lunes, 16 de abril de 2018

Es Rusia, no Siria, y el momento es ahora

El ataque a Siria no es otra cosa que un ataque a Rusia. Con independencia de quién diga la verdad sobre los misiles derribados, y por ahora parece que la dicen los rusos y los sirios, la historia que hay detrás es la que es: Rusia. Hay que debilitar a Rusia como sea. Este vídeo deja bien claro que sí se derribaron misiles. Además, es muy significativo que EEUU y sus vasallos solo hayan presentado como pruebas de lo "exitoso" de su misión el de los tres centros de investigación y no otros objetivos. Es de suponer que los satélites hubiesen estado a pleno funcionamiento para documentar los destrozos, pero no. Sólo de esos sitios. Y sin hacerse preguntas de por qué se les bombardeó sin tener en cuenta, pro ejemplo, que si se fabricaba y almacenaba gas eso hubiese supuesto que se habría desperdigado por la zona. Pero resulta que debe ser un tipo de gas que es efectivo sólo si lo lanzas tú, no si lo bombardea otro. Curioso gas, desde luego.


Si solo se atacó eso con 103 misiles y sólo de hizo esos daños, la potencia de los misiles era muy reducida. Así que alguien miente aquí. Y la parte que lo dice, justifica una cosa como la de abajo sin sonrojarse lo más mínimo. Todos esos misiles cayendo en el mismo sitio y dejando todo tranquilo a su alrededor.





Los rusos han explicado qué pasó. Esta es una captura de pantalla de la explicación dada hoy. Se atacaron aeropuertos y se derribaron todos los misiles menos en el de Homs, donde cayeron 3, y en el de Meze, donde cayeron 4.


Con China tal vez se pueda hablar porque los chinos tienen un talón de Aquiles claro que es su debilidad marítima, por mucho que estos días esté haciendo maniobras navales y reforzando a marchas forzadas su marina. Rusia no tiene esa debilidad, la única que tiene es la económica. Por lo tanto, es ahí donde hay que dar y dar una y otra vez. Sanciones y más sanciones. Evitar que Putin se pueda centrar en el frente interno, provocar el malestar por el incumplimiento de las promesas. Toda esa parafernalia tan del gusto de los muy "democráticos" países occidentales.

Las presiones siguen y siguen y no van a parar. Occidente entiende la inacción no como un acto de sensatez, sino de debilidad. Las apelaciones a la legalidad internacional les importan una mierda a estos países "democráticos". Cuando la ONU se niega a sí misma, como ha ocurrido con la votación de rechazo a la condena de los ataques, ilegales según el derecho internacional, apelar a la ONU o al derecho internacional es de imbéciles. Hay que recordar un viejo adagio romano que decía "inadimplenti non est adimplentum". O sea, no hay que cumplir con quien no cumple.

Rusia está obligada a responder cuanto antes. El triunfalismo está bien, el regodearse en que se derribaron 71 de los 103 misiles puede servir para dormir mejor por la noche, pero poco más. El hecho es que EEUU y sus vasallos están eufóricos, con razón o sin ella. El hecho es que no se basan en hechos, sino en percepciones. Y su percepción es que se ha dado un golpe doble: a Siria y a Rusia. Pero lo que les interesa es Rusia.

"Es hora de que Rusia regrese a la familia de las naciones que defienden el orden mundial condenando el ataque químico en Siria", (el vicepresidente de EEUU, Pence, ayer). O sea, deja de enredar con el mundo multipolar y ríndete. Deja de reclamar evidencias e investigaciones internacionales (y ya se han curado en salud diciendo que la investigación que comenzará esta semana se realizará en un lugar "contaminado" por Rusia y que se han destruido las pruebas, pruebas que ellos, por cierto, no ofrecieron nunca) y ríndete a lo que decimos, pues somos el orden.Y para llevarte por el buen camino, te sancionaremos de nuevo por tener vínculos con el armamento químico sirio, aunque sea inexistente.

Se está alimentando la histeria anti-rusa hasta extremos que no se conocían ni durante la URSS. Es otro intento de impedir la expansión euroasiática, es otro intento de retrasar pérdida de hegemonía de Occidente. Porque Siria es vital tanto para Rusia como para China y su Nueva Ruta de la Seda.

Por ello, Rusia tiene que dejar de hablar y actuar. Si dice, como ha dicho su ministro de Exteriores, que tiene "pruebas irrefutables de que el supuesto incidente químico fue un ataque de bandera falsa orquestado por los servicios de seguridad de Gran Bretaña con el apoyo de los EEUU" tiene que demostrarlo y dejar de marear la perdiz. El momento es ahora, no dentro de un año o de diez.

Rusia no solo ha dicho eso, sino que tiene "un texto comprometedor" sobre la primera ministra May y los miembros de su gabinete, sin especificar más. Gran Bretaña ha respondido diciendo que está dispuesta a organizar un ciberataque contra los sitios estatales rusos si se publica. Estamos en lo mismo: si lo tienes, sácalo. Ahora, no dentro de un año o de diez.

Rusia sabe lo que es la guerra. La Unión Soviética sufrió 31 millones de muertos en la agresión nazi de 1941-1945. Rusia no quiere la guerra a ningún coste. Pero ha llegado el momento de plantar cara de forma abierta. Los triunfos morales no sirven cuando en Occidente no hay más que zombis entre su población y psicópatas entre sus gobernantes. Estos locos, estos psicópatas lo entienden como debilidad. Porque sólo entienden la fuerza. Cuanto más tiempo espere, peor. Para todos.

Porque las provocaciones irán a más y serán más costosas de hacer frente, y se exigirá, simple y llanamente, la sumisión absoluta o la guerra. Si hay una forma de parar eso es ahora. Siria no es más que un eslabón de esta etapa provocativa contra Rusia. Como antes lo fue el supuesto envenenamiento de espías en Gran Bretaña.

EEUU es un país de locos, literalmente. Al ignorar o violar los intereses de seguridad de otros Estados, como Rusia o China, se pone al planeta al borde del abismo. Los intereses de Rusia son claros en Siria, no lo son tanto los de China. Beijing necesita a Siria como paso central de su Nueva Ruta de la Seda hacia el Magreb y hacia África, no es sólo una cuestión de lucha contra los jihadistas iugures que están en Siria y que se están fogueando para lanzar la "guerra santa" en Xinjinag.

Lo bueno del ataque a Siria es que se ha reforzado la alianza entre China y Rusia. Los editoriales chinos y la intervención del embajador chino en la ONU lo ponen muy clarito. Ninguno de los dos países estará solo en caso de ataque, aunque los chinos sean muy renuentes, todavía, a hacer una declaración expresa en ese sentido. Pero lo dejan entrever.

El Lince

sábado, 14 de abril de 2018

¿La humillación?

Pues sí, me equivoqué en lo del ataque. No en lo demás. Oriente Próximo es irrelevante en geopolítica, no es más que una casilla de la gran partida de ajedrez que se está librando por el control del mundo, entre lo viejo que no termina de morir (Occidente) y lo nuevo que no termina de nacer (Eurasia), como diría Gramsci.

Siria no es más que un pedacito de esa casilla. Es relevante en tanto en cuanto que desde hace tiempo ha abandonado al mundo árabe (solicitando el ingreso en la Unión Económica Euroasiática, por ejemplo) y estableciendo acuerdos con China para ser el punto de referencia de la Nueva Ruta de la Seda en toda esa zona. Nada más. Y nada menos.

Si hay que hacer caso a EEUU y sus vasallos, el ataque ha sido todo un éxito. Si hay que hacer caso a los rusos, 71 de los 103 misiles lanzados fueron derribados por las defensas sirias. Según este vídeo alguno sí que fue derribado, mientras que EEUU lo niega.




Los rusos no han intervenido, y eso no les deja en muy buen lugar porque ahora están a un paso de ser humillados después de todo lo que han dicho.

Mis amigos rusos, y amigas, llevan toda la noche enviándome correos sobre cómo se está viviendo el ataque en Rusia. La sensación es que Putin ha recibido una bofetada en la cara y está obligado a responder. Si no lo hace, si se queda solo en palabras, el Partido Comunista tiene ahora muy buenas perspectivas de cara a las elecciones municipales y de gobernadores de septiembre. O Putin responde o verá cómo se le escapa, por la izquierda, una gran parte de los apoyos que tuvo en las recientes elecciones.

De nada sirve decir, como ha dicho Moscú, que el ataque se ha hecho para tapar la responsabilidad de Gran Bretaña, justo cuando Rusia lo había denunciado. De nada sirve decir que se ha violado "de forma grosera" el derecho internacional, como si le importase una mierda a Occidente cuando no lo controla. La palabra de Rusia está ahora en entredicho. Está obligada a actuar y a muy corto plazo. De lo contrario, habrá sufrido una humillación histórica.

*****

Hoy es 14 de abril, día en que se proclamó la II República española en 1931. Los Comités de Defensa de la República catalanes, en la mira represiva del régimen neofranquista monárquico y sus panegiristas, envían un comunicado de solidaridad con todos los pueblos del Estado español y sus ansias republicanas.



El Lince

viernes, 13 de abril de 2018

El iceberg

Sigo pensando que no va a haber ataque contra Siria por la sencilla razón de que ahora EEUU y sus vasallos principales, Gran Bretaña y Francia, se han topado con una resistencia a la que temen. Rusia ha plantado cara de forma abierta, no encubierta como lo viene haciendo China (por la sencilla razón de que Rusia está por encima de todos en cuestiones armamentísticas de calidad) y la situación ya no está en manos de los locos. O, al menos, totalmente.

Siria no es más que el iceberg de los movimientos, desesperados, de Occidente por retrasar su pérdida de hegemonía mundial. Y si se me apura, Siria no es más que la excusa para atacar a uno de los enemigos principales de Occidente: Rusia. También lo es China, por supuesto, pero con la diferencia de que Rusia es quien con más vehemencia ha decidido plantar cara a todo este hatajo de locos occidentales. Y casi casi lo está haciendo en solitario, lo que tiene más valor aún. Por supuesto que lo hace, también, sabiendo el apoyo chino.

Porque China, que no quería llegar hasta estos extremos, está ahora envuelta en la guerra comercial con EEUU y, por ahora, va ganando. Hoy se ha dado una vuelta de tuerca más y se anuncia que China ha suspendido las revisiones de los acuerdos que tenía con dos compañías estadounidenses para realizar adquisiciones multimillonarias (por valor de 44.000 millones de dólares) de compañías de semiconductores. Al mismo tiempo, está renunciando a comprar bonos del Tesoro de EEUU, lo que debilita, y mucho, a este país. Dos gráficos que lo refuerzan: el primero, de lo que ha pasado con la suspensión de los acuerdos; el de abajo, de cómo están bajando los bonos del Tesoro por la actitud china.




Incluso diría que hay otros dos países que se enfrenan de forma abierta a EEUU. Irán y Corea del Norte.

Lo que ocurra en Siria va a ser determinante para el fin de la hegemonía occidental, si se acelera o se ralentiza un tiempo. Y está poniendo de manifiesto que toda la verborrea de "valores" no es más que eso, verborrea porque pone de relieve que el derecho internacional les importa una mierda si no lo controlan ellos, que la única política exterior que entienden es la de la guerra y la de la sumisión a sus designios: sanciones, amenazas, ataques... Esta es la civilización occidental, estos son los "valores democráticos" que, dicen, son los que hay que asumir y defender.

Esto ha valido con los débiles, pero Rusia no lo es. Occidente está ahora en un dilema, casi mortal. Para el propio Occidente y para el propio mundo.

Y siendo malpensado, que lo soy, creo que tiene mucho que ver con el anuncio de Putin de centrarse en cuestiones internas en este nuevo mandato tras anunciar que Rusia ha superado a Occidente en armas de calidad. Le están diciendo que no, que le van a hacer la vida imposible y que no va a poder centrarse en lo interno.

Porque si pierden en Siria, es decir, o no hay ataque o es puramente "cosmético", al estilo del anterior de hace un año, no tengo la menor duda que les quedará la baza del Donbás. Buscan la provocación abierta y si no funciona en Siria quieren que sea en el Donbás, donde hay población rusa o pro-rusa y Rusia sí que tendría que intervenir de forma abierta en su defensa. La excusa perfecta para la OTAN.

Alemania acaba de aprobar definitivamente el gasoducto Corriente del Norte II, con lo que la baza ucraniana pierde todo su valor. Ayer, Finlandia dio el permiso para que el gasoducto pase por su territorio, por lo que el camino ya está expedido hacia Alemania. Por eso Alemania ha dicho que no se va a sumar al ataque, si es que le hay, contra Siria. O, a lo mejor, lo que buscan este hatajo de locos es doblegar finalmente a Alemania y que de marcha atrás con ese gasoducto.

El error ruso es pensar que hay algo de cordura en Occidente. Cuando oigo a los rusos hablar de "nuestros socios occidentales" no entiendo qué oscura esperanza guardan todavía, con todo lo que Occidente hace, de que haya algo de cordura aquí. Occidente no tiene socios, tiene súbditos. Ayer también la moribunda UE impuso nuevas sanciones a Irán por no se sabe qué.

Si se impone Rusia y su firme decisión de resistir, eso va a provocar un cambio drástico en todo Oriente Próximo porque significará que Israel ya no puede hacer nada de nada para empujar hacia la guerra. El ataque israelí a Siria, la brillante cortina de humo para todo lo más reciente, ha salido por la culata puesto que Rusia fue quien dijo que había sido el régimen fascista de Tel Aviv quien había atacado y llamó a consultas al embajador en Rusia. Nunca lo había hecho, lo que significa que el hartazgo ruso está a punto de desbordarse y a no volver a pasar una. Si siquiera a un "aliado" como Israel.

Por cierto, Rusia acaba de acusar formalmente a Gran Bretaña de perpetrar todo el engaño.

El Lince

martes, 10 de abril de 2018

Buenos alumnos del maestro

Hitler siempre tuvo una obsesión: la supresión de todo aquello que se pudiese comprobar que era verdad y que, por consiguiente, fuese letalmente efectivo contra su gobierno. Las derrotas sufridas por la Wehrmacht en la Unión Soviética eran sistemáticamente ocultadas hasta que la derrota de Stalingrado lo hizo imposible. Hitler lo llamaba "la gran mentira".

Los muy "democráticos" gobiernos occidentales, encabezados por EEUU, se están comportando hoy exactamente igual: son buenos alumnos de su maestro. Expertos en "la gran mentira", la esparcen ocultando el olor a mierda que llega desde el régimen fascista de Israel masacrando a palestinos desarmados en un tiro al blanco más fácil que a los conejos; el olor a mierda que llega desde Gran Bretaña con el cuento para niños del envenenamiento de supuestos espías; el olor a mierda que llega desde EEUU por los problemas de Trump con sus amantes o supuestas amantes; el olor a mierda que llega desde Francia por la ejemplar lucha de los ferroviarios a quienes se equipara a terroristas; el olor a mierda que llega desde Arabia Saudita con los constantes ataques hutíes contra sus tropas de ocupación; el olor a mierda que llega desde Occidente en pleno desde que el 26 de marzo China puso en marcha el petroyuan.

"La gran mentira" es el supuesto ataque químico en Guta. Cuando el gobierno sirio ha ganado la guerra a nadie en su sano juicio se le ocurriría una acción semejante. La provocación es tan burda que no merece ni siquiera un comentario. Pero "la gran mentira" se esparce y apoyándose en "la gran mentira" se oculta todo lo demás. Hitler está contento. Tiene muy buenos alumnos y todos, sin excepción, están en Occidente. No hay nada como los "valores democráticos" occidentales.

Todo lo que está ocurriendo estos días tiene como epicentro el terremoto iniciado por China con el petroyuan. El dólar siente su debilidad y nada para recuperarlo como una guerrita por aquí y por allá. El muy "democrático" Occidente es muy valiente atacando países débiles. Es su esencia, su razón de ser. Tal vez ataque a Siria, aunque yo no lo creo por ahora. Igual me equivoco de medio a medio porque el hatajo de locos de que hablaba en EEUU se ha extendido como la peste y ya llega a todo Occidente. Locos y fascistas, buenos alumnos de su maestro Hitler. Muy, pero que muy peligrosos. Cada vez más.

Os dije que el presidente chino iba a hablar en la reunión del Foro de Boao y que iba a anunciar la postura de China respecto a la guerra económica con EEUU. Ha sido mucho más conciliador de lo que yo esperaba, pero aún así ha dejado claro que los chinos no se van a arredrar en caso de ir más allá de lo que ya se ha ido.

Ha abogado por el libre comercio, situando ahora a China como el país garante del mismo tras el proteccionismo de EEUU, y ha dicho que "China está buscando posicionarse como el líder emergente del libre comercio". Es decir, que sí que se plantea la sustitución de EEUU como el país sobre el que pivotará todo el siglo XXI aunque, muy a lo chino, ha dicho que va a hacerlo "sin participar en conflictos y buscando aliados". Xi Jinping dijo que tiene que haber una "colaboración estratégica de toda Asia" (sic), poniendo como modelo la Nueva Ruta de la Seda, y que ello tiene que mostrar el creciente poder de China en la región y obtener el apoyo de la comunidad internacional.

Mientras Xi hace este discursito, digamos "conciliador" puesto que no ha sido tan duro como se esperaba, parece que China no se ha quedado quietecita. Hoy en EEUU hay una cierta sensación de que los chinos han dejado de comprar bonos del Tesoro, lo que no es tan letal para EEUU como vender los que ya tiene pero eso significa que EEUU se ha financiado un poco menos que otras veces. o bastante menos, para ser exacto, puesto que China es su principal comprador. En caso de vender, China ataca directamente a EEUU. Al no comprar, sólo le perjudica gravemente aunque sin llegar a un ataque devastador. Es una muestra de hasta dónde puede llegar si no hay negociaciones, que es lo que ha venido a proponer Xi en su discurso.

China ha dado un "golpe de precisión", Xi ha recordado que está listo para hablar pero en pie de igualdad y que de sumisión, nada de nada. Eso ya pasó. Se ha ido para siempre.

China ha atacado, con sus aranceles, a la base social de Trump, los agricultores, que ya están sintiendo las pérdidas y pagando costosos anuncios en televisión contra "la guerra comercial". Eso sólo se puede parar con una guerrita que vuelva a aglutinar el sentimiento patriótico estadounidense, de ahí las amenazas a Siria.

Y mira tú por dónde pasan cosas como éstas:



Dice que Rusia ha interferido los drones que EEUU utiliza en Siria y que lo ha hecho después del cuento del ataque químico y que eso "afecta seriamente a las operaciones militares". Y, por supuesto, Rusia dice que no ha hecho nada de eso.


Dice que Rusia ha puesto todas sus tropas en alerta de combate.

Quedaos con la que más os guste o con ninguna. Para buenos alumnos del maestro Hitler ya están los países "democráticos" occidentales y su grandes mentiras.

El Lince

viernes, 6 de abril de 2018

Guerra épica para el sentido común... o el desastre

De nuevo lo del otro día: acción, reacción, acción. EEUU impone aranceles a China. China responde imponiendo aranceles a EEUU. EEUU vuelve a amenazar con imponer aranceles a China. China responde que cuidadito...

EEUU (y el mundo occidental que lidera) se está aproximando al abismo de una forma muy rápida. Sigue aferrado a la vieja idea colonial de que el mundo está diseñado a su imagen y semejanza, y a sus intereses, y eso ya no es así ni mucho menos. Estamos en una guerra abierta en la que los muertos llegarán a todo el mundo, pero a unos más que a otros. El desesperado intento de EEUU por evitar su declive hegemónico se va a llevar por delante, en primer lugar, a la ya moribunda Europa y, en segundo lugar, a América Latina. Trump va a utilizar la Cumbre de las Américas -otro ente moribundo- para arremeter contra China, que a nadie le quepan dudas.

Trump acaba de anunciar que está listo para "estudiar" la imposición de nuevos aranceles a China por valor de 100.000 millones en respuesta a la respuesta china. Los chinos responden que cuidadito, que pueden devaluar su moneda y "acelerar" la conversión del yuan en moneda mundial. Es decir, que si se habían dado un plazo hasta el verano para consolidar el petroyuan, ahora lo harán inmediato y exigirán el uso del yuan a quienes quieran hacer negocios, petroleros o no, con China.

EEUU está acostumbrado al vasallaje incondicional y, como buen matón, sólo se atreve con los más débiles. Con China está pinchando en hueso (como antes con Rusia) y la imposición de los aranceles chinos a los principales productos de exportación estadounidense, como los agrícolas o los automóviles, pone de relieve que ha dado en la columna vertebral de EEUU (y en la base social de Trump). Son los pilares claves de las exportaciones de EEUU (junto a la tecnología) y crea un punto débil evidente para su economía, por lo que su política está claramente en riesgo.

Es evidente que China va a sufrir también pérdidas -como pasa en todas las guerras- pero van a ser mucho menores que las de EEUU. Es una guerra en la que hay que apoyar a China porque servirá de referente para todos los países sobre cómo hacer frente a las tácticas intimidatorias y matonescas de EEUU, aunque bien es cierto que no todo el mundo tiene el poder que China. Pero para eso están los aliados. Y Rusia es uno de ellos en el caso de China. El resto de países deberá reevaluar su política de alianzas o, cuando menos, diversificarla si no quieren ser arrastrados también al abismo.

Hasta ahora, EEUU disfrutaba aplastando y amenazando a los países con sus sanciones, aranceles y con lo que quisiera. Eso ya ha pasado a la historia, aunque aún pueda seguir haciendo daño igual que lo hace una fiera herida cuando presiente su muerte. Ahora es EEUU quien comienza a sufrir y a recibir su propia medicina. China va a poner en marcha una "guerra épica" con la que "intentar llevar algo de sentido común" a un país de locos, literalmente. De lo contrario, todo el planeta estará abocado al desastre.

¿Por qué? Pues porque China ya ha amenazado con devaluar su moneda, con lo que competirá en óptimas condiciones con el dólar y no sólo: ya lo hicieron en agosto del 2015, como ellos mismos recuerdan, y provocó el caos en todo Occidente, haciendo peligrar la famosa "recuperación" de la crisis. En EEUU fue más notorio ese caos porque durante semanas las bolsas estuvieron en negativo y tardaron mucho tiempo en recuperarse. Además, ha amenazado con acelerar la consolidación del petroyuan (exigiendo a los países productores de petróleo el comercio exclusivo en su moneda) y con la venta masiva de los millones de bonos del Tesoro de EEUU que tiene almacenados y de los que se ha ido deshaciendo, poco a poco, siempre que ha habido alguna historia como la de ahora. Pero la diferencia es que si hasta ahora lo había hecho de forma tranquila y a muy pequeño nivel, ahora lo hará a lo grande y en grandes cantidades. De nuevo la amenaza sobre el dólar, lo que es el golpe más duro para EEUU.

China tiene 1'17 billones de dólares en bonos del Tesoro de EEUU. Cualquier movimiento que haga con ellos será equivalente a un terremoto. Si es de poca o de mucha intensidad dependerá de lo que se deshaga en ese momento, pero siempre que lo hace causa un daño significativo a las finanzas de EEUU, a los inversores de todo el mundo y hace más gravosa la venta de bonos estadounidenses, con lo que se hace mucho más costosa la financiación de EEUU.

Este domingo China pone en marcha su propio Foro de Davos, para entendernos. Se llama Foro Boao y tendrá lugar en Hainán. No es nuevo, esta será su 17 reunión y está enfocado en Asia. Lo va a inaugurar Xi Jinping y anunciará medidas claras de respuesta a EEUU así como certificará que China no depende de EEUU para su comercio. De hecho, el comercio entre ambos no llega al 15% del total del chino, por lo que la influencia de EEUU es menor de lo que se cree. Eso significa, entre otras cosas, que las empresas estadounidenses ya no serán tan bienvenidas en China como hasta ahora y al hacerlo en ese foro en realidad lo que está haciendo es ayudar a que las empresas de los países asiáticos sustituyan a las de EEUU.

Si se tiene en cuenta los recientes acuerdos con Rusia, por ejemplo, vamos a ver una aceleración de la relación bilateral entre ambos, como dije, no solo militar sino económica.

Un último dato: el Banco Central Europeo ya está sintiendo el aliento en la nuca por lo que está pasando y ha dicho que "las represalias arancelarias son significativamente negativas para la economía mundial".

Y otro dato: EEUU ha vuelto a  imponer sanciones contra Rusia. La justificación (?) no tiene desperdicio: "el gobierno ruso se involucra en una serie de actividades malignas en todo el mundo, incluyendo continuar ocupando Crimea e instigando la violencia en el este de Ucrania, suministrando al régimen de Assad material y armamento mientras bombardea a sus propios civiles, intentando subvertir las democracias occidentales y realizando maliciosas actividades cibernéticas".

Lo dicho: los EEUU no son otra cosa que un hatajo de locos. Muy, pero que muy peligrosos y más ahora que atisban su decadencia.

El Lince

miércoles, 4 de abril de 2018

Unidad, fuerza y golpes

Acción, reacción, acción. Un concepto clásico. El Occidente moribundo presiona a Rusia con las sanciones. Rusia responde con el anuncio de las armas hipersónicas, imbatibles. Occidente presiona a Rusia con el cuento para niños del envenenamiento de espías. Rusia anuncia que tiene un sistema alternativo al SWIFT y a Internet que puede poner en marcha en cualquier momento si hay más sanciones. EEUU presiona a China con los aranceles. China responde con más aranceles y poniendo en marcha el petroyuan. 

Cuando en 2008 Rusia y China se dieron cuenta del declive occidental iniciaron, por separado, sus propios caminos para poner en marcha el nuevo mundo multipolar alejado del injerencista occidental mundo unipolar. Dos años más tarde terminaron viendo que hacían el tonto yendo cada uno por su lado y unificaron esfuerzos. Desde entonces no han hecho otra cosa que fortalecer su cooperación, hoy elevada al rango de "asociación estratégica". Para hablar con exactitud, el nombre oficial es "Asociación de Coordinación Estratégica Global entre China y Rusia" que implica una mayor coordinación e integración de ambos países en la Unión Económica Euroasiática, que hegemoniza Rusia, y la Nueva Ruta de la Seda que hegemoniza China. Estoy hablando de algo tan importante como redes de infraestructura, energía, seguridad, finanzas, inversión e información.

Y la estupidez y ceguera occidental y sus comportamientos para asustar a los niños -como acaba de hacer Gran Bretaña hablando de "la malignidad rusa"- no hacen otra cosa que fortalecer esa asociación. Ayer estuvo en Moscú el Ministro de Defensa de China y lo que dijo debería hacer pensar a Occidente, si es que hay alguien que piensa ahí: "EEUU debe saber qué tan cerca están los ejércitos de China y de Rusia". Junto a esta impactante declaración hay que anotar que es el primer viaje del ministro de Defensa chino desde que asumió el cargo, tras el crucial XIX Congreso del PCCh, lo que indica cuáles son las preferencias de China.

China y Rusia ya tienen un acuerdo de cooperación militar en marcha que incluye la "coordinación estratégica entre los dos países para favorecer el trabajo conjunto de las dos partes para hacer frente a las nuevas amenazas y desafíos de seguridad y para mantener la paz y la estabilidad regionales". Ahora, con estas declaraciones, se ha dado un paso más y se agrega "la estabilidad mundial".

El viaje del ministro de Defensa chino, se enmarca en la resolución adoptada por el XIX Congreso del Partido Comunista de China de fortalecer la relación bilateral con el único país, Rusia, con el que China tiene una asociación colaborativa estratégica global mutua, lo que refleja el nivel que han adquirido los vínculos chino-rusos y el nivel sin precedentes de las relaciones entre ambos.

Acordaos también de que Rusia es el tercer contribuyente (después de China y de India) del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII) y veréis lo que supone esta asociación, ahora mucho más sólida tras la declaración del ministro de Defensa chino. 

Rusia está hoy por hoy muy por encima de Occidente en armamento de calidad. China está consolidando su posición como primera fuerza económica y asestando duros golpes como el petroyuan. Rusia y China, China y Rusia ayer dieron una muestra de unidad y de fuerza sin parangón. Unidad y fuerza contra la prepotencia occidental.

Con ello, Rusia ha dejado muy claro que apoya a China en el Mar Meridional. China ha dejado muy claro que apoya a Rusia frente a las estupideces agresivas de Occidente. Rusia y China, China y Rusia han enfatizado su "posición unida en el ámbito internacional" (sic). Como dijo el ministro chino, Wei Fenghe, "hemos querido enviar un mensaje claro a las potencias occidentales" (sic).

¿Queréis más? Pues el anuncio de que los dos países se unen para crear un sistema integrado de navegación basado en el Sistema Global de Navegación por Satélite de Rusia (Glonass) y el BeiDou chino. Ello va a cubrir toda Eurasia. De nuevo, adiós, Occidente, adiós. 

La iniciativa de fusionar dos sistemas separados tiene como gran objetivo crear un sistema mundial conjunto de navegación por satélite que cubra a todos los países de la Organización de Cooperación de Shanghái (China, Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Uzbekistán, India y Pakistán). Si se tiene en cuenta que es más que probable que este verano la OCS acepte a Irán como miembro de pleno derecho, os daréis cuenta de lo que está pasando. Sumad a los países de la Unión Económica Euroasiática que no están en la OCS (Bielorrusia y Armenia), a los países observadores de ambas instancias (como Siria de la UEE, Mongolia y Afganistán de la OCS) y otros como Vietnam que ya tienen un Tratado de Libre Comercio con la UEE. Y a Filipinas, que está a punto de firmar una alianza con China para explotar de forma conjunta los recursos del Mar Meridional. Incluso sin perder de vista a Corea del Norte, que está desplegando una inaudita ofensiva diplomática con China y Rusia para salir del atolladero y que no sería muy sorprendente que se sumase a cualquiera de estas iniciativas una vez se hayan suavizado un poco las sanciones.

Es decir, que el paso que se da hacia la Asociación Gran Eurasia es de tal calado que deja casi en la insignificancia a Occidente, por población y por recursos.


La demostración de unidad y fuerza ruso-china no sólo va a ser militar. Se está muy cerca del punto de inflexión definitivo, que es la incorporación oficial de Rusia al petroyuan, y no hay que perder de vista lo que está haciendo Rusia acaparando oro dado que el petroyuan se apoya, precisamente, en el oro. Es decir, que habrá una demostración de fuerza y unidad monetaria también.

Por cierto, China da otro golpe a EEUU: acaba de anunciar que impone aranceles a los productos de EEUU por un importe de 50.000 millones de dólares. Entre los productos, la soja, la gran base electoral de Trump y que había quedado fuera de los primeros aranceles de represalia y que supone ni más ni menos que la tercera parte de toda la soja que exporta EEUU. Esto es importante porque ahora se fortalecerá el eje BRICS ya que es Brasil el segundo gran exportador de soja hacia China. Junto a los que impuso el otro día, por valor de 3.000 millones, ya está a muy poca distancia de los aranceles que impuso EEUU a China por valor de 60.000 millones. También se incluye el maíz, con lo que la industria agrícola estadounidense va a sentir un dolor inaudito, lo que va a conllevar un enorme efecto indirecto en EEUU con un fuerte impacto político.

La guerra no ha hecho más que comenzar. Es la guerra definitiva de Occidente contra el mundo, especialmente contra China y Rusia, para intentar impedir lo inevitable: su decadencia como poder hegemónico mundial. Os dije que estamos en el siglo de Eurasia. Cuanto antes nos vayamos dando cuenta de algo tan evidente, mejor.

El Lince

lunes, 2 de abril de 2018

Manteniendo las posiciones... hasta el verano

Sigo con lo importante, que no es la enésima matanza de palestinos por el régimen fascista de Israel (apoyado por Occidente), por muy sangrante que sea, y ni siquiera la visita de Kim Jong-un a Beijing, por espectacular que sea. Es la guerra, abierta, entre EEUU y China. Mejor, la guerra que ha desatado EEUU contra China y en la que China está respondiendo con mucha fuerza.

Antes de mi descanso os decía que en el primer día del petroyuan, y todavía con los mercados abiertos, el éxito era total. Ahora hay datos mucho más recientes que lo corroboran. Yo hablaba de 1.600 millones de dólares menos en el mundo, pero fueron muchos más, 2.900 millones de dólares. Muy poco todavía, pero significativo porque se manejaron ni más ni menos que 63.500 contratos de petróleo. Y lo más relevante: superó durante un tiempo la cotización del barril Brent y el WTI, que eran, hasta ahora, las dos referencias mundiales para el precio del barril de petróleo.





Es decir, que en muy poco tiempo, sólo tres días, la bolsa de Shanghái, donde se ha puesto en marcha el petroyuan, se ha hecho con el 6% del comercio del petróleo. Los chinos, ya sabéis, no tienen prisa. Se van a mantener ahí, en ese porcentaje un tiempo hasta consolidarlo. Luego sólo será avanzar y avanzar. Os recuerdo su dicho: "no temas ser lento, lo que tienes que temer es pararte".

El mercado chino de petróleo todavía acepta el dólar, no os pongáis a dar saltos. Lo que se ha hecho es un primer paso, definitivo, pero un primer paso. Aún queda mucho recorrido pero ese ya se está acortando de forma evidente y con plazos muy definidos. Los chinos ya han pedido a las instituciones financieras que se preparen para fijar el precio de las importaciones de petróleo sólo en yuanes. ¿Cuándo? Pues para después del verano. Todo este tiempo van a mantenerse, como digo, asegurando su posición y defendiendo la mordedura que ya han hecho al mercado hegemonizado por Occidente y el dólar.

China ya ha hablado con Rusia y Angola para que sean los primeros en sumarse, como tales países, al petroyuan. Rusia está fuera de la OPEP, Angola está dentro. Es una jugada maestra porque se debilita, desde fuera y desde dentro, el poder del petrodólar. Desde fuera porque Rusia es el principal proveedor de petróleo de China. Desde dentro, porque Angola -que es cuarto proveedor de petróleo de China- va a obligar a otros productores de la OPEP que quieran comerciar con China a dar también el mismo paso. Teniendo en cuenta que Irán es el tercer proveedor de China y que ya comercia en yuanes, la cosa está clara. Eso va a dejar fuera de juego a Arabia Saudita (segundo proveedor de los chinos), que no va a tener otro remedio que sumarse al petroyuan. El dólar, por lo tanto, quedará muy tocado, aunque aún no hundido. Este 2018 va a ser crucial para ello y hay que esperar todo tipo de maniobras, provocaciones y guerras de EEUU para retrasar lo inevitable.

China es el primer importador de petróleo del mundo y va a imponer sus condiciones, quiérase o no. Exactamente igual que ha hecho EEUU hasta ahora.




Los plazos de China son, como también os dije, el 2025, cuando la Nueva Ruta de la Seda estará operativa totalmente. Eso va a tener consecuencias enormes para las asignaciones de capital y los flujos comerciales mundiales. Sobre todo porque hasta ahora que ha entrado en juego el petroyuan, la totalidad del comercio mundial de petróleo se hace en dólares y eso, y no otra cosa, es lo que sostiene la economía de EEUU.

Al mismo tiempo, hoy han entrado en vigor los aranceles impuestos por China -en respuesta a los de EEUU- para productos estadounidenses como cerdo, vino, nueces y frutas entre otras cosas. Teniendo en cuenta que los agricultores han sido la gran bolsa de votos de Trump, es un muy buen movimiento para remover un poco al presidente de EEUU en tiempo de elecciones. Aunque claro, los demócratas no sólo son rusófobos sino chinófobos. Es salir casi de lo malo a lo peor, pero el golpe dado por China es muy certero.

El Lince