jueves, 10 de marzo de 2016

Y ahora, Italia (el camino hacia el colapso)

Otro país gobernado por los "progres", los antiguos comunistas, luego eurocomunistas y ahora, simplemente, se llaman Partido Democrático. Pues bien, Matteo Renzi, el alcalde de Florencia, quien iba a llevar "nuevos aires" a la "izquierda", es el primer ministro desde hace dos años. Os cuento al historia al hilo de la decisión de hoy del Banco Central Europeo de dejar en el 0% (cero por ciento) los intereses a la banca o lo que es lo mismo, el BCE, ese que puso la soga alrededor del cuello de Syriza porque había que pagar las deudas, ofrece ahora mismo dinero gratis a los bancos privados. Como lo leéis. Os propongo una cosa: id al banco habitual y sugerirle lo mismo, que os preste dinero gratis. Veréis qué risa. Por cierto, ya os anuncié que iba a pasar esto mismo porque la situación es de agonía terminal.

En este tiempo, como otros "progres", el Partido Democrático ha hecho todo lo posible por hacer lo mismo que hace siempre la derecha clásica: salvar a los bancos del colapso con dinero público. Es lo que se llama "rescate bancario". Dicen que los bancos no pueden quebrar porque eso sería el colapso financiero y que hay que hacer lo posible por evitarlo. Italia lo ha hecho como todos, pero no ha servido de nada. Uno de los más grandes de Italia, el Monte dei Paschi, se une a los que ya comenté y ha perdido el 57% del valor de sus acciones desde que comenzó este año. Otros, como Banca Carige (pérdida del 27'4%) y Banco Popolare ( pérdida del 26'2%) se suman al desastre.

El pánico es general y se está extendiendo a todo el mundo. Dicen -otro de los cuentos para niños que nos cuentan cada día- que Italia es la octava economía del mundo (ya os dije que no) así que imaginaos lo que supone una crisis en Italia.

Voy a hacer un símil muy facilito: la Torre Inclinada de Pisa. Lleva así la friolera de casi 900 años, así que los defensores del capitalismo podrán decir que tal vez el capitalismo esté en problemas, pero que aguantará sin caerse todo ese tiempo. Pero no es el caso. Europa no tiene ni remotamente los recursos necesarios para apuntalar el edificio. Por eso el BCE sigue prácticamente cada día la situación del Monte di Paschi y de los otros dos que he mencionado y hace lo que hoy ha hecho: dar créditos gratis a los bancos privados. Y las repercusiones de la caída de Italia, ni os cuento: España, Grecia, Portugal e, incluso, Francia seguirían como fichas del dominó.

Medidas como las de hoy del BCE son a la desesperada. Europa va de forma clara a la recesión y la economía mundial, el capitalismo tal y como lo conocemos, a la implosión.

El Lince

2 comentarios:

  1. Soy ateo;pero rezaré para que tus pronóticos se cumplan.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar