jueves, 12 de diciembre de 2019

El legado del partido de la escopeta

Cada país tiene sus hitos históricos, pero si hay uno donde esos hitos han marcado al mundo es, sin duda, Francia. Desde la toma de la Bastilla que derrocó a la monarquía hasta la Comuna de París, desde la resistencia contra los nazis hasta mayo del 68. Estos son algunos de esos hitos y ahora estamos viviendo otro con los "chalecos amarillos" y la revuelta contra la destrucción del estado del bienestar que hacen los neoliberales, escenificado con las movilizaciones y huelgas masivas de estos días. Y lo reconozco, siento envidia. De sus sindicatos y de su gente.

La revuelta de ahora es contra la pretensión gubernamental de acabar con el sistema de pensiones y aumentar la edad de la jubilación. Es algo en lo que todos los gobiernos han insistido y con lo que han tropezado (menos en el Estado canalla, más conocido como España): desde Rusia a la misma Francia. Y en el caso francés, esta destrucción del sistema de pensiones es finiquitar el legado del "partido de la escopeta".

La resistencia francesa contra los nazis está plagada de hechos memorables, históricos e irrepetibles. Desde la participación de miles de republicanos españoles en ella (mi abuelo fue uno de tantos) hasta la de miles de comunistas de diferentes países que se integraron en la misma para combatir a los fascistas. Os conté un recordatorio emblemático de esa lucha, de hombres y mujeres irrepetibles, al relataros la historia del último héroe.

Sin dejar de reconocer la participación de otros antifascistas no comunistas, la minoría, el grueso de la resistencia guerrillera contra los nazis fue comunista, de ahí que tras la participación comunista en el gobierno francés despúes de la victoria sobre el fascismo se conociese al Partido Comunista como "el partido de la escopeta". Hasta que las presiones de EEUU, en plena guerra fría, hicieron que el gobierno francés se deshiciera de los cuatro ministros comunistas la labor de estos fue fructífera, especialmente en el tema de los derechos sociales y laborales. Uno de ellos fue el sistema de pensiones que sigue vigente casi en su totalidad (aunque ya en el año 2002 se retocó, también con protestas) y que es el que se quiere cargar el gobierno neoliberal de Macron.

Este es su legado, que está siendo laminado poco a poco por socialdemócratas y derechistas varios y no de ahora sino desde hace años: seguridad social, pensiones, atención a la infancia, salario mínimo, creación de los comités de empresa, código del trabajo, nacionalización de la Renault, de las minas estratégicas, de la electricidad y del gas... Todo se ha ido desmantelando poco a poco, hasta quedar únicamente las pensiones. Y contra ello va ahora Macron y se está encontrando una feroz resistencia.

Como siempre, los sindicatos amarillos han salido en apoyo del gobierno. Como siempre, los medios de propaganda han salido en apoyo del gobierno. Porque lo que hay detrás, una vez más, es la pretensión de Bruselas de "reducir el gasto público". Para las paranoias de la OTAN sobre los malos (Rusia y China) sí hay dinero, para las pensiones no. Esta es la Unión Europea y sus valores. Estos son los valores de Maastricht.

Sin la movilización sostenida (56 semanas llevan ya) de los "chalecos amarillos" no hubiese sido posible la movilización de ahora. El lloriqueo de los "progres" sobre el "diálogo social" no es más que el miedo que sienten a perder su pequeña cuota de poder. Las "concesiones" que hace el gobierno a las movilizaciones (bonos, aplazamiento de la reforma para ciertos grupos de edad, escalonar la transición entre el régimen de solidaridad actual y el sistema de puntos, etc) no son otra cosa que los anzuelos en los que pican los "progres" y su "razón de Estado".

Se quiere terminar no sólo con el legado histórico del Partido Comunista francés, sino con el legado democrático de un país, Francia, que ha demostrado siempre estar en la vanguardia de la Historia. Tal vez sea hora de dar un paso más e impulsar el Frexit por parte de todo este movimiento contestatario francés. Tal vez alguien ya lo esté pensando. Porque si no se da un paso más en la ofensiva contra el neoliberalismo, todo lo que se haga será defensivo.



El Lince

viernes, 6 de diciembre de 2019

Curso intensivo para tontos

La OTAN ha terminado su reunión. Nada de celebración por todo lo alto, nada de "reunión histórica". Las discrepancias son de tal calibre que quedó en una simple "reunión de líderes", por lo que nada de comunicados ni declaraciones. Y eso es lo que pretendía EEUU porque si no hay declaración final ni comunicado al uso, todo queda como estaba predispuesto: Rusia vuelve a ser mala malísima, China es una amenaza cada vez más amenazante, el ciberespacio es una nueva frontera a violar y la ciberseguridad y las tecnologías de quinta generación (5G), en donde China es mala malísima, tienen que ser "seguras y fiables".

Todos los medios de propaganda de la burguesía, la antigua y la nueva "progre" ya instalada en los cómodos sillones, han estado dos días divirtiéndose a costa de Trump, que si se ríen de él, que si patatín, que si patatán. ¡Menudos tontos! EEUU se ha salido con la suya sin esfuerzo. No es que sea mucho más relevante de lo que era, pero sólo os lo muestro para que veáis el grado de estupidez, ya cóngénita, de casi todo el mundo.

Al no haber declaración final ni comunicado, hay que centrarse en lo que dijo el secretario general, un socialdemócrata, por cierto, en la rueda de prensa -y las preguntas, ¡madre mía, qué nivel "periodístico"!- y lo que dijo fue, en síntesis:

- Compromiso de la OTAN para formar una fuerza de intervención de 30 batallones, 30 escuadrones aéreos y 30 naves de combate para que estén disponibles en 30 días. Es decir, para invadir países, derrocar gobiernos y lo que haga falta para los intereses de EEUU.
- Nuevo "plan de acción" contra el terrorismo. Es decir, más de lo mismo para justificar lo de antes.
- Aumento de la inversión en defensa hasta los 400.000 millones en los próximos cinco años que deberán incluirse en los presupuestos de defensa de cada país. Es decir, la pretensión de EEUU de que los miembros de la OTAN aporten un 2% de su presupuesto total a los gastos de armamento... estadounidense.

Así que hala, a reírse de Trump. Hay un refrán castellano que dice "échame pan y llámame tonto", es decir, yo recibo beneficios sin importarme las críticas si la recompensa merece la pena. A ver, listillos, listillas: ¿dónde está la "rebelión" europea? En ninguna parte.

Dicho esto, voy de nuevo al charco. Ya sabéis que esta es mi especialidad, meterme en charcos. Y es que soy como un niño: cuando veo un charco no puedo evitar la tentación de saltar dentro.

La OTAN puede gastar y gastar, pero está por detrás en calidad armamentística respecto a Rusia y comienza a estarlo respecto a China. El último desfile militar chino destapó el tarro de las esencias y, al mismo tiempo, aceleró el miedo occidental por la sofisticación de las armas exhibidas. EEUU ni siquiera puede recuperar el terreno perdido al menos durante 10 años, por lo que confía en la OTAN para que Rusia y China estén entretenidas por otro flanco.

Pero las cosas son como son. Y hay un hecho también cierto: la OTAN está en crisis porque cada vez es mayor la crítica a su papel. Es decir, dentro de los propios países que la integran. El tema del armamentismo ya no vende, y así se constató en un informe crucial del Instituto Internacional de Estudios de Seguridad que se reunió, como hace siempre, una semana antes de cualquier cumbre de la OTAN. Es el "Think Tank", el cerebrito de esa cosa (la OTAN) que según Macron está en "muerte cerebral". Y el cerebrito sabe que hay problemas entre la OTAN y Turquía, que hay diferencias entre Francia y EEUU, que "la OTAN sufre estrés" (sic) porque "las amenazas" ya llegan desde todas partes como el Ártico y, sorprendeos, el Brexit británico. Estos días estamos a vueltas con el cambio climático y yo, que soy viejo como los elefantes y tengo casi una memoria como ellos, recuerdo que en los últimos tres años la OTAN ha venido incluyendo este tema en todas sus justificaciones de existencia. Pues resulta que ahora ¡ha desaparecido! ¡puf!, así, de golpe. Debe ser porque ahora ya tenemos a una heroína que nos salvará del desastre climático y no es necesaria la OTAN para ello.

Ironías a parte, este cerebrito se dedicó a otra cosa mucho más importante que todo lo anterior: estudiar cómo la OTAN puede obtener apoyo político. Si eso preocupa sólo puede ser por una razón: porque es muy escaso. Y se recuerda que la OTAN es una organización político-militar. Por lo tanto, todos los "desafíos" (Rusia, China, etc.) tienen que abordarse, también, desde un punto de vista político. Y para ello hay que buscar apoyos. ¿Dónde, os preguntaréis? Pues muy fácil: en las ONGs y en los medios de propaganda (mal llamados de comunicación). Como suena. Mirad esto.

Desde hace un par de decenios las ONGs no son otra cosa que Organizaciones ParaGubernamentales, son otro brazo de la política exterior de los gobiernos occidentales, dispuestas a lo que sea para defender cualquier cosa, sin importar lo falsa o ridícula que sea, con tal de asegurar su fuente de financiación y mantener con soltura cualquier tipo de tontería. Como que la OTAN es válida y necesaria y que Rusia y China no solo son malas, sino de lo peor.

El Lince

lunes, 2 de diciembre de 2019

Temer al hombre del saco

Los días 3 y 4 de diciembre la OTAN hará otro acto más de sumisión a los EEUU: salvo sorpresa mayúscula de algún tipo de lucidez mental -eso que dijo Macron de "muerte cerebral"- designará a China como la nueva, y gran, amenaza. Además de Rusia, se entiende, que es el histórico "hombre del saco" con el que meter miedo a los niños y niñas del "mundo libre" (y los "progres" corren a refugiarse debajo de las camas institucionales y "democráticas" cuando lo oyen). Digo sorpresa de última hora porque ya en la reunión preparatoria de los pasados 19 y 20 de noviembre se asumió la pretensión estadounidense de una mayor política agresiva contra Rusia, contra el ascenso de China y la militarización del espacio.

Para quienes seáis de otras latitudes: el "hombre del saco" es una figura típica castellana con la que se viene asustando a los niños desde un poco después de la Edad Media y con similitudes en otros países como Francia e Italia.

No sólo es la guerra de aranceles desatada por EEUU contra China hace dos años (y que está perdiendo), sino la tendencia mundial inevitable: la hegemonía de EEUU y de sus vasallos occidentales se está deshaciendo con la misma rapidez con la que se deshace el azúcar en una taza de café. Cierto que no es a la primera vuelta de la cucharilla, pero con las vueltas persistentes se termina deshaciendo. Exactamente igual pasa con la hegemonía occidental. Y no lo digo yo, que también, sino alguien tan poco sospechoso (o sí, si lo que se pretende es meter miedo con el "hombre del saco" chino, además de ruso) como el Financial Times, el medio de propaganda por excelencia del mundo capitalista y, como véis, utilizando estadísticas del Fondo Monetario Internacional.

Porque si Rusia está hoy a años luz de la OTAN en calidad armamentística (y en esta reunión de mañana y pasado mañana la OTAN aumentará su presupuesto en 100.000 millones de dólares con esta excusa), China lo está en poderío económico. Esta es la realidad del mundo a día de hoy, la diga Agamenón o su porquero.


Así que a prepararse con la nueva oleada de películas de miedo a la que asistiremos muy pronto y con las que ya tenemos películas de serie B como las que se protagonizan en Hong Kong.

El Lince

martes, 26 de noviembre de 2019

No tan rápido, ni tan sencillo

Las elecciones en Hong Kong han sido todo un espectáculo de cómo se manipulan unos resultados. Todos los medios de propaganda de la burguesía -incluso los mal llamados "alternativos"- han repetido como un mantra la misma consigna: "los partidos pro-democráticos arrasan". Y se han centrado en quién ha ganado en los distritos y quién ha perdido. Pero no todo es tan sencillo.

Lo cierto es que esos partidos, que voy a denominar anti-chinos, han ganado la práctica totalidad de los distritos (algo así como concejales, aunque casi sin apenas potestad alguna) y se posicionan un poco mejor de cara a la elección del Consejo Legislativo el año que viene y de cara a quién presidirá la Región Administrativa Especial. Pero lo cierto es que lo han hecho por muy escaso margen de votos, dándose el caso de que en bastantes distritos han ganado por diferencias inferiores a los mil votos y en algunos incluso por menos de cien. Y el enrevesado sistema electoral les ha beneficiado claramente, como veréis.

Los resultados, fríos, son los siguientes:
Alianza Democrática para el Mejoramiento y el Progreso de Hong Kong, 21 asientos, 492.042 votos. Este partido es pro-chino. Ha sufrido una pérdida del 4'61% de porcentaje hasta quedarse en el 16'78% del total de votantes.
- Partido Democrático, 91 asientos, 362.275 votos. Anti-chino. Ha perdido el 1'20%, quedándose en el 12'90%.
- Partido Cívico, 32 asientos, 141.713 votos. Anti-chino. Ha ganado el 1'21%, situándose en el 4'83%.
- Federación de Sindicatos de Hong Kong, 5 asientos, 128.796 votos. Pro-chino. Ha perdido el 1'72%, quedándose en el 4'61%.
- Neo Demócratas, 19 asientos, 87.923 votos. Anti-chino. Ha ganado el 0'08% situándose en el 3%.
- Nuevo Partido del Pueblo, ningún asiento, 79.975 votos. Pro-chino. Ha perdido el 2'51%, quedándose en el 2'73%
- Asociación de Hong Kong para la Democracia y los Medios de Vida del Pueblo, 19 asientos, 77.099 votos. Anti-chino. Ha perdido el 1'19% situándose en el 2'63%.
- Alianza de Empresas y Profesionales para Hong Kong, 3 asientos, 66.504 votos. Pro-chino. Ha ganado el 0'37% situándose en el 2'27%.
- Partido Laborista, 7 asientos, 28.036 votos. Anti-chino. Ha perdido el 0'60% sitiándose en el 0'96% del total de votantes.

Hay más partidos, con cifras inferiores: Marcha Comunitaria, 5 asientos; Red Comunitaria Tuen Mun, 4 asientos; Alianza Democrática Tai Po, 4 asientos; Conexión de Ten Shui Wai, 3 asientos, Pasión Cívica, 2 asientos; Poder Constructivo de Tsz Wan Shan, 2 asientos, etc, así hasta otros 23 partidillos más  del campo anti-chino y otros 6 del campo pro-chino con dos y un asiento hasta hacer el total de los 452 que se han elegido. Hay que hacer notar que los candidatos independientes de uno y otro bando han logrado casi un millón de votos (609.261 los anti-chinos y 380.529 los pro-chinos).

Este es el panorama, por lo que no hay que ir tan rápido con la "derrota" de Beijing ni hacer "explicaciones" tan sencillas. Es obvio que los anti-chinos, mal llamados "pro-democráticos" han ganado de forma aplastante en asientos, pero la diferencia de votos no es tan grande. En total, y redondeando, los anti-chinos han logrado 1'6 millones de votos mientras que los pro-chinos han conseguido 1'2 millones.

Y hay que tener en cuenta otras dos cosas:
- En el actual Consejo Legislativo los anti-chinos tienen el 56% de los escaños (de ahí todo lo que se está viendo con las manifestaciones y legislaciones) por lo que aunque se aumente su número en el 2020 la situación de la RAE no cambiará en exceso. Sobre todo porque sigue vigente el acuerdo de cesión firmado en 1997 entre Gran Bretaña y China por el que el 50% de los escaños del parlamento son para las mafias económicas y financieras.
- Las funciones del consejo de distrito son muy limitadas y circunscritas a las condiciones de vida, como el transporte o la vivienda. Va a ser interesante ver ahora cómo estos partidos comienzan a preocuparse por cuestiones como la vivienda, por ejemplo. Un sector que únicamente ha contado con el apoyo del gobierno de Beijing y que lleva varios años inactivo en lo que respecta a la vivienda pública y con una especulación rampante.

Los EEUU y sus vasallos se han frotado las manos con los resultados, ahora tienen mayor "justificación" para presionar a China. Pero HK ya no es lo que era a nivel económico, ni mundial ni a nivel del PIB chino. Y China tiene preparadas alternativas claras a esta ciudad y lo que representa para el capitalismo.

Sí hay que hacer una aclaración: los votantes lo han hecho más en términos de identidad que de otro tipo, por eso hablo de pro y anti chinos. Esto vale para otros sitios como Bolivia, donde se votó pro y anti indígena, o Catalunya, donde la cosa es pro y anti España. Y esto nos lleva a un debate sobre la identidad, que no se quiere abordar desde la pretendida "izquierda" afirmando que lo que hay que priorizar es la cuestión social (vuelvo, por ejemplo, a Catalunya). En estas elecciones en HK la cuestión social no ha tenido la menor influencia ni el menor interés primando la identidad, pro y anti China. Así que a lo mejor esta es una cuestión de la que hay que tomar nota, que, por cierto, no deja de ser la que han resaltado los medios de propaganda occidentales.

El Lince

martes, 19 de noviembre de 2019

Un día será un huracán


Pedro Aznar, argentino. El vídeo habla del agua, pero la canción habla de América Latina, de Argentina, de Chile, de Bolivia, de Ecuador...

El Lince

lunes, 18 de noviembre de 2019

La ira de Fanon

Ecuador, Chile, Bolivia... incluso Catalunya. O Líbano, o Irak, o Francia, o cualquier otro sitio y lugar. Poblaciones movilizadas, con reacciones diferentes en cada caso y que hacen diferentes unas situaciones que ya lo son en sí. Pero con un mismo común denominador: los efectos del colonialismo en las personas. La diferencia entre estos países está en cómo se está abordando ese efecto y en cómo se está luchando para su derrota.

¿Estos países son colonias? Formalmente no, al menos en sentido clásico del término. Hay independencia administrativa, cierto, pero no económica, ni militar, ni siquiera cultural. Y aquí aparece Frantz Fanon. Porque solo puede haber una verdadera emancipación si desaparecen del cerebro de la ciudadanía, de estos y de todos los países, los conceptos impuestos por el colonialismo.

Fanon enseñó en sus escritos cómo se puede derrotar al colonialismo a través del combate contra la subalternidad, o sea, el combate contra la interiorización de la posición subalterna de los colonizados respecto a los colonizadores. Es decir, la interiorización de que sólo es posible una sociedad similar a la del colono. Es la interiorización de que no se es capaz de cambiar la sociedad bajo nuevos parámetros, distintos a los de la metrópoli. Es la interiorización de la dominación cultural que hace que siempre se esté mirando a Occidente -las metrópolis- y que se necesite su autorización (por ejemplo, con los "observadores" y supervisores de las elecciones) para cualquier cosa.

Cuando se es incapaz de prescindir de esto se está aceptando el mecanismo colonizador (como la pasmosa ingenuidad de Evo Morales con la OEA) que acusa y acosa al colonizado de todo lo que le parezca, aunque no tenga ni lógica ni coherencia alguna (como la kafkiana actitud de la UE con Venezuela y con Bolivia sobre los "autoproclamados"). Por lo tanto, mientras no se rompa esta ligazón mental es imposible que el movimiento emancipatorio se afiance, así aparente que avanza durante algún tiempo como en Uruguay con Pepe Mújica, por ejemplo, o de nuevo Bolivia y los 14 años de Morales.

Porque para avanzar lo primero que hay que hacer es romper el marco mental donde te coloca el colonialismo. Y en América Latina, a excepción de Cuba, en ningún país se ha hecho. En Venezuela hay algo incipiente. Y en Chile hay ahora una buena muestra de ello con el rechazo al pacto institucional sobre la nueva Constitución con la que se quiere perpetuar la explotación social mantenida por el neopinochetismo (y Bachelet mirando a Venezuela mientras tanto). De lo que se pueda resistir y cómo será determinante para el desenlace.

Fanon, si viviese, estaría airado con la actitud de la CONAIE en Ecuador y con la de Evo Morales en Bolivia. Porque Fanon teorizó que solo cuando se pierde el miedo es cuando se comienza a avanzar, que cuando se ejerce la autodefensa es cuando el poder se tienta la ropa. Tanto la CONAIE como Evo han apostado por el concepto negativo de paz: ausencia de conflicto. Paz, esa paz, y después gloria para los de siempre, los criollos, siempre buenos alumnos de los colonizadores. En Bolivia los golpistas, pese a tener la fuerza, están a la defensiva con las movilizaciones indígenas y Evo las está frenando. En Ecuador ya se han frenado.

Fanon decía que la violencia en la calle equilibra la relación de subordinación de la población con el Estado y que hay que negar que la violencia sea un monopolio del Estado. Porque entonces el poder se equilibra y el Estado comienza a coger miedo. Por eso los golpistas de Bolivia dan carta blanca a militares y policías para disparar, porque tienen miedo. Por eso en Catalunya se intenta criminalizar cualquier tipo de expresión de resistencia cívica, bajo acusaciones de "terrorismo". Fanon tenía razón al decir que los colonizados, por el hecho de serlo, siempre reaccionan (América Latina puede remontarse a la lucha contra la metrópoli española para ver que eso es así) aunque muchas veces no se sepa hacia dónde.

Lo que estamos viendo en América Latina es una reacción pacífica contra las oligarquías, por el momento, con un gran epicentro en Chile (con la incógnita de Bolivia) y con expresiones a seguir y estudiar en Catalunya (donde el movimiento independentista supera y sobrepasa a los partidos) y Francia (los "chalecos amarillos" acaban de cumplir un año de lucha ininterrumpida) que están cambiando las percepciones sobre la capacidad de los pueblos para resistir y combatir.

La ira de Fanon con lo que está pasando en América Latina (y él era caribeño, no hay que olvidarlo) no solo sería ante el poderoso, sino fundamentalmente contra los doblegados, contra los explotados, contra sus "hermanos" (y él era negro, por lo que sabía lo que era la subalternidad) porque con su modo de estar en el mundo legitiman la explotación, la humillación y la desigualdad. Sin una emancipación mental sobre cómo pensar y actuar será imposible una emancipación real respecto de las minorías económicas y políticas que gobiernan, hoy y siempre, ajenas a los intereses de los pueblos y sumisas a los intereses del capital transnacional.

Esta canción la he puesto ya dos veces, pero sigue siendo actual. Ahora como cuando se cantó, y ya hace casi 40 años. Es la maldición de Malinche, de los colaboradores, de los imprescindibles para que se mantenga la explotación iniciada por los colonizadores y a quienes se sigue rindiendo pleitesía. Una y otra vez.



El Lince

lunes, 11 de noviembre de 2019

De golpes y errores

Otro golpe más en América Latina, esta vez en Bolivia. La lista sólo en lo que va de siglo sigue el mismo patrón que en el siglo anterior, y el anterior...

- 2002, golpe en Venezuela contra Hugo Chávez.
- 2004, golpe en Haití contra Jean Bertrand Aristide.
- 2009, golpe en Honduras contra Manuel Zelaya.
- 2012, golpe en Paraguay contra Fernando Lugo.
- 2015, golpe en Brasil contra Dilma Rousseff.
- 2019, golpe en Venezuela contra Nicolás Maduro.
- 2019, golpe en Bolivia contra Evo Morales.

No está mal la media, desde luego. En unos el golpe fue derrotado (Venezuela), en otros se utilizaron técnicas nuevas como los vericuetos constitucionales (Paraguay, Brasil), en otros una combinación de movimientos militares con políticos (Haití, Honduras) y en el de Bolivia se ha seguido a pies juntillas el modelo que se lleva un año intentando contra Venezuela (movilizaciones, cada vez más violentas y racistas, de la llamada "oposición" y militares junto a la deslegitimación insticional a través de la OEA).

Se está hablando mucho sobre las lecciones a aprender (y mira que ha habido ocasiones en estos años y se ha seguido tropezando en la misma piedra), pero a mi modo de ver en lo que hay que hacer hincapié es en los errores que se cometen una y otra vez.

El golpe en Bolivia ha seguido el mismo patrón, se ha desarollado de la misma manera, que se intentó en Venezuela a principios de este año, y en años anteriores, utilizando como detonante las elecciones y el rápido movimiento de EEUU y sus vasallos (dentro y fuera de América Latina) para no reconocer los resultados si eran desfavorables a sus intereses. Y, como en Venezuela, buscando la complicidad y utilizando la presión sobre el Ejército, por una parte, y utilizando instrumentos como la OEA para desligitimar al gobierno. Lo que no funcionó en Venezuela sí ha funcionado en Bolivia, por lo que hay que hacerse unas cuantas preguntas y, sobre todo, hacer un somero repaso de los errores.

El primero, y fundamental, es achacable al propio Morales cuando en 2016 celebró un referéndum para modificar un artículo de la Constitución, que él mismo consideró su mayor logro al alcanzar la presidencia por primera vez, sobre si era posible o no ir a una nueva renovación del mandato presidencial más allá de los plazos establecidos de dos mandatos por cinco años cada uno. El resultado fue negativo para Morales, 51% frente a 49%. Pero Morales utilizó una fórmula legal para dar la vuelta al resultado y postularse a una nueva reelección, lo que dio alas a los derechistas.

En vez de fortalecer al Movimiento al Socialismo, y trabajar para reforzar a un canditado que mantuviese y ampliase lo logrado, que no es poco, se apostó por él mismo. Eso pone de relieve la debilidad del MAS y de sus aliados, que lo apostaban todo a una figura, la de Morales, poniendo de relieve que fuera de los pueblos originarios no está tan arraigado en la sociedad como lo está el chavismo en Venezuela, por lo que la capacidad de movilización no es tan alta y ha dejado el terreno casi libre a los derechistas, que campan a su antojo.

Esta falta de reacción ha servido para que el Ejército acabase decidiendo la partida, sin que la oficialidad media, esta sí en gran parte de extracción indígena -otro de los logros de Morales- haya tenido la más mínima capacidad de respuesta a la postura golpista de los mandos superiores.

Esta es una diferencia sustancial con Venezuela, donde la gran mayoría de los altos mandos, así como de los oficiales medios, han defendido la soberanía del país y se han negado a sucumbir a los cantos de sirena de EEUU. Eso y la contundente respuesta de la gran mayoría del pueblo venezolano, no hay que olvidarlo.

El segundo es haber aceptado a una OEA que desde el primer momento desconoció los resultados de las elecciones presidenciales de hace un par de semanas. La misma OEA que ha declarado la ilegimidad de Maduro en Venezuela, la misma que ha otorgado la representación de Venezuela a un golpista como Guaidó es llamada por Bolivia para monitorear el resultado. ¿De verdad Morales es tan ingenuo para supòner que iba a decir otra cosa que lo que ha dicho? Si lo es, no hay que llorar por el desarrollo consiguiente sino hacerse una pregunta básica: ¿por qué los gobiernos supuestamente progres, y el de Morales lo era, aceptan y forman parte de este tipo de instrumentos diseñados por y para el imperialismo? Otra vez hay que dar la razón a Cuba, y alabar su dignidad al estar fuera de este engrendo negándose a incorporarse a ella -de la que previamente fue expulsada en 1962- y reafirmar que Venezuela hizo un tardío movimiento, pero importante, de retirarse de la misma aunque este mismo organismo violase su propia normativa rechazando dicha postura y aceptando al golpista Guaidó. La ingenuidad de Morales ha sido pasmosa.

La conclusión es obvia, a las derrotas de Venezuela y Argentina la respuesta de EEUU ha sido la de siempre, lo que pone de manifiesto que eso de que se ha parado la ofensiva neoliberal en América Latina es más que cuestionable. Y que eso de la conciliación de clases no es más que otra elucubración de los "progres" que ocultan sus carencias ideológicas porque si bien Evo Morales hizo mucho por elevar el nivel de vida de la población nunca se ha aceptado por parte de la oligarquía el perder ni un poco de sus privilegios, que ha mantenido con Morales.

Bolivia volverá al redil derechista si no hay reacción popular contundente y las consecuencias serán las obvias. Y de nuevo otra década perdida, y de nuevo a empezar. Lo malo no es que se resista y se combata, sino que siempre hay que empezar de nuevo y nunca se va más allá. Por eso el ejemplo de Cuba será siempre eso: un ejemplo.

El Lince