viernes, 2 de agosto de 2019

Vitalidad y compromiso

Desde el rock radical vasco de la década de 1980-1990 no ha habido en el estado español un fenómeno cultural y musical de masas como el que hoy representa la banda catalana Txarango. Vitalidad, ilusión, solidaridad, compromiso, fuerza... Txarango es bajar a los barrios, es recuperar la música popular revistiéndola de sonidos reagge, rockeros, latinos y africanos. De todo.

Txarango es espectáculo en sí mismo, es una cooperativa musical que suele donar la recaudación de sus conciertos y el 50% de lo que generan sus discos a diferentes causas. Por ejemplo, a la Plataforma Anti Deshaucios o a la economía solidaria del barrio de Sant Cosme, del que son originarios varios de sus componentes. Pasando por Palestina o por los numerosos colectivos de apoyo a los refugiados.

Si tenéis un par de horas quedaos viendo este concierto, increíble de principio a fin. Y disfrutad.


Por cierto, esto viene a cuento porque estaré unos días descansando y sólo lo romperé si ocurre algo realmente relevante. Como siempre, os dejo con un poco de autobombo sobre cómo va esta página y lo que más se ha leído desde que comencé esta aventura.






Con un agradecimiento profundo a quienes lo leéis y que según las estadísticas sois, y por este orden, del Estado español, EEUU, México, Perú, Argentina, Chile, Rusia, Colombia, Uruguay y Francia de forma preferente y masiva. Estos son los países que recogen las estadísticas, pero sois más y de muchos otros lugares. Gracias de nuevo y hasta dentro de unos días.

Por si no veis el concierto entero, para mí una de sus canciones más emblemáticas es la que os pongo a continuación. Habla de la esperanza activa, de no esperar los sueños sino de ir a por ellos, de luchar por ellos.






El Lince

lunes, 29 de julio de 2019

El vuelo de los osos

Entretenidos en las minucias y miserias locales tendemos a perder de vista que el mundo gira, y que con esos movimientos desde hace un tiempo el mundo se ha desplazado de su eje habitual. El eje occidental se resquebraja, está roto y nada ni nadie lo va a poder arreglar. Y eso es lo que ha provocado que como el mundo se mueve, se esté moviendo ya sobre otro eje. Por partes.

1.- Irán está siendo el país sorpresa de los últimos tiempos. Su resistencia, su buen hacer y su determinación a hacer frente a los piratas y facinerosos occidentales es digna de alabanza. Hace un mes derribó un sofisticado avión espía de EEUU. Hace casi dos semanas capturó un petrolero británico en evidente represalia por el acto de piratería realizado por Gran Bretaña al hacer lo mismo con un petrolero iraní en Gibraltar. Piratería por piratería.

Pero estas dos acciones han servido para mostrar su determinación y obligar a Francia, Alemania, Gran Bretaña, Rusia y China tanto a volver a defender al acuerdo nuclear, roto unilateralmente por EEUU, como a acelerar la aplicación del sistema INSTEX, los acuerdos comerciales con Irán, que lleva un mes en funcionamiento y que aún no ha realizado ninguna operación. En la reunión de este pasado fin de semana, en Viena, se acordó darle el empujón final si hay que hacer caso a los iraníes y a los rusos, los únicos que han hablado sobre ello. Veremos porque la sumisión y el vasallaje de Europa hacia EEUU es cada vez mayor y Gran Bretaña se resiste a cualquier acuerdo. Pero los británicos están en minoría y pronto ejecutarán el Brexit, por lo tanto no cuentan.

Si finalmente Francia y Alemania dan el paso, la grieta con EEUU va a ser determinante a medio plazo y ahora mismo, con Francia amenazada de sanciones y Alemania bajo el fuego por el gasoducto Corriente del Norte 2, hay alguna posibilidad de que sea así. Sobre todo, porque Rusia ha mostrado el caramelo: dice que si se pone en marcha el INSTEX, se adherirá al mismo. Y eso que tiene su propio sistema. Y ese caramelo es muy goloso para Europa, sobre todo para Alemania porque, otra vez, su patronal está presionando al gobierno para que levante de una vez las sanciones a Rusia como ha reconocido Klaus Ernst, presidente del Comité Económico del Bundestag (Parlamento alemán).

2.- Al calor de eso, o porque Irán hace lo que hace porque recibe los calores de otros, hay dos países que cada día que pasa hacen más fuerte su alianza: Rusia y China, o China y Rusia. Esta semana ha ocurrido un hecho relevante como nunca, emocionante como nunca y profundo como nunca: los dos países han realizado su primera patrulla aérea conjunta en Asia-Pacífico. Y no con aviones cualquiera, sino con las estrellas: los bombarderos estratégicos, capaces de transportar misiles de crucero y, en el caso de los rusos, de los misiles hipersónicos ya probados.

Estos bombarderos son el histórico Tupolev 95MS soviético y su versión china, modernizada, el H-6K. Al Tupolev ruso la OTAN lo denominó "El Oso" durante la época soviética por su poder, porque amedrentaba a la OTAN dado que su poderío es absoluto: tiene potestad tanto para vigilar como para atacar barcos, submarinos y objetivos en superficie, siendo también capaz de portar bombas termonucleares. O sea, es el avión completo. Y si esto era así con la URSS, ahora se incrementa su poderío son las armas hipersónicas.

Y su versión china no se queda atrás, puesto que parte de la misma base y estructura pero muy modernizada. Tanto, que el Pentágono ha dicho que sus bases en la zona están en peligro porque tiene "capacidad de ofensiva de largo alcance".

De manera imperceptible para los muy ignorantes medios de propaganda occidentales, y más imperceptible aún para los "expertos" en política exterior de los mal llamados partidos "progres", todavía obsesionados con Europa, Rusia y China, o China y Rusia, están profundizando sus relaciones geoestratégicas y transformando el mundo. Comenzando por Asia. Porque "el vuelo de los osos" tuvo lugar sobre el Mar de Japón y el Mar de China Oriental. Es decir, que Rusia y China, China y Rusia, han mostrado por primera vez su determinación de actuar de forma conjunta, de elevar el nivel de interacción de sus fuerzas armadas y de dejar patente que están en una fase de fortalecimiento de la estabilidad estratégica global según sus parámetros.

Rusia y China, China y Rusia, han realizado su primera patrulla conjunta en una zona de hipotético conflicto con dos vasallos de EEUU, Corea del Sur y Japón, además del mismo EEUU, por lo que es claramente una respuesta a la publicación (mayo) del informe del Pentágono sobre su nueva estrategia del Indo-Pacífico en la que se califica a China de "poder revisionista" y a Rusia de "actor maligno revitalizado". Así que Rusia y China, China y Rusia le están diciendo a EEUU "¿miedo, quién dijo miedo?".

La coordinación estratégica de Rusia y de China, de China y de Rusia, acaba de subir un nuevo escalón. Militar, en este caso. Porque la semana pasada subió otro, económico: por primera vez, el comercio entre los dos países en dólares bajó del 50% del total, y eso supone, como os adelanté, que la era del dólar está terminando. Y muy rápidamente. Porque la desdolarización de la economía mundial supone reducir drásticamente la capacidad de EEUU de imponer sus políticas, con o sin sanciones, en todo el mundo.

El Lince

lunes, 22 de julio de 2019

Un paso más hacia el fascismo

Calmada la fiebre, vuelvo sobre algo de lo que fui uno de los primeros en hablar: la rebelión de los “chalecos amarillos” en Francia. He mantenido silencio porque mucha gente comenzó a hablar de ellos al poco tiempo, pero de nuevo vuelve el olvido. Así que lo retomo yo de la mano de mi muy querida amiga Danielle, que ya sabéis es la persona que me tiene al tanto de lo que pasa en su país.

Esta semana ha tenido lugar su 37 movilización, 37 semanas, nueve meses consecutivos y no se rinden. El poder en todas sus variantes les minimiza, los medios de propaganda ya no se ocupan de ellos, pero ahí siguen y el poder les tiene cada vez más miedo. Si no fuese así no se entenderían las dos medidas que se han puesto en marcha recientemente: la detención preventiva, como suena, de las figuras más destacadas de los “chalecos amarillos” ante la celebración del denominado Día Nacional (14 de julio, conmemorando la toma de La Bastilla en 1789) y la publicación de un documento titulado “La Estrategia de Inteligencia Nacional” en el que se habla abiertamente del peligro de que los “chalecos amarillos” se conviertan en un “movimiento subversivo” que realice acciones de “violencia insurreccional”.

Mientras todos los payasos del circo, bien sea Unidas Podemos en el Estado español o La Francia Insumisa en la propia Francia, siguen bailando al son de la melodía del sistema este mismo sistema da cada vez pasos más firmes hacia el fascismo. Porque el documento no tiene desperdicio. 

Ha sido elaborado por la Coordinación Nacional de Inteligencia y Lucha contra el Terrorismo y toda su estructura y contenido se asienta sobre un mismo eje: la “violencia insurgente”. Es una importante variación respecto al documento anterior, de 2014, en el que se hacía hincapié en cuestiones como el terrorismo, el espionaje o la interferencia económica. Ahora no, ahora la prioridad es otra porque la rebelión la tiene en casa. Y la están protagonizando los “chalecos amarillos” prácticamente en solitario, sin el apoyo de la pretendida “izquierda” y sin los sindicatos. La CGT continúa ejerciendo la táctica del avestruz, sacando alguna vez la cabeza y escondiéndola las demás de las veces. 

La CNILT (CNRLT en francés) depende directamente de la presidencia de la república francesa, así que este no es un documento más. Es el más importante y el que implica por dónde van las cosas en Francia. 

De ahí que ni más ni menos que 175 personas, consideradas dirigentes más o menos significativos de los “chalecos amarillos” fuesen detenidas preventivamente para “asegurar” los actos del 14 de julio con cargos como “organizar una protesta no autorizada”. Porque se había prohibido “cualquier reunión de personas con chalecos amarillos” y se había decretado una zona de exclusión en torno al Arco del Triunfo, de los Campos Elíseos, del mueso del Louvre, de la Torre Eiffel, etc. Es decir, de todo el centro emblemático de París. Otra muestra más de los “valores democráticos” de los que alardea Occidente, otra muestra más de lo que vale el “derecho de reunión y de manifestación” y demás zarandajas habituales. Estas 175 personas fueron detenidas preventivamente por sus convicciones políticas, sin que le importarse una mierda al sistema “democrático” eso de la “presunción de inocencia”. Pero no solo se quedó la cosa ahí, sino que a la acusación de “organizar una protesta no autorizada” se añadió otra: “rebelión”. Estuvieron detenidas dos días, pero los cargos continúan.

El poder no quiere rebeldes, quiere ovejas, quiere sumisión. Y eso es lo que está ofreciendo toda la gente de Unidas Podemos y de La Francia Insumisa. Esta es la “izquierda”. Porque es la consecuencia de las leyes que se han ido aprobando con el apoyo de toda esta gente. En el Estado español, con la excusa del “terrorismo” se ha dado pábulo a todo tipo de violaciones como ha recogido una y otra vez la propia ONU. En Francia, es consecuencia de los poderes “extraordinarios” que se otorgaron a la policía con el estado de emergencia adoptado por el Partido Socialista en 2015 con la excusa de atentados como el realizado contra la revista Charlie Hebdo y que contó con el apoyo de La Francia Insumisa. Porque esos poderes se mantienen, y ahora la represión se ejerce, basándose en ellos, contra los “chalecos amarillos”. La oligarquía está demostrando que no va a tolerar ninguna expresión combativa. Lo único que tolera es a la gente modosita y que no hace ningún daño. Mientras se protege a los fascistas, en el Estado español en Francia y en toda Europa, se considera amenaza la simple movilización.

Porque el documento que menciono dice que “las reivindicaciones tradicionales” (es decir, contra los despidos, por la mejora salarial, por un mejor nivel de vida, contra la guerra, etc.) “son empleadas por las fuerzas subversivas cuyo propósito es la destrucción de la democracia”. Y se dice que al calor de movimientos como los “chalecos amarillos” están surgiendo movimientos subversivos “lo que supone un factor de crisis que es aún más preocupante porque están dirigidos directamente a debilitar o incluso arruinar los cimientos de nuestra democracia y las instituciones republicanas por la violencia insurreccional". En este contexto, habla de las “acciones violentas contra personas y propiedades” de los “chalecos amarillos”.

Y ¿cuál es la propuesta? Pues “la anticipación, el análisis y el monitoreo de los movimientos sociales y las crisis sociales por parte de los servicios de inteligencia”, que tienen que “conocer la vida local y mantener un vínculo con los actores sociales (representantes elegidos, relevos asociativos, medios de comunicación...)” (sic). Es decir, infiltrarse en ellos. No es nuevo, por supuesto, lo nuevo es que se escriba y se publique. Es decir, se pretende intimidar, introducir la desconfianza, que todos miremos a quien tenemos a nuestro lado pensando que es un informante. 

La Unión Europea va claramente hacia el fascismo, por el momento “blando”. No son solo regímenes autoritarios, son pre-fascistas. No preocupan las desigualdades sociales, el hecho de que los millonarios crezcan, porque eso no destruye el sistema ni la democracia. Lo que destruye el sistema y la democracia es que se luche contra ello. Si no se tiene en cuenta algo tan sencillo es que no se tiene en cuenta nada de nada. Y todo lo demás son tonterías. Incluyendo los “gobiernos de coalición” que darán una pasada “progre” a este tipo de comportamientos. Porque, por el momento, y como me recuerda mi amiga Danielle, La Francia Insumisa no ha dicho ni una sola palabra sobre este documento. Y ya ha pasado una semana de su publicación. Luego quien calla, otorga.

El Lince

lunes, 15 de julio de 2019

Los 400 pretorianos

Lo siento, no me puedo resistir. El juego de palabras es fantástico y tiene que ver con la entrega de los misiles S-400 rusos a Turquía. Se ha dicho de todo, pero ¿alguien se ha parado a pensar en la simbología de la fecha elegida? Supongo que no, pero los rusos no dan puntadas sin hilo. Y Erdogan lanza mensajes cada vez más poderosos. Y ¿qué dicen esas puntadas y esos mensajes? Pues que la entrega de los misiles S-400 se produce justamente coincidiendo con el tercer aniversario del fallido golpe militar contra Erdogan, del que se acusó -por acción o por omisión- tanto a la OTAN como a EEUU.

Quienes seguís esta página sabréis que soy muy mal pensado y, como buen castellano, creo que los refranes tienen un importante valor como fuente de la sabiduría popular. Y uno de ellos dice "piensa mal, y acertarás". Así que, a lo mejor acierto.

Hace tres años, los rusos salvaron a Erdogan del golpe militar. Un golpe que fue organizado, muy significativamente, por la fuerza aérea. Y si en todos los ejércitos de la OTAN hay un componente "americanizado" por excelencia es la fuerza aérea. Eso no quiere decir que no lo sean las otras ramas, pero ésta es por demás. Porque todos los aviones son estadounidenses, los pilotos se forman en EEUU, etc., etc. Lo mismo, exactamente lo mismo, ocurrió en Turquía. Es por eso que ni la OTAN ni EEUU, si es que no estuvieron implicados, lo que está aún por ver y lo que cree firmemente Erdogan, no avisaron de la preparación del golpe. Los movimientos de los aviones pudieron, condicional y poniéndome en este lado ingenuo de la historia, ser considerados "normales" puesto que no desentonaban ni con los itinerarios, ni con los movimientos, ni con nada de nada. Además, se realizaron desde las bases aéreas de la OTAN y los sistemas de vigilancia no les incluían. Eran "aviones nuestros", o sea, de la OTAN. Ni qué decir tiene que fueron los más rápidamente purgados tras abortar el golpe. Además, hay por ahí una teoría -a la que los rusos han dado bastante credibilidad- de que el derribo del avión ruso en Siria ese mismo año no fue una decisión de Erdogan sino de este sector "americanizado" del ejército turco siguiendo órdenes de EEUU. De ahí la rápida reacción de Erdogan para restablecer la relación con Rusia, que ha llegado hasta aquí con la entrega de estos sofisticados misiles.

Así que, puesto ya a elucubrar, tal vez la obstinación y resistencia de Erdogan frente a las presiones de EEUU y de la OTAN, que no han podido evitar la entrega de estos misiles, tiene más que ver con su propia supervivencia frente a otro hipotético golpe que para cuestiones estrictamente geopolíticas de Turquía. Porque los S-400 no van a estar integrados en el sistema tradicional del ejército turco, sino que van a depender directamente del mando político del Estado. Es decir, es un sistema que queda fuera de toda la estructura de mando del ejército turco y, por lo tanto, de la OTAN. De ahí el nerviosismo de EEUU sobre su avioncito F-35, ese que dice que no entregará ahora a Turquía. De ahí el nerviosismo de la OTAN.

Porque, además, el S-400 tiene el rango de acción suficiente como para "proteger" la parte norte de Chipre, anexionada por Turquía hace casi 40 años, en unos momentos en los que se está gestando una entente Chipre-Grecia-Israel para explotar y comercializar el gas del Mediterráneo hacia Europa y eso amenaza de forma clara al proyecto ruso-turco gasístico conocido como Corriente Turca, una de las consecuencias de la ayuda que recibió Erdogan de Rusia para frustrar el golpe de Estado. Es decir, la cosa se pone interesante, muy interesante porque Turquía también está reclamando su parte del pastel en el gas que se ha descubierto en esas aguas.

Por lo tanto, veremos cómo dentro de no mucho tiempo habrá algún tipo de solución en Siria, cómo Turquía desafiará un poquito más a EEUU y a Europa manteniendo sus relaciones con Irán y cómo irá poco a poco profundizando su vinculación económica, política y militar con Rusia. Porque los S-400, tal y como yo lo veo, son casi equivalentes a la guardia pretoriana de Erdogan. Y esa es su principal función.

Curiosamente, desde EEUU se ha dicho que se va a esperar a que pase la fecha del fallido golpe de estado para sancionar a Turquía y que los turcos no lo vean como una continuación de ese golpe. Luego desde EEUU se han dado cuenta, también, del simbolismo de la fecha elegida por Rusia y Turquía para la entrega de los primeros misiles S-400. Si Trump se caracteriza por algo no es por ser precisamente sutil, por lo que al decir esto está implícitamente reconociendo todo lo anterior.

El Lince

miércoles, 3 de julio de 2019

Dos ofensivas con el mismo objetivo, pero de diferente tipo

Veo que hay una cierta relajación tras lo ocurrido estos días en el G-20 y en el acuerdo del día 28 en Viena por Irán. Y voy a intentar explicar qué ha ocurrido y cómo asistimos a una nueva fase de la guerra, sobre todo entre EEUU y China, con ofensivas por ambos bandos aunque de diferente calado. Y lo voy a hacer esta vez sin aceitunas ni cervezas.

Resulta que en la reunión del G-20 se ha acordado una tregua en la guerra económica que lanzó EEUU contra China y en la que China respondió de una forma no prevista. Por ejemplo, paralizando la importación de soja desde EEUU. Ese sí fue un torpedo en la línea de flotación de Trump puesto que su gran base social y electoral son los agricultores y el presidente de la Asociación Americana de Productores de Soja pidió públicamente a Trump que llegase a algún acuerdo con China porque, en caso contrario, "el sector no podrá sobrevivir ni un año" (sic).

La soja es el producto estrella, con una reducción total en las exportaciones del 70'6% desde el inicio de la guerra arancelaria hasta el fin definitivo que os comentaba más arriba. Pero no es el único. El resto de productos agrícolas llevaba el mismo camino, con una reducción global de las importaciones chinas del 55'3% (por ejemplo, el sector del algodón ya exportaba el 60% menos). La hecatombre de los agricultores estadounidenses se refleja en este cuadro. De continuar, era el espejo donde se podía mirar Trump de cara a su campaña por la reelección. Luego estaba obligado a dar un paso atrás y los chinos, con elegancia, le han permitido dar ese paso sin que parezca que retrocede (del todo).


La chulería se paga. El actuar como si todo siguiese igual, como si EEUU (y Occidente) siguiesen controlando el mundo es tan irreal como creer en los unicornios. Y así han venido, y todavía lo pretenden, haciendo los occidentales. Error, un craso error. Porque gracias a la guerra económica, China tiene ahora muchos otros suministradores: desde Brasil y Argentina en América Latina a Australia en Oceanía. Pero lo más importante es que se ha cimentado muy rápidamente uno de los principales ejes de la estrategia de futuro de China: la Nueva Ruta de la Seda. Porque los principales suministradores de productos agrícolas a China son países como Rusia, Tailandia, Indonesia, Malasia, Filipinas, Vietnam, Myanmar, Camboya y Laos.

China ofreció volver a comprar soja a EEUU en esa reunión del G-20 a cambio de que EEUU levantase el veto a Huawei. Las dos cosas se han hecho, por lo que estamos en una tregua que dista mucho de ser el fin de la guerra. Una tregua es eso, una tregua. En ella cada parte se reforzará y estará en mejores condiciones para reanudar la guerra cuando sea necesario.

Pero esto es lo que se ve, porque hay otras cosas que están ocultas. Por ejemplo, que EEUU ha visto cómo el "capitalismo liberal" ha sido derrotado por el "capitalismo de Estado". China publicó el 2 de junio un libro blanco en el que establece cuáles son los aspectos intocables: "mantener la apuesta por la innovación propia (o sea, la inteligencia artificial, el 5G y similares), mantener la presencia de las empresas de propiedad estatal en los sectores clave y continuar desarrollando un enfoque estratégico en todo lo relacionado con la inteligencia artificial, el comercio electrónico y las tecnologías de la ciencia de la salud".

No es conocido, pero a esto se respondió desde EEUU y fue Peter Navarro, el asesor de Trump para China: "esto es una amenaza existencial para la prosperidad de EEUU y el predominio de EEUU en la economía mundial. China se ha dirigido a las industrias estadounidenses del futuro. Si consigue el éxito en estas industrias emergentes, EEUU no tendrá futuro económico".

La clave está donde siempre ha estado, en quién tiene el control de los medios de producción. Y en China, en su inmensa mayoría, está en manos del Estado. Por eso asistimos ahora al giro, mejor, un acelerón porque siempre ha sido el gran objetivo de la estrategia estadounidense: destruir al Partido Comunista Chino de la misma manera que se destruyó el Partido Comunista de la URSS y de la que ya os hablé. Para ello hay que desvirtuar la imagen de China, y así hay que interpretar, de nuevo, las moviditas de Hong Kong. Y volverán las campañas sobre el exterminio de los iugures, y la persecución de los cristianos, y los campos de re-educación, y recuerdos de Tiananmen, aplicaciones espías en los teléfonos… y lo que haga falta. Snowden se estará riendo porque comprado con lo que hace Occidente... Pero no Assange, encarcelado y a punto de ser extraditado. En fin, las cositas de los "demócratas" del "mundo libre".

¿Quiere el mundo estar dirigido por estos totalitarios comunistas, represores de las libertades y bla, bla, bla...? ¿No es mejor mantenerse en el orden liberal "basado en reglas" (sin mención al derecho internacional) y bla, bla, bla...?

Es decir, estamos, de nuevo, en una campaña ideológica que los niñines (y niñinas) habituales, esos de la transversalidad, no quieren ver porque les salen sarpullidos solo de pensarlo. Y así vemos cómo los medios de propaganda, incluidos los que van de "alternativos", recogen con entusiasmo la neolengua burguesa que cada vez es más común: cuando hay competencia, por ejemplo en el sector manufacturero tradicional, se habla de "comercio justo" (lenguaje bonito sobre la no explotación, etc.) pero cuando hay supremacía, por ejemplo en las finanzas o en los productos manufactureros de alta gama, se habla de "libre competencia", es decir, la ley del más fuerte. Y si eso falla porque hay otro también fuerte en estos sectores, se va a la guerra, como con Huawei. Y los supuestos "progres" comprando, y vendiendo, todo esto.

Mírese como se mire, esto es ideología. Y esta es una de las ofensivas que hay ahora mismo en marcha: la ofensiva de EEUU contra el papel del Partido Comunista de China tanto en China como en el resto del mundo. No puede ser que un hegemón sea comunista, aunque tenga más de nombre que de realidad. Volvemos a la guerra fría.

Uno de los misterios de la desaparición de la URSS es, para mí, cómo un partido con 20 millones de militantes no dio la cara ante tanto despropósito. La corrupción, la esclerotización, la putrefacción interna del partido tuvo mucho que ver y un relato muy acertado de lo que ocurrió entre la militancia se puede ver en el excelente libro de Sara Rosenberg "La voz de las luciérnagas".

Pero hay una diferencia entre la Unión Soviética y China: que han pasado casi 30 años. Y los chinos han aprendido, y mucho. Y ahora mismo, como son conscientes de esta ofensiva, y acuciados por su propia base, los dirigentes del PCCh han lanzado otra, interna, para fortalecer su presencia, política e ideológica, dentro del país (con lo que eso conlleva de afianzamiento de la estrategia a nivel mundial).

Lo sorprendente es que se está recuperando de forma oficial el legado de Mao, que en los últimos años había pasado casi como la luz por el cristal, sin tocarlo ni mancharlo. Y así, en la última revista editada por el Comité Central del PCCh se puede leer, para mi sorpresa, que "en el estudio de las obras teóricas del marxismo en la China moderna, es necesario buscar en la raíz y explorar las fuentes, estudiar cuidadosamente las obras de escritores famosos del marxismo-leninismo y del camarada Mao Zedong".


Y más sorprendente aún: "para una promoción de la salida al mundo exterior [de China] se requiere que continuamente inventemos formas y medios de propagar la teoría marxista, desarrollar la propaganda teórica utilizando diversas formas de literatura y arte, libros, periódicos, televisión, películas, exposiciones... para que la propaganda teórica se una a la vida y actividad cotidiana".

Porque, "la defensa del marxismo debe llevarse a cabo en condiciones de total apertura al mundo exterior". Es decir, la Nueva Ruta de la Seda tiene, también, un componente ideológico por muy pequeño y sutil que sea. Y esto es importante. Y esto es lo que ha percibido EEUU y por eso lo combate.

Tengo la impresión de que estamos en una versión ideológica del "socialismo con características chinas", es decir, en una especie de "marxismo a la china". Pero algo es algo, sobre todo en estos momentos. Porque lo que hay es un paso al frente, no un paso atrás como en la URSS. Y eso es lo que ha llevado a la tregua del G-20. EEUU pensó que China se rendiría. No ha sido así y, por el contrario, ha sabido contraatacar causando grandes pérdidas. Por ahora, tablas.

Lo mismo que con Irán. La reunión del día 28 en Viena terminó con un "triunfo", así, entre comillas: la moribunda UE aceptaba enfrentarse un poquito a EEUU diciendo que ya estaba operativo su mecanismo para salvar el acuerdo con Irán, el INSTEX. Y todo el mundo lo celebró. Pero no. Los iraníes ya han dicho que es insuficiente, que no permite comprar petróleo y que así no les sirve como instrumento para hacer frente a las sanciones de EEUU. Y los europeos se la han vuelto a envainar, como de costumbre. De ahí que Irán haya decidido sobrepasar su producción de uranio no enriquecido y de ahí que mantenga la fecha del 7 de julio para reducir sus compromisos del acuerdo nuclear, tal y como le permite ese mismo acuerdo si alguna parte lo incumple. Y EEUU lo viene incumpliendo desde el 8 de mayo del año pasado.

Que los europeos son imbéciles es poco cuestionable, que son vasallos de EEUU es tan cierto como que hay noche y día. Porque hace falta ser imbécil para mantener el grueso de su comercio en dólares en vez de en euros, porque hace falta ser imbécil para no acelerar el INSTEX (que tiene el pomposo nombre de Instrumento de Apoyo a los Intercambios Comerciales) que permitiría el comercio en euros con un país de la envergadura de Irán. Pero no, la UE se mantiene en que el INSTEX solo afectará a los productos alimenticios y médicos vendidos por compañías europeas y que no va a comprar petróleo a través de él. Buena vasalla de su señor, EEUU.

Es decir, la UE es irrelevante. Sobre todo porque una semana después de la puesta en marcha del INSTEX de forma oficial, y a cuatro días de la fecha tope dada por Irán, no se ha realizado ninguna operación, ninguna. Es un instrumento muerto, vacío. Ni se preocuparon, siquiera, de guardar las apariencias haciendo un par de transacciones para cubrir el expediente. Eso es Europa, un inmenso montón de mierda.

No creo que hagan nada en estos días -si, acaso, culpar a Irán por romper el acuerdo, convirtiendo así a la víctima en el verdugo-, pero por dar un margen al optimismo (y yo no tengo ninguno, pero siempre habrá alguien que lo crea), hay que esperar hasta el domingo.

El Lince

sábado, 29 de junio de 2019

La imprescindible de Stalingrado

Al igual que me ocurrió con Marta Harnecker, rompo el fin de semana un momento para recordar a otra imprescindible: Ekaterina Mijailova. La imprescindible de Stalingrado. Conocemos muchas historias de Stalingrado, la mayoría colectivas. Pocas individuales, como la casa de Pavlov.


Tuve la suerte, y el privilegio, de conocer a Ekaterina (Catalina, en castellano) en el año 2000 y su historia es tanto fascinante como desconocida. Como la de la mayoría de las mujeres luchadoras y, en la Unión Soviética, fueron millones. En muchos otros sitios también, las hubo y las hay. Pero en la Unión Soviética, durante el combate contra el fascismo, fueron determinantes.

Ekaterina se alistó voluntaria con 17 años, con 19 se convirtió en la salvadora de miles de vidas durante la defensa de Stalingrado. Uno de los aspectos menos conocidos de la guerra es que el tráfico fluvial por el Volga, la última frontera entre los nazis y la Unión Soviética no ocupada, estuvo en manos de mujeres. Capitaneaban, eran la tripulación y la defensa de centenares de barcazas que desafiaban una y otra vez a los bombarderos nazis, a los cazas nazis. 

Esas barcazas transportaban alimentos, municiones, soldados... para la defensa de Stalingrado, la primera ciudad tras el Volga, la primera ciudad en esa frontera. Ekaterina mandaba una de ellas, la que se convirtió en la principal para la salvación de millares de personas, civiles y militares, heridas en Stalingrado. Ekaterina fue voluntaria a Stalingrado. Insisto, tenía 19 años. Todos los días, durante más de un año (desde enero de 1942 a febrero de 1943), se jugó la vida, ella y su tripulación, todas mujeres, transportando heridos del frente de Stalingrado. Ekaterina era enfermera también. Sus cuidados, exquisitos, fueron determinantes en las primeras curas. Fue herida en tres ocasiones por los ametrallamientos producidos por los aviones nazis. Pero siguió, y siguió combatiendo en otros frentes después de la victoria contra los nazis en Stalingrado, ya como enfermera.


Ekaterina Mijailova recibió el título de Heroína de la Unión Soviética y su última misión fue en Austria.

Se ha ido otra mujer irrepetible. Hasta siempre.


El Lince

lunes, 24 de junio de 2019

¿Nos salvó o nos condenó?

¡Menuda historia! Leída así, en titulares, me ha dado por bajar a comprar unas cuantas aceitunas para acompañar con la cerveza mientras la leo con detenimiento. Resulta que Trump había decidido atacar a Irán y a 10 minutos de la hora prevista se arrepintió. Menos mal, casi me atraganto con los huesos de las aceitunas. Porque no me diréis que no es para atragantarse saber que estás a punto de irte a la mierda con una gran guerra. O eso, o te lo tomas con calma. Y yo he decidido tomármelo con calma, por ahora, y saborear las aceitunas. Y la cerveza.

Y me he puesto a pensar: Trump ¿nos salvó o nos condenó? ¿Nos salvó no tanto de una guerra como de una nueva depresión económica -si es que la anterior ha terminado, lo que está por ver-? ¿Nos condenó a la guerra final, esa que volverá a tener como principales habitantes de los desiertos de Oriente Próximo y Lejano a los camellos y en la que ni rusos ni chinos se van a quedar callados? No me digáis que la trama no es interesante. Esta va a ser una de esas historias con final abierto, anunciando una segunda parte.

¿Lo hizo porque tuvo un arranque de decencia?: ¿cuántos muertos causaría?, dicen que preguntó; 150, le respondieron; un avión no tripulado no merece ese precio, dicen que dijo. Pero ¿y si lo hizo porque la respuesta de Irán dejó conmocionado al Pentágono por la sofisticación armamentística demostrada?

Porque aquí hay algo que no cuadra. O bien EEUU volvía a hacer uso de su arrogancia y prepotencia, una vez más, con el maravilloso avioncito, o bien no tiene ni idea del poderío real iraní. Arrogancia porque se supone que aunque el avioncito, una joya no sólo de EEUU, sino de la OTAN, puede volar a una altura muy alta y, técnicamente, es inderribable para unos cuantos palurdos pastores persas, no iba tan alto, confiado.

Prepotencia porque Irán tal vez haya cometido un error al derribar el avioncito -descubrir una posición, o dos, de sus defensas- pero ha demostrado que no va de farol y que sus armas tienen capacidad para derribar sofisticados aparatos. Ya os dije que inventaron el ajedrez y que en el ajedrez no hay faroles, que sí los hay en el póker. En el ajedrez hay estrategia y, a veces, conviene sacrificar una pieza.

¿El armamento de Irán es de producción propia, como dicen? ¿Es tecnología inversa? ¿Tienen algo que ver los rusos suministrando a escondidas tecnología punta? (me estoy quedando sin aceitunas y sin cerveza, tendré que ir a por más porque esto comienza a atraerme). Esta es una de las incógnitas. La que se acaba de despejar es que Irán no habla por hablar.

Porque los rusos se están moviendo. Por sorpresa, Rusia ha dicho (el viernes, un día después del follón) que "está lista para ayudar a Irán a exportar su petróleo y facilitar las restricciones a su sistema bancario si Europa no lanza su mecanismo (el llamado Instrumento de Apoyo a los Intercambios Comerciales -INSTEX- con Irán". Tómese nota de lo de "sistema bancario", puesto que Rusia tiene su propio sistema y acaba de acoplarse al de China para eludir la soga en el cuello que es el occidental SWIFT.

Y una tontería: resulta que como consecuencia de la guerra arancelaria lanzada contra China, Irán se ha convertido en el sustituto de EEUU en cuanto a suministro de gas licuado a los chinos (aunque la parte del león se la lleva Rusia en este comercio con China) porque Irán está ofreciendo un precio muy ventajoso. Así que otro factor, y no pequeño, a tener en cuenta. Rusia y China en el mismo barco, o muy cerca, de Irán. Mal asunto para EEUU.


En cualquier caso, hay que constatar dos cosas, otra vez, que llevan a la pregunta inicial. La primera, que Irán está diciendo la verdad al afirmar que derribó el avioncito en su territorio. El haber recuperado piezas del mismo, y haberlas mostrado -junto con la secuencia completa del viaje-, es indicativo suficiente y el por qué EEUU ha tenido que envainársela. En ese caso, Trump nos salvó porque con el petróleo por las nubes, nosotros estaríamos más abajo del suelo.


Además, Irán ha demostrado que el avioncito salió de los Emiratos Árabes Unidos por lo que, indirectamente, está diciendo que hay otro responsable y que se atenga a las consecuencias.

La segunda, que con la celebración de la cumbre del G-20 a la esquina y la presión de todo el mundo para que haya un acuerdo con China, a Trump no le interesaba, por el momento, iniciar la guerra. Eso, sumado a la conferencia económica sobre la venta de Palestina que se va a iniciar esta semana en Bahrein, no hubiese unificado las filas árabes ni mucho menos puesto que las fuerzas chiítas (que también son árabes) tienen mucho que decir en Siria, Líbano, Yemen... y no puede haber ningún follón a gran escala mientras no se solucione el tema palestino.

¡Ah!, y por cierto, añadid que el día 28 se reúnen en Viena los viceministros de Relaciones Exteriores y otros funcionarios de Irán, China, Rusia, Alemania, Francia y Gran Bretaña para hablar del acuerdo nuclear. Es, evidentemente, la última oportunidad de salvar diplomáticamente el acuerdo y que la moribunda Unión Europea demuestre que no es vasalla de EEUU puesto que el 7 de julio expira el plazo que dio Irán para que Europa cumpliese con sus compromisos o, en caso contrario, comenzaría a enriquecer uranio más allá de la proporción acordada en el acuerdo nuclear roto unilateralmente por EEUU hace un año. En este caso, Trump nos condenó porque no es más que una cuestión de tiempo la guerra contra Irán (y más allá).

Me he terminado las aceitunas y la cerveza. Habrá que esperar a la segunda parte para responder a la pregunta.

El Lince