jueves, 23 de junio de 2022

Luces y sombras

Las elecciones en Francia y Colombia nos colocan en el viejo dilema del vaso medio lleno o medio vacío. A primera vista, es un avance importante de la "izquierda", algo que hay que poner entrecomillas en los dos países. Estos triunfos tienen sus luces y sus sombras, y han tenido poco de sorprendente en Francia y un poco más sorprendente en Colombia. 

En el caso francés, entre las luces y las satisfacciones está la derrota parcial de Macron, una desautorización del presidente como nunca se había producido y, con ella, la de indeseables como el ministro del Interior, ex socialista, el responsable de las muertes, mutilaciones, heridas y detenciones de miles de los "chalecos amarillos", que no ha sido elegido, o la de la ministra de Deportes, derrotada por una "simple" (sic) empleada de hotel, de las que limpian las habitaciones, una "kelly". Esta mujer, Rachel Keke, que encabezó una huelga de 22 meses, desde julio de 2019 a mayo de 2021, por los derechos de estas trabajadoras. Y ganaron.

Entre la abstención y la derrota de Macron, la V República está hecha añicos. Y eso es importante porque ocurre en un momento de crisis abierta del zombi Unión Europea. Este zombi va a tener apariencia de vida en la cumbre de la OTAN de la semana que viene, pero nada más. El muerto viviente europeo ya apenas puede levantarse.

La pregunta que hay que hacerse es cuál es el precio de todo ello. Veo con sorpresa que mucha gente está apuntando a que la abstención es la principal fuerza política, pero es una ira sin fuerza motriz salvo si está en la calle, y desde que la pandemia terminó con los "chalecos amarillos", la calle está casi desierta. Algo se recupera en Italia y en Gran Bretaña, esbozos en Alemania, pero hasta ahora no en Francia, donde el movimiento obrero es muy potente. ¿Se va a presionar a la alianza de "izquierda", segunda en la votación, para que se radicalice, para que vaya más allá de la "guerra de guerrillas parlamentaria" (sic), como ya han dicho desde NUPES que van a hacer, y vaya a la "guerra de movimientos"? Macron solo puede sobrevivir si busca un acuerdo con las otras derechas si quiere poner en marcha su programa, de más poder para los ricos, a favor del capital y contra el mundo del trabajo. 

La "izquierda" francesa NUPES (Nueva Unidad Popular Ecológica y Social) ha presentado un programa donde hay de todo, desde posturas valientes (como la de bajar la edad de jubilación) hasta timoratas o conservadoras y es por eso por lo que ha logrado estos resultados. Hay quien dice que son una "limitación de daños" porque salvo que se lance al ataque no va a evitar desde el parlamento la liquidación de los servicios públicos y derechos sociales que propugna Macron. Y eso está por ver. Está por ver si se limita a la institucionalidad (tipo Syriza o Unidas Podemos) o recupera su lugar social, de formación de base y situada lo más cerca posible de quienes no confían en la maquinaria institucional solamente. Con todo, en el debe de NUPES está el no haber sido capaz de movilizar a los jóvenes que se han abstenido, en su mayoría (solo ha votado el 25% de ellos), cuando no se han decantado por los neo fascistas (casi 6 de cada diez de los que han votado) en lo que se considera su "odio profundo al macronismo".

El neofascismo también ha subido, y mucho. En aquellas circunscripciones donde competía con NUPES ha ganado porque ha aglutinado el voto "anti-izquierda", incluidos los macronistas. Sus candidatos se enfrentaban en 60 circunscripciones y los neofascistas ganaron en 36. Solo los ignorantes se pueden asombrar de esto. Es por eso que el discurso de los macronistas se ha suavizado mucho con respecto a los neofascistas. Tendrá que negociar con ellos, sin duda, porque les debe una dado que con esos 36 escaños la "izquierda" habría logrado su objetivo: la cohabitación, es decir, su principal dirigente tendría que haber sido nombrado primer ministro.

Pese a todo, Macron no lo tiene fácil para imponer la agenda neoliberal de Bruselas de destrucción de lo público que queda en Francia, de forma especial el tema de las pensiones, aunque no ha pasado una semana de las elecciones y ya asoma la patita derechista. No obstante, también va a recurrir al "divide y vencerás", a negociar tal cosa con unos y tal otra con otros. En la "izquierda" ya hay candidatos a este juego, el Partido Socialista y Los Verdes. Aunque formalmente dentro de la alianza NUPES, es conocido que tienen una buena disposición a abandonar el barco a la menor oportunidad una vez se han servido de él.

En plena guerra reaccionaria de EEUU y su mastín otánico en Ucrania, en la que Macron quería jugar un papel, y en plena crisis del neocolonialismo francés en África, el papel francés se diluye y, por lo tanto, se tambalea uno de los tres "reyes magos" (Francia, Alemania e Italia) en el escenario internacional. Se debilita considerablemente el relanzamiento del proceso de integración europeo autónomo que planteaba Macron, entrando de cabeza en un impás político significativo.

Colombia entra en el carro "rosa" latinoamericano. Un país estratégico para la hegemonía estadounidense, "socio extracontinental" de la OTAN, tiene ahora un presidente que puede poner algunos peros a eso. Al igual que pasó con Boric en Chile, cuya ilusión duró bastante poco, la victoria de Petro envía una señal a EEUU de cuál es el camino que está recorriendo América Latina en su emancipación si es que el nuevo presidente cumple con lo que dice. Está por ver si esa señal se hace con un farolillo que pronto se apaga o con un faro, que siempre ilumina.

Al igual que Boric, lo primero que ha dicho Petro ha sido en favor de la libertad de los detenidos en las protestas. En Chile siguen encarcelados, aunque hay un marcha un proyecto de ley de amnistía que no afectará a todos con la excusa de si se ha puesto o no en peligro la vida de alguna persona. El hecho de recurrir a una ley, que tiene que pasar por el parlamento, y no recurrir al indulto, que es potestad del gobierno, ya es indicativo en sí mismo. Con la ley, los presos siguen encarcelados; con el indulto ya estarían en la calle.

Un hecho destacable es que, al contrario que en Francia, en Colombia la juventud jugó un papel importante y gran parte de los votos a Petro vinieron por ahí. Es por eso que la promesa de libertad de los detenidos tiene una significación más que simbólica: tiene que cumplir o este sector social le dará la espalda.

Entre las medidas anunciadas está el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Venezuela y la apertura de la frontera (que, en sí, es ya una sonora bofetada a EEUU); la revisión de los tratados de libre comercio con EEUU (y si se logra, otra bofetada); juicios civiles a los militares involucrados en crímenes de guerra; la declaración de "ineficaz" de la guerra contra las drogas y la prohibición de que la policía participe en operaciones de asalto a los cultivos campesinos, y el mantenimiento del tratado de paz con las FARC y la negociación con el ELN. 

Ambicioso, desde luego, si se tiene en cuenta que no tiene mayoría en el parlamento (aunque puede tener ayuda del Partido Liberal en algunas cuestiones), que sigue existiendo la simbiosis entre la burguesía compradora y mafiosa -enriquecida con el extractivismo- y las multinacionales (por no hablar de sus vínculos con el narcotráfico) y que la policía y el ejército (y los medios de propaganda) nunca se han depurado ni tienen intención de hacerlo. Si a eso se le añade que EEUU tiene 7 bases militares en Colombia, la cosa no es para tirar muchos cohetes salvo que las propuestas de Petro vayan acompañadas de una constante movilización popular. Y ya se sabe que lo primero que hacen los "rosas" es desmovilizar y cooptar los movimientos populares.

A priori, el triunfo de Petro muestra otro fracaso de EEUU y su fantochada de la Cumbre de las Américas. A priori. Queda por ver si este carro "rosa" rueda finalmente si se le añade otro caballo potente, si Lula gana en Brasil. 

Lula es la gran esperanza de la progresía latinoamericana -y más allá- aunque está por ver si cumple lo que dice (como impulsar ahora el Banco del Sur, idea de Chávez que el propio Lula echó para atrás). Lula anda jugando a dos bandas, diciendo que ha aprendido de los errores cometidos, como ese que os señalo, y que ahora hará otra cosa, algo difícil de creer cuando ha nombrado como su candidato a vicepresidente a un notorio conservador.

Uno de sus errores fue el no tocar al Ejército, fascista y uno de los apoyos de Bolsonaro. ¿Lo va a hacer ahora? Lo dudo. Dicen que el Ejército se ha cansado de Bolsonaro, por lo que es probable que sea "neutral" ahora -o sea, como la primera vez de Lula a cambio de dejarlo todo como estaba-, pero si no se limpia de los elementos fascistas la espada de Damocles que ve mucha gente seguirá ahí. Pasa lo mismo en Chile y le va a pasar lo mismo a Petro en Colombia: limpiar los cuerpos represivos es una cuestión de supervivencia si se quiere ir más allá de lo cosmético.

Y lo más importante, queda por ver si todos estos "rosas" son capaces de ver el nuevo mundo que se está creando, que existe ya, en el que Occidente, y por lo tanto EEUU, no tiene la hegemonía. Y actuar en consecuencia.

Como decía Lenin, "sólo cuando los de abajo no quieran y los de arriba no puedan seguir viviendo a la antigua [o en el habla de hoy, viviendo como hasta ahora] puede triunfar la revolución". Una frase que mucha gente debería tener muy en cuenta.

Al margen de estas elecciones, en Ecuador ya llevan una semana larga de lucha contra las medidas de ajuste impuestas por el FMI y que son llevadas a la práctica por el gobierno: el aumento del combustible, la destrucción de los sistemas de salud y educación y los abusivos préstamos bancarios. Ahora se acaba de aprobar un decreto que autoriza la "fuerza letal", como en la Bolivia golpista, sin que el muy democrático Occidente y sus "valores", más democráticos aún, haya protestado. ¿Os acordáis de las críticas a Cuba y al derecho a la protesta y bla, bla, bla? Pues nada de eso se oye para Ecuador, donde el estado de excepción ya cubre medio país. Por el momento, ya hay dos muertos por la represión. Estoy esperando con ansia la procesión de los embajadores de la UE para poner flores en el lugar donde murieron, al igual que hicieron cuando hubo un muerto en Bielorrusia en las revueltas de 2020.

La historia en Ecuador es cíclica y se sigue aplicando el mismo diagnóstico: la ira de Fanon, que enlaza con lo que dijo Lenin. Es la enésima revuelta protagonizada por la CONAIE y es la enésima revuelta donde hay una reacción pacífica contra la oligarquía, pero sin la intención de derrocarla. Cuando la oligarquía apuesta por la fuerza, por la violencia, hay que responder con lo mismo, como decía Fanon, puesto que solo la violencia en la calle equilibra la relación de subordinación de la población con el Estado y que hay que negar que la violencia sea un monopolio del Estado. Porque entonces el poder se equilibra y el Estado comienza a coger miedo. Y eso es lo que hay en Ecuador ahora, y por eso se autoriza la "fuerza letal". Como hace un tiempo ocurrió en Colombia, y aún así no cedieron las movilizaciones que ahora han llevado a Petro a la presidencia. Por el momento, la CONAIE mantiene el pulso en la calle.

PD 1.- Hoy se inicia en Beijing la XIV Cumbre de los BRICS de la que puede salir una versión ampliada en el futuro próximo, lo que se comienza a llamar BRICS +, porque a ella asisten como países invitados Argentina, Egipto, Argelia, Tailandia, Senegal y Kazajstán. Ninguno de estos países se han sumado a las sanciones contra Rusia y forman, de hecho, un bloque alternativo a Occidente. En unos momentos en los que está claro que Occidente intenta mantener su hegemonía imponiendo sanciones económicas y presionando para mantener la hegemonía del dólar, la respuesta está siendo la desdolarización de las economías (lo que arrastra al euro). Los BRICS van por ahí desde hace tiempo, aunque muy lentamente. Por eso es conveniente recordar que en abril realizaron la quinta prueba de su mecanismo bancario alternativo al SWIFT para agrupar sus reservas de "moneda alternativa" (sic) y protegerlas de las sanciones occidentales. No obstante, aunque se dará un paso en esa dirección -y Rusia ha ofrecido que los BRICS se conecten al Sistema de Pagos Financieros ruso-, no será hacia un enfrentamiento directo con Occidente. Por ahora.

PD 2.- Lo gracioso del mes es que Macron "el disminuido", sigue con sus ínfulas neocoloniales en África y aprovechando a sus ex colonias, ha presionado para que la Organización de la Unidad Africana oyese al comediante Zelensky. Todo con pompa y boato, con presidentes y jefes de Estado, como en los países occidentales. Y el tiro les ha salido por la culata a los dos, al diosecito disminuido y al comediante: solo dos jefes de Estado se interesaron por la tontería y oyeron al comediante el día 20. Buena media: 2 de 55. Lo podéis leer aquí y ver cómo "la cumbre de alto nivel no vuela alto". Con ironía y memoria incluida por cómo trató Ucrania a los migrantes y estudiantes de raza negra que, al principio del conflicto, decidieron dejar el país.

PD 3.- Bulgaria es el primer gobierno europeo que cae por la crisis de Ucrania. Ayer una moción de censura contra el presidente del país le derrotó. Las razones son la postura pro-ucraniana, como toda la UE, y sobre todo la ruptura con Rusia que conllevó el fin del suministro de gas y el consiguiente acelerón de la crisis económica del país (15'6% de inflación). El tipo, que tiene la doble nacionalidad búlgaro-canadiense, acusó a Rusia de estar detrás de la moción de censusa, y es lo que está jaleando también la UE. Cuando en abril ocurrió algo similar en Pakistán tras decir el presidente que no eran esclavos de nadie, en referencia las presiones occidentales para que condenase a Rusia, y el presidente pakistaní acusó a EEUU y a la UE de promover la moción de censura en su contra por esa postura, desde Occidente se dijo que era "un movimiento normal dentro de la Constitución". De nuevo Occidente, su orden y sus reglas. Y sus valores.

PD 4.- Por si hubiese dudas de lo que está pasando en Ucrania, aquí tenéis las jugosas declaraciones del mastín principal de EEUU, el secretario general de la OTAN, hechas ayer en Bruselas: "El costo de las consecuencias de una victoria rusa en Ucrania para la OTAN será mayor que apoyar a Kiev durante mucho tiempo". Más claro, agua.

El Lince

lunes, 20 de junio de 2022

Una historia de pies negros

China ya tiene su tercer portaaviones. La cosa está así: EEUU tiene 11, China 3, Gran Bretaña 2, Italia 2, India 2, Rusia 1, Francia 1 y Tailandia 1. Australia y España tienen cada uno otro buque que tiene capacidad para más helicópteros que aviones. Técnicamente, lo llaman portaaviones ligero.

¿Por qué es importante este tercer portaaviones chino? porque es el más avanzado del mundo en estos momentos aunque hay quien dice que EEUU tiene uno, de esos once, que le supera. Pero esa superioridad va a durar nada y menos porque China ya ha anunciado que comienza a construir su cuarto portaaviones que superará al que acaba de botar y en este ha tardado solo cinco años. Por eso la botadura del portaaviones chino ha supuesto un "choque cultural" (sic) para EEUU, que se creía invencible en este aspecto. Fijaos que no se habla de "choque militar" sino cultural. Que los chinos hayan dominado una tecnología en la que EEUU se creía muy superior es lo que los pone los pelos de punta, al tiempo que indica por dónde corren los aires del nuevo mundo que vivimos.

Esta es la historia de un pueblo indoblegable, con miles de años a sus espaldas y con una determinación desconocida en Occidente. Y por eso la OTAN va a incluir a China como "amenaza" en su próxima reunión de Madrid. Un dato de que esto va a ser así: Japón y Corea del Sur van a participar en la misma, al igual que Ucrania. Seguro que China ha tenido en cuenta esta reunión de la OTAN de la semana que viene y por ello ha decidido botar su tercer portaaviones haciéndolo coincidir con una fecha señalada en el país: la primera prueba exitosa de explosión de una bomba de hidrógeno.

¿Alguien escucha en Occidente? Por supuesto que no. Occidente es el ombligo del mundo y se resiste a aceptar la realidad, que su hegemonía desaparece con la velocidad del azúcar en una taza de café. Para Occidente todo lo que hay fuera de él o no importa o es desconocido. Lleva el colonialismo en su ADN.

Hay un refrán castellano, epítome del conformismo, que dice que "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer", y es por eso que lo desconocido asusta en Occidente, y es desconocido por la prepotencia, arrogancia y neocolonialismo occidental que nunca, jamás, acaso, ni, que junto con el no son todas las formas de negación en castellano, ha mostrado el menor interés en entender a otros pueblos, solo ponerlos bajo sus botas. Y cuando esos pueblos se rebelan ante esas botas, no se intenta conocer las causas sino que son considerados una amenaza. Por eso cuando ve algo que rompe su imaginario neocolonial, ese en el que Occidente civiliza a los bárbaros, en el que muestra su superioridad ante los inferiores, habla del "choque cultural" o la "amenaza".

Esta es la historia del gran logro chino, adaptada por mí de lo que he recogido de medios chinos. Sea así o no, se haya endulzado o escrito a propósito para los chinos (que ya me estoy imaginando los comentarios, y ya se sabe que en Occidente lo que prima es la verdad absoluta, como está quedando acreditado con lo que se dice de Ucrania), es algo que merece la pena.

Érase una vez un país que en 1970 comenzó a pensar en la idea de un portaaviones, aunque a nivel teórico porque ni tenía medios ni recursos. Había roto con la URSS, por lo que no tenía acceso a su tecnología, y aún andaba con muchos problemas a nivel interno. Tanto que, se dice, los propios chinos lo dicen, había muchos pueblos en China en los que era un lujo comprar zapatos, sobre todo en el sur, por lo que los campesinos eran denominados "los pies negros".

Si hay algo que caracteriza a este pueblo es su fe en el futuro. Y esperó. En 1982 Australia retiró su portaaviones del servicio, lo comenzó a desguazar y lo vendió como chatarra. Los chinos compraron esa chatarra. Miraron pieza por pieza y copiaron lo que pudieron. Lo que para Occidente eran desechos, para China era esencial. Ya tenían algo para comenzar. Y lo hicieron. 

Para no despertar muchas sospechas, China se dirigió a España (que estaba con aquello de "OTAN, de entrada no") para comprar documentación de diseño de los productos de portaaviones ligeros españoles y, sobre todo, del que estaba construyendo para Tailandia. No cuajó, pero sí se aceptó formar a ingenieros chinos en ello. Esto duró desde finales de la década de 1980 hasta 1995. China no era ninguna "amenaza" para Occidente. Para estos neocolonialistas, seguía siendo un pueblo atrasado lleno de "pies negros".

Pero China miraba y miraba. En 1995 Rusia se deshizo de un viejo portaaviones soviético. China lo compró y lo desmenuzó para estudiarlo pieza por pieza. Un año más tarde intentó hacer algo parecido con Francia, que también jubiló un viejo portaaviones, pero Francia se negó. Pero a China ya le dio igual porque tenía información suficiente. Y entonces llegó Ucrania. Tenía un portaaviones soviético en relativo buen estado, el "Varyag", pero lo que no tenía era dinero. China sí. Bueno, China aquí jugó al despiste porque quien lo compró como chatarra fue una empresa de Macao. Pero resultó que los ucranianos se preocuparon más del dinero que de la chatarra. Y en esa chatarra había un tesoro: casi 40 toneladas de documentos de todo tipo, incluyendo planos del portaaviones y de algunos de los aviones que portaba. 

Occidente se dio cuenta de lo que pasaba, que China estaba detrás, y entró en acción. A través de la OTAN, se intentó hacer todo lo posible porque ese barco, útil en un 68%, no llegase a China. Así, Turquía, miembro de la OTAN, impidió durante un año que el barco atravesase el estrecho del Bósforo (recuerdo que estaba en un puerto ucraniano). Pero entonces todavía no existía eso de "orden basado en reglas", por lo que aboga ahora Occidente (o sea, su orden y sus reglas), y China apeló al derecho internacional y el barco pasó. 

¿Prueba superada? Pues no. Por presiones occidentales Egipto impidió que el barco pasase por el canal de Suez, por lo que tuvo que rodear toda África hasta llegar a China. Os recuerdo que era un barco que sólo era útil en un 68%, por lo que el riesgo de hundimiento en un viaje tan largo era algo probable en caso de alguna tormenta fuerte. Pero hubo suerte y no se encontró con ninguna, teniendo que entrar en algún puerto de vez en cuando. 

Por fin, seis años después de la compra, el "Varyag" llegó a China. Era el año 2002. El tesoro estaba a salvo. Ese tesoro fue estudiado durante tres años con la minuciosidad con que hacen todo los chinos. En 2005 comenzó el programa oficial chino de construcción de un portaaviones. Siete años más tarde, en 2012, el "Varyag" había sido reparado y cambiado de nombre, "Liaoning". A finales de ese año, el primer avión despegó y aterrizó en el mismo.  

El "Liaoning" es una escuela, y lo sigue siendo. Para marinos, pilotos, ingenieros, inventores, innovadores, ... Un año más tarde, en 2013, China inició la construcción de su segundo portaaviones pero tomando como modelo el "Liaoning". Era una copia casi al cien por cien. Casi. Ese casi ha sido determinante para este tercero. 

A ese segundo portaaviones le llamaron "Shandong" y mejoró el sistema de despegue de los aviones. En 2017 se procedió a la botadura con un "casi" significativo: si el "Liaoning" tiene capacidad para transportar 24 aviones y 12 helicópteros, el "Shandong" lleva los mismos helicópteros pero 8 aviones más.

Y ahora, en 2022, China pone en funcionamiento el "Fujian", el más moderno y avanzado del mundo (o el segundo, si se quiere). Un portaaviones cada cinco años. Nadie puede seguir este ritmo. La diferencia con los otros es que puede llevan más aviones y helicópteros, además de aviones de alerta temprana (los famosos AWACS en terminología de EEUU). China no ha indicado aún el número de unos y otros, pero al ser un portaaviones más grande que los anteriores la cuestión está clara y el número de aviones que portará estará por encima de los 50 y cerca de 20 helicópteros.

Por lo tanto, ahora vamos a contemplar el siguiente paso que será, con toda probabilidad, un portaaviones atómico, más pesado y más grande. Y ello acompañado con los buques que escoltan a estos barcos, en los que China ya supera (en número y modernidad) a EEUU. Al mismo tiempo, China iguala el número de portaaviones de EEUU en Asia, por lo que los estadounidenses van a tener que retirar portaaviones de otras zonas del mundo para mantener la superioridad en la zona y seguir molestando a China. Al retirar de sus aguas tal amenaza, algunos pueblos del mundo le deberán una, otra, a China por ello.

Los campesinos "pies negros" estuvieron listos para soportar privaciones y la revolución siguió adelante. Con zig-zags, usando, apoyándose y criticando al capitalismo (como ocurre ahora; aunque se da una mezcla de planificación centralizada e “iniciativa privada”, hasta ahora sensacionalmente eficiente), pero manteniendo el rumbo.

La botadura del nuevo portaaviones chino ha ido acompañada de la siguiente cita: "Desde el barco rojo (donde se fundó el Partido Comunista de China) hasta el súper portaaviones rojo, el camino de nuestros cien años de lucha sin duda ha verificado esta frase del compañero Mao: ¡Que tiemblen ante nosotros esos reaccionarios internos y externos! Que digan que no podemos hacer esto o aquello. ¡Los incansables esfuerzos del pueblo chino seguramente lograrán sus objetivos de manera constante". 

La historia es irreversible. Por mucho que EEUU y su mastín OTAN ladren sobre la "amenaza china". Aunque, a lo mejor, es por esto.

El Lince

jueves, 16 de junio de 2022

El abismo y la resistencia

Sigue la caída de Europa hacia el abismo, pero aparece un atisbo de resistencia popular.

En mayo os conté cómo iba la inflación en Europa hasta ese mes, la sumisa y loca Europa que sigue sin rechistar el fanatismo de EEUU. Si entonces iba mal, ahora, en junio, peor. Y eso que solo os pongo aquellos países que han superado el 10% de inflación. Entonces eran nueve los países que superaban esa cifra, ahora son una docena. Tened en cuenta que el zombi de la UE lo componen 27 países.

29’1% - Moldavia
20’1% - Estonia
18’5% - Lituania
16’4% - Letonia
16% - Chequia
15’6% - Bulgaria
14’5% - Rumanía
12’4% - Polonia
11’8% - Eslovaquia
11’3% - Grecia
10’7% - Hungría
10’2% - Países Bajos

La consecuencia solo es una: la imposición de sanciones a Rusia -ilegales según el derecho internacional- que se han vuelto en contra, por la sumisión irracional de los descerebrados europeos respecto al apoyo a los nazis de Ucrania y a su vasallaje a EEUU. Todos estos países, y los que no aparecen, mandan armas a los nazis, con la excepción de Moldavia y Hungría. Y lo hacen a costa de sus poblaciones, además, aunque dado que no hay respuesta popular lo seguirán haciendo porque aunque los de arriba caen un poquito, los de abajo son quienes se hunden más aún.

En Alemania no ha sido el gobierno "progresista", ese que sigue dando armas a los nazis ucranianos (y la última encuesta conocida dice que solo el 25% apoya esta postura), quien ha dado la voz de alarma por la inflación, sino la patronal. Alemania está en el 7'9% de inflación y eso coloca al país en el nivel más alto ¡desde 1974! Un dato al margen: en EEUU el porcentaje de la subida de tipos de interés, con la que se pretende combatir la inflación, que se aprobó ayer no se veía desde 1994. La agudeza de los sancionadores es fantástica: ellos se asoman al abismo, Rusia solo ve un pequeño bache.

La pregunta es por qué avisa ahora la patronal. La respuesta es muy sencilla: uno de los principales y más combativos sindicatos alemanes, IG Metall, ha dicho que hay que elevar los salarios al nivel de la inflación y, adelantándose a lo que se avecina, vislumbrando el abismo, dice que el mínimo de aumento salarial tiene que ser del 8'2% en el marco de la negociación de los convenios colectivos que se iniciará en octubre. Eso ha puesto al resto de centrales sindicales (agrupadas en la Confederación Alemana de Sindicatos), muy modositas, ante un dilema: o con los trabajadores o con el Estado y la patronal. Por el momento, solo han reconocido que el nivel de inflación es "altamente antisocial". Ya me gustaría que los sindicatos españoles tuviesen, cuando menos, este discurso.

En este contexto hay quien se está moviendo por su cuenta. En un intento de evitar las movilizaciones obreras, ya anunciadas por IG Metall, la patronal de la energía ha ofrecido a los sindicatos no un aumento salarial en el marco de una negociación del convenio colectivo, ni ligada a la inflación, como plantea IG Metall, sino un pago único de 1.400 euros a sus trabajadores con la esperanza de que la crisis en Ucrania termine antes de octubre y la inflación se reduzca. Así, el aumento salarial en el convenio colectivo que se negocie ese mes sería mucho menor.

En cualquier caso, no hay como enseñar los dientes. Y no solo eso, sino morder.

La propuesta de IG Metall se produce como respuesta a la decisión del Banco Central Europeo de aumentar los tipos de interés a partir del mes que viene. La tasa de interés es lo que los bancos comerciales pagan a los bancos centrales por el préstamo de dinero para sus operaciones. Traducido: los ciudadanos pagaremos más porque los bancos imponen sus beneficios en los préstamos con un interés mayor que el que se les pone a ellos. Y en los productos, que se encarecen con esos préstamos y nos los encarecen aún más a nosotros.

Porque el BCE añade algo más: "estamos muy atentos a los salarios, a la negociación salarial... vemos subidas de salarios que se han acelerado, en particular a partir de marzo… y reconocemos que Alemania, por ejemplo, aumentará el salario mínimo a partir del 1 de octubre". Está diciendo que los salarios tienen que seguir por debajo de la inflación porque así se preservan las ganancias del sector privado (como con la subida de los tipos de interés) y reconoce que si en Alemania se logra romper con el tabú, que los salarios tienen que subir, cuando menos como la inflación, toda su estrategia se va a pique. De ahí la importancia del movimiento obrero alemán.

Es decir, mientras dure la locura de estos descerebrados que apoyan a los nazis en Ucrania y los trabajadores no enseñen los dientes seguirá no solo la disminución del poder adquisitivo de los trabajadores, sino la precariedad laboral y la social. 

Si ya sufrimos las subidas de los precios de la energía, como consecuencia de la locura de los descerebrados que apoyan a los nazis ucranianos, la subida de los tipos de interés no hace más que agravar la situación. En lugar de trabajar seriamente por reducir las tensiones (y se pudo evitar la crisis solo con cumplir lo que se firma, algo que no hicieron los garantes Alemania y Francia con los Acuerdos de Minks de 2015, o hacer caso a las propuestas y demandas de Rusia en diciembre del año pasado sobre la expansión de la OTAN), lo que llevaría a una segura reducción de la inflación, se opta por lo de siempre: por no molestar a los patronos y descargar las consecuencias en la clase obrera.

Responder a esto es urgente. Menos mal que hay alguien, como la IG Metall, que se apresta a la batalla.

Aquí, en el Estado canalla (más conocido como España) los trabajadores del metal de Cantabria llevan ya dos semanas en huelga indefinida, y con movilizaciones, por un convenio digno y que no sean los salarios los que paguen la inflación, o sea, que no estén por debajo. En España la inflación es del 8'7%. Los principales sindicatos pactaron una subida salarial del 2'4% en los convenios colectivos. Para el año que viene piden el 3'5% (comparad con la propuesta del 8'2% de IG Metall). Son una ganga para la patronal y el Estado, no hay duda. Por eso en marzo hicieron un paro simbólico en apoyo a los nazis ucranianos. Tal para cual.

P.D.- Que las cosas están muy mal en Europa, y que van a peor, lo pone de relieve que hoy están en Ucrania los presidentes de Alemania, Francia e Italia. Es más que probable que presionen a los nazis para que acepten un "alto el fuego" en la línea del plan de paz que Italia presentó en la ONU en mayo. Solo que ya ha pasado otro mes, hay más terrritorio liberado y Ucrania es mucho más débil, pese a las armas que recibe de este Occidente que se hunde. Además, Rusia aún no ha logrado todos sus objetivos, pese a los grandes avances que ha hecho: el Donbás aún no ha sido liberado por completo; la desnazificación ha recibido un impulso grande con la derrota nazi en Mariupol, pero aún hay grupos nazis operando y no solo en el gobierno, y aún no se ha garantizado el estatus neutral de Ucrania. Dudo mucho que Rusia acepte nada hasta que estos objetivos estén cumplidos.

El Lince

lunes, 13 de junio de 2022

Los paletos y los niñatos

Ponedlo también en femenino. Lo que os voy a contar tiene dos lugares: uno, Palma de Mallorca (isla del Estado español); otro, Francia.

En Palma de Mallorca se está organizando lo que está de moda: la Palma Pride Week, así, en inglés. Los niñatos de Palma tienen que recurrir al inglés porque así tiene más importancia (en sus cabezas, porque no tiene ninguna en otro lugar, y sus cabezas están vacías). Esta week la quieren vestir de algo especial: el lesbianismo. Para ello, el Ajuntament -dirigido por el PSOE en coalición con Unidas Podemos y Més-Estimam Palma- ha elegido a una reconocida activista como organizadora. Hay que decir que la concejalía que lo organiza está en manos de Unidas Podemos. Pues esta chica, toda ufana ella, ha dicho esta estupidez: "Vendrá gente del campo que nunca ha visto una lesbiana y dirá, mira, es como cualquier otra persona". 

Comercialización, progresismo, negocio. Es lo que tienen los niñatos (ponedlo en femenino), que son, simplemente, ignorantes y estúpidos, obnubilados por los cargos, las poltronas y el hacerse los simpáticos para el poder. Y luego se preguntan, asombrados, porqué la gente normal y corriente no les vota y pasa de ellos como de la mierda. Dado el tamaño del disparate de esta chica tan moderna y tan progre, que dice mucho del desprecio y de la prepotencia de esta gente, ahora todo el mundo ha salido a pedir perdón. Y luego se preguntan, asombrados (ponedlo en femenino), por qué la gente vota al fascismo. Es como en Andalucía, donde también hiceron de las suyas arremetiendo contra la caza sin tener en cuenta que en muchos pueblos es una parte importante para el sustento cotidiano dado el nivel de paro que hay en el campo andaluz. Urbanitas ellos (ponedlo en femenino), ven al campo como algo atrasado pese a su ecologismo y vestimenta verde (oliva, como los Verdes alemanes, los principales defensores del militarismo y el apoyo a los nazis ucranianos). Hay más que una duda razonable de que esta gente haya visto a algún campesino si no es en foto o en algún sesudo programa de televisión. Para ellos, cosmopolitas hasta la náusea, y clasistas hasta decir basta, todo lo que está fuera de la ciudad es, tal vez, un gran escenario cinematográfico sin problemas reales. Eso por no decir que hay un atisbo de desprecio.

Esto es muy similar a lo que ocurre en Francia, ahora también de moda por las elecciones de ayer. En Francia, los niñatos (ponedlo en femenino) se refirieron a los chalecos amarillos como "la revuelta de los palurdos". Una revuelta que puso contra las cuerdas al poder, que no fue sofocada pese a las muertes, mutilaciones, detenciones y condenas que, por supuesto, no sonrojaron al muy democrático Occidente (11 muertos, 29 mutilados -24 con pérdida de ojo y 5 con pérdida de mano-, 4.999 heridos y 11.090 detenidos) y en la que los niñatos se abstuvieron de participar. Solo el coronavirus pudo con esa revuelta.

Los menos niñatos tardaron en hacerlo, pero al final se sumaron. Al igual que los sindicatos, cuando vieron que las direcciones eran desbordadas por las bases. Esos posos son los que ahora está recogiendo Melenchon, aunque también el fascismo. La diferencia entre Francia y el Estado canalla (más conocido como España) es que allí, y gracias a los chalecos amarillos, hay un debate sobre "las periferias" al que se añade (porque el sindicalismo francés está a años luz de cualquier otro) el olvido de la clase obrera por parte de lo que en Francia, de forma muy acertada, se denomina "la nueva aristocracia" al referirse a estos niñatos (ponedlo en femenino) como representantes de las nuevas élites urbanas (profesores, funcionarios, etc.) muy protegidas de la dureza económica globalizadora que en Europa representa la plutocracia de Bruselas.

Así, es sorprendente el programa electoral que ha presentado esta coalición de "izquierda" y que ya es satanizada por los medios de propaganda. Porque uno de sus puntos es el reforzar el sector público, nacionalizando lo que haya que nacionalizar, y no perder tanto tiempo con los gastos en la OTAN, por ejemplo. O rebajar la edad de jubilación a los 60 años (ahora está en 62, Macron quiere subirla a los 65; en España está en los 67). Incluso plantea la salida de la UE bajo ciertas condiciones.

Digo de "izquierda", entre comillas, porque aunque la composición de quienes forman esta coalición no es para tirar cohetes (y su alianza interna es muy frágil) sí ha utilizado un discurso de clase en contra de los manierismos clásicos de esta nueva aristocracia de los niñatos progres (ponedlo en femenino). 

La abstención ha sobrepasado el 50%, los partidos tradicionales han sido borrados del mapa y el poder se resiente, y mucho. Aunque pierda en la segunda vuelta, la aceptación de las políticas neoliberales, que con tanto entusiasmo asumen los niñatos (ponedlo en femenino), y que habían cavado la tumba bajo los pies de la izquierda clásica, ya no será tan fácil. Eso es el legado de los paletos, de los palurdos, de los chalecos amarillos. 

Aquí, los paletos tal vez deberían arrasar la Palma Pride Week para dar una lección a los niñatos (ponedlo en femenino) o, si os parece que me paso, al menos la concejalía que lo organiza (concejala incluida). El alejamiento, o desprecio, de la progresía de la realidad en que se vive es palmaria. Y junto a ello, la lógica del apaciguamiento que vienen practicando desde hace años, desde cuando tocaron un poquito de poder, el rebajar discursos, el hacer desaparecer propuestas emancipatorias. Y luego se quejan de que no se les vota, o de que se vota al fascismo.

El Lince

sábado, 11 de junio de 2022

Algo poco frecuente

Dado que la inmensa mayoría de los "progres" se repliegan -un segundo después de haber ganado- en aras de la moderación (Boric es el penúltimo en hacerlo) hay veces en que cuando ves algo poco frecuente no solo hay que mencionarlo, sino elogiarlo. Es el caso de la condena en Bolivia a la ex jefa de la junta fascista que, con el apoyo del muy "democrático" Occidente en pleno y de la infame OEA, desalojó del poder a Evo Morales en medio de una orgía de sangre y biblias a finales de 2019.

La resistencia popular se lo puso difícil, pese a los muertos (por los que nunca se preocupó Occidente), y obligó a los fascistas a realizar unas nuevas elecciones en las que fueron abrumadoramente derrotados. De forma especial, Jeanine Áñez, la cabeza visible de ese golpe fascista. Ahora ha sido condenada a 10 años de cárcel por ello y, con ella, otros mandos intermedios del ejército a penas algo inferiores, incluso con la posibilidad de quedar libres por "arrepentimiento".

Áñez es la cabeza de turco de unos fascistas respaldados por Occidente, muchos de ellos fugados hoy a EEUU. Sin embargo, es un final feliz poco frecuente no solo en América Latina sino en cualquier parte. 

Con independencia de los vaivenes del Movimiento al Socialismo, a su historia de que el cóndor tiene dos alas, la derecha y la izquierda, y que solo con el equilibrio de ambas se puede volar, la realidad es que ha sido capaz de mostrar una dignidad casi desconocida hoy día. Para rematarla hubiese sido muy aleccionador que Bolivia hubiese abandonado la OEA como en su momento hicieron Venezuela y Nicaragua, pero aún no se atreve a tanto.

El que la condena se haya producido al mismo tiempo que la fantasmada conocida como Cumbre de las Américas le da mucho mayor relieve todavía. Es un desafío directo a EEUU, a la OEA y a sus vasallos.

Es indudable que se ha ganado una partida, pero todavía queda mucho juego. Dentro y fuera de Bolivia. Va a ser interesante observar la reacción occidental a ello.

El Lince

jueves, 2 de junio de 2022

Los ciegos

EEUU y sus vasallos siguen empeñados en la derrota de Rusia porque en ello les va su pérdida definitiva de la hegemonía. EEUU y sus vasallos matan, mutilan y encadenan con las sanciones al igual que no hace mucho hacían directamente con sus colonizados. Una y otra vez su comportamiento es el mismo. Y esto vale para quienes todavía se creen estas historias de la superioridad occidental y sus "valores".

Los pasos que han dado el zombi europeo contra el petróleo ruso, que era algo más que previsible y ya os lo comenté, y su patrón estadounidense aunciando la entrega de lanzamisiles avanzados a Ucrania ponen al mundo en una situación muy parecida a la crisis del Caribe de 1962. Se ha dicho que todo se hace "para que Kiev ocupe una posición más fuerte en la mesa de negociaciones" y que se tiene el compromiso ucraniano de no utilizarlos contra territorio ruso. 

Aquí surgen un par de dudas: ¿Crimea es territorio ruso? Ni para EEUU, ni para su zombi ni para los nazis. ¿El Donbás independiente, reconocido por Rusia y con muchos de sus ciudadanos con pasaporte ruso? Por lo tanto, surge una pregunta: ¿responderá Rusia como dijo que lo haría, atacando los centros de decisiones, estén donde estén, y con el añadido de que "no están ubicados en Kiev en absoluto"?

Es muy probable que estos lanzamisiles tengan poco recorrido, si es que tienen alguno, y sean destruidos como lo está siendo sistemáticamente todo, o una inmensa mayoría, lo que se está entregando a Ucrania. Aún si no lo fuese así, no pueden proporcionar ningún cambio en la situación militar en el terreno. Pero sí son capaces de dar un gran susto porque los nazis y sus valedores, sobre todo estos últimos, no pueden permitirse una derrota militar como la que están sufriendo. Y ese susto vendrá del ataque, como lo están haciendo ahora, a las poblaciones del Donbás o al territorio ya liberado del nazismo. Entonces la respuesta rusa será sin predecentes.

A un nivel bajo, estamos en la crisis de los misiles de Cuba, de la que ahora se cumplen 60 años. Entonces EEUU dijo que no permitiría misiles tan cerca de su frontera. La cosa se puso muy tensa, pero se llegó a un acuerdo. Rusia dijo en diciembre lo mismo a nivel diplomático, y se la chuleó no haciendo caso a sus advertencias. Ahora lo vuelve a decir, pero con las tropas actuando. Mal asunto.

Por eso solo queda recordar un magistral cuadro del siglo XVI que en una etapa como la que vivimos, con tanta ignorancia, define la situación occidental: el ciego guiando a los ciegos. Es un cuadro de Pieter Bruegel el Viejo titulado "La parábola de los ciegos", una advertencia preciosa e intemporal para Occidente. Y para quienes todavía se sienten subyugados por Occidente, su supremacía mundial y sus "valores".

 

Nada define mejor a Occidente en estos momentos que este cuadro: un ciego guiando a otros, con lo que todos caen en el agujero.

El Lince

lunes, 30 de mayo de 2022

Valorando los valores

Es sabido que Occidente es un dechado de virtudes, democráticas, y un defensor de los derechos, democráticos. Quien lo cuestione es un putinista cuando menos. No seré yo uno de ellos, por supuesto. Si el Occidente democrático alguna vez se ha excedido ha sido por vuestro bien, y ante esos excesos, al ser por vuestro bien, echemos pelillos a la mar (expresión coloquial castellana para decir que se olvida).

Hace siglos os sacamos de la ignorancia con nuestra cruz y nuestra espada, ahora os sacamos de la ignorancia con nuestra democracia y nuestros valores. Y, como los tenemos, porque somos cristianos y hay que perdonar, os pedimos perdón por los excesos que pudimos cometer, pocos, desde luego, para tan ardua tarea. Y os pedimos que nos perdonéis. Pelillos a la mar. Nuestros valores están por encima de todo y ahora hay que demostrarlo, y lo demostramos para demostraros que somos capaces de reconocer nuestros pequeños errores que, además, ocurrieron hace muchos años. Entonces era otra cosa, estaba el comunismo y eso, y había que combatirlo como fuese. Nosotros no somos como los orcos rusos ni como Mordor-Putin. Tenemos valores, y lo demostramos.

Todo lo que hemos hecho ha sido por vuestro bien, érais unos ignorantes, bárbaros e incivilizados, y había que gobernaros y formar gente a nuestra imagen y semejanza, que comprendiesen lo que se gana cuando se siguen las normas de las metrópolis, sus virtudes y sus valores. Se acerca una fecha emblemática, el aniversario de la independencia del Congo y hay que poner, negro sobre blanco (lo que no quiere decir que los negros dominen a los blancos, faltaría más, porque eso sería un racismo a la inversa, sino que se pone por escrito) todo lo anterior. Podéis volver a solazaros con esa canción, "Indépendance Cha, Cha", porque, tenéis que creernos, no lo haremos más. Os respetamos, os tratamos como a un igual y os pedimos perdón.

Esta es más o menos la carta que el muy democrático gobierno de Bélgica, que encabeza en este tiempo a la más democrática aún Unión Europea, ha mandado a Congo para reparar uno de esos pequeños errores. 

El 20 de junio va a devolver a la República Democrática del Congo y a la familia los restos de quien fuese su presidente tras la independencia, Patrice Lumumba. Un revolucionario. Buscad su biografía por ahí (y huid de ese engendro llamado wikipedia). 

 

Que fue asesinado por el poder colonial belga lo sabía todo el mundo; que no apareció su cuerpo, también. Lumumba es el símbolo de la independencia africana (en la canción, es quien cierra el vídeo del tema original), el hombre pacifista, igualitario y antiimperialista que trató de poner en manos del pueblo congoleño los recursos del país (por lo que lo asesinaron). Su cuerpo fue disuelto en ácido sulfúrico.

En 1999 un ex jefe policial belga, con una enfermedad en fase terminal (murió un año más tarde) reconoció que ayudó a matarle y a deshacerse del cuerpo, pero se guardó un pequeño recuerdo: varios dientes y falanges de los dedos. Por supuesto que nunca fue juzgado, ni procesado, ni nada de nada. Pero el estado belga, tan monárquico y tan democrático, realizó una investigación en la que se encontró que "varios funcionarios belgas fueron moralmente responsables" (tomad nota, moralmente, es decir, se les exculpa del hecho físico de la muerte). En consecuencia, en 2001 el gobierno belga se disculpó por ello.

En 2020, el rey belga (otro que tal baila) expresó su "profundo pesar" por el hecho, y por otros cometidos en el Congo. Fin. Ahora entregan esos dientes y esas falanges de los dedos. ¡Ah, los valores democráticos! ¡cuánto dan de sí!

Plas, plas, plas. Aplausos. Pero ¿y las compensaciones al país? ¿y a la familia? Ni hablar de eso. Ya hemos pedido perdón, ya devolvemos los restos. No se puede negar nuestra voluntad, nuestros valores democráticos. Pelillos a la mar. ¿Genocidio? Eso no existe, no lo cometimos. Los rusos sí, todos los días lo están cometiendo en Ucrania. ¿La tortura, la mutilación de la población indígena, la quema de pueblos, los millones de muertos? Simples exageraciones. Algún caso hubo, pero tampoco es para tanto.

Unos 15 millones de congoleños murieron durante la etapa colonial belga. Quienes no murieron sufrieron amputaciones. 


¿Recordáis lo que os conté de Namibia? Volved a mirar las imágenes y buscad las diferencias. Eso era, es y será siempre Europa, Occidente. Porque ahora mutila, encadena y mata con las sanciones.

Pero esto no es todo. Puestos a valorar los valores occidentales hay quien lo supera. La OTAN (que es un compendio de todo Occidente), por ejemplo. Este ejemplo.

Fueron 78 días de bombardeos, muchos de ellos utilizando uranio empobrecido (antes se había utilizado también en Irak). Dos años mas tarde, el 2001, el Tribunal Superior de Belgrado declaró culpables a Javier Solana (entonces secretario general de la OTAN) y al general estadounidense Wesley Clark (al mando de las tropas de la OTAN) por ello. Pero pasó lo que suele pasar siempre que Occidente está por medio cuando algo no le gusta: una "revolución de color" derrocó al gobierno serbio -que ya estaba satanizado en Occidente- y la Corte Suprema declaró nula la sentencia del tribunal de Belgrado. Eso fue el año 2005.

Desde entonces los serbios vienen luchando porque se reconozca la responsabilidad de la OTAN. Occidente siempre se ha acogido a ese fallo de la Corte Suprema. El pasado 25 de mayo lo ha vuelto a hacer ante una nueva demanda: “La oficina de enlace de la OTAN en Serbia indica que la alianza tiene inmunidad total bajo la jurisdicción serbia sobre la base del acuerdo de 2005 entre la alianza y la Unión Estatal de Serbia y Montenegro 'Sobre la participación y el apoyo en tránsito del mantenimiento de las operaciones de paz', y el acuerdo de 2006 en virtud del cual se creó la oficina de enlace en Belgrado”

Serbia tiene la tasa de cáncer más alta de Europa, superando en casi 3 veces la media europea. Todo el mundo dice que es la consecuencia del bombardeo con uranio empobrecido por parte de la OTAN. Pero no solo. Se ha comprobado también el aumento de la esterilidad, de las enfermedades autoinmunes y los trastornos mentales.

Da igual. La OTAN, Occidente, tiene inmunidad. Y si hay que pedir perdón dentro de 60 años, se hace y listo. Si hay que reconocer algunos errores o pequeños excesos se hace. Para eso están los valores, desde luego. Democráticos, además.

El Lince