miércoles, 21 de junio de 2017

Acuse de recibo

Trump visita Arabia Saudita y amenaza a Irán. La miedosa Arabia Saudita se envalentona y bloquea a Qatar (que tiene una política de no-pero sí con Irán). Israel reconoce que lleva años apoyando a la "contra" siria "para frenar la expansión de Irán". Tres mensajes y los tres remitentes han recibido el acuse de recibo: el ataque iraní con misiles contra instalaciones del llamado Estado Islámico cerca de la ciudad siria de Deir ez-Zor, en un pueblo llamado Al Majadin, hacia donde se ha trasladado lo que queda de la dirigencia del llamado Estado Islámico tras el golpe proporcionado por Rusia en Raqqa hace un mes y en el que con toda probabilidad habría muerto su principal dirigente, Al-Bagdadi.

Este pueblo está justo en el centro de un triángulo estratégico de gas y petróleo y por eso el empeño del llamado Estado Islámico por hacerse con el control de la ciudad de Deir ez-Zor, que está resistiendo desde hace ya cuatro años todos los intentos de asalto. Las principales ofensivas de las tropas gubernamentales tienen ese objetivo como prioritario, habiéndose llegado a 125 kilómetros de distancia por el norte y a 250 kilómetros por el sur respecto a Deir ez-Zor. La liberación definitiva de esta provincia pondría prácticamente fin a la guerra a gran escala, salvo provocación desde el protectorado estadounidense de Rojava.



Sí, ya sé, quienes todavía creéis en los Reyes Magos (lo siento, son los padres), o en Papá Noel (lo mismo) o en cualquier otra historia para niños (como lo de los valores democráticos de Occidente) tenéis tendencia a creeros todo eso porque, en caso contrario, os obligaría a pensar y a cuestionaros la existencia. Creeréis, por lo tanto, todas las especies que se han dicho por ahí de que los misiles iraníes no alcanzaron su objetivo, que tres de ellos ni siquiera llegaron a Siria y que todo eso no fue más que una puesta en escena.

¿De verdad? Si eso fuese así no habría por qué darlo tantas vueltas. Pero resulta que se las está dando, luego como dice un refrán castellano "cuando el río suena, agua lleva". Resulta que EEUU dice que se ríe pero ha puesto en estado de alerta sus bases en la zona (Irak, Qatar, Bahrein, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos y Omán). Israel refuerza su colaboración militar con Jordania (un hipotético ataque con misiles contra Israel tendría que sobrevolar territorio jordano). Arabia Saudita vuelve a hacer patente su incapacidad militar y su miedo y apela a EEUU para que "responda con firmeza" imponiendo nuevas sanciones a las que ya acaba de aprobar, etc, etc.

Y como con los cuentos para niños, el ataque iraní no tiene nada que ver con una hipotética respuesta al llamado Estado Islámico por sus atentados en Irán de hace unos días. No, esa es la excusa. Pero el acuse de recibo que se manda a EEUU tiene un destinatario claro: el Congreso, que un día antes había aprobado un proyecto de ley que impone más sanciones a Irán. Y si se me apura, al propio Trump y su consabido soniquete del "cambio de régimen".

Irán ha llegado a la conclusión de que no merece la pena su política de "contención estratégica" que ha mantenido en los últimos años para facilitar la aprobación del acuerdo sobre su programa nuclear puesto que EEUU continúa bloqueando la transferencia del dinero iraní que había en los bancos estaounidenses y que tenía que haber sido devuelto tras dicho acuerdo y, no contento con ello, amplía y refuerza las sanciones contra el país persa.

Pero lo más importante es que para un ataque de esas características (atravesando el territorio de Irak) ha tenido que ser notificado a y coordinado con Irak, la propia Siria y, por supuesto, Rusia. Y todos han dicho que adelante. Los cuentacuentos habituales, esos que intentan minimizar el asunto y sus implicaciones, no mencionarán nunca que estos tres países han reconocido de forma expresa que dieron su visto bueno al mismo. Porque, además, otro dato: el acuse de recibo se hace un día después de que EEUU desplegase misiles tácticos en Al-Tanf, en el sur de Siria con la excusa de apoyar el asalto contra Raqqa. Dado que EEUU tiene ni mas ni menos que seis bases o mini-bases en su protectorado de Rojava (que está mucho más cerca de Raqqa) la justificación es tan burda que no merece ni dos líneas. E Iran lo deja bien patente y lanza un aviso sutil.

El acuse de recibo de Irán está siendo tomado muy en serio más allá de la propaganda para minimizarlo. Según un dicho, todo es justo en el amor y en la guerra. Amor no hay, así que la guerra es la guerra.

Los cuentacuentos habituales no han dicho que el mismo día en que Irán lanzó sus misiles iniciaba un ejercicio militar naval con China en el estrecho de Ormuz y en el mar de Omán. 

Los locos andan sueltos -con permiso de Laing por utilizar una expresión que él diría peyorativa- y están todos en los gobiernos de EEUU y sus vasallos. Especialmente en EEUU, en Arabia Saudita e Israel.

El Lince

3 comentarios:

  1. Sí, pero. Parece que todo está atado y bien atado. Irán muestra músculo. Francia abre la continuidad de Al Assad y China niega la entrada de Irán en la OCS bajo la sorpresa (fingida?) de Rusia. Parece que en el cambio de estrategia Siria se desmarcará de la media luna Chií, será forzada a reconocer la pérdida de soberanía sobre el territorio del Norte e Irán (que es un bicho grande) tendrá que hacer malabares con medio brazo. Rusia sigue acechada (para que Europa pague los dineros) y China consigue que otros atiendan los relinches del tío Sam. Por cierto, qué análisis político se puede hacer de las recientes elecciones en Irán?

    ResponderEliminar