martes, 16 de octubre de 2018

Sobre los avances que importan

Os comenté que eran importantes las elecciones en Baviera (Alemania) para saber el recorrido del fascismo en Europa. Y ha subido, pero no ha llegado al 15% (se ha quedado en el 11%) que todo el mundo temía. Los medios de propaganda de la burguesía, y los llamados alternativos, que de alternativos tienen muy poco, han centrado el foco en la subida de Los Verdes, como si esta gente no fuese otra cosa que una formación centrista y neoliberal, eso sí, con florecitas. ¡Qué tiempos aquellos de Petra Kelly!

Los Verdes están aliados en el gobierno con el partido de Merkel en un par de lands, lo que os da una idea de qué tipo de "verdes" son. Pero están siendo jaleados, apoyados y alentados por todos los medios de propaganda de la burguesía. Pues lo mismo, exactamente lo mismo, acaba de suceder con Bélgica.

Cuando la burguesía te da cobijo y te alienta es que algo estás haciendo mal (bien para ella, por supuesto). Es decir, que no eres ningún peligro para su status quo. También el domingo hubo elecciones comunales y municipales en Bélgica, y aquí es donde la burguesía se pone a temblar. Porque allí sí hay alguien que da miedo: el Partido del Trabajo. Ya os avisé hace tiempo de lo que podía pasar.

Pues bien, todos los medios de propaganda que hablan del avance de los verdes belgas (que son un poco más verdes que los alemanes, por cierto) ocultan que ha sido muy superior el avance del Partido del Trabajo. El partido de las florecitas, Ecolo, que es como se llama, ha subido una media del 4-5% en todas las zonas, pero el Partido del Trabajo lo ha hecho con una media del 10-11%. El avance del PT es espectacular en Valonia y no tanto en Flandes, siempre mucho más conservadora.

Por daros unos cuantos datos: en Bruselas el PT ha pasado del 1'56% al 11'58%, en Anderlecht ha subido del 1'69% al 14'61%; en Charleroi ha subido del 3'42% al 15'73%; en Lieja del 6'41% al 16'32%; en Gante del 2'91% al 7'10%...

No os voy a aburrir más con datos así. El PTB se proclama abiertamente marxista-leninista y es claramente la fuerza política de izquierdas belga, ya al mismo nivel que Ecolo en Valonia (Groen, en Flandes, aunque aquí sí están por encima del PTB) y otras expresiones modositas al estilo de las que conocemos por aquí. Pero ya las otras expresiones de la derecha, como la socialdemocracia, están echando las redes a los "ecologistas" para "aislar" (sic) al PTB.

Al contrario que en otros lugares, en Bélgica sí hay mimbres para un avance claro ligado a la resistencia social. El PT ha pasado de ser una formación radicada en las ciudades a tener representación en todo el país, triplicando su número de concejales y representantes comunales.


El Lince

jueves, 11 de octubre de 2018

Neoliberalismo con rostro humano

Vamos a ver, almas cándidas: todo lo que hizo o hace la mal llamada "izquierda" no es otra cosa que liberalismo con rostro humano. Y eso por ser cauto en el calificativo de toda esta gente. No hay ni pizca de autocrítica en esta gente. Ni la hay ni la habrá: todo está bien, es lo más que se puede hacer, etc. Siempre encontrarán justificaciones para su pereza intelectual e ignorancia política.

Se sigue defendiendo a Lula, como si Lula fuese un santón a quien hay que defender. Que si sacó a 30 millones de brasileños de la pobreza, que si... Lula, Dilma, todo el PT brasileño es el más claro exponente del viejo dicho "Roma no paga traidores". Hicieron su papel, lo cumplieron a conciencia y la recompensa es un golpe de Estado (a Dilma) y un encarcelamiento (a Lula). Casi lo mismo que ocurrió con las FARC colombianas. Todavía recuerdo cuando Raúl Reyes viajaba por Europa con emisarios de la patronal y del gobierno colombiano tras las conversaciones de El Caguán y luego lo asesinaron. ¿Reyes era un traidor? ¿Lo eran otros dirigentes de las FARC también asesinados? No, pero no calibraron lo que significaban sus renuncias y la fuerza que daban con ello al enemigo. ¿Hugo Chávez era un traidor? No, pero si un cristiano convencido en que se podía apelar al "humanismo" de la oligarquía. Craso error que, también, le costó la vida y a Venezuela la situación de ahora.

Pero con Brasil es otra historia porque ni siquiera hubo el menor intento de cambiar las cosas. El PT hizo exactamente como Syriza: "política de bellas frases", como me dijeron los indígenas. Porque una cosa fue lo que dijo, entonces y lo que ha dicho ahora, y otra cosa lo que hizo y hace. Ya se está hablando de una "alianza de centro-izquierda" para hacer frente al fascismo de Bolsonaro. Es decir, poner tiritas, otra vez. Francia, otra vez, Macron en estado puro.

Porque lo que hizo el adorado Lula fue poner tiritas... según le dictaba el gran médico, el FMI. Conozco Brasil, como os he dicho, así que no hablo de oídas. Desde el mismo momento del triunfo del PT todos los "izquierdistas" se volcaron con Lula sin tener en cuenta que Lula ya había abrazado todas las políticas del FMI y no solo, sino también de Wall Street. Pregunta: ¿a quién puso de gobernador del Banco Central y, por lo tanto, diseñador de toda la política macroeconómica? Buscadlo  por ahí y luego veréis si seguís pensando lo mismo. No fue una victoria contra el neoliberalismo, como interpretaron -por ignorancia y pereza mental- los mal llamados "progres", sino que fue una adaptación del neoliberalismo a la nueva realidad: mantener la misma política económica, manteniendo las mismas estructuras económicas dando una pátina de "rostro humano". Chávez daba miedo (y por eso le dieron un golpe de Estado, que derrotó pero al que no se atrevió a aplastar) y había que readecuarse a la nueva realidad que se estaba gestando en América Latina.

La elección de Lula fue saludada por el movimiento antiglobalización y fue entonces cuando se acuñó la famosa frase "otro mundo es posible". Curiosamente, eso mismo dijo el entonces director gerente del FMI Heinrich Koeller: "estoy entusiasmado con Lula, impresionado..., entiendo que la reforma de las pensiones, la reforma fiscal es una prioridad en la agenda, y esto es correcto..., trabajar duro para combinar el crecimiento y la política orientada a la equidad social". ¿A que es bonito? Pues esto era el 2003 y ese mismo FMI ha ido a degüello contra Dilma poco después por hacer lo mismo, incluso bastante menos de lo mismo.

¿Por qué dijo eso el FMI entonces? Porque Lula puso al frente de la política económica a un tipo del FMI y de Wall Street. ¿Habéis buscado lo que os he dicho, y seguido el hilo de ello? Luego se podría jugar más o menos desde "la izquierda", pero siempre dentro de los límites marcados por el capital. Por si hubiese duda alguna, Lula fue invitado estrella de Davos y allí hizo una declaración de intenciones: cumplir todos los compromisos financieros internacionales de Brasil "y no como Argentina" (sic) -era la época de Kichtner y su pelea con el FMI-. ¿Os vais situando? Uno peleaba, el otro asumía. Pero el que peleaba era criticado y el que asumía era ensalzado.

El tan alabado "Programa Hambre Cero" fue un programa asistencial, caritativo, en la misma línea que las Misiones Bolivarianas de Chávez. Y eso hay que enmarcarlo dentro de la estrategia del FMI y del Banco Mundial favorables a reducir la pobreza extrema, es decir, hacer "rentable" la pobreza (en tanto en cuanto evita la explosión social) mientras se reducen todo tipo de presupuestos sociales que abogan por cambios estructurales. ¿Os acordáis de aquello de los Objetivos del Milenio de la ONU para el año 2000, cuando se hablaba de "reducir la pobreza" y un poco tiempo después se readecuaron a "reducir la pobreza extrema"? Pues es donde hay que incluirlo. Porque es aquí donde comienza la ofensiva del FMI y del BM (como estamos viendo en Europa tras la famosa crisis de 2008) contra las políticas educativas, sanitarias... en beneficio del pago de la deuda. Incluyamos aquí la política, tan alabada por los "progres" españoles del Banco de Alimentos (y viendo a la oligarquía actuar de forma "solidaria" con ellos a lo mejor sacamos algunas conclusiones no muy agradables).

A ver, almas cándidas, haced un simple ejercicio matemático: contad los votos del fascista Bolsonaro y del petero Haddad, a ver dónde están los 30 millones a los que sacó de la pobreza el PT y a quién han votado. Al no cambiar las estructuras económicas, sino apuntalarlas, el PT no hizo pedagogía alguna y lo que hizo fue alimentar el lumpenproletariado. ¡Qué palabro, totalmente en desuso y anacrónico para los "progres"!

Que se ha vivido mejor esos años que los anteriores, por supuesto. ¡Sólo hubiese faltado que no hubiera sido así tras todos los esfuerzos del FMI por sostener al gobierno del PT y evitar que se saliese de la ortodoxia económica! Pero eso es el equivalente a la vieja discusión sobre si la paz tiene un componente negativo y otro positivo. Porque lo tiene. El negativo es "ausencia de conflicto". Eso es siempre la meta de la oligarquía si se ve abocada a ello. El positivo es "solución de las causas que originan el conflicto". Eso lo rechaza siempre la oligarquía porque es cuestionar las razones de la explotación y de la pobreza. Si hay que hacerse una pregunta es ¿dónde se sitúan los "progres"? La respuesta es más que evidente: en la primera de hecho (y de derecho), en la segunda de boquilla.

En el Brasil de Lula, y hasta cierto punto de Dilma, hubo "paz social" por el asistencialismo caritativo y eso sirvió para que la oligarquía respirase tranquila durante muchos años, se reconstruyese y fortaleciese y ahora esté donde está. Todo eso ya no es necesario, como no lo es el PT y de ahí lo que ha pasado en las elecciones. Lo dicho: "Roma no paga traidores".

Sólo hay un haber en el gobierno del PT: la incorporación a los BRICS. La burguesía industrial (recalco lo de industrial, que es donde aún el PT tiene algunos asideros) brasileña sabe lo que se está jugando en el mundo y no quiere perder su espacio. Eso mismo lo ha entendido Temer (el que dio el golpe a Dilma), que ha mantenido a Brasil dentro de los BRICS. Y supongo que lo mismo hará Bolsonaro si gana. Puede que proteste, que diga, que... pero, al igual que está haciendo Modi en la India (otro que tal baila) estrechando lazos con Rusia pese a la presión de EEUU, hay que saber de dónde sopla el viento y este no es favorable a EEUU.

Brasil está en América Latina y no en Asia, es más influenciable por EEUU que India, pero el dinero es el dinero y los intereses brasileños en los BRICS son bastante altos y me sorprendería que Bolsonaro se deshiciese de ellos. Estamos ante una situación, hipotética puesto que aún no ha ganado del todo, similar a la de Italia o Austria: gobiernos neofascistas manteniendo una política exterior diferente, buscando alianzas con Rusia, por ejemplo, sin por ello romper con EEUU pero alejándose un tanto de la tradicional sumisión.

El Lince

martes, 9 de octubre de 2018

¿Sorprendente? Para nada

El fascismo está en auge en todo el mundo. El papanatismo "progre", el constante hacer el juego al sistema, las constantes renuncias, el contentarse con las migajas..., la teoría de la conciliación de clases (Chávez dixit) es el caldo de cultivo del fascismo. Hubo un tiempo en que la oligarquía estaba tocada, Chávez se negó a hundirla y desde entonces ha ido a toda máquina: Paraguay, Honduras, Guatemala, Chile, Argentina, Colombia... solo queda Bolivia como una isla en América Latina (y veremos lo que hace López Obrador en México). Ucrania, Francia, Austria, Hungría, Polonia, Italia, Alemania... están marcando el camino del fascismo en Europa.

Brasil ha sido el último exponente, por ahora. Pero con ser importante, Brasil no es nadie comparado con Alemania. Y este domingo hay elecciones en un estado clave: Baviera. Ahora el partido de Merkel tiene la mayoría absoluta (casi el 50%). El resultado del fascismo allí será determinante para el rumbo definitivo de Europa y, de rebote, del resto del mundo. Y lo será porque todos están haciendo una especie de campaña común, implícita, contra Alternativa para Alemania. Si este partido fascista consigue más del 15% será un fracaso absoluto para el resto y su espaldarazo definitivo.

Brasil no es Alemania, pero sí es América Latina (junto con México). Al igual que Alemania es Europa (pese a Francia), aunque hoy Europa no sea más que un zombi, un muerto aparentemente vivo.

El triunfo de un fascista en Brasil, aunque haya segunda vuelta, ha sido calificado de sorprendente por sesudos comentaristas "de izquierda" brasileños. ¿Sorprendente? Para nada. Creo conocer algo Brasil y he venido contando algo. He sido siempre el Pepito Grillo, el tipo raro, el "radical"... Los "progres" me han llamado de todo. Criticar a Lula era como mentarles a la madre. Al igual que criticar a Chávez. Pero de esos polvos vienen estos lodos. A mí no me ha sorprendido el auge del fascismo. Lo esperaba. Y aún suponiendo que ocurriese en Brasil lo mismo que en Francia, que todo el mundo se unió alrededor de Macron para impedir el triunfo de Le Pen, es decir, que todo el mundo se una alrededor de Haddad para impedir el triunfo de Bolsonaro, va a ser un gobierno tan escorado a la derecha que tendrá tintes cuasi fascistas. Aquí no hay bueno, todo es malo. Mirad el espejo francés.

El exponente de lo que es la pretendida izquierda en Brasil lo ha dado el hecho de que Dilma Rousseff, la inefable Dilma, esa ex-guerrillera que pactó con los terratenientes que escupían en la cara de los indígenas y les llevó a su gobierno, ni siquiera ha sido elegida para el Senado.

La pretendida "izquierda" brasileña representada por el PT está hundida, aunque algunos exponentes muy particulares puedan salvar la cara en una o dos alcaldías de relieve. Ya se habla de reconstruir la izquierda, pero reconstruir con los mismos mimbres y sobre los mismos parámetros es más de lo mismo. Es cierto que hoy es muy difícil volver a coger un fusil, pero también es cierto que si no hay desobediencia no hay nada que hacer. Por eso es importante el ejemplo catalán, con la calle muy activa. No basta con salir a la calle, hay que desobedecer. Y en Brasil sí hay una izquierda, que no es el PT, que está en ello.

El PT se dedicó a hacer política asistencial y caritativa, huyó deliberadamente de hacer cualquier cambio estructural, cooptó a los movimientos sociales (y se dejaron cooptar) y les convirtió (y se convirtieron) en gentes imprescindibles de la política de reparto de las migajas que aceptaba dar la oligarquía. Ahora están recogiendo los frutos de su estupidez, aunque durante unos años hayan vivido muy bien; tal vez hasta se hayan asegurado una pensioncilla.

El PT ha sido en América Latina lo mismo que Syriza en Europa: dos referentes para la pretendida "izquierda" que han abonado el camino hacia el desastre. Pronto volveré a hablaros de Syriza, que es lo mismo que hablaros de cualquier otra formación "de izquierda moderada" -¡que estupidez!- y que no es otra cosa que derecha, la izquierda de la derecha.

El Lince


jueves, 4 de octubre de 2018

¿Interferir? ¿Reconocer? Historias sobre los valores de Occidente

Hablando del poder de la calle llego a Macedonia. Son dos ejemplos cercanos en el tiempo: Catalunya salió masivamente a la calle, Macedonia se quedó masivamente en casa. Los politicastros habituales, nuevos y viejos, claudicantes siempre, hicieron lo posible por que en el primer caso la gente tragara con sus renuncias y en el segundo que la gente tragara con las imposiciones. Dos fracasos. Pero la historia de lo ocurrido en Macedonia es tan curiosa que os la voy a contar.

Macedonia es un país de dos millones de habitantes producto de la fragmentación de Yugoslavia tras la guerra de agresión de la OTAN, tan democrática ella, en 1999. Que fuese una guerra no solo contra Yugoslavia sino contra el derecho internacional es lo de menos. Es la norma clásica del muy democrático Occidente y sus valores. Lo que fue válido entonces, con Kosovo como  máximo exponente, no lo es ahora con Catalunya, por ejemplo. Hipocresía en estado puro e hipócritas todos, nuevos y viejos politiquillos, quienes defienden el sistema en el que se sustenta dicha hipocresía y que tiene unos tan confortables sillones.

Veréis: Macedonia es crucial para los planes de EEUU (y, por lo tanto, de la OTAN) para cortar el suministro de gas ruso hacia Europa. La principal razón de la guerra en Siria fue evitar que el gas ruso-iraní llegase por allí, por lo que se planteó una alternativa del gas qatarí-saudita. Eso es ya historia tras la victoria de Al-Assad con el apoyo ruso-iraní y sin despreciar a Hizbulá. Para lograr ese objetivo con Macedonia, había que solucionar el último escollo, el nombre del país, puesto que Grecia se oponía dado que Macedonia es históricamente una zona griega. Desde la guerra contra Yugoslavia y la desmembración del país, Macedonia es conocida como Antigua República Yugoslava de Macedonia.

Durante casi 20 años Grecia se negó a acuerdo alguno en el cambio de nombre. Llegó Syriza, esa "izquierda radical" que hizo las delicias de todos los "progres" europeos que acudieron en tromba a Atenas a solidarizarse y a empaparse de discursos y métodos. Syriza tardó ocho meses en desdecirse de todo lo que había dicho y hoy es el siervo más dócil de la moribunda Unión Europea: aceptó las imposiciones de Bruselas, de la OTAN, de EEUU. La sumisión llegó incluso al debate con Macedonia y aceptó el cambio de nombre para el país, una condición imprescindible para que pudiese ser miembro de la UE y de la OTAN. El nuevo nombre que se acordó fue Macedonia del Norte.

El domingo pasado hubo un referéndum para que la gente votase el cambio de nombre y ese cambio era vital, es vital, para la UE, para la OTAN y para EEUU.

Tan es así que quienes no interfieren nunca en los asuntos internos de otro país, y no como los rusos (es sabido que hasta lo hicieron en Catalunya) o ahora los chinos (Trump dixit), han hecho lo siguiente:
- EEUU destinó 8 millones de dólares a la campaña en favor del cambio de nombre (reconocido por Mattis).
- Varios diplomáticos europeos y estadounidenses (con Kurt Volker como paradigma) acudieron al país para alentar a la ciudadanía a "no dejar que los rusos se salgan con la suya en Macedonia" (sic).
- Merkel visitó el país para "reforzar al gobierno" durante la campaña.
- Stoltenberg, el secretario general de la OTAN hizo lo mismo y dijo que era "vital para la contención de la amenaza rusa".
- Morgherini, jefa de la política exterior de la UE, visitó el país durante la campaña.
- Gran Bretaña, el tradicional siervo de EEUU en Europa, destinó una cuantía de dinero aún no conocida a "apoyar al gobierno [macedonio] en el referéndum".

Estos democráticos representantes de los valores occidentales, quienes nunca interfieren en otros países (y no como los rusos y ahora también los chinos), buscaban "asegurar a los macedonios que su seguridad y prosperidad futuras serán mejores con una integración completa en las estructuras occidentales".

La gente ha dicho que se vayan a la mierda todos ellos, y lo que representan, y no ha ido a votar con lo que todo queda de nuevo en el aire. Es una derrota para la UE, para la OTAN y para EEUU. En virtud de sus propias leyes, el referéndum no es válido porque sólo fue el 34% a votar y se necesitaba el 50% más un voto.

Pero les da igual. La UE ya ha animado al gobierno a "seguir adelante" con el cambio de nombre "porque la gran mayoría de los que ejercieron su derecho de voto dijeron 'sí' al acuerdo sobre el nombre y la forma europea" (sic). El gobierno macedonio dice que está en ello, llegando a decir que "se votó con los pies y no con la cabeza" (sic). El inefable Stoltenberg "da la bienvenida a la votación e insta al gobierno a usar esta oportunidad histórica" (sic). EEUU (Departamento de Estado) "acoge con satisfacción los resultados porque los ciudadanos expresaron su apoyo a la membresía de la OTAN y de la UE al aceptar el acuerdo entre Macedonia y Grecia" (sic).

Otras votaciones, en otros sitios, con porcentajes similares son rechazadas por "no representativas". Por no ir a América Latina me quedaré en Europa. En el año 2016 en Hungría hubo un referéndum sobre las cuotas de inmigrantes establecidas por la UE. Como en Macedonia, la legislación húngara establece que para tener validez tiene que votar el 50% más un voto. Acudió a votar el 44% de la población y mayoritariamente se rechazó esas cuotas de la UE. Desde la UE se dijo que no era legítimo (sic) debido al bajo número de votantes requerido por la ley. Dos ejemplos: la representante oficial de la UE dijo entonces que "si se reconociera que el referéndum se ha realizado, reconoceríamos sus resultados, pero el referéndum falló" (sic). El entonces presidente del Parlamento Europeo, el socialdemócrata Martin Schutz, dijo que "agradecía públicamente al pueblo húngaro el haberse quedado en casa y no ir a votar" (sic).

Valores, valores occidentales y lecciones de democracia en estado puro.

La opinión de la gente importa una mierda si no es la que pretenden, como es habitual. Luego, como en Catalunya, la gente se harta, sale a la calle y ya es "violencia". O sea, que ni en casa pensando por sí mismos, ni en la calle, actuando por sí mismos: en el redil. Simples borregos siguiendo el silbato del pastor. Eso es lo que quieren quienes mantienen la estupidez de las "instituciones" y los "valores occidentales". Por eso, entre otras cosas, tampoco quieren referendos ni nada que se le parezca. Y en el caso de Macedonia, lo que hay que hacer es sancionar a esa gente que se quedó en casa y hacer que desaparezca el nombre de macedonia hasta en el postre. ¡Que desaparezca la macedonia de frutas!

El Lince

martes, 2 de octubre de 2018

El poder de la calle

Catalunya, otra vez. El aniversario del 1 de octubre del año pasado ha servido para demostrar el poder de la calle. Y esa demostración de poder tiene a todos nerviosos. A los siervos del régimen monárquico y neofranquista del 78 y a los siervos de la burguesía catalana. Y callados y silenciosos a quienes aparecieron hace pocos años pretendiendo "asaltar los cielos" y lo único que han asaltado son los felpudos del poder donde están cómodamente instalados. La calle asusta, sobre todo cuando demuestra que ni hay ni puede haber medias tintas. Y la calle es de los Comités de Defensa de la República. Y los CDR están agudizando las contradicciones en el mejor sentido leninista.

Los CDR plantaron cara a los matones uniformados, siervos del régimen monárquico y neofranquista del 78, que acudieron a Barcelona a provocar; plantaron cara a los matones uniformados que la burguesía catalana mandó para proteger a los otros matones (y les tiñeron de colores, demostrando que fuera de su negrura hay vida)...


... volvieron a cortar carreteras y trenes como hace un año y como mejor se escenifica es con esta imagen de jubilados en sillas de rueda, protegiendo a sus menores y haciendo su trabajo, un trabajo que no es otro que defender y mantener la dignidad. Eso me recuerda cuando siendo yo un jovencito y estando en una barricada, llegó la policía y nos enfrentamos a ella. De pronto salió de un portal una mujer mayor, se puso a nuestro lado y dijo: "resistiremos mientras podamos, y cuando no sea posible os marcháis y yo me quedo; yo ya he vivido, vosotros tenéis que vivir. ¡Viva la República!". Otro compañero de aquello y yo volvimos a buscarla varios días después. La encontramos y nos enseñó dos golpes de porra que le dieron los esbirros de la muy democrática policía monárquica y neofranquista del régimen del 78. Esa mujer tenía entonces 72 años. Los policías de hoy vuelven a golpear a viejecillos como entonces, el régimen monárquico y neofranquista del 78 sigue haciendo lo mismo hoy que hace casi 40 años. Estos dignos viejecillos catalanes me han recordado aquello. Eran una veintena y lo decidieron en asamblea, demostrando que siempre hay gente que lucha hasta el final.


Se han recuperado las plazas, las escuelas, los centros cívicos... todos aquellos lugares donde se expresó hace un año la voluntad de acabar con el régimen monárquico y neofranquista del 78 impulsando la República de Catalunya.

Se han recuperado las calles, los estudiantes han parado los campus... se ha constatado que hay dignidad frente a la indignidad de los políticos. El camino hacia la desobediencia se está recorriendo deprisa y sin pausa.

Ha sido una victoria popular. La demostración de que hay determinación, firmeza, solidaridad, resistencia y desobediencia. La hubo nace un año y la han intentado marchitar los siervos de la oligarquía catalana. Pero el desafío al poder sigue, está ahí. Lo saben, lo ven. Y les da miedo. La acción política se está sacando fuera de las sacrosantas instituciones y está siendo llevada a la calle, convirtiéndose en el centro de gravedad político de ahora. Por eso no hay que desfallecer. Por eso hay que felicitar a quienes estos días han mantenido la movilización, la dignidad y la decencia. Lo han dicho muchos y muchas, de muchas maneras, pero un africano ejemplar, Thomas Sankara, lo dijo de una forma muy clara: "sólo la lucha libera".

El Lince