miércoles, 13 de abril de 2016

De policías y ladrones

Cuando yo era un niño jugábamos a "policías y ladrones". Era la época en que los niños jugaban en las calles, en las plazas, sin temor a que le pusiesen a los padres una multa por jugar al balón en un parque. Es más, era porque había plazas públicas en las que se podía jugar y parques a los que se podía acudir. Eso ya es casi historia antigua.

Lo que no lo es es cómo la muy democrática Unión Europea aborda el tema de la ocupación de Palestina. Tanta preocupación por el derecho internacional -es un decir, esta gente no tiene la menor preocupación por nada que no sea allanar el camino al neofascismo- y causa sonrojo ver cómo 70 años después de la ocupación de Palestina la muy democrática Unión Europea sigue defendiendo al régimen fascista de Israel. Ejemplos hay a miles, pero voy a comentaros el penúltimo.

Se ha dado en Gran Bretaña, el país europeo donde más activa es la campaña Boicot, Desinversión y Sanciones contra el régimen fascista de Israel por el mantenimiento de la ocupación de Palestina. Hace casi un año los estudiantes británicos dieron una lección al mundo decidiendo impulsar en todos los campus universitarios de Gran Bretaña la campaña del BDS.

A raíz de esta decisión todo el establecimiento político, propagandístico (los antes llamados medios de comunicación) y académico han dado pasos para impedir que el ejemplo se extienda: los políticos, impulsando proposiciones de leyes para impedir "legalmente" la campaña BDS; los propagandistas, criminalizando a los asistentes en cualquier iniciativa de BDS, y los académicos suspendiendo seminarios, jornadas y conferencias en las que se tenía previsto difundir el BDS e impidiendo a sus integrantes la participación en los mismos. Ya sabéis que no hay nada como la democracia y los valores europeos, ¡qué os voy a contar!

¿Qué faltaba en todo ésto? Pues la muy benemérita policía, esa que dice velar por nosotros. El Centro de Estudios Policiales (sic) británico acaba de establecer las normas por las que la policía de Inglaterra y Gales se va a regir a partir de ahora y en ellas el antisionismo pasa a ser equivalente a antisemitismo y, por lo tanto, "perseguible por delito de odio". Lo más curioso de todo es que el CEP se apoya en un borrador que anda circulando por la UE desde 2005 elaborado por el Observatorio de la UE contra el Racismo y la Xenofobia y que ahora se llama Agencia Europea de Derechos Fundamentales. Observad que digo un borrador, porque aún no se ha aprobado definitivamente. Hubo dos intentos de hacerlo en 2010 y 2013, pero no prosperó precisamente por el intento de los amigos del régimen fascista de Israel, o sea, de los prosionistas, de incluir el antisionismo en el antisemitismo. Al menos en eso aún hay una cierta resistencia en la UE y es la razón por la que esto no se ha aprobado aún.

Pero para la policía británica eso es lo de menos. Ha decidido marcar el terreno y aplicar la política de los hechos consumados y el ministro del ramo británico no lo ha desautorizado. Así que los estudiantes británicos van a ver cómo o bien se les encarcela o bien se les calla imponiéndoles multas económicas por sumarse a la campaña BDS y/o realizar críticas al régimen fascista de Israel.

En cuanto a los ladrones, estos días estamos entretenidos con los cuentos de los "papeles de Panamá" y ahí salen unos cuantos. Pero hay unos que no sólo son ladrones, sino asesinos de su propio pueblo y esos son los colaboracionistas palestinos de la (mal) llamada Autoridad Palestina que encabeza el corrupto por excelencia: Mahmoud Abbas.

Este personaje, el principal aliado del régimen fascista de Israel para que la ocupación de Palestina llegue a la cifra redonda de los 100 años, acaba de firmar una orden para que sean congelados los fondos económicos que le corresponden al Frente Popular para la Liberación de Palestina como integrante de la OLP. 

El FPLP es un crítico acerbo de la labor de los colaboracionistas. Mientras que Abbas alaba la cooperación militar con el régimen fascista de Israel y critica la intifada de los jerosolimitanos (los habitantes palestinos de Jerusalén), el FPLP la alienta. Mientras que Abbas se niega a rendir cuentas de su labor a la OLP, el FPLP exige que sea la OLP la que critique a este personaje y su cohorte de colaboracionistas por su "comportamiento vergonzoso, continuo y repetitivo de subordinación a las estructuras de los ocupantes".

Así que los colaboracionistas actúan como mejor saben y pretenden doblegar al FPLP, y a quienes como él critican a los colaboracionistas, secando sus arcas. Es un claro chantaje político, un intento de acallar las voces críticas que hacen frente a quienes no tienen ningún pudor en pisotear la sangre de los jóvenes palestinos, muchos de ellos niños, que todos los días se enfrentan a la maquinaria de guerra sionista en los puestos de control, en las calles de las ciudades de Cisjordania y Jerusalén. Colaboracionistas que no tienen ningún  pudor en atacar directamente al sistema educativo palestino, al que hacen responsable de esta nueva intifada y a la que se estigmatiza como "terrorismo" renunciando, una vez más, a la resistencia contra el ocupante.

Precisamente acaba de cumplirse el 10 aniversario del ataque del régimen fascista de Israel contra la prisión de Jericó para secuestrar al secretario general del FPLP, Ahmad Saadat, y sus compañeros. Fue la mal llamada Autoridad Palestina la que encarceló a Saadat a instancias del régimen fascista de Israel y con la colaboración de estadounidenses, franceses y británicos.

Saadat había sido convocado el 15 de enero de 2002 a una reunión por el entonces jefe de seguridad de la mal llamada Autoridad Palestina, pero no era tal sino un señuelo para su captura. El régimen fascista de Israel pidió su entrega, pero los colaboracionistas (Mahmoud Abbas, Mohammed Dahlan, Saeb Erekat, Yasser Abed Rabo y otros) negociaron con el régimen fascista de Israel para que fuese encarcelado en Jericó con guardia británica y francesa a cambio de que el régimen fascista de Israel levantase el cerco que había montado sobre la sede del entonces presidente de la mal llamada Autoridad Palestina, Yasser Arafat.

Una muestra del tipo de gente que hay en la  (mal) llamada Autoridad Palestina lo dice este gráfico. Son los menores de 18 años encarcelados por el régimen fascista de Israel bajo la acusación de "terrorismo", la última una chavalita de 12 años a quien se acusa de "intento de apuñalamiento de un soldado". Ni más ni menos. Una niña contra un soldado. Si fuese así, sería mi heroína. Es la presa palestina más joven.


Aquí está su madre con la foto de la niña "terrorista" por la que los colaboracionistas no harán otra cosa que dejar que se pudra en la cárcel, por "terrorista" y como escarmiento. Está encarcelada desde el 9 de febrero y no será la primera que salga con mayor firmeza aún que antes. Ella es una más.


Policías y ladrones, las dos caras de una misma moneda. Especialmente en Palestina.

El Lince

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar