que no contra Palestina). 

Contra Gaza porque se está poniendo de manifiesto que es una forma de arropar a Al Fatah ante las anunciadas y luego suspendidas elecciones. Unas elecciones que ganó Hamás hace muchos, muchísimos años (2006), y que por eso no fueron reconocidas por la famosa "comunidad internacional" y sus no menos famosos "valores democráticos". Hamás logró 76 de los 132 escaños. Todo un palo para los demócratas de toda la vida. Quince años después, 15, los demócratas de toda la vida ven de nuevo las orejas al lobo y tienen que destruir a Hamás para que en otras elecciones ganen los suyos. Y no, la cosa no les va a salir bien.

Contra Gaza porque se está poniendo de manifiesto que la OLP no existe más que en el imaginario de los burócratas de toda la vida (incluyendo a la izquierda) y que es inoperante, nuevamente, salvo para mantener la entelequia (y las subvenciones).

Pero en Gaza se está poniendo de manifiesto la importancia no solo de resistir, sino de atacar. Y eso es lo que importa. Porque si algo tiene de importante esta nueva agresión es que el régimen fascista de Israel no se ha atrevido a poner un pie dentro de Gaza. O sea: tiene miedo. Aunque no lo parezca. 

La resistencia no actúa sobre la base de que está preocupada por dejar de actuar ante los ataques a la población civil (clásico en el régimen fascista de Israel) sino sobre la base de proteger a Jerusalén como eje central de la causa palestina (y lo que significa de lucha contra la limpieza étnica). Lo que no hacen los colaboracionistas de la mal llamada "Autoridad Palestina" ni la OLP lo están haciendo tanto Hamás como la Jihad Islámica. 

La resistencia está teniendo la capacidad de infligir un enorme daño al régimen fascista de Israel. Y eso es lo que no se ve, pero que es lo que importa y por lo que el régimen fascista de Israel se avendrá a un alto el fuego aunque lo revista de triunfo. Un daño que ya se puede cuantificar y que se traduce en una pérdida del 28% en la bolsa de valores de Tel Aviv (desde el momento en que cayeron misiles en esta ciudad), en que el 26% de las fábricas están cerradas por completo en el área alrededor de Gaza y en que las que no lo están en el resto de Israel han reducido sus operaciones en un 17%. Sumad a ello que los vuelos se han suspendido en los aeropuertos Ben Gurion (Tel Aviv) y Ramon (Eliat).

Es la primera vez que algo así ocurre y es una muestra del poder militar de la resistencia. Y el mundo está viendo (aunque no lo muestre en sus imágenes) las capacidades de bloqueo que supone una continuidad de la agresión. Esto representa un nuevo equilibrio estratégico que todo el mundo tiene que tener en cuenta. El régimen fascista de Israel está atacando con una estrategia de fuego remoto y los palestinos están respondiendo con lo mismo, con fuego remoto (además de la batalla de las ideas y de recuperar Jerusalén). El régimen fascista de Israel está obligado a poner fin a la agresión para reducir las pérdidas y no solo económicas sino de imagen.Y me atrevo a adelantar que habrá un vínculo claro entre el nuevo alto el fuego y Jerusalén.

Está por ver cómo el mundo árabe va a asimilar lo que está pasando, si hay una revitalización de la resistencia o no (no solo a nivel militar, sino popular), pero hay una nueva realidad sobre el terreno. El régimen fascista de Israel no logra crear una imagen de victoria (a pesar de los medios de propaganda y de que las imágenes de destrucción de Gaza son más "impresionantes" que las de Ashkelon, Ashdod o Tel Aviv) y la batalla ya está en un sentido paralelo que va más allá de los muertos porque está ligada al tamaño de las pérdidas. Y para el régimen fascista de Israel son enormes y no tiene nada que ver con los muertos. Porque aquí hay que introducir otra ecuación: Hizbulá. Porque si después de casi dos semanas no puede con Gaza, menos va a poder contra alguien mucho más preparado. 

Y, por cierto, el mito de la famosa "Cúpula de Hierro" ha desaparecido igual que desapareció la eficacia de los misiles anti-misiles "Patriot" en Arabia Saudita. Y eso con misiles de no mucha precisión. Irán está sonriendo.

Adenda del día 18.- Hoy se ha conocido que el régimen fascista de Israel ha reconocido que su plataforma de gas natural Tamar está desconectada desde que en sus proximidades cayesen varios misiles lanzados por Hamás el martes 11. La plataforma gasística está a 24 km de Ashkelon. En previsión de otros ataques, el ejército del régimen fascista ha ordenado el "cierre parcial" de todas las plataformas de gas de la zona y la suspensión de la producción "hasta nuevo aviso".

El Lince

miércoles, 5 de mayo de 2021

Sin simulaciones

A cara descubierta y sin simulaciones. Lo de Colombia, lo de España y lo de Francia son lo mismo con diferentes ropajes. En Colombia se mata, en Francia se insta un golpe de Estado y en España se vota. Tres formas clásicas de actuación del capitalismo que tiene ya muy claro que el "progresismo" está amortizado (y supongo que si en la FARC entregista queda alguien con cerebro se estará dando cuenta del error cometido) y no le importa actuar sin simulacros ni subterfugios. Solo hay un país, Alemania, donde todavía se actúa así impulsando a Los Verdes, la nueva marca del capitalismo y su pretendido "rostro humano".

La protesta popular en Colombia está siendo sofocada a sangre y fuego (sin olvidar el constante y continuo asesinato de dirigentes populares y ex guerrilleros), pero no es Venezuela. Por lo tanto no hay OEA, ni Comisión de Derechos Humanos de la ONU, ni "Grupo de Lima", ni "autoproclamados" reconocidos por Occidente, ni sanciones, ni nada de nada. Solo "preocupación". Bueno, no está mal, siempre es mejor morir dejando algo de precupación en los valedores de los sacrosantos "valores democráticos" que morir con su más absoluta indiferencia. 

La votación de ayer en Madrid (capital del Estado canalla más conocido como España) supone la muerte del famoso 15-M, del "no nos representan", de "otra forma de hacer política", de "la casta" y de "romper con el régimen del 78", de "transversalidad" y de "ya no hay ni izquierdas ni derechas". Eso no duró nada más que tres o cuatro años y luego los quinceemesistas se convirtieron en lo mismo que criticaban. 

El pronunciamiento militar en Francia es la explicación más clara de todo lo anterior, de cómo el fascismo ha entrado en una guerra de posiciones (en Colombia se está dispuesto a llegar a la guerra clásica) buscando sellar, a través de una constante batalla ideológica (Madrid) la alianza entre el bloque popular, la pequeña burguesía y la más reaccionaria como garante de los intereses capitalistas.

Esta fue y es, desde siempre, la estrategia del fascismo. Y el avance es imparable, favorecido por la asombrosa estupidez (y benevolencia) de los "progres" tipo 15-M que se retiraban de todas y cada una de las fortalezas clásicas (con aquello de "ya estamos en las instituciones") dejando que las ocupasen los peones fascistas.

Y de estas tres situaciones la más preocupante para mí es la de Francia. El pronunciamiento militar, de personal en activo y en la reserva (y que supera las 23.000 firmas) se hizo en un momento clave: en el 60 aniversario del intento de golpe de Estado en Argelia para impedir la independencia de ese país. Mirad el hecho: un país colonial se opone a que sus vasallos, árabes y musulmanes, se independicen. Sesenta años después repiten lo mismo hablando de "hordas de los suburbios".

Preocupante porque, siguiendo con los silencios, nadie de la OTAN ha dicho ni mú. Francia es miembro de la OTAN, sus militares firman un manifiesto fascista y racista. Y la OTAN callada. Luego quien calla, otorga. No hace falta a estas alturas descubrir el carácter faccioso de los militares de la OTAN, tan habladora contra el "comunismo chino" o contra Rusia.

El pronunciamiento militar en Francia no tiene por objetivo un golpe militar sino preparar las mentes para una recomposición política sobre los "valores" del orden y la autoridad. Podéis ver los lenguajes tanto en Colombia como en España. Iguales, con diferentes versiones pero con el mismo objetivo. Y el machaque constante desde los medios de propaganda para reforzar el discurso económico (y social) en aras de las demandas del capital. 

La descomposición política e ideológica es el terreno donde se ha fraguado todo este escenario (y esta ofensiva). En Colombia con la entrega de las armas por las FARC, en España el 15-M y sus tonterías y en Francia las actuaciones dubitativas de la izquierda y los sindicatos con los "chalecos amarillos". En los tres países una parte importante de esa descomposición ha sido "el rechazo a la violencia" donde es más importante un contendor de basura quemado que el desempleo masivo, que la pobreza creciente, que la precariedad del trabajo. La responsabilidad de la pretendida "izquierda" en ello es total (y os recuerdo algo que ya publiqué al respecto).

En Francia, donde la impronta colonial está en el trasfondo de ese pronunciamiento, se acusa a la inmigración de todos los males. En España es el "separatismo", especialmente el catalán. En Colombia se habla de "terrorismo" y se terminará acusando a Venezuela. Todo simple, pero efectivo. Y las pretendidas "fuerzas de izquierda" inertes ante este discurso, plegándose al mismo y renunciando a luchar. 

En Colombia se está haciendo frente, a costa de muertos, heridos y desaparecidos, pero todo se calmará si no hay una visión de lucha contra la lógica capitalista. Se ha conseguido la retirada de la reforma tributaria, pero queda mucho para que haya un nuevo equilibrio de fuerzas que rompa la estrategia del capital puesto que ya no hay un contrapoder armado (solo queda el ELN y unas FARC reconstituidas pero lejanas) que haga frente a su fuerza de choque: el ejército. Desde hace años las llamadas "fuerzas alternativas" (?) están tratando de negociar con el gobierno ciertos temas sociales que ahora sí estará dispuesto a negociar. Obligado, desde luego, pero eso le va a proporcionar aire hasta recomponer fuerzas. Y las "fuerzas alternativas" (y el capital) tan contentas. Pero a buen seguro que no se cederá en lo principal, que en estos momentos es la desmilitarización del país. Eso no solo daría aire interno a Colombia, sino externo a Venezuela.

En España se agacha la cabeza. Con las elecciones de ayer en Madrid el nacionalismo español de matriz franquista ya no va a tener freno. El "gobierno más progresista de la historia" es historia (corta); está acabado. Si antes no lo hacía, pero aparentaba algo, ahora ya no va a tomar ni una sola medida que moleste al capital. Ha tenido una ocasión histórica para cambiar el Estado y ahogar al fascismo, pero ni lo ha hecho ni, lo que es peor, lo ha querido hacer. Y no se puede echar la culpa al coronavirus.

Se acabaron las simulaciones. Todo el mundo está en su sitio: el fascismo en la vanguardia y nosotros en las catacumbas, preparándonos para enfrentar lo peor que está por venir.

El Lince

viernes, 30 de abril de 2021

 Palabras para la libertad

Si algo sabemos los escritores es que las palabras pueden llegar a cansarse y enfermarse, como se cansan y enferman los hombres y los caballos. Hay palabras que a fuerza de ser repetidas, y muchas veces mal empleadas, terminan por agotarse, por perder un poco su vitalidad. En vez de brotar de las bocas o de la escritura como lo fueron alguna vez, flechas de la comunicación, pájaros del pensamiento y de la sensibildiad, las vemos o las oímos caer como piedras opacas, empezamos a no recibir de lleno su mensaje o a percibir solamente una faceta de su contenido, a sentirlas como monedas gastadas, a perderlas cada vez más como signos vivos y a servirnos de ellas como pañuelos de bolsillo, como zapatos usados.

Sabemos que hay palabras-clave, palabras-cumbre que condensan nuestras ideas, nuestras esperanzas y nuestras decisiones, y que deberían brillar como estrellas mentales cada vez que se las pronuncia. Sabemos muy bien cuáles son estas palabras en la que se centran tantas obligaciones y tantos deseos: libertad, dignidad, derechos humanos, pueblo, justicia social, democracia, entre muchas otras. Y aquí están otra vez esta noche, aquí las estamos diciendo porque debemos decirlas, porque ellas aglutinan una inmensa carga positiva sin la cual nuestra vida, tal como la entendemos, no tendría el menor sentido, ni como individuos ni como pueblos. (...) Pero en algunos de nosotros, acaso porque tenemos un contacto más obligado con el idioma que es nuestra herramienta estética de trabajo, se abre paso un sentimiento de inquietud, un temor que sería fácil callar en el entusiasmo y la fe del momento, pero que no debe ser callado cuando se le siente con la fuerza y con la angustia con que a mí me ocurre sentirlo. 

Una vez más surgen entre nosotros palabras cuya necesaria repetición las está limando, desgastando, apagando. Digo libertad, digo democracia, y de pronto siento que he dicho esas palabras sin haberme planteado una vez más su sentido más hondo, su mensaje más agudo, y siento también que muchos de los que las escuchan las están recibiendo a su vez como algo que amenaza convertirse en un estereotipo, en un cliché sobre el cual todo el mundo está de acuerdo porque esa es la naturaleza misma del cliché y del estereotipo, anteponer un lugar común a una vivencia, una convención a una reflexión, una piedra opaca a un pájaro vivo. (...)

Hablamos porque somos, pero somos porque hablamos. Y es entonces que en las encrucijadas críticas, en los enfrentamientos de la luz contra la tiniebla, de la razón contra la brutalidad, de la democracia contra el fascismo, el habla asume un valor supremo del que no siempre nos damos plena cuenta. Ese valor, que debería ser nuestra fuerza diurna frente a las acometidas de la fuerza nocturna, ese valor que nos mostraría con una máxima claridad el camino frente a los laberintos y las trampas que nos tiende el enemigo, ese valor del habla lo manejamos a veces como quien pone en marcha su automóvil o sube la escalera de su casa, mecánicamente, casi sin pensar, dándolo por sentado y por válido, descontando que la libertad es la libertad, y la justicia es la justicia, así tal cual y sin más, como el cigarrillo que ofrecemos o que nos ofrecen. (...)

Todo esto sería acaso menos grave si frente a nosotros no estuvieran aquellos que, tanto en el plano del idioma como en el de los hechos, intentan todo lo posible para imponernos una concepción de la vida, del Estado, de la sociedad y del individuo, basada en el desprecio elitista, en la discriminación por razones raciales y económicas, en la conquista del poder omnímodo por todos los medios a su alcance, desde la destrucción física de pueblos enteros hasta el sojuzgamiento de aquellos grupos humanos que ellos destinan a la explotación económica y a la alienación individual.

 Si algo distingue al fascismo y al imperialismo como técnicas de inflitración es precisamente su empleo tendencioso del lenguaje, su manera de servirse de los mismos conceptos que estamos utilizando aquí esta noche para alterar y viciar su sentido más profundo y proponerlos como consignas de su ideología. (...) Para ellos la libertad es su libertad, la de una minoría entronizada y todopoderosa, sostenida ciegamente por masas realmente masificadas. (...)

La excesiva confianza nuestra en el valor positivo que tienen esos términos puede colocarnos en desventaja frente a ese uso diabólico del lenguaje. Por la muy simple razón de que nuestros enemigos han demostrado su capacidad de insunuar, de introducir paso a paso un vocablo que se presta como ninguno al engaño, y si por nuestra parte no damos al habla su sentido más auténtico y verdadero, puede llegar el momento en que ya no se vea con la suficiente claridad la diferencia esencial entre nuestros valores políticos y sociales y los de aquellos que presentan sus doctrinas vestidas con prendas parecidas, puede llegar el día en que el uso reiterado de las mismas palabras por unos y otros no deje ver ya la diferencia esencial de sentido que hay en términos como individuo, como justicia social, como derechos humanos, según sean dichos por nosotros o por cualquier demagogo del imperialismo o del fascismo. (...)

Es tiempo de decirlo: las hermosas palabras de nuestra lucha ideológica y política no se enferman y se fatigan por sí mismas, sino por el mal uso que les dan nuestros enemigos y el que en muchas circunstancias les damos nosotros. Una crítica profunda de nuestra naturaleza, de nuestra manera de pensar, de sentir y de vivir, es la única posibilidad que tenemos de devolverle al habla su sentido más alto, limpiar esas palabras que tanto usamos sin acaso vivirlas desde adentro, sin practicarlas auténticamente desde adentro, sin ser responsables de cada una de ellas desde lo más hondo de nuestro ser. Solo así esos términos alcanzarán la fuerza que exigimos en ellos, solo así serán nuestros y solamente nuestros. La tecnología le ha dado al hombre máquinas que lavan las ropas y la vajilla, que les devuelven el brillo y la pureza para su mejor uso. Es hora de pensar que cada uno de nosotros tiene una máquina mental de lavar, y que esa máquina es su inteligencia y su conciencia, con ella podemos y debemos lavar nuestro lenguaje político de tantas adherencias que lo debilitan.

Julio Cortázar

lunes, 26 de abril de 2021

 La respuesta está en el viento

La capacidad de adaptación del capitalismo a los vientos cambiantes es muy notable. Lo mismo apuesta por el neofascismo que por el “progresismo” si uno y otro se comprometen a mantener, e incrementar, sus beneficios e intereses. En Francia o en España el capitalismo está dando por amortizado al “progresismo” y por eso no tiene el menor inconveniente en mostrar su verdadera cara neofascista mientras que en Alemania, por ejemplo, el capitalismo está dando por amortizado al “conservadurismo” y alentando al “progresismo”. Y cuando no le sirven ni unos ni otros, pone directamente a uno de los suyos (Mario Draghi en Italia).

Me explico. La aparición en escena del neofascismo alemán ha destrozado a la democracia cristiana (una parte de sus votos menos carcas han ido a los liberales y otros a Los Verdes) que ha perdido poder en casi todos los lander, especialmente en los pertenecientes a la antigua República Democrática donde las perspectivas son aún peores. Los socialdemócratas resisten como pueden, aunque más perdiendo que ganando. Los dos partidos son socios en el gobierno federal. Pero como en Alemania es políticamente incorrecto apoyar el resurgimiento del fascismo por el recuerdo de Hitler, a diferencia de lo que ocurre en otros países europeos el capital apuesta por una vía alternativa que bajo el barniz del “progresismo” se ha destacado como uno de los principales sostenedores del sistema capitalista alemán.

Supongo que sabéis que dentro de poco tiempo (septiembre) habrá elecciones generales en Alemania y que todas las encuestas están dando como ganador a Los Verdes. Esta es la razón por la que en las últimas semanas todos los medios de propaganda (incluidos los que van de “progres” y “alternativos”) están hablando de Los Verdes y haciendo entrevistas, y paralelismos, con lo que hay por aquí. Nada nuevo bajo el sol si recordamos, y la memoria es efímera y frágil, lo que ocurrió con Syriza en Grecia antes de llegar al gobierno (y cómo esos mismos medios “progres” o “alternativos” se escaquearon con lo que hizo después). Y lo mismo con Podemos, aunque aquí todavía se defiende un poco a este partido en esos medios.

Pues bien, lo novedoso (y que no encontraréis en los medios de propaganda “progres” o “alternativos”) es que Los Verdes tienen un apoyo muy elevado entre el empresariado alemán, en unos más que en otros, pero en todos el porcentaje de quienes los apoyan supera al tradicional de cristianodemócratas y socialdemócratas. La conclusión es obvia: el empresariado alemán está apostando por un “canciller verde”. Frau Chancellor, porque la principal dirigente de Los Verdes es una mujer.

Puede parecer que el porcentaje de un 26’5% de apoyo a la Frau Chancellor es poco, pero si se tiene en cuenta que el sucesor de Merkel entre los cristianodemócratas cuenta solo con el 14’3% de apoyos dice mucho de por dónde van los tiros tanto a corto como a largo plazo. La cosa se ajusta un poco si se pregunta a los empresarios qué partido quieren que gane. Los Verdes aumentan un poco su porcentaje, aunque los democristianos recuperan terreno.

Los Verdes están tan integrados en el sistema que son no solo parte fundamental del mismo, sino sus principales valedores. Y como ahora hasta el más tonto habla de lo “verde” (sobre todo los prebostes del Foro de Davos), ha llegado el momento de experimentar directamente con alguien que, dice, representa un cambio de época.

¿De verdad? Aquí está el quid de la cuestión: si hay que creer lo que dicen ahora (como Syriza antes de llegar al gobierno en Grecia o Podemos en España) o ver lo que hacen. Y eso es algo que no están haciendo los medios de propaganda “progres” o “alternativos” cuando jalean a Los Verdes.

Porque Los Verdes llevan 20 años en gobiernos de los lander alemanes, apoyando tanto a cristianodemócratas como a socialdemócratas. Y a los liberales. Les da igual. En estos momentos, Los Verdes gobiernan el estado de Baden-Württemberg (desde 2011 mantienen una coalición con los cristianodemócratas, aunque tras las elecciones de este año son ellos quienes están al frente) y mantienen también gobiernos de coalición en otros nueve estados: en tres con socialdemócratas y Die Linke (la izquierda, con un toque comunista); en tres con cristianodemócratas y socialdemócratas; en uno con cristianodemócratas y liberales; en uno con socialdemócratas y liberales, y en otro con socialdemócratas. Es decir, gobiernan o cogobiernan en la mitad exactamente de Alemania. Y con todo el espectro político. No hacen ascos a nadie ni a nada. Valen igual para un roto que para un descosido.

¿Y qué hacen? Pues lo mismo que los otros partidos. Si como muestra basta un botón ahí está el hecho de que en Baden-Wüttemberg tienen su sede multinacionales como Daimler, Bosch, Porsche, Hugo Boss o IBM. Muy incómodas no están, desde luego. Ni siquiera con la pretendida intransigencia en cuestiones ecológicas puesto que en Baden-Wüttemberg el suministro de electricidad proveniente de energías renovables (su gran promesa) no llega, aún, al 20% del total. Un buen porcentaje que no molesta a las empresas: ahora dicen Los Verdes que quieren aumentar ese porcentaje un 2% anual. Bueeeno, menos da una piedra, mejor eso que nada, lentos pero seguros dirán los de siempre. Pues muy bien.

Lo cuento porque ahora, al calor de las elecciones generales que tan buenos auspicios les depara, vuelven a aparecer cosas como “una nueva regulación económica que permita crear una economía de mercado social y ambientalmente responsable”. ¿En qué consiste esa “nueva regulación económica”? Por más que lo he buscado no he podido enterarme. Pero el hecho de que Los Verdes sean tan populares entre la élite política alemana dice bastante de las limitaciones que ellos mismos ponen.

¿Todo es así? Evidentemente, no. Al igual que Syriza o Podemos antes de llegar al gobierno central, Los Verdes también dicen que se oponen a que Alemania destine el 2% de su presupuesto a la OTAN como quiere EEUU, mantienen su rechazo a las armas nucleares en Alemania (y será muy curioso saber qué dicen de las que EEUU tiene en sus bases allí) y “no aceptan” los ataques sistemáticos que EEUU hace con aviones no tripulados “en lugares de conflicto”.

Pero… Los Verdes son furibundos partidarios de la política rusófoba en Europa, por ejemplo, (su postura en el Parlamento Europeo es, o debería ser conocida en ese aspecto) y uno de sus caballos de batalla “medioambientales” es el gasoducto ruso-alemán Corriente del Norte 2. En alguna entrevista que se ha hecho a la Frau Chancellor ha dicho que Los Verdes harán todo lo posible porque no se complete. EEUU estará muy satisfecho. La cuestión es si llegan a tiempo porque es más que probable que para cuando se forme el nuevo gobierno ya esté terminado.

Así que chicos, chicas “progres”, antes de que os entusiasméis demasiado con Los Verdes tened en cuenta otras cosas. Por ejemplo, al igual que hicieron con rapidez, con mucha rapidez, tanto Syriza como Podemos, tened en cuenta su “capacidad de adaptación a las circunstancias”. Porque esas son “las reglas del juego” que tanto le gustan a Zizek (y al sistema).

Por lo tanto, habrá que volver a los clásicos (no temáis, no son ni Lenin ni siquiera Marx) como Bob Dylan cuando decía aquello de que la respuesta está en el viento a la hora de preguntarse cuánto tiempo tendrá que pasar para que los "progres"...

El Lince

jueves, 22 de abril de 2021

El fantasma de Lenin

22 de abril de 1870, nace Lenin. 17 de abril de 2021, comienzan las colas ciudadanas para rendir homenaje a Lenin en su tumba en la Plaza Roja de Moscú. 22 de abril de 2021, siguen las colas.




21 de abril de 2021, Putin pronuncia un discurso ante la Asamblea Federal en la que abordó cuestiones internas de Rusia, sobre todo referentes a sanidad, educación, política social y economía. 

Son muchas las veces que Putin ha prometido dar un giro a la política neoliberal del gobierno pero no lo ha hecho hasta ahora. ¿Por qué en esta ocasión lo vuelve a prometer y a abordar? Porque el fantasma de Lenin está comenzando a preocupar al Kremlin. Porque las estadísticas oficiales muestran, una y otra vez, cifras decepcionantes antes, durante y después del coronavirus. Porque la gente está comenzando a plantear de forma abierta que hay que acabar con la política neoliberal, enfrentarse a Occidente y acabar con los corruptos de una vez por todas. Y siempre surge la figura de Lenin.

Rusia, a pesar de la (o las) vacuna Sputnik está en una situación sanitaria muy precaria y no solo por el coronavirus. Por eso Putin tuvo que salir al trapo y prometer, otra vez, casi de todo. Como, por ejemplo, renovar casi al completo el parque de ambulancias del país, demasiado viejas. O insistir en que hay que reducir las listas de espera, o acelerar las citas con los especialistas. Porque hay añoranza popular de lo que era la sanidad durante la etapa soviética.

Rusia no es ajena -como ningún país neoliberal- al aumento de la desigualdad y la pobreza que se han disparado como consecuencia del coronavirus. Y Putin ha tenido que pedir que "no se repita la situación de estantes vacíos como en la Unión Soviética". Putin siente el aliento del fantasma de Lenin en su nuca y lo intenta espantar con este tipo de alusiones. Pero tiene que pedir una mayor regulación de precios aunque especificando que no se va a hacer desde arriba, es decir, que pide a los empresarios que no abusen. Pide, no exige. Lenin sonríe. Sobre todo cuando apunta que "hay que garantizar que los ingresos reales de las personas crezcan" para así lograr "cambios tangibles en la lucha contra la pobreza".

Pero la historia es tozuda y el ejemplo de personajes como Lenin está ahí, siempre presente. Y Putin lo sabe: "es muy importante que nuestros jóvenes busquen e inspiren los logros y victorias de nuestros antepasados y contemporáneos destacados (...) Todavía abro algunos libros de texto escolares de vez en cuando y me sorprende lo que veo allí, como si lo que está escrito no tuviera nada que ver con nosotros (...) No se menciona la Batalla de Stalingrado ¿Cómo es posible? ¿Quién escribe estos libros de texto? ¿Quién los aprueba? Es increíble". Lenin vuelve a sonreír. 

Y aunque pasó bastante la mano por el lomo de los empresarios tuvo que anunciar que "los proyectos de infraestructura en las regiones deben implementarse, principalmente, en interés de la gente (...) Las prioridades serán la construcción de autopistas y circunvalaciones en áreas urbanas, la mejora de la infraestructura del sector de la vivienda y los servicios públicos y el sistema de transporte público". De nuevo girando la vista hacia lo público. Lenin sigue sonriendo. Porque "los préstamos para infraestructura y presupuesto estarán totalmente bajo el control de la Tesorería Federal y se proporcionarán exclusivamente para proyectos específicos que beneficien a nuestra gente". 

Y todo esto tiene que estar escrito, negro sobre blanco, para el 1 de julio. ¿Fecha casual? Puede ser, pero como mal pensado que soy diré que es el mes de 1917 en que fracasó el primer intento de los bolcheviques (y sectores anarquistas) de derrocar al gobierno provisional de Kerenski y traspasar el poder a los soviets. 

O bien Putin está viendo el fantasma de Lenin o Lenin está muy vivo en el acerbo ruso. Quedaos con lo que queráis.

Y, por cierto, hay quien conmemora su nacimiento saboteando monumentos a los neonazis ucranianos escribiendo su nombre.

El Lince

lunes, 19 de abril de 2021

Elogio de la estupidez (3)

Esto de ser un gran pensador agota. Mucho. Ya sabéis de mi afán por pasar a la historia escribiendo el  "Elogio de la estupidez" y que, como sabéis también, es una obra que está inspirada en el "Elogio de la locura" de Erasmo de Roterdam. Pues bien, he terminado el capítulo tercero de mi gran obra, que pasará a la posteridad.

En este capítulo hablo de mis héroes que son, ni más ni menos, que dos agentes secretos rusos. Lo de secretos es un decir porque dicen que fueron quienes intentaron envenenar con el super letal gas Novichok (ese que no mata ni a una mosca) a un ex agente ruso y a su hija en Gran Bretaña y ahora dicen que fueron quienes causaron la explosión de un almacén militar en la República Checa. Digo que son mis héroes porque todo el mundo sabe quiénes son y, a pesar de ello, andan por ahí haciendo diabluras. Y digo que son mis héroes porque no se puede ser más torpe al ir dejando pistas y rastros por donde pasan para que todo el mundo sepa que son ellos.

Este capítulo hace un muy concienzudo análisis sobre estos dos agentes y sobre el Estado que les patrocina. Porque o bien su torpeza lo que hace es poner de manifiesto la mayor torpeza, aún, de los países donde actúan o es que Rusia no tiene más agentes secretos que estos dos, por eso son chicos para todo y lo mismo se pasean por Praga (supongo que no evitarían entrar en algún museo) o por Londres (donde harían lo mismo). A fin de cuentas, el pueblo ruso es bastante culto (herencia soviética) y, sobre todo, como buenos facinerosos saben que los museos son excelentes cuevas de ladrones que exhiben lo que ha sido saqueado a otros pueblos. Y el Museo Británico está en muy buena posición en eso de mostrar lo que los británicos han robado a otros pueblos.

Lo más curioso del caso es que esa explosión ocurrió en 2014, que el gobierno checo acusó directa y oficialmente, después de una investigación, a la empresa propietaria por "negligencia". Y ahora los responsables son mis héroes. Mira tú. Así, por sorpresa.

Estos dos agentes poco-secretos acaban de hacer un flaco favor a su país porque la República Checa, en represalia, no va a utilizar la vacuna Sputnik contra el coronavirus, no va a terminar una central nuclear con tecnología rusa (os apuesto una cerveza a que la terminará una empresa de EEUU) y ha expulsado a diplomáticos rusos. ¡Maldita sea! Rusia otra vez sin dinero, con lo que lo necesita por culpa de dos agentes torpes. Ni Pepe Gotera y Otilio lo hubiesen hecho mejor.

Y como todo el mundo sabe quiénes son estos dos agentes poco-secretos rusos se les da a conocer junto a sus fechorías una hora después -sí, una hora después- de que en Bielorrusia se hiciese público un complot para matar a Lukashenko. Esto no tendría nada de particular si no fuese porque quien ha descubierto el complot ha sido el servicio secreto ruso, con la colaboración del KGB bielorruso.

O sea, que si el servicio secreto ruso es tan eficaz ya me diréis qué hacen estos dos agentes poco-secretos en sus filas salvo que los tengan para poner en ridículo a todos sus colegas occidentales, que todo puede ser. Si no son capaces de coger a dos chapuzas cómo vamos a creer lo que dicen los servicios secretos occidentales, tan serios y profesionales desde aquello de las "armas de destrucción masiva en Irak", sobre cualquier cosa, ya sea la interferencia rusa en las elecciones de EEUU, en toda Europa, en el Ártico o en Júpiter. Y añadid lo que queráis.

Lo interesante de mi análisis es que entro a comparar a mis dos héroes con sus colegas rusos y bielorrusos. Que una operación como la de matar a Lukashenko haya sido ocultada con la estupidez checa dice mucho de que es cierta. Y también lo rápido con que EEUU lo ha desmentido, porque resulta que uno de los detenidos es ciudadano estadounidense.

Estamos en la práctica habitual de los Estados en este tipo de casos (menos con mis héroes, que todo el mundo sabe quiénes son y para quién trabajan): la negación plausible. O sea, negar que han estado detrás de todo. Como EEUU hizo tras el atentado contra Maduro en agosto de 2018 utilizando unos drones. En el caso de mis héroes, Rusia ha pedido oficialmente que se presenten las pruebas contra los dos agentes poco-secretos y los checos han dicho que nanai, que no las proporcionan pero que las tienen y que son ellos.

La República Checa está en la misma senda que el resto de Europa, fortaleciendo el frente anti-ruso aunque sea con payasadas. Destruye estatuas de los generales soviéticos que liberaron Praga de los nazis, por ejemplo, y ponen las de los colaboracionistas de los nazis. La UE ni habla ni siente. EEUU aplaude. Otra muestra de que la "gran esperanza para la democracia" que representa Biden (Lula dixit) va a hacer que echemos de menos a Trump.

El Lince

martes, 13 de abril de 2021

Cal, arena y adobe

Hay un dicho castellano que dice "una de cal y otra de arena" y que significa que para hacer una buena argamasa hay que mezclar un material consistente (la cal) y otro menos o más ligero (la arena) y así se hace un buen adobe. Traducido a política, lo de siempre: hay que dejarse de radicalismos, de extremismos e ir al centro, eso de "centro-izquierda y centro-derecha". 

Esta es la norma de todos, absolutamente todos, los llamados "progresistas" en América Latina en los últimos tiempos. Todo el mundo se las prometía muy felices tras la victoria del MAS en las elecciones presidenciales de octubre del año pasado y se volvió a la fanfarria de que se había parado "la ola neoliberal" y cosas así. Ni mucho menos. Hay resistencias, y las habrá, pero mientras no se rompa con lo establecido ni hay ni habrá alternativa.

Este domingo han pasado tres cosas curiosas: en Ecuador el candidato oligárquico ha ganado y con mucho; en Bolivia el MAS ha quedado hecho girones por la derecha y por la izquierda, y en Perú un desconocido que va por ahí con las fotos del Ché y de Mariátegui, habla de nacionalizaciones y tiene un lapicero como símbolo ha ganado la primera vuelta.


En Ecuador esta elección no es importante, pese al revuelo. La elección importante es en mayo, cuando la CONAIE renueve su dirigencia y se vea hacia dónde se encamina, si a hacer más de lo mismo que ahora, o sea, a conseguir prebendas para los dirigentes y a hablar de reformas para dar mayor participación a los indígenas para así frenar cualquier movimiento revolucionario (y no hay que perder de vista lo que ha venido haciendo hasta ahora, en ese término) o plantar cara de forma abierta. Cal y arena.

Ahora que está de moda hablar de la lucha de las minorías (y es significativo el cambio dado por organizaciones como el Partido Comunista Marxista-Leninista de Ecuador poniendo la bandera arcoiris en la cabecera de su periódico y que se ha posicionado con el otro candidato anti-Correa que quedó tercero en la primea vuelta y pidiendo el voto nulo ahora) no estaría mal recordar a una de esas minorías: el Partido Pantera Negra de EEUU cuando dijo que "hay dos tipos de nacionalismo: revolucionario y reaccionario. El primero depende de una revolución popular cuyo objetivo final es poner al pueblo en el poder. El segundo no es más que mantener el sistema de opresión de otra manera, suavizándola". Esto vale, y es vigente todavía, para las protestas en EEUU por mucho que caigan bien los del Black Lives Matter.

Sí es importante la de Bolivia, donde el MAS ha perdido por la derecha y por la izquierda. El MAS viene navegando en zig-zag desde octubre (el penúltimo giro: decidir no participar en las reuniones donde esté la OEA en protesta por el papel de este engendro en el golpe contra Evo Morales, pero sin atreverse a abandonar este engendro ahora que el gobierno boliviano está en posición de fuerza) y está cosechando lo que siembra. La prepotencia y la imposición de dirigentes en contra del deseo de las bases le ha pasado factura. El propio Álvaro García Linera lo ha reconocido diciendo que hay "un problema estructural" dentro del MAS y "falta de regeneración". A collejas van a reaccionar, pero no hacia el lado interesante porque de inmediato añade que todo ello tiene que llevar a "capturar la atención incluso de la oposición", es decir, a que se les vote.  A fin de cuentas es lo que dijo el vicepresidente David Choquehuanca en su discurso de toma de posesión: "Nuestra verdad es muy simple: el cóndor solo despega cuando su ala derecha está en perfecto equilibrio con su ala izquierda". Cal y arena.

Y queda Perú, donde un maestro ha puesto en jaque a todo el sistema (por el momento) y a quien se vincula con la organización armada Sendero Luminoso. Aquí van a hacer toda la sangre en la segunda vuelta. De hecho, ya están haciendo simbolismos con la estrategia de Sendero de cercar las ciudades desde el campo y la estrategia electoral de Castillo: primero hacer campaña en las regiones, darse a conocer y asegurar sus votos para luego avanzar hacia Lima. Ahora ha tomado desprevenido al poder, pero para la segunda vuelta se habrá recompuesto sin la menor duda. Si gana sería una sorpresa absoluta porque serían materiales para hacer una nueva casa prescindiendo de la cal y la arena (al menos, eso ha dicho en su campaña). Y a lo mejor esa casa ya no es de adobe.

El Lince