lunes, 23 de octubre de 2017

De repente, un extraño (o dos)

Estaba tan contento el Estado canalla, o sea, España, con los apoyos que tiene de todas las derechas del mundo mundial cuando, de repente, un extraño sale a relucir. Es casi como en la película esa de 1980, creo, en la que una parejita muy mona ella (España y la UE) tienen problemas con otro inquilino (Catalunya).

Solo que en este caso no hay un extraño, sino dos.

El extraño más importante resulta que es China. China ha salido a relucir cuando menos se lo esperaba todo el mundo y dice, a través de su principal medio de propaganda para el exterior, dos cosas: que "la crisis catalana revela un peligro real para la UE" (una verdad de Perogrullo que todo el mundo ve y es la razón del cierre de filas con el Estado canalla español) y que "la explicación extravagante (sic) de Occidente sobre la democracia, la libertad y los derechos humanos durante un largo período de tiempo es la razón fundamental que proporciona al movimiento separatista catalán un terreno moral elevado". 

China tira para su lado, como es lógico, pero no le falta razón en nada de lo que dice: "Un estado sigue siendo una unidad efectiva y básica para la sociedad humana y para mantener el orden mundial. Pero durante las décadas posteriores a la Guerra Fría, Occidente había destruido algunos países que no le gustaban, apoyaba casi todas las actividades antigubernamentales en esas naciones y respaldaba a la mayoría de los movimientos separatistas allí, haciendo creer a la gente que la democracia está por encima de todo".

Y sigue: "En los últimos años, el Reino Unido se ha divorciado de la UE, y la crisis de refugiados y el terrorismo han conmocionado a Europa. Ahora que el movimiento independentista catalán se ha convertido en un desafío institucional, todos estos eventos probablemente no estén aislados unos de otros. Todos indican que la gobernanza en Europa es difícil de sostener".

Más aún: "Cómo lidiar con Puigdemont y sus camaradas de armas tendrá una gran influencia. Dejarlos solos significaría hacer la vista gorda ante el separatismo. Suprimirlos significaría el colapso de una parte del sistema de valores de Europa. El movimiento independentista catalán hace sonar las alarmas para que Europa se adapte. Los europeos son adictos a su gloria anterior. Es hora de que se despierten".

O sea, que, al igual que hace unos días hizo Rusia, los chinos están hablando de Kosovo y de la hipocresía de Occidente (de Europa y de España) y de cómo no hay que tener en cuenta sus famosos "valores" porque esos "valores" solo les valen en tanto en cuanto sirven a sus intereses subimperialistas (de subordinados a EEUU). Esto no quiere decir que China vaya a reconocer a Catalunya como país independiente, pero sí que va a mandar a la mierda a Europa en cuanto este hatajo de zombis miserables que es la UE vuelva a hablar de cualquier cuestión relativa a China.

Y si China es el extraño más importante, el otro es algo menos importante pero también relevante: Julián Assange. Asilado en la embajada de Ecuador en Londres desde hace cinco años, y eso a pesar de que en mayo de este año Suecia cerró la causa contra él por no encontrar evidencias que lo incriminasen por las violaciones de que se le acusaba, porque Londres amenaza con entregarle a EEUU si le captura (y ya hubo un intento de entrada en la embajada ecuatoriana en agosto de 2016 para capturarlo), se ha convertido en uno de los más activos defensores de la lucha catalana contra el neofranquismo español.

Ya fue determinante, junto a WikiLeaks, para que la Generalitat pudiese sortear el bloqueo informático de la Guardia Civil (policía militarizada) para el referéndum del 1 de octubre y ahora ha dado otro pasito más. Supongo que sabréis que el ministro de Asuntos Exteriores del Estado canalla conocido como España, un tal Alfonso Dastis, dijo el domingo pasado en una entrevista a la BBC británica que los apaleamientos de la policía y guardia civil contra los pacíficos ciudadanos que acudieron a votar el 1 de octubre eran "noticias falsas" en muchos casos. 

Pues bien, Julián Assange y WikiLeaks se burlan de ese ministro canalla y han recopilado en esta página 155 vídeos de las "noticias falsas", de esa violencia policial que no hubo según el ministro canalla o que fue "proporcionada" según el resto de ministros canallas y sus apologistas. Para mayor recochineo, la página se llama "Spanish Police".

*****

El cuerpo de Santiago Maldonado ha aparecido en el río después de 79 días de su desaparición. Estoy esperando ver qué dicen las autopsias, pero la primera imagen que me vino a la mente cuando me enteré fue lo ocurrido en 1985 con Mikel Zabalza, un joven navarro que apareció muerto también en un río después de haber sido detenido 15 días antes. La versión oficial, como la argentina, fue que había muerto ahogado al intentar huir de la guardia civil. Cuando su madre se presentó en el cuartel para preguntar por su hijo la respuesta fue que se tenía que dirigir a objetos perdidos. 30 años después la familia ni ha tenido reconocimiento alguno ni reparación por la muerte. Esto es el Estado canalla (y neofranquista) del que hablo. Me gustaría que la familia de Santiago Maldonado no pasase por lo mismo, pero lo dudo. Argentina, otro Estado canalla.


El Lince

sábado, 21 de octubre de 2017

Más vigente que nunca

Me voy a repetir: en Catalunya se tiene claro que el neofranquismo español va a por todas. Cualquier otra interpretación no sólo es errónea, sino que demuestra una absoluta ignorancia sobre lo que está ocurriendo allá desde hace años.

El que la manifestación de hoy (otra más), tan multitudinaria como las de siempre, haya terminado con la interpretación de la canción de resistencia antifranquista "Què volen aquesta gent", de la que ya os hablé, pone de relieve que las medidas del gobierno español contra Catalunya, con el apoyo de todas las derechas españolas, (el famoso artículo 155) se entiende como lo que es: una agresión del neofranquismo.


De nuevo María del Mar Bonet poniendo la voz y la cara. De nuevo los viejos luchadores saliendo a la palestra porque el ayer no se ha ido nunca, sólo se ha revestido con otros ropajes y otros rostros. Este histórico tema adquiere una nueva vigencia.

Es evidente que las apelaciones a la Constitución solo son excusas para conseguir lo que se pretende desde hace años: españolizar Catalunya. El Estado canalla que es España miente cuando encarcela a dos dirigentes sociales por "sedición" cuando la propia normativa española indica que la sedición requiere "un levantamiento público y violento" (artículo 42 del Código Penal vigente). Pero como los neofranquistas no tienen ética, y les importa una mierda, cambiarán el Código Penal si hace falta para adecuarlo a su discurso y, así, seguir con aquello de "aplicar la ley". En Catalunya no ha habido más violencia que la del Estado canalla a través de sus policías.

Europa está en una encrucijada ahora. Ese ente muerto que es la UE acaba de recibir otro golpe en Chequia, con el triunfo de otro euroescéptico en las elecciones -aunque, también mal asunto, de nuevo son los neofascistas quienes recogen las banderas antiUE por la estupidez, ya congénita, de la izquierda o pretendida izquierda-. El discurso de Puigdemont esta tarde, gran parte de él en inglés, es una llamada, la última, a Europa. Pero, también, es un ultimátum. La burguesía catalana está apurando hasta el último momento para proclamar la República e intentar una mediación de los muertos vivientes de la UE. Está perdiendo un tiempo precioso, pero la gente sigue en la calle y la movilización no decae. Esa es la buena noticia.

Catalunya tiene razón. La propia Corte Internacional de Justicia de la ONU lo dijo en el año 2010 en su sentencia sobre Kosovo. La hipocresía de la UE-zombi es total, aceptando la independencia de Kosovo y no la de Catalunya. Si se apela a la legalidad, lo primero que hay que hacer es cumplirla y si no se hace hay que aplicar otro viejo adagio romano, inadimplenti non est adimplentum, es decir, no hay que cumplir con quien no cumple. Es el gobierno neofranquista español quien no cumple, no Catalunya. Esto es así desde hace mucho tiempo, pero sobre todo desde la sentencia del Tribunal Constitucional cagándose en los millones de catalanes que votaron en referéndum la modificación del Estatut que decidió el parlamento catalán, con la excepción de los neofranquistas del PP. Cuando los catalanes parten de aquí para llegar hasta donde han llegado ahora, tienen toda la razón.

Por eso hay movimientos que los medios de propaganda goebbelsianos españoles no reflejan, como esta carta de 24 Premios Nobel apelando al diálogo. Y lo que dicen precisamente es lo que os he dicho antes, que el conflicto no empieza con la votación del 1 de octubre, sino con la invalidación de la autonomía del 2010 por el Tribunal Constitucional.





Sé que no se ve bien, pero haced un esfuerzo. Firman la carta 10 Premios Nobel de la Paz, 6 de Medicina, 4 de Química, 2 de Literatura, 1 de Física y otro de Economía. No entran en muchas profundidades, pero sí critican la violencia policial, las "duras medidas" del gobierno español y dicen una verdad como el Himalaya de grande: "un pueblo que está reprimido difícilmente desaparece silenciosamente en la noche".

Y otra cosa que no veréis en los medios propagandísticos goebbelsianos españoles. Hablan mucho de las empresas que se van de Catalunya, alentadas por el gobierno español, pero no de las que se niegan a ir a España por la represión policial ejercida contra pacíficos ciudadanos que solo querían votar.

AMC Network, británica, que tiene negocios en todos los continentes, acaba de anunciar que una inversión de 300 millones de euros que iba a realizar en España los hará en Catalunya como consecuencia de "los eventos del 1 de octubre", o sea, de la violencia policial (repito, la única que ha habido en Catalunya).

Y también están en una encrucijada los reformistas de Unidos Podemos, de Cataluyna Sí que es Pot y los "comunes" de Ada Colau. Con la aplicación del artículo 155 no se pueden seguir escondiendo: o están con la ruptura o con el inmovilismo, ya no caben medias tintas. Mucho llorar con la canción de María del Mar Bonet hoy, como muestran algunas fotos de ellos (y en la última parte del vídeo sale su principal representante en el parlamento español llorando, es el de la camisa azul), pero siguen dando oxígeno a un sistema neofranquista.

El Lince

viernes, 20 de octubre de 2017

Las bambalinas de los Tercios de Flandes

Os he dicho que la Unión Europea es un ente muerto, son 27 zombis que aparentan vivir. El referéndum celebrado en Gran Bretaña para salir de la UE provocó el infarto que mató a la UE; el referéndum de Catalunya lo que ha hecho ha sido firmar el acta de defunción. Ayer hubo una reunión de la Comisión Europea y todos los medios de propaganda están muy ufanos porque, dicen, todo el mundo apoyó a España contra Catalunya. Y se ha repetido el mantra de "respeto a la unidad de España, a la Constitución, a la legalidad, etc, etc".

Antes de entrar a saco, dos cosas:

1.- los países que componen la UE están, en su gran mayoría, gobernados por partidos del mismo cariz ideológico que en España, luego lo que han hecho ha sido solidarizarse con uno de los suyos.

2.- los antes llamados socialdemócratas y que ahora son los exponentes de la nueva derecha han hecho lo que los otros porque mantienen los mismos principios políticos y económicos, con muy pequeñas diferencias en algunas cuestiones sociales.

Son la vieja y la nueva derecha, las dos caras de una misma moneda. No ver esto, tan sencillo, es como el tonto que se queda mirando el dedo cuando lo que hace el dedo es señalar la luna.

Por lo tanto, es la ideología la que ha establecido las alianzas dentro de ese montón de zombis que es la UE. Pero hasta ahí. Porque dentro de la UE hay muchos movimientos, lo que en términos teatrales se dice "entre bambalinas", es decir, que hay mucha gente moviéndose durante la representación (y eso fue ayer la Comisión Europea) pero fuera de la vista del público.

Os voy a situar en el mes de marzo de este año, cuando el entonces ministro de Asuntos Exteriores español, García Margallo, dijo una frase lapidaria sobre Catalunya que hoy nadie recuerda (y no es porque se tenga memoria de pez): "Nadie sabe cuántos favores debemos a una cantidad de gente por haber conseguido que hicieran las declaraciones que hicieron" en contra de los planes independentistas en Catalunya. Hablando en plata: el Estado canalla que es España está comprando los apoyos que recibe. Lleva meses haciéndolo. Y cuando no puede comprar, el Estado canalla que es España presiona y amenaza. Esto es lo que está ocurriendo ahora mismo entre bambalinas mientras continúa la representación que entretiene al público y que con tanto alborozo jalean los medios de propaganda aparentando que la función es exitosa.

Porque si ese zombi que es la UE es uniforme ideológicamente, no lo es estratégicamente. Me explico. La UE hoy es una dictadura zombi, con Alemania a la cabeza y Francia de segundona. Pero a estos hay que sumar los que dentro de la UE se considera "estados grandes", que lo son por extensión y población, y serían también el Estado español, Italia, Hungría y Polonia. Pero dos de estos, Hungría y Polonia van a su aire y están mucho más a la derecha que los otros, que ya es decir. Como tienen población y territorio quieren controlar la economía (de forma especial Alemania) y ahí se enfrentan -mejor dicho, se imponen- a los pequeños.

Por cierto, que esa banda de zombis que es la UE actúa -por decir algo- según la viene en gana no es algo que diga yo. Mirad este "newsletter" de la propia UE hablando de la reunión de ayer. Dice que la Comisión Europea utiliza un doble estándar con España y con Polonia. Mientras que en el primer caso apoya lo que dice Madrid de independencia del poder judicial y constitucional, en el caso de Polonia no lo acepta. Y eso entre los "estados grandes", luego qué no hará con los pequeños.



Estos pequeños, como Austria, Bélgica, Holanda o Dinamarca, se están cansando de ser comparsas de los grandes (las elecciones en Austria son buena muestra de ello) y cuando pueden ponen zancadillas a los menos poderosos de los grandes. Por ejemplo, estos cuatro países, junto a Suecia, fueron determinantes para que el ministro de Economía español, Luis de Guindos, no fuese elegido como presidente del Eurogrupo. ¿A que no os acordáis? Pues eso fue en julio, casi ayer.

Estos pequeños estados, a excepción de Suecia, tienen como moneda el euro, por lo que hacen valer su posición en lo que atañe a esta moneda, es decir, a los países que la han hecho suya. Moneda, el euro, ahora en franco declive en lo que se refiere a la euforia de imponerla en toda la UE. Como ya se está viendo que la UE no es otra cosa que una banda de zombis, y cada vez con menos pretensiones de vida-muerte, muchos de los nuevos integrantes de esta banda ya no son tan partidarios del euro, y menos después de la salida de Gran Bretaña. En teoría todos los estados que forman parte de la UE tendrían que adoptar el euro, pero...; si no cumplen, pues no pasa nada. A fin de cuentas no es más que otro pedazo de carne putrefacta que los zombis se dejan por el camino.

Y esto nos lleva de nuevo a la actualidad de ayer. España no ha podido evitar que se hablase de Catalunya en la Comisión Europea aunque la euforia de los medios de propaganda es tan goebbelsiana que ya ni da asco sabiendo lo que son. Y en esa Comisión Europea ha habido cuatro intervenciones entre bambalinas que han puesto de los nervios a España: Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Eslovenia. En la representación teatral apoyan a Madrid, entre bambalinas echan pestes de Madrid.

El más beligerante, con mucho, es Bélgica y ya os dije el por qué. Bélgica no puede dar marcha atrás en su crítica hacia España, y menos después de la amenaza expresa que Madrid ha hecho. Mirad.

¿Veis la fecha? Ayer, justo ayer. Este hombre, herido en su amor propio, lo dio a conocer porque había publicado un artículo en el que decía que las presiones de Madrid hacia Bélgica eran brutales porque no habían gustado nada las declaraciones del primer ministro belga denunciando la represión ejercida contra quienes querían votar en el referéndum catalán del 1 de octubre. España lo había desmentido, así que, como se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, publicó la amenaza expresa. Y ahí queda claro ese "tomamos nota" matón que amenaza con repercutir en las relaciones bilaterales. O sea, actuando como los Tercios de Flandes (ejército de élite español compuesto en su mayoría por mercenarios y que tuvo una despiadada actuación precisamente en Flandes de la mano del Duque de Alba, allá por el siglo XVI).

Y tal vez porque recuerda el comportamiento de los Tercios de Flandes, otro medio de propaganda flamenco se hace eco de toda la historia. Y así suma y sigue.

Supongo que no es necesaria la traducción. El comportamiento de España es, repito, el de un Estado canalla. ¿Quién dijo eso de que no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo?

El Lince

miércoles, 18 de octubre de 2017

¿Qué es lo que quiere esta gente?

Habría que volver a reponer la serie "Barrio Sésamo" para explicar la diferencia entre arriba y abajo. Porque quien mantenga a estas alturas que el movimiento soberanista en Catalunya está dirigido por la burguesía o que es una revuelta de los ricos no tiene ni idea de lo que está pasando en Catalunya desde hace tiempo.

Simplificando: hoy en Catalunya sólo hay tres escenarios posibles y son ruptura, reforma o involución. La ruptura es la proclamación de la República y la ruptura oficial con el régimen neofranquista (y monárquico) de 1978 (esta es, inequívocamente, la postura de la CUP desde siempre). La reforma apuesta por una reforma constitucional en España que volvería a situar al pueblo catalán en una sumisión a los dictados de España y de la Unión Europea (que es la postura de "los comunes" de Ada Colau y de Catalunya si que es Pot, incluyendo a sectores claros de Esquerra Republicana y de la burguesía del PDeCat). La tercera es la del resto.

Tanto la reforma como la involución coinciden en una cosa: la supervivencia del régimen neofranquista de 1978, una de cuyas muestras mas emblemáticas es el encarcelamiento de dos dirigentes de organizaciones civiles. Puede que incluso en más: la negación de la voluntad popular (negando validez al referéndum del 1 de octubre, ese que Madrid dijo que no se haría y se hizo, pese a los palos y la represión, aunque luego se ha dicho de todo para despreciarlo), rechazar o menospreciar cualquier concepto de soberanía real (y ahora mismo la calle está al mismo nivel que el parlamento) y querer cerrar el conflicto a través de unas negociaciones por arriba (aunque los involucionistas sólo lo entenderían como rendición incondicional de los soberanistas).

También coinciden en una cuarta: el papel de la UE. Que la UE tenga un historial negro en lo que respecta a la autodeterminación (lo que era válido para Kosovo no lo fue para Crimea y no lo es para Catalunya) es lo de menos. Insisten en convocar a un muerto como mediador de algo que ya se le escapa.

Tanto reformistas como involucionistas tienen un problema: el pueblo, que ha apostado y defendido con su cuerpo la proclamación de una República independiente. Así que o se está con el pueblo o se está contra él. Y debería quedar claro para todo el mundo que la soberanía popular es la tiene que prevalecer contra los intereses políticos y económicos de élites y grupos de presión.

Si se ha llegado hasta aquí es porque la CUP ha estado presionando para que así sea. Su estructura de los Comités de Defensa del Referéndum (ahora en proceso de reconversión a la defensa de la República) se esta revelando crucial para mantener el pulso social en la calle y ahí hay que mantenerse para que los reformistas no puedan avanzar. Los CDR son ya 101 en otros tantos municipios catalanes, se han convertido en la principal forma de auto-organización popular y son claramente un factor importantísimo y clave para mantener la movilización.


Y mientras el discurso neofranquista sigue y sigue (coged cualquier medio de propaganda), y las acciones neofranquistas siguen y siguen (más amenazas de detenciones y de ilegalizaciones), en Catalunya se tiene muy claro qué está pasando y la gente recupera viejas canciones, emblemáticas canciones de la resistencia antifranquista como esta de María del Mar Bonet, "Que volen aquesta gent", que se cantó ayer en el acto final de la movilización en repulsa por el encarcelamiento de dos dirigentes sociales.


Y ¿que dice esta canción? Pues relata un hecho real ocurrido en 1969 cuando un estudiante, Enrique Ruano, fue "suicidado" en una comisaría de policía. Esta versión, cantada por María del Mar Bonet junto al histórico grupo chileno Quilapayún, merece la pena que la veáis. Pinchad en los subtítulos, que están en castellano e inglés además de otras lenguas. Aunque soy muy crítico con los reformistas de los que he hablado, tengo que reconocer que Ahora Madrid, la formación en la que se integra Podemos, decidió poner el nombre de Enrique Ruano a una calle, pequeña, apenas de 50 metros, y en el barrio pijo de Madrid. Lo cortés no quita lo valiente.


La propia María del Mar Bonet se ha mojado con el tema y apoya de forma clara el referéndum del 1 de octubre y su resultado. Nada que ver con gente como Serrat o Sabina.


Te apalean por intentar votar, te detienen por impulsar movilizaciones. Te presionan para que la empresa en la que trabajas se vaya (como acaba de denunciar el Comité de Empresa de Seat). Pronto te detendrán también a ti, pero como no eres catalán no te preocupa. Cuando vayan a por ti ya no habrá nadie que te cante. O sí, tal vez Manolo Escobar redivivo, como lo está el neofranquismo.

El Lince

lunes, 16 de octubre de 2017

El problema de Europa

¿Seguro que el problema de Europa es Catalunya? La pregunta tiene su aquel, no me digáis que no. Toda Europa ha salido en defensa de la "legalidad" española atribuyendo al pueblo de Catalunya, y a su gobierno, una situación de "ilegalidad" por haber realizado un referéndum que primero se dijo que no habría y luego, cuando lo hubo pese a los palos, que no era "legal". Curioso: en Venezuela acaba de haber elecciones a gobernadores que ha ganado de forma clara el chavismo pero la UE no las reconoce pese que han sido "legales" según la propia legalidad venezolana.

A lo que voy. Hacer caso a estos sátrapas de la Unión Europea, esos que hacen encaje de bolillos para que las multinacionales no paguen impuestos, esos que desoyen la voluntad de los pueblos e imponen a sangre y fuego políticas de austeridad, esos que destruyen todo tipo de conquistas sociales, esos que dan dinero gratis a los bancos, esos que... (seguid así hasta el infinito) es perder el tiempo. Ya lo he dicho cientos de veces pero lo volveré a decir una vez más: fuera de la UE es donde hay vida, no dentro.

Eso lo empieza ya a tener presente mucha gente, aunque lamentablemente son los neofascistas quienes están haciéndose con todo ese segmento por el papanatismo de la izquierda y de la pretendida izquierda, todavía encalladas en eso de "otra Europa es posible". Sin embargo, hay una aldea que resiste al invasor y no, no es Catalunya aunque la CUP hace todo lo que puede para dar el empujón definitivo al régimen neofranquista del 78 y a lo que representa la UE. Esa aldea es Bélgica.

Bélgica es un país formado por dos territorios, Flandes y Valonia. Y Bélgica es el único país europeo que ha roto el discurso pro-español de apoyo al gobierno de Madrid, desmarcándose del mismo y apelando de forma clara a un diálogo con la Generalitat catalana incluso apostando por una mediación "europea o internacional" si hay "un fracaso definitivo del diálogo". Ese fracaso es evidente, por lo que lo otro es lo que sigue antes de que se acentúe la represión que será total, incluyendo el control de las escuelas como ya ha anunciado Madrid.

Resulta que el gobierno belga -que, por cierto, es una monarquía- es una coalición entre tres partidos flamencos y uno valón (todos derechistas, faltaría más) pero que está siendo amenazado por un partido que está que se sale en las encuestas: el Partido del Trabajo de Bélgica, uno de los escasos partidos comunistas que no ha ocultado que sigue defendiendo el marxismo-leninismo.

En los últimos cinco años su política de no claudicación ideológica y firmeza crítica contra la crisis económica, así como contra la Unión Europea, ha hecho que suba somo la espuma y que se haya convertido en el gran peligro para todo el establecimiento político y mediático: es el enemigo a batir porque si en las elecciones de 2014, las últimas celebradas, sacó un 5'5% en Valonia ahora está en el 24'9%. Y sólo una coalición del resto de partidos, incluyendo a los socialdemócratas, podría evitar que tomase el poder en esta zona.

Su auge es similar tanto en Bruselas como en Flandes, las otras divisiones administrativas de Bélgica, aunque no con la fuerza que muestra en Valonia. En Bruselas el PTB pasa del 4% al 14'1%, situándose en segundo lugar, mientras que en Flandes lo hace de forma un poco más modesta, subiendo del 2'8% al 7'3%.

La tendencia es tan preocupante para el sistema que desde el mes de junio -exacto, desde junio- la campaña contra el PTB es constante en todos los foros habidos y por haber, públicos y privados. El miedo se ha instalado en el sistema sobre todo porque la más reciente encuesta, publicada el mes pasado, sitúa al PTB como el segundo partido en número de escaños en toda Bélgica.


Aún falta un año para las elecciones en Bélgica y el poder del sistema es mucho para ir minando estos apoyos. Pero, por ahora, está obligando a que el gobierno belga haya tenido que desmarcarse de la ortodoxia pro-española de la UE en el caso catalán.

La UE quiere evitar a toda costa el contagio catalán, pero no lo podrá evitar. El proceso independentista de Catalunya es de suma importancia para el futuro geopolítico de Europa porque es la chispa que puede desencadenar todo el proceso dado que es eminentemente popular. Nada que ver con Escocia, con las élites negociando el referéndum. En Catalunya es el pueblo quien esta empujando, y en ese pueblo está la CUP como una de sus expresiones más combativas y sus Comités de Defensa del Referéndum que fueron, y serán, quienes dinamicen otra vez la calle sin ninguna duda.

Y nada que ver con Flandes, donde si el PTB se hace con el control de Valonia se iniciaría un proceso de separación mucho más letal para la UE que Catalunya porque desaparecería un Estado, Bélgica. Es decir, se está a las puertas de la desintegración de la Unión Europea. Valonia solo supone el 20% del presupuesto total de Bélgica, pero Flandes lo hace en una proporción del 60%. El ascenso del PTB en las encuestas esta metiendo mucho miedo en el cuerpo a la burguesía y si no es capaz de pararlo sólo tiene como salida la independencia de Flandes para mantener el control económico y político del chiringuito. De ahí que Catalunya haya abierto una caja de Pandora que todo el mundo está interesado en cerrar y de ahí el apoyo de la UE al palo y tente tieso del gobierno español.

Por cierto, la muy democrática España acaba de enviar a prisión a dos líderes sociales de Catalunya. El Tribunal de Orden Público franquista, rebautizado como Audiencia Nacional por el neofranquismo, sigue haciendo de las suyas. Se les envía a la cárcel por promover movilizaciones pacíficas. Ahora sí que la independencia se tiene que declarar de forma nítida. Y defenderla. Merece la pena volver a ver lo que ocurrió el día 1 de octubre en una localidad, Sant Joan de Vilatorrada. Es un exponente de lo que es hoy Catalunya y dos de sus ciudadanos están encarcelados por promover acciones pacíficas como estas.



El Lince

jueves, 12 de octubre de 2017

Volver a la escuela

¡Qué tiempos aquellos! ¡éramos tan jóvenes e ingenuos! Esperad un poco, ya no somos tan jóvenes pero a ingenuos no hay quien nos gane, ni los niños. Nos creemos eso de "los valores democráticos" que proclama Occidente cuando ya ni los niños creen en los Reyes Magos. Nos creemos todas las sandeces occidentales sobre el respeto, la ley... y lo hacemos con la misma cara con la que los niños miran los teatros de títeres, imaginando que los muñecos (nosotros) se mueven por sí solos sin ver los hilos que les mueven. Hemos crecido de cuerpo, pero hemos empequeñecido de mente.

Ejemplos hay cientos, miles, millones de que eso es así. Sin embargo llega la hora de volver a la escuela. Obligatoriamente. Con el caso de Catalunya como exponente de nuestra ignorancia, por lo que hay que hacer es volver a estudiar. El discurso imperante es ley, legalidad, constitución... ¡Ah, qué bonito!... si no fuese más falso que un truco de magia. Aunque ya se sabe que los magos encandilan a su auditorio.

La burguesía catalana ha hecho de gallega, no diciendo que no sabe si sube o baja sino diciendo que sí pero no a la independencia. O sea, que se queda en el rellano mientras hace trucos de ilusionista para que unos vean que sube y otros que baja, o que dice que sí cuando es que no.

La pobreza argumentativa de los neofranquistas del régimen del 78 es tan zafia que repugna no ya por la machaconería, sino porque es un insulto a la inteligencia que se traga y se traga (y aquí ha habido varias intervenciones de lectores que lo demuestran). Ya que certificamos que somos niños mentalmente, volvamos a la escuela bien para recordar, bien para aprender. Así, por ejemplo, podremos recordar, o saber, lo que pasó en el año 2008. Es decir, que vamos a dar una clase de historia. Pero no sólo, porque luego, si aprobáis esta asignatura en la escuela, pasaremos a la universidad y ya aquí habrá una clase de derecho.

El 17 de febrero de 2008 Kosovo proclamó unilateralmente su independencia de Serbia. Fin de la clase de historia. ¿Fácil, no? Os voy a dar un aprobadillo raspado para que paséis a la universidad.

Serbia se creyó el cuento del derecho internacional y acudió a la ONU para reclamar un dictamen sobre la legalidad o no de la iniciativa de Kosovo pensando que, en virtud de la ley, diría que no. Ya estamos en la clase de derecho. Es la Corte Internacional de Justicia la que se hace cargo y dos años después, el 22 de julio de 2010, emite uno de los dictámenes más alucinantes de toda la Historia (jurídica y de la otra): "la Declaración de independencia de Kosovo adoptada el 17 de febrero de 2008 no ha violado el Derecho internacional".

Vaya, he empezado la clase por el final por lo que ya no vais a prestar atención. No obstante, como buen profesor que defiende la enseñanza publica y que considera que tiene que ganarse el sueldo que pagan vuestros papás y mamás, voy a seguir hasta que suene el timbre.

Los kosovares (y no voy a entrar en calificativos sobre esa mafia, no vaya a ser que alguien vaya con el cuento a sus papás de que estoy adoctrinando en la clase) elaboran un preámbulo a su declaración unilateral de independencia en el que "deploran no haber logrado un acuerdo aceptable para las dos partes", aunque se muestran "resueltos a dar al pueblo una visión clara para su futuro y a superar los conflictos del pasado". A ver, pregunta, ¿quién puede decir quién aplaudió ese preámbulo? Es bien fácil: la UE. Otra pregunta fácil: ¿y qué dice ahora la UE al respecto sobre Catalunya?

Por supuesto que cualquier coincidencia con Catalunya es eso, una coincidencia. Los kosovares querían cubrir el expediente y a eso se acogió Occidente cuando les apoyó. Ahora van los catalanes y dicen casi lo mismo, pero Occidente ya no les oye como oyó a los kosovares. Misterio. Y los herederos del franquismo español, los hijos del actual régimen neofranquista de 1978 hablan de que no se tiene en cuenta a los españolistas neofranquistas, que se les margina, y que bla, bla, bla... Da igual que no sea así, que los independentistas catalanes digan en su declaración no explicitada y sí escrita, aunque sin efectos jurídicos, casi lo mismo que dijeron en su momento los kosovares que tanto gustó a la UE. ¡Es lo que tiene el pensamiento (?) único, que es único, que no pensamiento! Lo siento, vuelvo a adoctrinar a los niños y eso está mal, muy mal.

Serbia rechazó los movimientos de independencia de Kosovo desde el primer momento, calificando el hecho como "secesión impuesta y unilateral", al tiempo que la consideraba sin ningún efecto jurídico. Eso decía su gobierno y su Tribunal Supremo. ¡Huy, mira, qué curioso, igualito que España! Vaya, otra vez vuelvo a adoctrinar a los niños y eso está mal, muy mal.

Pero la Corte Internacional de Justicia pasó por encima de ello como la luz por el cristal, sin tocarlo ni mancharlo, y se lanzó a hacer un repaso minucioso de las declaraciones de independencia que se hicieron en los siglos XVIII, XIX y principios del XX para concluir que "de todo ello no se deduce en general de esta práctica -la unilateralidad- que la declaración de independencia haya sido alguna vez considerada como una violación del Derecho internacional". Repito, es una sentencia de antes de ayer, del 2010.

Pero dado que en la segunda mitad del siglo XX se produjo todo el proceso de descolonización de los pueblos africanos y asiáticos, en su mayoría violentos como consecuencia de la lucha contra las potencias coloniales europeas -sí, esas que aprobaban todo ufanas la Declaración Universal de los Derechos Humanos pero sometían a sangre y fuego a sus colonias-, la Corte Internacional de Justicia se ve obligada a abordar en su resolución sobre Kosovo el derecho a la libre autodeterminación (ese que los neofranquistas PP, PSOE y Ciudadanos dicen que no existe) haciendo un apunte interesante: "aún cuando no se aplique el derecho a la autodeterminación, la práctica estatal en estos otros casos no apunta a la aparición en el Derecho internacional de una nueva regla que prohíba efectuar una declaración de independencia" (...) y añade que la ilicitud de las declaraciones de independencia como la que había realizado la República Turca del Norte de Chipre (un estado sólo reconocido por Turquía), por ejemplo, "no procedía de su carácter unilateral, sino porque iba acompañada o se había llevado a cabo mediante un recurso ilícito al uso de la fuerza o mediante violaciones graves de normas de Derecho internacional general, particularmente de naturaleza imperativa (ius cogens)". En Catalunya, la fuerza no la han usado los independentistas, sino el gobierno español.

¿Y qué dice ese ius cogens, el mínimo jurídico internacional " de naturaleza imperativa" como recuerda la Corte Internacional de Justicia, al que deben estar sujetos todos los estados que forman parte del sistema multinacional -de naciones- que forma la ONU? Pues que ese mínimo jurídico está sustentado en tres ejes: el respeto a los derechos y libertades fundamentales de las personas, la libre autodeterminación de los pueblos y el no uso o amenaza de la fuerza en las relaciones internacionales. Esto solo, ya por sí, serviría para sacar los colores "democráticos" a más de uno de los países occidentales que tanto se llenan la boca hablando de respeto a la ley en Catalunya. Empezando por España.

Lo más curioso es que Kosovo, al aprobar la declaración unilateral de independencia, se saltó por el forro -gracias a los bombardeos de la OTAN contra Serbia- los Acuerdos de Rambouillet, firmados con la anuencia de la Unión Europea, que establecían "el respeto a la integridad territorial yugoslava" (a ver si os suena el discursito ahora de lo que dicen respecto a Catalunya) y que también se saltaron a la torera Eslovenia y Croacia (con el apoyo de esa UE que había avalado esos acuerdos) aunque Rambouillet tenía como objeto principal Kosovo y no a ellos. Y no voy a entrar en analizar esos acuerdos, que el propio Kissinger consideró como "una provocación" a Serbia. Es decir, que la UE impulsó la independencia unilateral de Kosovo.

No sé si lo vais pillando, pero a hipócritas pocos ganan a la Unión Europea y a Occidente. No me voy a extender mucho más porque sé que con esto es bastante por ahora y, además, ya suena el timbre. Como tenemos todo el curso por delante, habrá tiempo para otra clase en la que desarrollar y profundizar el tema en esta tan necesaria vuelta al cole.

Un solo apunte más: la práctica totalidad de la UE reconoce a Kosovo como estado independiente, pero España no porque sabía que, de hacerlo, abriría un modelo para su propia situación. Esquizofrenia pura puesto que mantuvo tropas en Kosovo durante dos años "para defender" a esa población que había proclamado la independencia de forma unilateral y que contaba con el apoyo de la UE.

Pues ahora esa situación la tiene con Catalunya. La diferencia es que la UE dice digo con Catalunya donde dijo Diego con Kosovo. O al revés. Y lo más enternecedor de todo: el secretario general de la OTAN ha dicho que "defiende el orden constitucional de España para resolver el conflicto catalán". Mal asunto, eso dijo con Kosovo y acabó bombardeando Serbia. Yo que España me echaría a temblar no sea que la OTAN, fiel defensora de la "democracia", de la "legalidad" y de la "integridad territorial", acabe bombardeando Madrid igual que bombardeó Belgrado para respetar la ley y la integridad territorial yugoslava como establecían los Acuerdos de Rambouillet.

Estudiad, que el lunes no habrá examen pero espero que os haga pensar un poco dado que pensar no está de moda precisamente.

El Lince

martes, 10 de octubre de 2017

Catavenia, o Eslolunya, o...

Ya me lío, pero lo único que está claro es que la burguesía catalana ha optado por declarar la independencia "suave", siguiendo los pasos dados por Eslovenia hace veintitantos años a la espera, como pasó, de un apoyo que en el caso esloveno llegó desde Alemania y que en el caso catalán veremos si llega de alguien.

La Unión Europea está en un brete, ideológicamente afín al gobierno español pero sometida a sus propias normas y, sobre todo, con el miedo en el cuerpo por lo que de contagio puede suponer en deseo catalán de conseguir la independencia efectiva.

La proclamación de la República Catalana no se ha producido formalmente, se ha dicho que se asume lo que se votó por abrumadora mayoría y pese a la represión el 1 de octubre, pero nada más. No hubo una proclamación expresa, por lo que se deja abierta la vía eslovena de forma clara, y no se han puesto en marcha los procesos de desconexión de España, que estaban previstos en la propia ley que estableció el referéndum. O sea, que la burguesía catalana ha dicho sí, pero no.

Se ha firmado una Declaración de Independencia en la que ha participado la CUP, pero es una declaración informal, para salvar la cara y que no tiene ningún efecto jurídico. Porque el texto va en la línea del discurso oficial, es decir, que no entrará en vigor hasta que el diálogo con el Estado español llegue a acuerdos con una mediación con la UE que todavía no está planteada oficialmente.



Se dice en él que "se constituye la República Catalana como estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social" y que las negociaciones con el Estado "deberán ser necesariamente en pie de igualdad", es decir, de Estado a Estado. Pero no hay plazo alguno para ello, o al menos yo no lo he visto. La CUP habla de un mes, pero eso no es lo que piensa la burguesía catalana representada en Junts pel Si.

La CUP lo ha tenido que firmar porque después de llegar hasta aqui no podía hacer otra cosa, pero se  ha perdido una ocasión histórica y le toca ahora a la CUP volver a impulsar las movilizaciones tanto contra el Estado español como contra la burguesía catalana, esa lucha de clases que ya existe en Catalunya pero que había quedado relegada ante la prioridad de sacar adelante el referéndum y proclamar la independencia y que ahora debe brotar con renovada intensidad.

Porque me da la impresión que la burguesía catalana, asustada por el poder de movilización de que ha hecho gala la CUP, se va a echar en manos de Catalunya si que es Pot (la marca de Podemos allí) que es mucho más modosita y "gente de bien" y no como los anticapitalistas y socialistas de la CUP. El paso dado de no proclamar la República Catalana formalmente va en esa dirección. La burguesía catalana ha tenido miedo a que se le fuese de las manos todo el proceso y ha reculado buscando apoyo en los  modositos que van de progres para mantener la imagen "social" del proceso. El régimen neofranquista de 1978 respira ahora un poco más tranquilo y puede salir de la UVI, a donde le había llevado la decidida actitud de la gente al votar el 1 de octubre pese a la represión. Pero, y aquí está la paradoja, al recuperar un poco de fuelle puede plantear la batalla definitiva aprovechando la decepción causada por la decisión de la burguesía catalana.

El Lince