viernes, 16 de junio de 2017

¿Quién manda aquí?

De vuelta con los temas pendientes y comienzo con Filipinas, donde se cumple casi un mes desde que la ciudad de Marawi, de 200.000 habitantes, fuese tomada por los islamistas del grupo Maute, que se proclaman seguidores del llamado Estado Islámico. Un mes en el que el ejército de Filipinas ha demostrado su incapacidad y en el que han pasado muchas cosas.

El presidente Duterte implantó la ley marcial e hizo un llamamiento tanto a la guerrilla comunista del Nuevo Ejército del Pueblo como a la del Frente Moro de Liberación para que se sumasen a las fuerzas militares y se pudiese recuperar la ciudad. En el caso del NEP, la petición se hizo cuando el gobierno había roto las conversaciones de paz que se mantienen en Holanda por lo que el NEP dijo que no. Ante la negativa, el gobierno amenazó con detener a los negociadores que están en Holanda y estos respondieron proponiendo la firma de una declaración conjunta contra el llamado Estado Islámico y el terrorismo, al tiempo que ordenaban a los combatientes del NEP que iniciasen el traslado a las proximidades de Marawi. El gobierno respondió que apreciaba el gesto, que la ley marcial no se aplicaría en las zonas bajo control del NEP, pero...

El ejército respondió que de ninguna manera iba a aceptar la ayuda del NEP. Textualmente: "No podemos aceptar a estos hijos de puta para que nos disparen por la espalda". Así que de la colaboración con la guerrilla comunista, nada de nada. Con el Frente Moro no fueron tan directos, pero también vinieron a decir que no. Eso ha llevado a una coordinación entre el NEP y el Frente Moro para defender de forma conjunta sus respectivas comunidades y zonas de influencia tanto frente al ejército como frente a los islamistas de Maute.

En plan chuleta (de chulo), el ejército se comprometió a retomar el control de la ciudad el pasado día 12, el día de la fiesta nacional. Este es el día que se conmemora la independencia de España. "El día de la fiesta nacional la bandera de Filipinas ondeará en todos los rincones de Marawi" fue la rimbombante declaración. Pero pasó el día y la ciudad seguía en manos islamistas.

Ante la manifiesta incapacidad militar de retomar la ciudad, aunque sí ha podido hacer retroceder a los islamistas en ciertos barrios, el ejército ha pedido ayuda a EEUU. Y aquí viene lo interesante. Ahora mismo hay tropas de EEUU en la ciudad de Marawi, aunque el ejército de Filipinas dice que no en combate sino en funciones de asesoramiento. Y lo más interesante aún: el presidente Duterte ha reconocido que no tenia ni idea de ello, afirmando que no le extraña "porque el ejército siempre ha sido muy pro-estadounidense". Para salir del paso, afirmó que los soldados de EEUU están en Marawi "porque tal vez no tenemos capacidad técnica para retomar la ciudad" y que "tal vez el Ejército de Filipinas está siendo asistido por los soldados estadounidenses en el intercambio de inteligencia, entrenamiento y soporte técnico". Esta es la única foto que hay, por el momento, de esa gente de EEUU en Marawi.


Reconoceréis que es fantástico, tanto el reconocimiento de su ignorancia como la explicación que da. Luego la pregunta es ¿quién manda en Filipinas? Esta es la pregunta del millón, porque otra pregunta, la del medio millón, sería ¿por qué se elige Filipinas por el llamado Estado Islámico?

La respuesta a la primera pregunta es que el poder real lo tiene el ejército, que acaba de desautorizar al presidente de Filipinas de una forma absoluta. Primero, con la negativa a aceptar la ayuda de las guerrillas comunista y del Frente Moro. Segundo, pidiendo ayuda a EEUU sin consultar con él. Sobre todo porque Duterte llegó a la presidencia precisamente porque durante su campaña electoral no cesó de criticar la intromisión de los estadounidenses en la política filipina y de forma especial, en su guerra contra las drogas. Sus críticas al Departamento de Estado de EEUU y a Obama cuando era presidente son conocidas, y eso estuvo en el inicio del giro en política exterior que está intentando dar Filipinas al acercarse a China y a Rusia en detrimento de EEUU.

Esto nos lleva a la segunda pregunta, puesto que la toma de la ciudad de Marawi se produjo el mismo día que Duterte iniciaba su visita a Moscú para reunirse con Putin, En ciertos sectores de Filipinas, y no solo los vinculados de alguna manera con el NEP y el Frente Democrático Nacional (donde se encuadra el NEP y el Partido Comunista) se está extendiendo la hipótesis de que este ataque no ha sido casual y si ha tenido mucho que ver con el giro en política exterior. El que el ejército filipino desautorice a su presidente y llame por su cuenta a EEUU indica a las claras que Duterte no las tiene todas consigo en este giro en política exterior y que no le va a ser fácil continuar con su apuesta.

Ni qué decir tiene que la confluencia entre el NEP y el Frente Moro es ahora mucho mayor. Esta última organización ha dicho que la petición del ejército a EEUU es "ilegal, inconstitucional y destructivo". El Partido Comunista de Filipinas -cuyo brazo armado es el NEP- dice que todo ello demuestra que la independencia de Filipinas sigue siendo una farsa después de que hace 119 años se declarase "bajo protección" de EEUU tras dejar de pertenecer a España.

Total, que los islamistas de Maute -que se proclaman seguidores del llamado Estado Islámico- continúan con el control de la ciudad de Marawi, que el gobierno ha reconocido que 66.738 familias han abandonado la ciudad, que hay 324.406 personas desplazadas tanto de esta ciudad como de las aldeas y pueblos de los alrededores para huir de los combates, que 191 militantes de Maute han muerto por 51 de sus soldados y que no hay plazo alguno ahora para recuperar la ciudad.

Y mientras tanto, el NEP sigue con sus acciones de propaganda armada. Esta es la toma un pueblo de Cotabato del Norte en el mes de abril y la requisa de armamento a un grupo paramilitar armado por el ejercito en una estrategia muy similar a la que se desarrolló en Guatemala con los paramilitares de las Patrullas de Autodefensa Civil, en Perú con las Rondas Campesinas o en la India con los Salwa Judrum.

Una aclaración: en Filipinas se habla mayoritariamente el tagalo, aunque hay otras lenguas como el cebuano o el ilocano (así hasta un total de 170) y el inglés también es idioma oficial aunque este se habla, sobre todo, en las grandes ciudades. El tagalo tiene muchas expresiones cogidas del castellano, por eso tal vez hayáis conocido algunas palabras en los vídeos que he puesto.



El Lince

1 comentario:

  1. Empiezo a tenerlo claro, gracias por el artículo, abrazo, Sara.

    ResponderEliminar